miércoles, 21 de noviembre de 2018

ACTUALIZACIÓN HOY MIERCOLES 21-11-2018, EL REPUBLICANO LIBERAL

  ********ACTUALIZACIÓN HOY MIERCOLES 21-11-2018 ********             
EL REPUBLICANO LIBERAL 
Promoción  mediante mail list, twitter y Facebook
http://elrepublicanoliberalii.blogspot.com/
Al retwittear  aumentas tu número de lectores
"Hay dos maneras de difundir la luz, ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja”

UN RECONOCIMIENTO MUY ESPECIAL A QUIENES NOS ENVÍAN  SUS DECIDORES ARTÍCULOS Y A LOS QUE NOS ESTÁN APOYANDO ECONÓMICAMENTE 
PARA SU APORTE  COMUNICARSE CON carpa.carpa@outlook.es 

BEATRIZ DE MAJO, ¿HACIA DÓNDE DIRIGE XI A SU PAÍS? CHINA HOY 21-11-2018

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 7 minutos
En las últimas semanas ha habido una proliferación de artículos en los más influyentes diarios del planeta en los que examinan con detenimiento la evolución de China en relación con los Estados Unidos y el propio desempeño China en términos de su inserción en la dinámica mundial. Palabras más, palabras menos, todos coinciden en que el gigante de Asia tiene una gravitación importante y creciente en el mundo de hoy en casi todos los terrenos desde el político, el social y el económico. Incluso consideran algunos que China le disputará el liderazgo planetario a los Estados Unidos. P... más »

MARIO JAVIER PACHECO, PETRO EL INCENDIARIO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 minutos
Media hora después de conocerse la victoria de Iván Duque, Petro se despachó con un discurso en el que vaticinó el regreso de la guerra, amenazó que intentaría volver a la presidencia antes de 4 años y prometió el caos, anunciando que la palabra Resistencia marcaría los próximos años con el fuego de su oposición. Dicho y hecho. Terminada la campaña presidencial, Petro siguió con la de la Resistencia destructora, convocando al desorden estudiantil mediante marchas “pacíficas” que rompen edificios, arrojan bombas incendiarias; tratan de quemar policías y detienen el transporte 
EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 5 horas
El adjetivo permisivo, hace referencia a toda persona que tiene tendencia a consentir sobre ciertas “cosas” confiriendo, al propio tiempo, flexibilidad a la hora de ejercer su autoridad. En razón de ello, asume una actitud de tolerancia hacia el quebrantamiento de leyes y costumbres hasta conformar una sociedad permisiva donde los códigos morales y las normas sociales se tornan “liberales”. Es así, que permisividad (situándonos en lo especifico del caso venezolano) ha de entenderse como la aceptación pasiva del incumplimiento deliberado de la Constitución, las leyes y las normas por... más »

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY, CREA FAMA Y TE ARRASTRAN HASTA LA SALIDA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 5 horas
El video recorrió las redes sociales como pólvora. Los gritos de auxilio, resonantes y confusos, saturaron el amplio pasillo de la elegante sede de la Unesco en París. Se observaba a un hombre arrastrado por funcionarios de seguridad, quien, ataviado de traje y corbata y con gestos desinflados, exteriorizaba una angustia irritante al ser expulsado del evento. Aquellas imágenes atronadoras fueron plasmadas también en los medios internacionales. Anunciaban que se trataría del embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, queriendo irrumpir en la intervención del presidente de C... más »

JOSÉ LUÍS MÉNDEZ LA FUENTE, CON CHÁVEZ HUBIESE SIDO DISTINTO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 5 horas
Situados históricamente a finales de lo que hubiera sido el tercero de los gobiernos largos de Hugo Chávez y el cuarto o quinto, si contamos igualmente los dos primeros, muy cortos, de entre el noventa y nueve y dos mil, basta con echar la vista atrás para darnos cuenta de que mucho o nada ha cambiado en estas dos décadas de socialismo urgido, mas que urgente, del siglo XXI; bautizado equivocadamente, como nuevo, por su principal mentor. La única novedad, por así decirlo, es que el gobierno que se acaba formalmente, término a falta de otro mas exacto y que utilizamos por convenci... más »

GABRIELA CALDERÓN DE BURGOS, EN DEFENSA DE LA ILUSTRACIÓN

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 5 horas
Reseña el libro En defensa de la Ilustración del psicólogo de la Universidad de Harvard Steven Pinker. Líderes populistas de izquierda y de derecha han llegado al poder o han adquirido un nivel inusitado de popularidad en diversas partes del mundo. El psicólogo de la Universidad de Harvard Steven Pinker cree que se trata de un creciente rechazo de los valores de la Ilustración que hicieron posible la civilización moderna en la que nos hemos acostumbrado a vivir. Pinker publicó este año En defensa de la ilustración: Por la razón, la ciencia, el humanismo y el progreso (Paidós, 2018)... más »

BEATRIZ DE MAJO, ¿HACIA DÓNDE DIRIGE XI A SU PAÍS? CHINA HOY 21-11-2018


En las últimas semanas ha habido una proliferación de artículos en los más influyentes diarios del planeta en los que examinan con detenimiento la evolución de China en relación con los Estados Unidos y el propio desempeño China en términos de su inserción en la dinámica mundial.

Palabras más, palabras menos, todos coinciden en que el gigante de Asia tiene una gravitación importante y creciente en el mundo de hoy en casi todos los terrenos desde el político, el social y el económico. Incluso consideran algunos que China le disputará el liderazgo planetario a los Estados Unidos.

Paralelamente el otro gran tema que está siendo examinado exhaustivamente es el carácter y la personalidad del hombre que tiene en sus manos las riendas del país. El escrutinio sobre la manera de hacer y de actuar al interior de su país de Xi Jin Ping es tan determinante como el propio impulso histórico de su crecimiento. Es decir, las particularidades de pensamiento del Jefe de Gobierno chino pueden ser nefastas para el liderazgo que él mismo persigue para su país en la escala planetaria.

Expliquémonos mejor. La agenda china bajo el mandato de Xi está marcada profundamente por sus obsesiones personales. Dentro de su pensamiento, el elemento más protuberante es la creencia de que para que China sea fuerte es necesario borrar las debilidades que su Partido Comunista ha ido adquiriendo con el advenimiento de la modernidad.  Si con este fortalecimiento a ultranza Xi elimina todos los progresos que el país transitó a lo largo de cuatro décadas desde el momento en que Den Xiaoping redujo el poder del PC, poco importa.    Es imperativo para él asegurarse la más fuerte influencia del Partido en todos los aspectos de la vida nacional. Ello va de la mano con su obsesión por convertirse en el eje de cada comité del partido y por extender su gobierno a todo lo largo de su propia existencia. Algo ya superado por China desde de los días del poder de Mao.

Es claro que tal manera de comportarse políticamente, que tal absolutismo se encuentra en franca contradicción con las realidades del mundo dentro del cual China quiere insertarse como un ejemplo. 

Es en atención a esa visión de China que se han estado imponiendo controles ideológicos en las escuelas, limitaciones a la libertad de prensa a través de la coacción a los medios de comunicación, injerencia de las fuerzas de seguridad en la vigilancia e intimidación de los individuos y empresas, la persecución de religiones, la represión política y las purgas dentro del partido y de las fuerzas militares en aras de una actitud anticorrupción sin normas ni límites.  

En plena globalización como la que vive este siglo, el líder chino dice abrir la puerta al capital extranjero mientras proliferan las actitudes xenofóbicas, se deteriora el ambiente de negocios, se limitan las actividades de las ONGs.

Asi pues, mientras nos admiramos del crecimiento vertiginoso del país chino y nos provoca envidia que sigan manteniendo tasas de crecimiento que se acercan hoy al 7%, debemos reconocer que existe una palmaria contradicción entre el ideario político que allí se lleva a la práctica como consecuencia de la imposición del gobernante-dictador y lo que reclama la sociedad global.

Queda, entonces, por responder la pregunta que lanza al mundo el catedrático David Shambaugh de George Washington University en su artículo “La China de Xi Jin Ping: ¿Cuánto tiempo pueden durar  acciones tan retrógradas y represivas en medio de una sociedad mundial cada día más saludable, globalizada y crecientemente sofisticada? 

Beatriz De Majo
bdemajo@gmail.com
@beatrizdemajo

MARIO JAVIER PACHECO, PETRO EL INCENDIARIO


Media hora después de conocerse la victoria de Iván Duque, Petro se despachó con un discurso en el que vaticinó el regreso de la guerra, amenazó que intentaría volver a la presidencia antes de 4 años y prometió el caos, anunciando que la palabra Resistencia marcaría los próximos años con el fuego de su oposición.

Dicho y hecho. Terminada la campaña presidencial, Petro siguió con la de la Resistencia destructora, convocando al desorden estudiantil mediante marchas “pacíficas” que rompen edificios, arrojan bombas incendiarias; tratan de quemar policías y detienen el transporte público condenando a los usuarios a caminatas que por lo general son de más de cien cuadras.

Petro es un ser soberbio, autoritario y revanchista; reconocido por sus actitudes vengativas contra quien se le enfrenta y hoy tiene sed de venganza contra Duque y los diez millones de colombianos que frenaron su carrera de odio, por lo menos desde la presidencia.

Los actos vandálicos recientes llevan su sello y, ojo, que hasta ahora comienza y en los próximos días volverá a lucirse con marchas indígenas y campesinas que sumará a las estudiantiles, como entrenamiento de paros nacionales en los cuales FECODE, los camioneros y los sindicatos, con ASONAL JUDICIAL a la cabeza, serán protagonistas.

La destrucción ha sido evidente en Popayán, Bogotá, Pasto y otras ciudades, a la vez que el desbordamiento de la violencia, con tanta audacia, que en la última marcha los vándalos se metieron a la Universidad Militar, confiados en que las Fuerzas Armadas no los tocan y en plena entrada de la Escuela Superior de Guerra cogieron a patadas a los policías que pretendieron contenerlos.

El ex candidato llama a la protesta social para romper, destruir y quemar, porque “Hasta París debería llegar la voz de estudiantes y trabajadores por presupuesto para la universidad pública y en contra del IVA a la comida.”

Nunca habíamos tenido un presidente con tanta transformación en sus primeros cien días de gobierno y jamás a la universidad pública se le había asignado tanto presupuesto, pero los estudiantes no lo reconocerán, ni acabarán con el desorden aunque reciban los billones que exigen, porque no es la calidad educativa lo que quieren, sino deslegitimar al gobierno.

El proceso de adoctrinamiento mamerto en escolares y universitarios está dando frutos y urge diseñar la estrategia de control para este nuevo frente de guerra, que es ideológico y semántico, en el cual las FFAA están inermes, son sus primeras víctimas, mientras se bombardea a los colombianos a través de textos virtuales, redes y medios de comunicación interactivos.

Finalmente hago un llamado a los abogados para que tomen las acciones que se requieran en relación al oficio presuntamente emitido hace unos meses por la Dirección de Justicia Transicional, en el que informa que “Gustavo Petro Urrego no ha sido amnistiado o indultado por el Gobierno Nacional, es decir que al citado señor no le fueron concedidos los beneficios jurídicos que establecen las citadas normas”

Estos beneficios deben solicitarse de manera personal y no cobijan per se a los miembros de los grupos criminales amnistiados o indultados. Siendo así, Petro es sujeto de denuncias y demandas y el país podría quitarse de una vez por todas al delincuente ex candidato, y hacer que responda por sus crímenes, antes de que termine de incendiar con su Resistencia al país.

Importante atender a su amenaza del discurso del 17 de junio sobre qué quiso decir con intentar llegar a la presidencia antes de que el presidente Duque termine su mandato.

Mario Javier Pacheco García

mariojavierpacheco@gmail.com
@mariojpachecog


JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ, VENEZUELA DE TIRANÍA A DICTADURA CON LA COMPLICIDAD DE UNA SOCIEDAD PERMISIVA


El adjetivo permisivo, hace referencia a toda persona que tiene tendencia a consentir sobre ciertas “cosas” confiriendo, al propio tiempo, flexibilidad a la hora de ejercer su autoridad. En razón de ello, asume una actitud de tolerancia hacia el quebrantamiento de leyes y costumbres hasta conformar una sociedad permisiva donde los códigos morales y las normas sociales se tornan “liberales”. Es así, que permisividad (situándonos en lo especifico del caso venezolano) ha de entenderse como la aceptación pasiva del incumplimiento deliberado de la Constitución, las leyes y las normas por parte del régimen. Tolerancia, por su parte, hace referencia a la aceptación pasiva de conductas que nos resultan personalmente molestas, pero que están dentro de las normas aceptadas como, p.ej. respetar las decisiones de un gobierno democrático aun cuando no sean de nuestro agrado.

Vale preguntar: ¿Cuál es la línea divisoria entre la permisividad y la tolerancia?

Identificar tal línea no resulta nada fácil, habida cuenta que la permisividad involucra una complicidad pasiva o activa sobre “algo” que se acepta ante la existencia de ciertos intereses (usualmente ocultos) al punto de sacrificar la libertad individual y de renunciar a la dignidad; mientras que la tolerancia hace referencia a la aceptación pasiva de situaciones indeseables pero que están dentro de las normas aceptadas, como p.ej. una ley promulgada dentro del marco constitucional. A tenor del enfoque conceptual descrito, se puede concluir que el límite se corresponde con el punto donde accedemos a permitir una conducta indeseable del régimen por cobardía o comodidad en cuanto a las consecuencias de imponer nuestro criterio de prohibición con el mezquino fin de evitarnos “problemas o inconvenientes”; hecho que ignora la verdad según la cual la permisividad agrava a corto y mediano plazo el contexto de las dificultades nacionales y por ende de las familiares. Es de obviedad manifiesta, que en simultaneidad el “infractor” régimen con ambición dictatorial se hará sistemáticamente más fuerte como consecuencia de esa   permisividad y tolerancia de los ciudadanos, lo cual facilita su ¡avance autoritario!

Complementariamente, vale destacar que generalmente los vocablos tiranía y dictadura son utilizados como sinónimos a pesar de tener una sutil diferencia en su significado. Es así, que tiranía o mejor dicho dominación tiránica de un país, hace referencia a una forma de gobierno sustentada tanto en la demagogia (falsas promesas para convencer al pueblo, que son atractivas pero difíciles de cumplir), como en el populismo (propuestas seductoras para el pueblo que tienen un alto componente manipulador); hecho que explica en mucho su aceptación por parte de los estratos sociales menos favorecidos, aunada a una capa clientelar proveniente del resto de los estratos. La dictadura, a diferencia de la tiranía, usualmente no llega por intermedio del voto popular y mayormente se trata de un “gobierno extraordinario” que emana en tiempos de convulsión, ingobernabilidad, corrupción etc; pero en la medida que el “presidente extraordinario” se mantiene en el poder va propiciando su conversión a dictador impulsado por la búsqueda de la eternización en el poder; tal como el caso de la Venezuela del presente donde la transición a dictadura “técnicamente” ya se efectuó habida cuenta de haberse suprimido la posibilidad de sufragar de manera justa y transparente, ante la presencia de un ente electoral que actúa con total dependencia hacia el régimen  militarizado.

De igual modo, ha de estar suficientemente entendido que la permisividad permite la invasión de nuestro territorio personal, a diferencia de la tolerancia que es no meterse en territorio de otro aun cuando sintamos deseo de hacerlo. En razón de ello, resulta de especial trascendencia que estén bien definidos los límites del poder del Estado más allá de mostrar una “apariencia democrática” (tal y como sucede en Venezuela) que hace énfasis en la celebración periódica de “elecciones” (por cierto, nada justas y transparentes) con el fin ulterior de inducir en los ciudadanos (en su condición de electores) una imagen de tolerante participación con la intención soterrada de procurar el “aval conductual” de la ciudadanía.

Reflexión final: En mucho,  la causa de la Venezuela en ruinas del presente debe encontrarse, aparte de la presencia de un diabólico y por tanto indeseable régimen, en la crisis a nivel social de valores éticos y morales inducida deliberadamente por la tiranía,  en el marco de un ambiente donde prevalece  la ausencia de  “guías de conducta” a la luz de un populismo desenfrenado,  en sintonía con el malvado comportamiento de un “dejar hacer, dejar pasar” (laisser faire, laisser passer) aplicado al conjunto de Valores bajo el absurdo que sean regidos por un “orden natural” perfilado a su conveniencia en aras  de imponer una dictadura, que les permita reinventar a Venezuela como una trinchera para actuar con total libertad (a diferencia de la población) en un contexto de economía negra. (Ver nuestro artículo:” Economía negra, sustento del narcoestado venezolano”: www.pedagogiaeconomica.com).

Por último, vale recordar la nostálgica contradicción histórica en cuanto a que Venezuela mediante el voto popular en democracia con tácito respaldo tanto ciudadano como partidista dio entrada a una tiranía que “ahora” amenaza con convertirse en dictadura, a menos que ¡rescatemos nuestra dignidad y rompamos con la permisividad!

Jesús Alexis González
Jagp611@gmail.com      
@jesusalexis2020

JOSÉ LUIS ZAMBRANO PADAUY, CREA FAMA Y TE ARRASTRAN HASTA LA SALIDA


El video recorrió las redes sociales como pólvora. Los gritos de auxilio, resonantes y confusos, saturaron el amplio pasillo de la elegante sede de la Unesco en París. Se observaba a un hombre arrastrado por funcionarios de seguridad, quien, ataviado de traje y corbata y con gestos desinflados, exteriorizaba una angustia irritante al ser expulsado del evento.

Aquellas imágenes atronadoras fueron plasmadas también en los medios internacionales. Anunciaban que se trataría del embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, queriendo irrumpir en la intervención del presidente de Colombia, Iván Duque, empujado por un espíritu inquebrantable y desbordado por la ira al saber que se hablaría de nuestro territorio desbastado.

Parecía un hecho casi esperado. El fallecimiento la semana pasada de Stan Lee, Lucho Gatica y Mario Suárez, todos nonagenarios y famosos, que ya habían dado más de la cuenta con sus talentos incuestionables en el momento de mayor plenitud y que tal vez, en unos años, pocos recordarán sus glorias, no sorprendió tanto como el ver al supuesto diplomático gimoteando como un infante, por no cumplir su capricho de arruinar una intervención presidencial.

¿Realmente era Moncada? Es que ya nadie se cree los cuentos viejos y gastados, de vacas voladoras y de luchas de paladín por los más necesitados por parte del régimen. Ya el planeta entero ha entendido casi por sorbos, que su verdadero cometido es ampliar su estadía en el poder y destripar lo funcional en un sistema.

Nadie acepta la perturbación y el engaño de malos modos. Esta vez se les está yendo de las manos sus estrategias de desorden y terminan siendo invitados indeseables en los centros de deliberaciones.

Asear el piso con sus pantalones no fue el mejor estilo para salir de ese espacio de conferencias trascendentales. Tampoco la mejor manera de llevar su mensaje desconsolador y taimado. Lo cierto es que logró darle la vuelta al mundo, ese video casi cómico de un hombre ataviado para una cena de gala, pero con los pucheros de un niño al ser forzado a abandonar el prestigioso recinto.

Lo cierto es que no era Moncada. Simplemente fue un sujeto colombiano que trató de ingresar de forma indebida, previo a la intervención en la reunión de Iván Duque. Lo asombroso es que gran parte de los usuarios de Twitter e Instagram lo creyeron de primera instancia y se tragaron el concepto de que tenía las intenciones en los bolsillos de arruinar el discurso del mandatario neogranadino.

Nuestro país está tan desprestigiado en lo referente a las normativas y las buenas costumbres diplomáticas, que llega hasta ser blanco de las habladurías y sus representantes capaces de decir hasta que un presidente puede oler a azufre.

Pero no era Moncada. Creo que nadie le ofrecerá sus disculpas sinceras por la confusión. Así como tampoco disminuirá el coraje y pavor que se le tiene. Aunque caímos en la cuenta de que la mirada compasiva e impávida sobre el acontecer venezolano cambió rotundamente. Seguramente Duque habló del país en su controvertida intervención. Que Venezuela vive días inciertos, tiene los designios extraviados y padece una necesidad implacable por volver a ser feliz. Que los emigrantes están apretujando los linderos fronterizos y recorren el tortuoso camino del exilio, empujados por la necesidad.

Todos los personeros del gobierno venezolano han creado una fama escandalosa, perturbadora y tan poco de fiar, que no se dudó que era Moncada en primer orden, pues se yergue el prestigio nítido de estar calificados para entregar sufrimiento sin importar si se llevan por delante a un pueblo entero.

Hoy, pese a las consideraciones de muchos, la comunidad internacional no está acodada en el balcón. Aunque nos atormente una sensación de aniquilamiento y el régimen venda elecciones con las mismas artimañas, el mundo en pleno sabe que es capaz de cualquier cosa por defender su permanencia en el poder, hasta de confundir a uno de sus representantes con otro arrastrado hasta la salida.

José Luis Zambrano Padauyzambranopadauy@hotmail.com@Joseluis5571


JOSÉ LUÍS MÉNDEZ LA FUENTE, CON CHÁVEZ HUBIESE SIDO DISTINTO


Situados históricamente a finales de lo que hubiera sido el  tercero de los gobiernos largos de Hugo Chávez y el cuarto o quinto, si contamos igualmente los dos primeros, muy cortos, de entre el noventa y nueve y dos mil, basta con echar la vista atrás para darnos cuenta de que mucho o nada ha cambiado en estas dos décadas de socialismo urgido, mas que urgente, del siglo XXI; bautizado equivocadamente, como nuevo,  por su principal mentor.

La única novedad, por así decirlo, es que el gobierno que se acaba formalmente, término a falta de otro mas exacto y que utilizamos por convención mas que por convicción, no es el de Chávez sino el de Nicolás Maduro.  Y para muchos, esto hace una gran diferencia que le hubiese dado otra cara a este último lustro de gobierno “madurista”.  Definitivamente, con Chávez hubiese sido distinto si se toma en cuenta su carisma y presencia internacional, de reconocido socialista e izquierdista, que no es exactamente lo mismo, así como su liderazgo tercermundista; cualidades con las que disputaba al  propio Fidel popularidad mundial y de las que carece Maduro, según quienes así piensan. Además, están ahí, aún frescos en la memoria, como referencias importantes, sus catorce años anteriores de gobierno, en los cuales nunca se llegó a una situación de penuria extrema, con carencias de todo tipo, como la actual.

Pero ¿es realmente ésto, así de cierto? Particularmente lo ponemos en duda. Más allá del simple hecho de que Maduro no es  Chávez, la única verdad es que la gallinita de los huevos de oro que era PDVSA, cuando la recibió aquél en 1999, no se transformó en la ruina que es ahora mismo por el solo hacer de Maduro, pues ya venia herida de muerte, convertida en cualquier cosa menos en una  empresa eficiente, desde  principios  del 2003, cuando fue definitivamente ideologizada y repartida tribalmente, para quedar supeditada a otros intereses distintos a los que vinieron animándola durante un cuarto de siglo y que la condujeron a ser una de las tres principales petroleras del mundo. Aunque siempre cabe pensar que esos nuevos intereses son mas elevados por el simple hecho de ser socialistas, ahí está la historia reciente de lo que va de siglo, aun en pleno desarrollo, para desmentirlo; incluso el del contenido  del eslogan publicitario aquel de  “PDVSA es del pueblo”.

Igualmente, no es original de Maduro aunque la haya hecho propia, pues ya nadie se acuerda de lo que se decía hace menos de una década, la tesis de la guerra económica, la cual se viene argumentando diariamente como excusa, por parte del gobierno, para para justificar sus nefastas políticas sociales y económicas, que no nos atrevemos a calificar de incompetentes, dada la fuerza  de la lógica que permite presumir  que tales acciones son intencionalmente planificadas y diseñadas, pues ningún gobierno puede, por tanto tiempo, hacerlo tan mal por pura ignorancia sin aprender como corregirse en el camino.  

Ni fue Maduro  a quien se le ocurrió primero, convocar una Asamblea Constituyente al margen de la Constitución vigente; aunque pueda tratar de justificarse alegando que es una cuestión de interpretación y que si el máximo tribunal del país, una de sus principales instituciones, así lo ratifica, cualquier otra opinión se hace irrelevante. Y quien dice Constituyente dice Constitución nueva, no importa que la sustituida sea la de Chávez, si ello permite simular una apariencia de legitimidad, esa
misma que otorga el pueblo cuando vota, sin importar si es contra si mismo.

Tampoco fue iniciativa de Maduro emular el modelo cubano en lo social, en lo económico, en lo militar y en lo político; ni en utilizar a su antojo los mecanismos electorales para afincar  su gobierno, incluso atrasándolas como  hizo Chávez  en el 2000 o, contrariamente, adelantándolas como ocurrió con las presidenciales de Mayo pasado.  En todo caso, le corresponde a Maduro el haberlo acelerado y  profundizado.

Por eso escuchar a estas alturas que habrá otra de tantas elecciones y que se hace necesario que la gente acuda a votar para no perder espacios políticos, etc, resulta cansón y hasta aburrido, pues la  cúpula opositora  lleva conformándose  con ese discurso sin resultados convincentes, el mismo tiempo que el chavismo lleva haciendo lo suyo. No creemos de mayor trascendencia, pues da lo mismo, que haya elecciones regionales, municipales o nacionales a fin de año, o a principios o a mediados del siguiente, o que no las haya.  O que una constitución a la cubana aparezca de repente, pues solo se trata,  al final del día, de maquillarse un poco para empezar otro; de mantenerse en el poder, ese que cuesta dejar, después de que uno se acostumbra, porque crea una adicción, tal como lo acaba de confesar el propio presidente de Bolivia en unas declaraciones ofrecidas con motivo de recibir un doctorado “honoris causa” de una universidad guatemalteca. Si, Evo Morales, uno de los franquiciados de Chávez, de quien aprendió muy bien el ejemplo,  hasta el punto que se convertirá el próximo año, en el presidente electo con mas tiempo en el poder.

Ese mismo de quien, al igual que de Chávez al comienzo y de Maduro ahora, se decía  que no llegaría al final de su mandato,  que era un ignorante, que no sabría manejarse, que no sabia hablar, etc. Y es que además del continuismo de Chávez y Maduro, si hay algo que no ha cambiado en todo este tiempo, al menos en Venezuela, es paradojicamente la dirigencia opositora y su perspectiva política de la realidad. 

Jose Luis Mendez

Xlmlf1@gmail.com
@Xlmlf1


GABRIELA CALDERÓN DE BURGOS, EN DEFENSA DE LA ILUSTRACIÓN


Reseña el libro En defensa de la Ilustración del psicólogo de la Universidad de Harvard Steven Pinker.

Líderes populistas de izquierda y de derecha han llegado al poder o han adquirido un nivel inusitado de popularidad en diversas partes del mundo. El psicólogo de la Universidad de Harvard Steven Pinker cree que se trata de un creciente rechazo de los valores de la Ilustración que hicieron posible la civilización moderna en la que nos hemos acostumbrado a vivir.

Pinker publicó este año En defensa de la ilustración: Por la razón, la ciencia, el humanismo y el progreso (Paidós, 2018) para explicar dos cosas: el mundo está mejor que nunca antes en prácticamente todos los indicadores que podamos considerar y que este progreso humano sin precedente se debe a los valores de la Ilustración. Consideremos algunos de los datos presentados por Pinker.

La expectativa de vida en 1760  era de tan solo 29 años, en 2015 llegó a 71,4 años. Esto ha sido posible gracias a varios factores, como los grandes avances en salud. Desde 1892 hasta el presente los científicos realizaron importantes descubrimientos como las vacunas para la difteria y el tétano, la penicilina, la terapia de rehidratación por vía oral, etc. Todos estos descubrimientos salvaron miles de millones de vidas. Muchas enfermedades desaparecerán para el año 2030 como la elefantiasis, la ceguera del río, la tracoma.

Las hambrunas cada vez más son problemas del pasado, si las tendencias actuales continúan “el siglo XX habrá sido el último durante el cual decenas de millones de personas murieron por falta de acceso a los alimentos”.

Vivimos en un mundo más próspero. Entre 1820 y 1900 el ingreso mundial se triplicó y luego se volvió a triplicar en poco más de 50 años. Después tardó solo 25 años en volverse a triplicar y otros 33 años para triplicarse una vez más. Y el ingreso de hoy rinde más pues compra productos que antes eran muchos más caros. Un estudio publicado por Brookings Institution el mes pasado concluye que ya la mayoría de la población mundial pertenece a la clase media, esto es, aquellos hogares que gastan entre $11 y $110 al día por persona.

El medio ambiente también ha visto mejoras gracias a que cada vez la tecnología nos permite explotar de manera mucho más limpia y eficiente los recursos finitos. Como bien lo ha explicado el Premio Nobel de Economía Paul Romer, los recursos son finitos pero las combinaciones entre estos e innovaciones que los hacen “rendir más” son infinitas. Mientras más se enriquece un país, mas limpio suele ser su medio ambiente.

Vivimos en un mundo cada vez más pacífico. La última guerra entre grandes poderes fue hace 60 años cuando China se enfrentó con EE.UU. en la guerra de Corea. Las muertes en combate han caído a un mínimo histórico, considerando datos entre 1945 y 2015.

Ciertamente que hay grandes retos a los que se enfrenta la humanidad. Pero primero hay que reconocer los grandes avances que hemos logrado y que solemos dar por sentado. Luego hay que entender que fueron posibles gracias a los principios de la Ilustración: la razón, la ciencia, la natural empatía de los seres humanos que hicieron posible el desarrollo de sistemas humanos que dieron como resultado este increíble progreso.

Este artículo fue publicado originalmente en El Universo (Ecuador) el 9 de noviembre de 2018.

Gabriela Calderón de Burgos Steven Pinker Ilustración desarrollo humano progreso humano Paul Romer guerras paz salud


gcalderon@cato.org
http://www.elcato.org/gabriela-calderon-de-burgos
@InstitutoCato