viernes, 25 de octubre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, VIERNES 25/10/2019

MIBELIS ACEVEDO DONÍS: ZANCADILLAS DE LA EXPECTATIVA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 5 minutos
Que los países no tocan fondo en su tenaz camino al deterioro: eso avisan los economistas, una y otra vez. En el caso venezolano y tras 6 años de recesión, la afirmación alcanza dimensiones señeras. En efecto, nuestra crisis emula los modos de la bola de nieve, más robusta en tanto avanza, más decidida a llevarse por el medio a quien, roto e inerme, se le atraviese. En contraste, la progresión de ciertas dinámicas políticas a veces parece condenada a topar con los mismos llegaderos. Más si la incertidumbre presente se coteja con los momentos de auge, el forcejeo cuya auspiciosa re... más »

TRINO MÁRQUEZ: CHILE, DEL ESPEJISMO A LA REALIDAD

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 12 minutos
La violencia -injustificable por su grado de salvajismo, desproporción y, sobre todo, masoquismo, pues hubo autoflagelación, del grupo de vándalos que destruyó varias estaciones del Metro de Santiago, numerosos autobuses del trasporte público, supermercados, tiendas de pequeños comerciantes que habían dedicado su vida a levantar esos negocios- mostró de forma inequívoca las fisuras del ‘modelos chileno’. Aunque en las revueltas ha habido mucha espontaneidad, no todo es tan ingenuo. Algunos movimientos que integran el Frente Amplio, coalición identificada con Nicolás Maduro que reú... más »

FROILÁN BARRIOS: CATALUÑA Y EL DESARROLLO DESIGUAL DE LA HISTORIA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 20 minutos
La madre patria vive un trance difícil que aflora en todo el mundo, ante los recientes tumultos de Barcelona luego de las sentencias contra los independentistas catalanes. Cómo superar este lance no es un desafío solo español, lo es también para la Unión Europea, quienes deben apelar a la democracia y al diálogo para resolverlo. La conseja es tomar el rábano por las hojas para reconocer el origen del problema, que no es exclusivo de España sino de la historia del viejo continente. Para comprenderlo hay que profundizar las intimidades y dimensiones de los nacionalismos europeos, e i... más »

OSCAR ARNAL: PUEBLO FAMÉLICO Y GOBIERNO DERROTADO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 28 minutos
Cuando veas las barbas de tu vecino arder pon las tuyas en remojo dice el refrán. La alegría de tísico que ha causado al régimen, la protesta violenta en Chile, Ecuador y Haití, se va a revertir hasta la saciedad. Un gobierno quebrado y sancionado que no tiene de donde sacar recursos pronto tendrá que sincerar precios como el de la gasolina y eso será su fin. La gente no aguanta más, y la implosión por ahora sólo la contiene la bolsa de comida CLAP que cada día llega con menos. El pueblo famélico cuida lo poco que come como única tabla de salvación y teme a la violenta represión y a... más »

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ: FREELANCE UNA ESTRATEGIA EDUCATIVA Y LABORAL.

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 33 minutos
El sistema de organización del proceso productivo, por efectos de la cuarta revolución industrial (profundización de las tecnologías) se está orientando hacia la GIC Economy o “economía de agentes libres” que hace referencia a un enfoque laboral donde las personas con talento y creatividad son contratadas puntualmente para trabajos esporádicos en aras de contribuir con el desarrollo de una determinada actividad; al punto de constituir una innovadora relación laboral donde se contratan empleados para trabajos específicos y ocasionales los cuales son remunerados por tarea, proyecto ... más »

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY: CON MEDIO KILO DE QUESO EN EL BOLSILLO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 41 minutos
Hemos estado metidos hasta el cuello en la confusión. Ya no sabemos si con arte y maña se vive el día tras día, pues nada cumple con lo necesario para lo básico. Nos abruma el conteo de nuevos orificios en el cinturón o sentirnos a la deriva ante cada acontecimiento. Por eso no sé si servirá para algo ese raro ingenio de inventarnos mil métodos para la supervivencia. Si cuando culmine este calvario de lo cotidiano y estrenemos una realidad renovada, las estrategias por un bocado se compagine con una capacidad noble, imponente y necesaria para levantar a un país. Somos el único te... más »

MIBELIS ACEVEDO DONÍS: ZANCADILLAS DE LA EXPECTATIVA

Que los países no tocan fondo en su tenaz camino al deterioro: eso avisan los economistas, una y otra vez. En el caso venezolano y tras 6 años de recesión, la afirmación alcanza dimensiones señeras. En efecto, nuestra crisis emula los modos de la bola de nieve, más robusta en tanto avanza, más decidida a llevarse por el medio a quien, roto e inerme, se le atraviese.

En contraste, la progresión de ciertas dinámicas políticas a veces parece condenada a topar con los mismos llegaderos. Más si la incertidumbre presente se coteja con los momentos de auge, el forcejeo cuya auspiciosa resolución, nos decían, era inminente.

Lo ocurrido durante 2019 ilustra bien estos ciclos que arrancan con resplandores y coronan con enteco chisporroteo. Todo un “parto de los montes”, según contaba Esopo, sin olvidar el ratoncito al final del estruendo. Es la historia de una oposición súbitamente empoderada, exultante gracias al tupido apoyo internacional y el cierre doméstico de filas en torno a Guaidó, con control de la única institución legítima y reconocida por los aliados. Luego, atropellada por los efectos de sus propias decisiones y errores de cálculo, la antipolítica afición por los espejismos, los de antes y los que el radicalismo optó por agregar al hegemonizar el poder interno. Son muchos los trastornos desatados a raíz de la reactivación de ese bucle, pero uno de los más dañosos es el de la zancadilla que ha urdido el manoseo de las expectativas.

Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, al abundar sobre los pormenores del declive, indicaba en agosto que “el deseo de cambio supera el 80%, pero la esperanza de que el cambio ocurrirá a corto plazo pasó de 60% en enero a menos de 30% en julio”. La misma población que a principios de año se animó a creer en el “falta poco, apenas días”, hoy se muestra no menos crispada y decididamente más escéptica, defraudada por obra de las “falsas promesas”. “Sin esperanzas de cambio, la disposición a protestar y accionar en calle se derrumbó hasta llegar a apenas 20%”… ¿cómo abordar ahora la presión interna en medio del erial que deja el vaciamiento brutal del conatus?

Sobre la trampa de las expectativas escribe Stephen Medvic, al referirse al daño que la oferta demagógica promueve, cuando agudiza las contradicciones en relación a lo que se espera del liderazgo. Entre ellas, y amén de esa dualidad héroe/mortal que pesa sobre la percepción del líder, menciona el hecho de que aún cuando la ciudadanía debería contar con que el pragmatismo sea lo que distinga al político, y por ende la flexibilidad, la capacidad para lograr acuerdos con adversarios en aras del bien común, al mismo tiempo desea que este se mantenga apolíneo, leal a sus principios, del todo negado a renunciar a su bandera ideológica o programática. He allí la conspicua puja entre la ética de la responsabilidad y la ética de la convicción a la que alude Weber. En entorno político tan desfigurado, la moralidad tiende a inclinar la balanza no hacia la consideración de “todas las fallas del hombre medio”, sino hacia la demanda épica que empuja a los políticos a convertirse en “odres de viento”, fabricantes compulsivos de ofrecimientos que eluden la realidad.

A los venezolanos nos consta: alimentar tales contradicciones configura un escenario resbaladizo para la dirigencia, uno que incluso la lleva a erigirse en verdugo de sí misma. No obstante, la tentación de resbalar es grande en un país donde los cuerazos del socialismo del s.XXI obligan a mal mirar al populismo, sí, pero que al mismo tiempo responde muy favorablemente al incendiario pathos populista. Al calor de esa certeza prosperó la idea del quiebre militar, que falló; la invasión con ribetes quirúrgicos, que nadie asumió; el TIAR, que se licuó en sus propias limitaciones; y una negociación que se mantiene en ascuas, varada en el atascadero del “cese de la usurpación”. Todo eso mientras la apuesta abierta a la ruta electoral sigue sin definiciones.

A expensas de la inestabilidad con la que lidian países de la región a los que la narrativa local fichó como potenciales “salvadores”, o del rebote moral que produjo la elección del Consejo de Seguridad de ONU, la sensación de fiasco se profundiza, y con ella la amenaza de una nueva era de desafección cívica.

¿Cuáles son los peligros que eso entraña? Seguir apartando al ciudadano de la política y de la noción de su utilidad, y con ello certificar la impotencia, el “todo está perdido”, tornillos de la desmovilización, el conformismo y la anomia. O lo otro: que contagiados del ímpetu de esas “sociedades exasperadas”, como las llama Daniel Innerarity, picados por la ira y la frustración no gestionada, impedidos emocionalmente para la construcción, terminemos optando por nuevos fogonazos, catárticos pero sin desenlaces aprovechables. Esto último luce menos probable en país anímica y materialmente desguazado, pero tras lo visto en otras latitudes, no está de más prever cuán hondo podría escarbar el crónico despecho entre indignados.

Mibelis Acevedo D.
@Mibelis

TRINO MÁRQUEZ: CHILE, DEL ESPEJISMO A LA REALIDAD


La violencia -injustificable por su grado de salvajismo, desproporción y, sobre todo, masoquismo, pues hubo autoflagelación, del grupo de vándalos que destruyó varias estaciones del Metro de Santiago, numerosos autobuses del trasporte público, supermercados, tiendas de pequeños comerciantes que habían dedicado su vida a levantar esos negocios-  mostró de forma inequívoca las fisuras del ‘modelos chileno’. Aunque en las revueltas ha habido mucha espontaneidad, no todo es tan ingenuo. Algunos movimientos que integran el Frente Amplio, coalición identificada con Nicolás Maduro que reúne a organizaciones de izquierda extrema, elaboraron la “Guía para realizar plan punto final”, donde la protesta violenta no es desechada. Allí hay una fuente de inspiración.


En pocos días se convirtió en hilachas  ese Chile que los organismos internacionales, los tanques de pensamiento liberal y numerosos partidos democráticos de América Latina, mostraban como ejemplo del patrón que deben seguir los países de la región. Los informes de la Cepal, el Pnud, el FMI y el Banco Mundial  hablan de una nación que creció, en dictadura y en democracia, de forma sostenida durante más de cuatro décadas y que se  colocó  en la plataforma de lanzamiento hacia el desarrollo integral. Con un PIB per cápita de 25.000 dólares al año, según el FMI, sería el primer país del continente en superar el umbral del subdesarrollo. Esos sueños se hicieron añicos en un fin de semana. 

El odio y resentimiento de grupos, especialmente juveniles, que se sienten excluidos y maltratados, eclosionó de manera irracional. Estas capas llenas de un rencor alimentado por la izquierda marxista y anarquista, cuya presencia resulta mucho mayor a la que se creía, salieron a protestar porque el Estado de Bienestar construido por los gobiernos que han ocupado el Palacio de la Moneda desde 1990, no les parece suficientemente generoso, ni equitativo. 

Se levantaron porque -a pesar de que cientos de miles de familias han salido de la pobreza y el salario mínimo es de $424 mensuales, entre los más elevados de la región- el ingreso no les alcanza para vivir con holgura. El costo de la educación, la salud, las medicinas, el transporte colectivo y la vivienda resulta excesivamente alto, y la seguridad social insuficiente.

De nuevo se evidencia el abismo entre la rancia aristocracia chilena, descrita de forma descarnada por Isabel Allende en Largo pétalo de mar, y el resto de la sociedad. Afloraron los desacuerdos tan hondos que siguen existiendo entre los pinochetistas y los socialistas. La sociedad chilena parece cruzada por contradicciones que solo en apariencia habían comenzado a superarse. Lo que ha emergido a la superficie es una enemistad social atávica, que el crecimiento del PIB, la modernización continua, el sistema de seguridad social basado en las Administradoras de Fondo de Pensiones, y todo el incremento de la producción y la productividad, no han logrado atemperar. 
Chile a vive una severa crisis de legitimidad. 

Aunque algunas agrupaciones del Frente Amplio guarden conexión con los hechos violentos ocurridos, el malestar se salió del control de los partidos. Las organizaciones que  integraron la famosa Concertación por la Democrática, artífice de la transición pacífica entre la tiranía de Augusto Pinochet y la democracia, fueron tomados por sorpresa. El Partido Demócrata Cristiano y el Partido Socialista ya no representan la nueva complejidad de la sociedad chilena. Es entramado surgido con la globalización, la terciarización del trabajo, la revolución informática y el acelerado cambio tecnológico. 

El reto de construir otro pacto de gobernabilidad no es solo de Sebastián Piñera y los grupos que lo respaldan. Es de todo el estamento político y la élite. El nuevo consenso o, mejor, los nuevos acuerdos, tienen que darse entre todos los sectores nacionales. En Chile se encuentra en entredicho el Estado de Bienestar que la democracia intentó construir a partir de la modernización de la sociedad. 

Si los saqueos y la furia alocada de los vándalos conducen a un retroceso al pasado. Si la salida se coloca en exacerbar el Estado populista a través de la elevación de los subsidios, el aumento de las exoneraciones, la reducción de los impuestos y la disminución del cobro de los servicios públicos, no se hará otra cosa que empeorar los problemas sociales en el corto plazo. 

Venezuela es el mejor ejemplo de los efectos nefastos del asistencialismo irresponsable. El Metro es gratuito, pero no funciona; se convirtió en un calvario para los usuarios. La electricidad se regala, pero los apagones son permanentes y eternos. El agua no se cobra, pero jamás llega. La gasolina es regalada, pero escasea en todo el país. El gas es muy económico, pero no se consigue.

Si el nuevo “Pacto Social” del cual habla Sebastián Piñera significa, no la corrección de las desviaciones del ‘modelo chileno’, sino su sustitución por un esquema populista basado en la demagogia y el asistencialismo, colocado de espaldas a la productividad, la eficiencia y el equilibrio entre costos y precios, Chile volverá a sumergirse en el atraso. El liderazgo que enfrente y solucione la crisis vigente debe entender que la modernidad, la eficiencia, el desarrollo y la equidad se complementan.

Trino Márquez C.
@trinomarquezc 

FROILÁN BARRIOS: CATALUÑA Y EL DESARROLLO DESIGUAL DE LA HISTORIA

La madre patria vive un trance difícil que aflora en todo el mundo, ante los recientes tumultos de Barcelona luego de las sentencias contra los independentistas catalanes. Cómo superar este lance no es un desafío solo español, lo es también para la Unión Europea, quienes deben apelar a la democracia y al diálogo para resolverlo.

La conseja es tomar el rábano por las hojas para reconocer el origen del problema, que no es exclusivo de España sino de la historia del viejo continente. Para comprenderlo hay que profundizar las intimidades y dimensiones de los nacionalismos europeos, e identificar que los pueblos dispuestos a constituirse en naciones, bajo una sola lengua, economía, cultura y un solo Estado despacharon temprano el entuerto.

El tiempo lo hubo, desde el paulatino derrumbe del feudalismo europeo, iniciado en los siglos XVI al XVIII, se identifica en la Revolución francesa (1789) la expresión más acabada de conformación del Estado-nación, a tal nivel que en Francia conviven catalanes y vascos, como una región más de la nación gala, tanto en el Languedoc Roussillon, como en Biarritz, lo tienen claro al manifestar ¡Vive la France! Otros tomaron el tren más tarde, en el siglo XIX, y lo lograron con la unificación de Italia en el Risorgimento (1870) y Garibaldi a la cabeza, por otra parte la unificación alemana tomó su curso de la mano de Bismarck y la conformación del imperio (1871). Entre tanto, los anglosajones siglos atrás formaron sus naciones, bajo el manto de la Iglesia Anglicana y el pragmatismo del paraíso humano ubicado en la tierra y no el cielo.

La caprichosa historia europea no tuvo el mismo recorrido ni suerte con España, no hubo el liderazgo suficiente de las nuevas clases económicas para superar el Medioevo, y mucho menos de la curia y los terratenientes, al imponerse el conservadurismo de la monarquía como única representación de la nación y desperdiciar el último vagón del tren en las postrimerías del siglo XIX.

Al no resolver este desafío histórico logrado por otras naciones de Europa, abordó el siglo XX sacudida por su mayor tragedia, la pérdida de todas sus colonias en América, y el derrumbe moral, institucional, conjunto a la realidad de no haber podido alcanzar la unidad nacional. Hacia inicios de 1931 se crea la segunda república española en sustitución de la monarquía, etapa que desembocó en el episodio más triste de su historia, la guerra civil y la instauración del fascismo franquista que arrastró el país a la Edad Media desde 1939 hasta 1975, y la pérdida de vida de mas de 1 millón de ciudadanos españoles.

Al retomarse la transición a la democracia en 1976, la cuestión nacional fue abordada en las cortes españolas bajo la actual Constitución (1978), que establece la monarquía como institución unificadora, conjuntamente con el reconocimiento de las autonomías entre otras: País Vasco, Andalucía, Cataluña, Galicia, etc. Por tanto, el desafío para independentistas y gobierno central es reconocer las inequidades y llegar a un diálogo nacional, en el que no se excluya una consulta popular acordada por ambos, como lo manifiesta un catalán universal, Joan Manuel Serrat, quien cuestionara la poca transparencia del referéndum dominical de octubre de 2017 organizado a troche y moche por los independentistas, origen de los disturbios recientes de 2019 en diferentes ciudades de Cataluña.

En resumen, la gran pregunta que debe plantearse a los independentistas catalanes: ¿Puede hoy Cataluña lograr un desarrollo pleno en tiempos de globalización, cuando las fortalezas están en la integridad de las naciones y su capacidad de negociación frente a las grandes potencias? Quizás la respuesta la tengan los escoceses, quienes en septiembre de 2014 en referéndum, tras siglos de aspiración de independencia, se negaron a separarse del Reino Unido, o los propios británicos, quienes en su mayoría se arrepienten de haber aprobado el brexit en 2016, porque conocen de sobra la historia de Inglaterra ligada a Europa en lugar de buscar una aventura de un acuerdo bilateral con Donald Trump. Como dijera recientemente (21/10/2019) el novelista británico John Le Carré: “El brexit es la mayor idiotez perpetrada por el Reino Unido”, que pudiera conducir a la balcanización de la otrora primera potencia mundial.

Son riesgos que hay que asumir para luego no lamentarse, pues insuflarse el pecho celebrando la Díada o bailando la Sardana, no será suficiente para lograr una economía boyante en medio de un mercado global en el que sobreviven solo los competentes, si no pregúntense por que el Canadá francófono postergó sabiamente el grito separatista de Charles Degaulle ¡Vive le Quebec libre! (1967), al reconocerse uno de los países más prósperos del mundo. De hecho, desde 2017 miles de empresas han huido despavoridas del caos de un independentismo decadente y antihistórico, provocador de la pérdida de decenas de miles de empleos en Cataluña y del caos y la zozobra en la región.

Por tanto, tíos, poneros de acuerdo, ya que por ahí anda el derrotado Estado Islámico con el Corán en la mano reclamando el Al-Ándalus y el restablecimiento del Califato de Córdoba, cuando la España árabe del siglo X era la región de mayor estabilidad política y de desarrollo intelectual y económico de la Europa feudal.

Froilán Barrios
@froilanbarriosf

OSCAR ARNAL: PUEBLO FAMÉLICO Y GOBIERNO DERROTADO

Cuando veas las barbas de tu vecino arder pon las tuyas en remojo dice el refrán. La alegría de tísico que ha causado al régimen, la protesta violenta en Chile, Ecuador y Haití, se va a revertir hasta la saciedad. Un gobierno quebrado y sancionado que no tiene de donde sacar recursos pronto tendrá que sincerar precios como el de la gasolina y eso será su fin. La gente no aguanta más, y la implosión por ahora sólo la contiene la bolsa de comida CLAP que cada día llega con menos. El pueblo famélico cuida lo poco que come como única tabla de salvación y teme a la violenta represión y a las violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos de un régimen que no tiene contemplaciones.  

 En este sentido el puesto que consigue el desgobierno de Maduro en la ONU constituye una victoria pírrica y una profunda derrota moral. Pírrica porque se consigue con muchas bajas. Hasta hace 15 días la candidatura presentada por el régimen corrió sola, y la campaña por un mundo que mayoritariamente no conoce la realidad nacional fue de muchos meses. Pensemos en los países distantes de África y Asia. Hace tan solo dos semanas se propuso la opción alternativa de Costa Rica, y a pesar de lo tardío, obtuvo 96 votos de países que rechazan la postulación madurista. Otro tema a considerar es que todas las democracias del mundo se alinearon contra Maduro, lo que representó una gran derrota moral.  

 Hoy la lucha a nivel mundial es también por la democracia y el respeto por los derechos humanos. Miembros de ese Consejo de Derechos Humanos de la ONU compuesto por 47 países han sido naciones como Cuba, China, Sudán, Libia, Arabia Saudita, Afganistán y otros, donde se violan los derechos humanos y no existe ni alternancia, ni separación de poderes, por lo que el desgobierno nacional no tiene nada que celebrar. En este sentido la crítica de la opinión pública internacional se ha centrado de nuevo en el informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, quien puso el dedo en la llaga, acusando al régimen de miles de ejecuciones extrajudiciales, de tener centenares de presos políticos, torturas y persecución sistemática contra la disidencia y la prensa libre, líderes políticos y partidos inhabilitados. Además de irrespetar los derechos económicos, sociales y culturales, con políticas salariales, alimentarias y sanitarias que dejan a la población en la más grande de las miserias.  

 Al escándalo se agregan las declaraciones de la embajadora estadounidense ante la ONU, Kelly Craft, quien calificó la elección como una "vergüenza para Naciones Unidas y una tragedia para los venezolanos". Estados Unidos, decidió retirarse del Consejo de DD.HH por la participación de países con sistemáticas violaciones. Consideró EE.UU que la entrada de Venezuela es una muestra más de que este órgano está roto: "Que a uno de los peores violadores de los derechos humanos del mundo se le dé un asiento en un órgano que se supone que defiende los derechos humanos es completamente espantoso". 

Oscar Arnal
@OscarArnal 

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ: FREELANCE UNA ESTRATEGIA EDUCATIVA Y LABORAL.


El sistema de organización del proceso productivo, por efectos de la cuarta revolución industrial (profundización de las tecnologías) se está orientando hacia la GIC Economy o “economía de agentes libres” que hace referencia a un enfoque laboral donde las personas con talento y creatividad son contratadas puntualmente para trabajos esporádicos en aras de contribuir con el desarrollo de una determinada actividad; al punto de constituir una innovadora relación laboral donde se contratan empleados para trabajos específicos y ocasionales  los cuales son remunerados por tarea, proyecto o lapso breve vinculados con distintas áreas, integrando una cantidad significativa de formas de trabajar, de profesiones y de oficios. Habitualmente, estos trabajadores ocasionales se estructuran en torno a una labor en común lo cual favorece el fortalecimiento de las habilidades individuales en un contexto de producción donde un elevado número de posiciones temporales son el común denominador. La GIG Economy, le brinda la oportunidad a una gran cantidad de personas de ser contratadas para operar de manera colaborativa donde la figura del freelance o trabajador autónomo adquiere una especial relevancia.  


Freelance, es un anglicismo (palabra procedente de la lengua inglesa que se usa en otro idioma) que debe entenderse como la actividad ocupacional asociada con el talento a la luz del ejercicio profesional que realiza una persona trabajando de forma independiente, es decir se dedica a realizar trabajos de manera autónoma al punto de facilitarle el desenvolvimiento en su profesión y/o saberes ocupando su tiempo de acuerdo a sus necesidades y la de sus clientes; siendo que usualmente no cumplen horario de oficina y cuentan con la autonomía de modificar su agenda de acuerdo a la carga de trabajo que posean, todo lo cual queda expresado en el respectivo contrato que han de suscribir donde se especifica el tiempo que trabajará para el empleador y bajo que condiciones. En general, un freelance tiene mayor variedad de asignaciones que en un empleo fijo al tiempo de propiciar una comunicación más efectiva con el contratante al tener una relación directa con él, hasta inducir un aumento en la calidad de las respuestas laborales. Vale acotar, que desde un punto de vista cultural en muchos países el trabajo freelance es considerado como una posición socialmente más elevada ya que en su mayoría son muy especializados y altamente tecnológicos. 

La actividad freelance, está considerada como la ¡nueva forma de trabajar! en un contexto diferenciado del denominado negocio propio (emprendedor) asumido como una persona que funda una empresa y toma riesgos financieros con el objetivo de obtener ganancias económicas en función a la generación de bienes o servicios, mientras que el freelance es un profesional independiente que ofrece su talento a una determinada empresa u organización bajo la figura de un proyecto. Es de hacer notar, que especialistas a nivel mundial sostienen que requerir la presencia permanente de los empleados en la sede de la oficina es una tradición laboral obsoleta que fue establecida luego del surgimiento de la primera revolución industrial (1760-1840); siendo de obviedad manifiesta que en el presente las empresas deben romper  con el paradigma tradicional del empleado a tiempo completo en la oficina, hecho que les abre la oportunidad de aprovechar tanto el talento que es la base del crecimiento profesional de los freelancers, como de la tecnología que está sirviendo de columna vertebral del crecimiento de procesos basados en plataformas “colaborativas” en el ambiente de la GIG Economy, en función de procurar los mejores resultados del negocio. Es de resaltar, que según Forbes el 43% del empleo de EEUU en 2020 estará formado por freelancers; mientras que el informe Freelancing in América 2017 señala que para ese año en EEUU un 35% de los trabajadores lo hicieron bajo la figura de freelancers al extremo de superar los 57 millones lo cual representó algo más del 36% de la fuerza laboral del país, aportando unos 1,4 billones de dólares equivalente al 17% del PIB.  

Sea propicio destacar, que el perfil de los freelancers que contratan las grandes empresas se caracteriza por un elevado nivel de educación y habilidades criticas apuntaladas por su talento entendido como la inteligencia triunfante que resuelve los problemas y avanza con resolución en la elección de las metas que usualmente consigue alcanzarlas; con el valor agregado de estar motivados a una búsqueda frecuente de capacitación en pro de aportar nuevas ideas y proyectos. Es de resaltar, que ante el empuje de la GIG Economy y de los freelancers el objetivo de la educación no puede limitarse al desarrollo de la inteligencia individual sino impulsar sociedades con talento, diferenciadas de las “sociedades estúpidas donde las creencias vigentes, los modos de resolver los conflictos, los sistemas de evaluación y los modos de vida, disminuyen las posibilidades, el bienestar o la sociabilidad de las inteligencias individuales.” (J. Marina). 

Expertos en la materia, seleccionaron cinco recursos fundamentales que constituyen el talento que deben fomentarse en todo proyecto educativo bajo el paradigma innovador de EDUCACIÓN DEL TALENTO: 1.- Una idea del mundo veraz, rica, amplia y llena de posibilidades; 2.- Un pensamiento fluido, riguroso, creativo, capaz de resolver problemas; 3.- El aprendizaje de la libertad: la construcción de la voluntad, la responsabilidad personal, la formación de la conciencia moral y las virtudes de la acción; 4.- El lenguaje, la comunicación con nosotros mismos y con los demás; 5.- La sociabilidad, los sentimientos sociales, la búsqueda de justicia. Todos estos recursos han de convertirse en hábitos, es decir estructuras mentales estables que establecen pautas de respuesta y acción que pueden ser modificadas y mejoradas favorablemente durante la vida del ser humano. 

Por otra parte, en el contexto  de las habilidades más demandadas en los profesionales freelancers de la GIG Economy del presente, se pueden citar: Marketing y comunicación digital; Diseño web; Diseño gráfico; Desarrollo de aplicaciones; Administrador de sistemas; Programador web; Social Media Manager; Community Manager;  Desarrollador de Apps; Audience insights; Formación en SAP; Administración de websites; E-Commerce; Gerente de marca; Gerente de marketing digital; Servicios de marketing digital (SEO, SEM); Video marketing; Analista de datos; Gerente de cuentas claves; Gerente de proyectos empresariales; Redacción de textos; Asistente contable; Asistente administrativo; Gerente de impuestos; Asistente legal; Desarrollo y consultoría estratégica; Tecnologías de la información; Atención al cliente; Atención al usuario; Soporte técnico; Logística en almacenamiento y distribución; Gerente de ventas; Asesor en Seguros; Asistente  en inmigración; Asesor en bienes raíces; y un largo etcétera.    

Sea propicio expresar, que en el ínterin mientras las organizaciones dan el salto hacia la GIG Economy a través de la incorporación de freelancers, deben apuntalar la Formación Continua en la Empresa que ha de apoyarse en un sistema de gestión de la formación altamente eficaz y flexible, a efecto que las iniciativas formativas (individuales y colectivas) puedan ser consultadas en favor de transmitir la Misión y Valores de la empresa en un contexto de trabajadores en continuos procesos de formación en aras de alcanzar los objetivos y metas institucionales. En tal sentido, las empresas deben contar con un Plan de Formación Continua con el propósito que los trabajadores desarrollen su talento al tiempo de actualizar sus conocimientos y de adquirir renovadas habilidades en pro de elevar sus competencias a los fines de un cumplimiento satisfactorio de sus funciones. 

Reflexión final: Nos permitimos concluir con una cita: “No debemos pensar solo en el mundo que dejamos a nuestros niños, sino en los ¡niños que dejamos a nuestro mundo!” 

Jesús Alexis González 
@JesusAlexis_Gon  

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY: CON MEDIO KILO DE QUESO EN EL BOLSILLO

Hemos estado metidos hasta el cuello en la confusión. Ya no sabemos si con arte y maña se vive el día tras día, pues nada cumple con lo necesario para lo básico. Nos abruma el conteo de nuevos orificios en el cinturón o sentirnos a la deriva ante cada acontecimiento.


Por eso no sé si servirá para algo ese raro ingenio de inventarnos mil métodos para la supervivencia. Si cuando culmine este calvario de lo cotidiano y estrenemos una realidad renovada, las estrategias por un bocado se compagine con una capacidad noble, imponente y necesaria para levantar a un país.


Somos el único territorio del planeta en que el anuncio de un aumento salarial no significa nada bueno. Nos da pavor y hasta el preámbulo nos complica la existencia. Todo sube al por mayor y no existe teorema matemático que resuelva los trastornos económicos de una Venezuela sin sentido.

La comparativa que realizase Juan Guaidó sobre este nuevo incremento no está alejada de la realidad. No alcanza para medio kilo de queso. Ni para medio cartón de huevos. Es que el salario ya no es un componente lógico para mantenernos vivo.

Nuestros párpados están abotagados de una tristeza enorme. La anormalidad nos consume. Ya no nos sienta bien las detonaciones estratégicas para apabullar al régimen. La colección de sanciones, los comentarios internacionales sin acción y hasta el reconocimiento de la emergencia humanitaria no nos devuelve la sonrisa extraviada.

Nada parece menguar el talento de Maduro y su entorno para hacernos infelices. Los parientes en diáspora son quienes resuelven lo complicado de la mesa venezolana, con sus remesas oportunas y sus esfuerzos interminables para demostrar el valor del trabajo sin excusas en el exterior.

Pero no debemos abandonar la esperanza. No es fácil calarnos de emoción cuando nos atizan a diario con hambre, destrucción y fatalidad. Es cierto que el usurpador cuenta todavía con recursos para comprar la conciencia desafortunada de muchas naciones. Un ejemplo de ello es la silla en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, obtenida recientemente y como un premio indecible a las siete mil ejecuciones extrajudiciales que la misma comisionada de ese organismo, Michelle Bachelet, había desglosado en su informe de 18 páginas.

Esta organización cuenta con una pedregosa reputación. Nadie entiende cómo nuestro país con tantos pecados de lesa humanidad; con el reconocimiento mundial de restringir el espacio democrático, debilitar las instituciones públicas y menoscabar la independencia de los poderes -como lo refiere el mencionado informe-, reciba el premio púbico de este puesto en la ONU, para defender sus propias atrocidades en un espacio donde deberían de contrarrestarlas.

Es tal el poco prestigio de este consejo, que nuestro país ocupará la vacante dejada por Cuba. No es de extrañar que Irak, Siria y Libia hayan tenido este enajenado puesto, en los años más recalcitrantes de sus despiadados gobiernos.

Ya el Grupo de Lima mostró su descontento ante este peculiar asiento en el consejo. Como también lo hizo el senador norteamericano por Florida, Rick Scott, quien mostró el interés de que los EEUU reduzcan sus fondos a la ONU.

Todos entienden que esta habilidad de algunas naciones genocidas de protegerse a través de la ONU de las acusaciones casi comprobadas de sus brutalidades les ha funcionado a medias, pero han dejado mal parada la envergadura del organismo que aglutina a la mayor cantidad de países del planeta.

Pese a todo este panorama, soy de quienes cree fielmente que las resoluciones precisas y justas están a pocos centímetros del buen porvenir. La decisión extrema se dará sin aviso y hasta cualquier sensación de abandonar el poder, en un momento de asfixia y desconcierto, tampoco la notificará el régimen.

No es fácil explicarle a un responsable de familia que la paciencia y la fe es un privilegio de los bien aplomados. Las carencias enormes frente a los ingresos ínfimos, no da para comprender pretextos. Pero estos vientos huracanados y devastadores pasarán. Está predestinado.  

José Luis Zambrano Padauy
zambranopadauy@hotmail.com
@Joseluis5571