lunes, 15 de julio de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, LUNES 15-07-2019

ISABEL PEREIRA PIZANI: LA DIMENSIÓN MORAL DEL PLAN PAÍS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 10 minutos
La exigencia más acuciante del Plan País se ubica en el terreno moral, recolocar el sujeto. La lectura de cada uno de los componentes de esta propuesta muestra que las exigencias técnicas han sido cumplidas a cabalidad. Se aprecia la experiencia y el dominio para recuperar el Estado y ponerlo al servicio de la población, empoderar a la población, liberar su fuerza productiva y reinsertar al país en el concierto de naciones democráticas del mundo. Retos de envergadura pero cumplibles. Pero el giro histórico que haría distinto el Plan País es atribuir la responsabilidad de esta magn... más »

AMÉRICO MARTÍN: LA TAREA DEL INDIO.

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 minutos
La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enloquece, que con razón me quejo de vuestra fermosura Don Quijote de la Mancha En mi libro La Violencia en Colombia escribí: “Soy político. Dicho en alta voz cuando siguen las expresiones de la anti política. Considero, con Ortega y Gasset, que la mala prensa de este trascendental oficio proviene de su sana propensión –no siempre comprendida­– a negociar con los adversarios. Los dictadores imponen y hacen reinar su sola voluntad. Semejante perversión es tenida cual prenda de consecuencia principista” (A.M. Ed... más »

EMILIO FIGUEREDO: NO NOS QUEDAN MUCHAS OPCIONES. EDITORIAL DE ANALÍTICA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 42 minutos
Tal como van las cosas en nuestro país, con una crisis que se agudiza cada día más -y hasta ahora una ausencia de acuerdos que la resuelvan y una desesperanza creciente ante la ausencia de una solución inmediata proveniente de terceros- pareciera que, a regañadientes los que creyeron en que una inminente intervención militar ocurriría, no les queda otra que, aunque criticándola, comiencen, poco a poco, a entender que quizás la mediación de Noruega, junto al apoyo unánime que tiene por parte de la comunidad internacional ampliada pudiera, tal vez, ser la luz al final del túnel y ofr... más »

JOSÉ LOMBARDI: LAS OPOSICIONES Y SU LABERINTO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 49 minutos
Recientemente el representante del oficialismo Hector Rodriguez, afirmaba que las reuniones sostenidas con “las oposiciones” iban bien encaminadas, lo interesante de sus declaraciones más allá de los posibles acuerdos que se puedan estar negociando, en mi opinión irrelevantes porque estos han sido usado como estrategia de permanencia en el poder y no como voluntad de cambio, esta el hecho de que el oficialismo reconoce, así como lo hizo Estados Unidos de que en Venezuela cohabitan varias oposiciones. Ante su incapacidad para gobernar, divide y vencerás es la mejor carta para manten... más »

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: EL DERECHO DIVINO DE LOS MARIDOS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 56 minutos
La revolución declara guerra “al patriarcado” en sociedades que dejaron de serlo gracias a las tres oleadas feministas y al movimiento de la dignidad gay, pero que lo tolera en las musulmanas En dos siglos el feminismo ha sido de las corrientes esenciales para el desarrollo de la democracia, como el sindicalismo, el antirracismo, y el parlamentarismo, y lo sigue siendo. Pero desde finales del siglo XX, le retoña una rama torcida, reaccionaria y totalitaria, sorda amenaza para la libertad y la vida civilizada. El feminismo democrático nace con una gran filósofa política británica cr... más »

LUIS VICENTE LEÓN: ¡SORPRESA! SE ESTÁ NEGOCIANDO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Ya se materializó esta semana lo que era un secreto a voces y que habíamos analizado varias veces antes: las negociaciones que se habían desarrollado en Oslo nunca han parado, aunque aún estén lejos de un acuerdo racional. Comiencen, terminen, exploten, no importa, ellas seguirán. Ocurre este anuncio formal de negociaciones luego de los dos eventos que complicaron el proceso comunicacional o facilitaron las cesiones posteriores que ha hecho el gobierno para calmar las aguas: la muerte del capitán Acosta y el informe oficial de Michelle Bachelet, sobre las violaciones de Derechos H... más »

ISABEL PEREIRA PIZANI: LA DIMENSIÓN MORAL DEL PLAN PAÍS

La exigencia más acuciante del Plan País se ubica en el terreno moral, recolocar el sujeto. La lectura de cada uno de los componentes de esta propuesta muestra que las exigencias técnicas han sido cumplidas a cabalidad. Se aprecia la experiencia y el dominio para recuperar el Estado y ponerlo al servicio de la población, empoderar a la población, liberar su fuerza productiva y reinsertar al país en el concierto de naciones democráticas del mundo. Retos de envergadura pero cumplibles.


Pero el giro histórico que haría distinto el Plan País es atribuir la responsabilidad de esta magnífica ejecutoria al individuo soberano. Es la gran oportunidad que surge del caos vivido durante los últimos 20 años. Caos, en los términos de Frankl o Petersen: incertidumbre sobre el sentido de la vida y su posición en el mundo, no saber qué hacer, cómo encontrar el camino para superar la inequidad, la miseria, la destrucción de lo edificado. No tolerar la tortura física, el exterminio sin piedad de todo aquel que osa oponerse a los designios del poder político.

Recolocar el sujeto es la gran oportunidad histórica, no solo recuperar los derechos pisoteados del individuo, lo esencial es reivindicar la responsabilidad, la conciencia que ordena la realidad, su capacidad de decidir, vivir como adulto en una sociedad configurada de acuerdo con sus expectativas.

Hay que comenzar por aceptar la realidad, en el camino emprendido por Venezuela en los siglos XIX, XX y XXI el gran perdedor, el ausente, ha sido el individuo y su responsabilidad en los designios de la sociedad, no es búsqueda de derechos y privilegios sino del compromiso como ser humano responsable con su vida propia y de su sociedad. Frente a esta opacidad del individuo-ciudadano, en otra esfera, en otra dimensión, el Estado como institución dominante crece, aumenta incesantemente su poder, legislan a su favor, fortalece a los que nos han conducido a abismos de destrucción, pobreza, miseria y pérdida de la dignidad humana. Por ello es inaplazable concentrarse en las posibilidades de crear, desde Venezuela, un proyecto de sociedad que signifique la encarnación del ciudadano responsable, capaz de otorgarle a la ética un papel decisivo en la constitución de la sociedad.

Algunas interrogantes nos atormentan en estos precisos momentos, creímos que durante las décadas de democracia, las Fuerzas Armadas habían alcanzado un nivel de madurez institucional que les posibilitaba cumplir sus obligaciones constitucionales, pautadas en el artículo 328 de la Constitución: “La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional, de acuerdo con esta Constitución y con la ley. En el cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna”. 

Hoy las FAN han perdido el rumbo, defensores del socialismo, opción universalmente derrotada, postrados ante un líder, cómplices de la invasión cubana. Inevitable la pregunta: ¿cuál es la formación moral que imparten las academias que les permite mudar sus objetivos de defensa ciudadana a defensa de una secta política, culpable del caos? La misma pregunta se extiende a todos los cuerpos de seguridad y a los que son guardianes del cumplimiento de la ley. ¿Por qué la fragilidad de los que se disfrazan de jueces y condenan inocentes sin ningún rubor? Cuáles son sus valores, sus convicciones, por qué escogen ser jueces para atropellar a individuos indefensos, ¿dónde se formaron, qué aprendieron? 

Frente a estas incertidumbres el reto es imponente, avanzar a una sociedad liderada por individuos responsables, adultos que enfrenten los embates del caos que siempre amenazan a todas las sociedades. No basta cambiar caras hay que conectar con las conciencias.

Es imprescindible resaltar la dimensión moral del Plan País, trascender el poder institucional del Estado y tribus ideológicas. Reconstruir desde nuestra conciencia, educación, medios de comunicación, cultura, economía, Estado de Derecho y acciones políticas, la responsabilidad indelegable del individuo en la construcción de su vida y en la libertad. Hoy tenemos el potencial para fundar otra narrativa frente al acecho de los totalitarismos. “Un país de individuos soberanos, responsables”.

Isabel Pereira Pizani
@isapereirap

AMÉRICO MARTÍN: LA TAREA DEL INDIO.

La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enloquece, que con razón me quejo de vuestra fermosura Don Quijote de la Mancha 

En mi libro La Violencia en Colombia escribí: “Soy político. Dicho en alta voz cuando siguen las expresiones de la anti política. Considero, con Ortega y Gasset, que la mala prensa de este trascendental oficio proviene de su sana propensión –no siempre comprendida­– a negociar con los adversarios. Los dictadores imponen y hacen reinar su sola voluntad. Semejante perversión es tenida cual prenda de consecuencia principista” (A.M. Ed Los libros de El Nacional, 2010)

En la dura confrontación electoral de 1983 los venezolanos exhibieron su endurecido músculo institucional. El índice de abstención fue de los más bajos del mundo y de nuevo el partido de gobierno entregó pacífica y solemnemente el mando a su victorioso adversario. Estabilizada la alternancia, la democracia se engalanó institucionalmente.

Una plural visión analítica de esas elecciones fue publicada por Ramón Velásquez, a quien personalmente llamé el Denis Diderot venezolano, por su fecundidad enciclopédica. La obra ¿1984: A dónde va Venezuela? fue editada por Planeta S.A. 38 analistas vertimos nuestros ensayos, en tributo al pluralismo, entonces infinitamente más respetado que en estos tiempos.

Vale cotejar las rutas de Colombia y Venezuela. No obstante haber vivido historias similares y padecido tormentosas guerras civiles, golpes y atentados, la institución electoral y el diálogo, han sido más continuos y respetados en el fraterno país vecino que en el nuestro.

Resaltaré un comentario de mi viejo amigo, Pedro Pablo Aguilar, colaborador también en la mencionada obra. Lo conocí en 1957 en la cárcel del Obispo, presos ambos de la dictadura perezjimenista.

Me sentí un tanto frustrado por el poco espacio que le daban los medios a nuestro evento electoral.
Marcial Pérez Chiriboga, copartidario de Aguilar y curtido embajador, le salió al paso:

Que los venezolanos tuviesen elecciones no era noticia. Noticia sería una elección democrática en Chile de Pinochet, en Cuba o en Polonia de Jaruzelski. Las nuestras merecieron el tratamiento noticioso de lo normal.

Los líderes colombianos valoraron el diálogo aun en condiciones muy complejas. Marulanda sentía que podía llegar al poder a la manera de Castro o los hermanos Ortega. Razón no le faltaba. Tenía decenas de miles de faristas súper armados y un masivo financiamiento emanado de secuestros y narcotráfico. Mantenía la iniciativa y la sorpresa. La negociación solo era un medio de abastecimiento.

El Plan Patriota dictó el declive. La demoledora Operación Jaque, ordenada por el Presidente Uribe, fue el principio del fin. Muerto Marulanda, Alfonso Cano (Guillermo León Sáenz) promovió el viraje desde la ahora insostenible guerra de posiciones al “pica y juye” de pequeños grupos en constante movilidad y sin asidero territorial. Atomizada en una miríada de fragmentos, las FARC se limitarían a sobrevivir. La próxima negociación será para regresar a la legalidad. Santos lo entendió a medias.

Que lo inconmovible en tal desbarajuste fueran el diálogo y las elecciones salvó a Colombia. En cambio, las décadas de régimen chavo-madurista endurecieron callosidades abstencionistas. Al reintroducir el diálogo y, en línea con el mundo, postular elecciones libres y supervisadas, Guaidó y la AN despiertan a pulso nuevas esperanzas

Fórmulas como éstas suponen el predominio de la inteligencia, aunque consolidarlas sea la tarea del indio. Que, anunciadas las negociaciones entre Trump y el primitivo dictador Kim Jon Un, descalifiquen a Guaidó alegando que “con tiranos no se negocia” deja entrever lo que puede esperarse de un eventual reinado de la sinrazón.

Américo Martín
@AmericoMartin

EMILIO FIGUEREDO: NO NOS QUEDAN MUCHAS OPCIONES. EDITORIAL DE ANALÍTICA

Tal como van las cosas en nuestro país, con una crisis que se agudiza cada día más -y hasta ahora una ausencia de acuerdos que la resuelvan y una desesperanza creciente ante la ausencia de una solución inmediata proveniente de terceros- pareciera que, a regañadientes los que creyeron en que una inminente intervención militar ocurriría, no les queda otra que, aunque criticándola, comiencen, poco a poco, a entender que quizás la mediación de Noruega, junto al apoyo unánime que tiene por parte de la comunidad internacional ampliada pudiera, tal vez, ser la luz al final del túnel y ofrecer una salida, quizás no la deseada pero salida al fin.

Es obvio que quedarse sentados en sus casas rumiando y criticando no resuelve la situación, tampoco lo logra teclear con ferocidad mensajes apocalípticos por las redes sociales y mucho menos reclamar a Guaidó que exija a Trump una intervención para que nos saque las patas del barro.

La mediación de Noruega, materializada en los encuentros en Barbados, puede no ser la fórmula ideal para resolver el conflicto ,pero ciertamente es una opción, y como tal no puede ser descartada. Vimos cómo en las redes corrió la noticia que esta había fracasado y que la oposición se había retirado, lo que oportunamente fue desmentido por la Cancillería escandinava. Por otro lado, no se sabe por qué razones, Diosdado Cabello proclamó, a voz en cuello, que la salida de Maduro no era negociable.
Citando al Quijote podemos decir, cosas veredes Sancho, y definitivamente no sabemos aún qué está ocurriendo

Emilio Figueredo
@efigueredop    

JOSÉ LOMBARDI: LAS OPOSICIONES Y SU LABERINTO

Recientemente el representante del oficialismo Hector Rodriguez, afirmaba que las reuniones sostenidas con “las oposiciones” iban bien encaminadas, lo interesante de sus declaraciones más allá de los posibles acuerdos que se puedan estar negociando, en mi opinión irrelevantes porque estos han sido usado como estrategia de permanencia en el poder y no como voluntad de cambio, esta el hecho de que el oficialismo reconoce, así como lo hizo Estados Unidos de que en Venezuela cohabitan varias oposiciones.

Ante su incapacidad para gobernar, divide y vencerás es la mejor carta para mantenerse en el poder, el oficialismo sabe en detalle quien es quien en la oposición y juega con sus debilidades para chantajear y manipular cualquier acción que ponga en peligro el poder, a esto sumémosle los actores opositores que se prestan al juego y tendremos configurado un laberinto difícil de resolver.

Sin embargo, lo que luce complicado se vuelve simple cuando hay voluntad de resolución, muchos han afirmado, entre ellos mi persona, que uno de los problemas que hemos tenido para salir del gobierno es la división de la oposición, hoy en día mantengo esta tesis, es imposible derrotar a un enemigo si este esta unido y quien pretende derrotarlo no lo está.

Por un lado tenemos a “la oposiciones” que piensan que pueden derrotar al gobierno desde el exilio a través del apoyo internacional, olvidando que sin actores internos eso no será posible, otros piensan que cohabitando con el gobierno este algún día les dará espacio de poder para algún día desplazarlos, tesis a mi modo de ver ingenua porque esto solo es posible en democracia, por ultimo tenemos a la oposición que apuesta por el golpe militar y la fractura interna gubernamental, sin tomar en cuenta que estos seguramente los dejaran afuera cuando tengan el poder, más aun con una oposición dividida, de tal manera que las oposiciones venezolanas, representantes seguramente del 90% de la soberanía popular, no saben qué hacer con una victoria cantada pero no cobrada, un laberinto con una salida cercana que los egos alejan.

Volvemos a tener una oportunidad de oro, el informe Bachelet vuelve a generar unas condiciones favorables para que “las oposiciones” terminen fundiéndose en una sola y obliguen al gobierno junto a la comunidad internacional a someterse a un proceso electoral que termine de desnudar la ilegitimad de este, no hay que tener miedo al fraude o a las manipulaciones que este pueda hacer, lo importante es salir del laberinto, que no es otra cosa que la capacidad que tengan “las oposiciones” de unirse y convertirse en una sola a través de una sola estrategia, después de eso la caída del gobierno estará cantada y con los días contados.

Jose Lombardi
jjlombardiboscan@gmail.com
@lombardijose

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: EL DERECHO DIVINO DE LOS MARIDOS

La revolución declara guerra “al patriarcado” en sociedades que dejaron de serlo gracias a las tres oleadas feministas y al movimiento de la dignidad gay, pero que lo tolera en las musulmanas

En dos siglos el feminismo ha sido de las corrientes esenciales para el desarrollo de la democracia, como el sindicalismo, el antirracismo, y el parlamentarismo, y lo sigue siendo. Pero desde finales del siglo XX, le retoña una rama torcida, reaccionaria y totalitaria, sorda amenaza para la libertad y la vida civilizada. El feminismo democrático nace con una gran filósofa política británica criminalmente ignorada aun hoy, Mary Wollstonecraft quien produjo la primera obra teórica sobre el tema, Vindicación de los derechos de la mujer (1792). En su momento fue un terremoto del pensamiento que cuestionó al totem Rousseau, quien excluía las mujeres de la vida pública. (p.127) 

Lo lleva en la sangre su hija Mary Shelley, mujer del gran poeta romántico. A los 18 años escribió nada menos que Frankenstein, en competencia con amigos en el veraneo de un castillo ginebrino. Tal vez por machismo, Wollstonecraft no es frecuente en manuales de teoría política, pese a fundar que las facultades humanas se desarrollan sin distinción de clase, raza o sexo cuando hay libertad e igualdad. Ironiza a Rousseau, amante vividor y brutal, al equiparar el “derecho divino de los reyes y el derecho divino de los maridos”. 

“Débil”, “inepta para sobrevivir”, “oscuro objeto de deseo” (frase tomada por Buñuel), no son rasgos naturales sino sentencias que imponían la educación, los oficios domésticos, “el confinamiento en jaulas” en las que “aprendían un ideal femenino” falso. Lo que lenguaje posterior llamaría “un constructo social”, frente al que Wollstonecraft vindicaba otro en el que “no exista coerción” para que “los sexos ocupen su lugar adecuado… ellas puedan ser médicos igual que enfermeras… y participar directamente en debates del gobierno”. (p.252) 

Esas fundamentalistas del voto

Otro de los grandes pensadores de la libertad, John Stuart Mill reabre el tema en su obra Ensayo sobre la igualdad sexual (1869): la inferioridad nace en las instituciones y cuando la represión cesa, las mujeres realizan un potencial humano similar a los hombres. Presentó en el Parlamento un proyecto de ley para el voto femenino que rechazaron. Luego la segunda ola histórica feminista es el sufragismo entre los siglos XIX y XX, de Hubertine Auclert, Emmeline Pankhurst, sus hijas Cristabel y Sylvia, Milicent Fawcet, sus seguidoras en Gran Bretaña y muchos otros países. 

Encarceladas se declaraban en huelga de hambre y el gobierno las hacía comer a la fuerza. Las reprimieron salvajemente, pero ganaron. Finalmente Nueva Zelanda les otorgó el voto (1893), Australia (1902), Finlandia (1906), hasta 1996 cuando cedió el último rincón oscurantista, el Cantón suizo de Vaud. La tercera ola del feminismo arranca en los años 60 con la gran revolución sexual de la píldora anticonceptiva, la minifalda de Mary Quant, la masificación del rock, Elvis y Jagger. 

Las universidades se llenan de mujeres, igual que el mercado de trabajo, los puestos de comando en las empresas y el Estado, y bajo el conjuro del mayo francés fue universal la doctrina: “mientras más hago la revolución, más ganas me dan de hacer el amor… mientras más hago el amor, más ganas me dan de hacer la revolución”. En los 2000 latinoamérica llegó a tener cuatro presidentas: Bachelet, Chinchilla, Rousseff y Kirchner. Paradójicamente por las mismas fechas, bajo el turbio influjo de Jaques Derrida, Gilles Deleuze, Michel Foucault, se expande una enredadera maligna: el feminismo revolucionario, antisistema y antihumanista. 

Hay cosas peores

No cree en continuar el avance hacia la igualdad plena dentro de instituciones ya transformadas que lo propician, sino en la aberración de que todo hombre es un violador, y las mujeres sufren violencia por ser mujeres. Los estudios demuestran que 70% de asesinatos pasionales ocurre entre parejas homosexuales masculinas. Otro engaño socorrido, la supuesta diferencia salarial por sexo, la echó por tierra Google en un estudio global que comenzó por sus propios empleados. El feminismo revolucionario adultera a conciencia la idea de Wollstonecraft para afirmar que lo construido no es la inferioridad, sino el sexo mismo. 

Si se educa y viste niños como niñas y viceversa, “cambiaría su constructo sexual”, pero casos y experimentos conocidos terminaron en desastre. No importa que 95% de los humanos desde la infancia sienta atracción instintiva por el sexo opuesto. Es cuestión artificial según la llamada “política correcta” o “política de género”, soslayando que los seres vivos no poseen género sino sexo porque el género es una propiedad del lenguaje. Por eso combatir la homofobia y defender el derecho a que cada quien viva su sexualidad cualquiera sea, es un paño caliente reformista. 

La revolución declara guerra “al patriarcado” en sociedades que dejaron de tenerlo gracias a las tres oleadas feministas y al movimiento de la dignidad gay, pero que lo tolera en las musulmanas. Conferencista española “de género, pidió a los varones feministas que oyeran la charla tres horas de pie para que demostraran vergüenza y “empatía” con las mujeres. Y conocida matriarca socialista declaró que “cada vez que penetran a una mujer, vive la humillación histórica del patriarcado, el machismo y el capitalismo”. Una joven tuitera, con gran discreción, le respondió: “señora… puedo vivir con eso”. Y es verdad. Hay cosas peores. 

Carlos Raúl Hernandez
@CarlosRaulHer 

LUIS VICENTE LEÓN: ¡SORPRESA! SE ESTÁ NEGOCIANDO

Ya se materializó esta semana lo que era un secreto a voces y que habíamos analizado varias veces antes: las negociaciones que se habían desarrollado en Oslo nunca han parado, aunque aún estén lejos de un acuerdo racional. Comiencen, terminen, exploten, no importa, ellas seguirán. 

Ocurre este anuncio formal de negociaciones luego de los dos eventos que complicaron el proceso comunicacional o facilitaron las cesiones posteriores que ha hecho el gobierno para calmar las aguas: la muerte del capitán Acosta y el informe oficial de Michelle Bachelet, sobre las violaciones de Derechos Humanos en Venezuela. La verdad es que a pesar de que el discurso público de la oposición fue negar su próxima participación en negociaciones e incluso advertir que no harían de tontos útiles para oxigenar al gobierno, el proceso seguía inevitablemente. Mientras tanto, Maduro hablaba también de que el proceso estaba listo y no había duda que se llegaría a un acuerdo definitivo, que resolvería la crisis política venezolana, lo cual tampoco es verdad, pues el proceso sigue siendo complejo y difícil y requerirá de mucho más tiempo para consolidarse… si es que se consolida. 

Lo que está claro es que ambos necesitan un acuerdo antes de destruirse mutuamente y acabar también con el país. La oposición se desdibuja con el tiempo, sin poder cumplir su objetivo de sacar a Maduro del poder y sin nada más que ofrecer, mientras el gobierno se enfrenta a un empeoramiento dramático de la situación económica y social del país, con una caída de importaciones que amenaza el colapso del sistema de producción, de transporte y alimentario, lo cual lo pondrá en riesgos internos de desmarque militar más tarde o más temprano. 

Quizás hablar del TIAR en la AN era la forma que tenía Guaidó para darle un huesito al perrito propio, antes de anunciar que seguiría negociando (por lo que sin duda le atacan los extremos). Por su parte Maduro ha estado más interesado en posicionar la negociación y mostrar avances (que evidentemente exagera) para calmar sus monstruos internos. 

La liberación de algunos presos políticos y la propuesta de relanzar la Asamblea Nacional con participación de los diputados chavistas camina en la dirección de abrir espacios a la negociación, aunque en paralelo mantienen la radicalización frente a sus enemigos para no bajar la guardia, ni mostrar debilidad. La oposición también se sienta a negociar, pero sigue buscando en paralelo cualquier forma de sacar a Maduro del poder, como sea. Es una negociación de guerra, que no tiene tregua en ninguna de las partes. El resultado es que el país sigue su proceso exponencial de deterioro. La presión de negociación está viva y sin duda dará mucho que hablar, incluyendo los ataques furibundos que vendrán en breve, mientras la brecha entre gobierno y oposición para lograr un acuerdo, sigue siendo gigante. Lo que sabemos hasta ahora es que siguen avanzando en la idea de una elección competitiva (que el gobierno podría aceptar para el próximo año), con una transición encabezada por Maduro, aunque se abra la posibilidad de integración opositora en ese gobierno, para buscar la flexibilización de sanciones. 

Y el escollo más grande para resolver, que es conseguir una vía para llevar a cabo una elección realmente competitiva, con una institucionalidad distinta a la captada por la revolución, pues resulta imposible imaginar que la oposición acepte una elección con un CNE como el actual, incluso reformado con algunos miembros opositores en su seno, pues sabe perfectamente que la desconfianza mataría su capacidad de triunfo debido a la abstención. Un veneno que ya ha probado en el pasado.

Luis Vicente León
luisvleon@gmail.com
@luisvicenteleon