sábado, 18 de enero de 2020

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, SÁBADO 18/01/2020

MILAGROS SOCORRO: EL LLANTO DE LA SABLISTA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 14 minutos
Ya Venezuela no es el país donde los pasajeros sollozan mientras hacen fila en la zona de embarque de los aeropuertos, como lo era hasta hace unos cuatro años atrás. Hoy los venezolanos huyen del país a pie. La palabra “despedida” en Venezuela es explosiva. No la digas delante de las madres, abuelas, niños dejados atrás, y hasta las mascotas abandonadas. No la digas, Alejandra Benítez, si no vas a besar el suelo embebido en lágrimas. No la digas si te has reído del sufrimiento del pueblo venezolano. ¿Puede un niño venezolano hacerse esgrimista hoy?, ¿cuántas escuelas o clubes de es... más »

RUBÉN CONTRERAS: EL VOTO ES EL ARMA DE LOS DEMOCRATAS.

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 19 minutos
Coincido plenamente con lo expuesto por el Dr. Benigno Alarcón, en sus escritos y propuesta, acerca de la necesidad de definir la estrategia de la oposición democrática, con relación a las venideras elecciones parlamentarias. Los demócratas debemos entender que éste régimen está utilizando todas las estrategias para desanimarnos, confundirnos y generar desconcierto entre la mayoría de los ciudadanos, con la finalidad de presentar ellos en el momento que les convenga, la fecha de dichas elecciones y nosotros no tengamos tiempo para reordenarnos y acudamos en desventaja a las mismas... más »

RICARDO VALENZUELA: DEMOCRACIA O MERCOCRACIA II

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 minutos
“La democracia es solo el abuso cruel de las estadísticas”. Jorge Luis Borges Aun cuando las críticas a la democracia se remontan hasta los tiempos de Aristóteles y Platón, solo en los últimos años se publicaron dos excelentes libros en los cuales, paso a paso, procedieron a desmantelar el concepto. El primero fue obra del economista-filósofo de la Universidad de las Vegas, Hans Herman-Hoppe, titulado; “Democracia, el dios que falló”, el segundo fue emanado de la pluma del profesor de la McDonough School of Business, Jason Brennan, titulado “Contra la Democracia”. El trabajo de ... más »

AURORA LACUEVA: GANANCIAS FRENTE A VIDA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 27 minutos
El peligro de que desaparezcan los osos polares o los cóndores recibe cierta atención pública, pero ¿qué hay de los peculiares helechos arborescentes o de la jacaranda, con sus bellas flores púrpura? Sucede que así como estas, centenares de miles de especies vegetales están hoy en riesgo. La bióloga Sandra Díaz estudia las plantas y cómo la acción humana amenaza su futuro. Lo hace desde la Universidad Nacional de Córdoba en su país natal, Argentina. En diciembre pasado fue seleccionada por la revista Nature como una de las 10 personalidades científicas más influyentes del mundo. E... más »

ANTONIO JOSÉ MONAGAS: LA IGNORANCIA ES ATREVIDA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 29 minutos
El Talmud, libro santo de los judíos, sentencia que “no hay mayor miseria que la ignorancia” Sobre todo, en estos tiempos signado por exigentes realidades que han transfigurado la política y desplazado dudosos postulados de la economía. Aunque a veces es reconfortante ignorar ciertas cosas, no es menos cierto, tal como decía Johann Wolfgang Goethe, insigne poeta alemán, que “no hay nada más espantoso que la ignorancia activa”. Particularmente, cuando va de la mano con la fatuidad, la soberbia y la arrogancia. Estos contravalores que acompañan el tránsito de un poder político equivo... más »

ROMÁN IBARRA: 2020 AÑO ELECTORAL

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 34 minutos
Toda la desesperación corruptora del régimen fue empleada, como se sabe, con la mira puesta en la Asamblea Nacional para intentar ganar legitimidad, y en consecuencia avanzar en el propósito de perpetuarse en el poder, más allá de la fuerza bruta, de la fuerza militar cooptada en lo interno, y al propio tiempo contar con el último resquicio de pluralidad institucional para alcanzar endeudamiento internacional. Las sanciones internacionales les han hecho gran daño en cuanto a la consecución de nuevos recursos para la corrupción interna, y para seguir manteniendo la alta nómina que c... más »

MILAGROS SOCORRO: EL LLANTO DE LA SABLISTA

Ya Venezuela no es el país donde los pasajeros sollozan mientras hacen fila en la zona de embarque de los aeropuertos, como lo era hasta hace unos cuatro años atrás. Hoy los venezolanos huyen del país a pie. La palabra “despedida” en Venezuela es explosiva. No la digas delante de las madres, abuelas, niños dejados atrás, y hasta las mascotas abandonadas. No la digas, Alejandra Benítez, si no vas a besar el suelo embebido en lágrimas. No la digas si te has reído del sufrimiento del pueblo venezolano. ¿Puede un niño venezolano hacerse esgrimista hoy?, ¿cuántas escuelas o clubes de esgrima hay en Venezuela?, ¿dónde consiguen los equipos básicos, quién los paga, cuando la espada más barata cuesta 200 euros, y una careta 90?

Al enterarse de que el gobierno de Canadá le había negado la visa para ingresar a ese país para participar en el Grand Prix de Sable de Montreal 2020, la atleta olímpica de sable, Alejandra Benítez, escribió este mensaje en Twitter: «El sueño de mis quintas olimpiadas se desvanece, nuevamente somos víctimas de las sanciones y el golpe perenne a nuestra soberanía, hoy ni la carta olímpica ni el “fair play” nos ayudaron a seguir dando una pelea justa. Soñaba con una mejor despedida!».

En apenas tres líneas, la diputada suplente por el PSUV a la Asamblea Nacional (AN), usa media docena de términos neurálgicos para la sensibilidad venezolana: Sueño y soñar / Desvanece / Víctimas / Soberanía / Pelea justa / Despedida.

Ante la avalancha de burlas que recibió la ex ministra del Deporte de Maduro, por la negativa de Canadá de permitirle entrada debido a la sanción que pesa sobre ella, gente tan inteligente como el arquitecto Enrique Larrañaga afeó la conducta de quienes celebraban la medida del gobierno canadiense y concluyó deplorando que las manifestaciones de revancha sean confundidas, por quienes las profieren, con justicia: “Lamento la negación de visa a @BenitezVEN / Lamento lo que la causa / Lamento lo que ello causa / Lamento que haya quien la celebra / Lamento que la venganza sepa a justicia”.

“La espantosa realidad en Venezuela es que los educadores han tenido que abandonar su profesión, porque sus salarios no les permiten comprar más del 5% de la canasta básica alimentaria”

Nadie en su sano juicio se alegraría de que un atleta se vea impedido de defender los colores de su país en un torneo internacional, antesala de las próximas olimpiadas; celebraría la humillación de un gobierno infligida a un particular; ni confundiría venganza con justicia. Pero el caso es que mucha gente, de quien no se puede afirmar que ha perdido el juicio, incurrió en todas estas acciones, que Larrañaga, sin que le falte razón, fustiga, por razones que conviene hacer explícitas.

La cuestión es que todos los hechos mencionados por Enrique Larrañaga son apenas una parte, y muy pequeña, del conflicto en marcha. Si se abre el lente, se entiende que la oficina de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá le cerró la puerta a Benítez no para cerrarle al camino al podio, sino porque ha sido cómplice de la crueldad y voracidad del régimen del que ha sido funcionaria, vocera y figura propangandística. Canadá, pues, no desairó a una atleta sino a una esbirro. Es la prerrogativa que se reservan las democracias ante las dictaduras y los gobiernos mafiosos: En tu país haces lo que te da la gana, violas la Constitución y las leyes, martirizas al pueblo, pero a mi casa no entras. Aquí no quiero las huellas sangrientas de tus pezuñas.

Y la revancha -que, ciertamente, siempre es molesta, visceral, tendiente a la desproporción y a la ceguera-, se explica por lo expresado antes, porque los términos usados por la ex ministra de Maduro para quejarse son especie de moretones que, cuando los rozas, duelen mucho.

Sueño y soñar. Estas palabras, en boca de los verdugos, indignan. Venezuela es hoy un cementerio de sueños, muchos de ellos muertos antes de nacer, porque la inmensa mayoría de los venezolanos no puede albergar anhelos más allá de la mínima sobrevivencia, que muchos no logran siquiera. Si un venezolano tiene un sueño, lo más probable es que tenga que abandonar su país para hacerlo realidad. Pero no nos salgamos del asunto que nos ocupa. ¿Puede un niño venezolano hacerse esgrimista hoy? Cuántas escuelas o clubes de esgrima hay en Venezuela. Dónde consiguen los equipos básicos, quién los paga, cuando la espada más barata cuesta 200 euros, y una careta 90; y también necesitan guantes, pasante, chaquetilla, pantalón y zapatos. Eso, para no mencionar a los entrenadores. Un reportaje de Carmen Victoria Inojosa, para el portal Infobae, exponía, hace exactamente un mes, las consecuencias de la emergencia educativa en Venezuela, donde la mitad de los maestros abandonaron las aulas en los últimos cuatro años. «En las escuelas públicas del país quedan 263.769 maestros, de los más de 500.000 que se contabilizaban en 2015».

“Venezuela es hoy un cementerio de sueños, muchos de ellos muertos antes de nacer, porque la inmensa mayoría de los venezolanos no puede albergar anhelos más allá de la mínima sobrevivencia”

La espantosa realidad es que los educadores han tenido que abandonar su profesión, porque sus salarios no les permiten comprar más del 5% de la canasta básica alimentaria. El desastre educativo ha condenado a la pobreza a una generación entera, cuyos sueños, gente como Alejandra Benítez no considera ni mucho menos defiende. Al punto que, solamente el año pasado, 46% de los estudiantes quedaron excluidos del sistema escolar porque no podían ni llegar a la escuela por falta de uniformes, materiales, alimentación y servicios.

Desvanece. Esta palabra, como todas las usadas por la “hija de Chávez” (sí, Benítez también declaró que tenía en el golpista del 92 un padre), tiene varias acepciones. Pero resulta que en Venezuela tiene un significado terrible: No es sólo que se han evaporado el futuro y el patrimonio de muchos, es el país el que se nos ha desvanecido ante los ojos, entre los dedos, por la sistemática destrucción obrada por el chavismo. Pero es que también se desvanecen en las aulas los niños con hambre. Un reportaje en The New York Times, de hace poco más de un mes, documentaba el hecho de que en Venezuela, «Los desmayos en la escuela primaria se han convertido en episodios habituales, porque muchos estudiantes van a clases sin haber desayunado o incluso sin haber cenado la noche anterior. En otras escuelas los niños quieren saber si ofrecerán algún tipo de comida antes de decidir ir». No por nada, la FAO calcula que la tasa de desnutrición se ha cuadruplicado desde 2012, y la ONU ha reconocido que cientos de miles de venezolanos están en riesgo debido al acceso limitado a tratamiento médico y medicinas.

Víctimas. Sí, las de la persecución del régimen; de las expropiaciones; de las torturas; del presidio político; de la falta de electricidad, agua y gasolina; de las FAES y los colectivos; de la destrucción de la economía (desde 2013, año en que Benítez aceptó ser ministra, se ha contraído en un 65%), un colapso que ha provocado la huida del 16% de la población. Según cifras de Acnur, para finales de 2019, 4,6 millones de venezolanos han huido del país. Una de las más grandes crisis, la crisis de refugiados venezolanos, es una de las más grandes en la historia moderna.

“No es sólo que se han evaporado el futuro y el patrimonio de muchos, es el país el que se nos ha desvanecido ante los ojos, entre los dedos, por la sistemática destrucción obrada por el chavismo”

Soberanía. ¿Bastará con mencionar que el usurpador de la presidencia habla con el acento del ocupante?, ¿o habrá que aludir también al saqueo intensivo de los rusos en el Arco Minero, a la deuda con los chinos, a las empresas iraníes disfrazadas de abastos y a la sombra ominosa de Hezbollah?

Pelea justa. Frase que recuerda a los políticos de oposición inhabilitados, las elecciones supervisadas por Tibisay Lucena, pero, sobre todo, la de los pobres de Venezuela que tienen que pelearse su arepa en pedana de dólares, con florete de bolívares. En Venezuela no ha habido nada justo desde la llegada al poder de Chávez, cuyos ojos impresos en una franela esgrimió Benítez, entre burlas, mientras les decía a los opositores: «Miren para que les duela más, bello los ojos de mi comandante ¿verdad? […] Lloren, lloren, sigan ahí, sigan ladrando». Esa es Benítez, no sólo la esgrimista que logró medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

Despedida. Ya Venezuela no es el país donde los pasajeros sollozan mientras hacen fila en la zona de embarque de los aeropuertos, como lo era hasta hace unos cuatro años. Y no lo es, porque ahora los venezolanos huyen del país a pie. Esta palabra en Venezuela es explosiva. Está llena de pólvora. No la digas delante de las madres, las abuelas, los niños dejados atrás, las mascotas abandonadas. No la digas si no vas a besar el suelo embebido en lágrimas. No la digas si te has reído del sufrimiento del pueblo venezolano. No la digas, porque, entonces, como no hay justicia, la ciudadanía a la que te has cansado de humillar, caerá en el espejismo del desahogo. Y en eso, Enrique tiene razón, es innoble y no resuelve nada.

Milagros Socorro
socorromilagros@gmail.com
@MilagrosSocorro 
https://lagranaldea.com/2020/01/13/el-llanto-de-la-sablista/

RUBÉN CONTRERAS: EL VOTO ES EL ARMA DE LOS DEMOCRATAS.

Coincido plenamente con lo expuesto por el Dr. Benigno Alarcón, en sus escritos y propuesta, acerca de la necesidad de definir la estrategia de la oposición democrática, con relación a las venideras elecciones parlamentarias. 

Los demócratas debemos entender que éste régimen está utilizando todas las estrategias para desanimarnos, confundirnos y generar desconcierto entre la mayoría de los ciudadanos, con la finalidad de presentar ellos en el momento que les convenga, la fecha de dichas elecciones y nosotros no tengamos tiempo para reordenarnos y acudamos en desventaja a las mismas. 

Debemos internalizar los demócratas, que llevamos actuando 20 años en un país en el que no hay estado de derecho, con unos adversarios violando la Constitución de una manera procaz y soez, como lo han demostrado entre otros,  el Dr Asdrúbal Aguiar en su obra: "Historia de la Inconstitucionalidad en Venezuela",  el historiador Enrique Krauze en “Delirio y Poder”, Orlando Zamora en “Concentración de Poder, Revés de Un Sueño Protagónico” y también como lo ha referido últimamente el Dr. Nelson Chity La Roche en sus escritos acerca de "La  Discontitucionalidad y el Pandemónium". A eso debemos sumar los continuos errores que hemos cometido desde la Coordinadora Democrática y el juicio contra el revocatorio, luego la abstención en 2005 y a partir del 2017 la abstención y división propiciada por Ledesma, María Corina y Leopoldo, cuando invitaron a un sector de la población para que no votara en las elecciones para gobernadores y luego para alcaldes, a los cuales se le sumaron diversos factores que habían logrado la elección de sus parlamentarios, con el mismo CNE, que los eligió a ellos. 

El año 2019, la oposición tuvo un modesto renacer con la figura de Juan Guaido, quien aprovechó su investidura de presidente del Parlamento Venezolano, prácticamente se convirtió en el Ave Fénix de la democracia e incentivó optimismo a quienes estaban delicaidos, con su propuesta de Cese a La Usurpación, Gobierno de Transición y Elecciones Libres.  

Fue un excelente mensaje, pero debemos entender que los adversarios que usurpan el poder han utilizado las instituciones e instrumentos del estado para atornillarse en él, sin importarle los medios, solo le interesan sus fines. 

Guaido hasta ahora ha promovido una serie de acciones importantes, pero este pranato desde el gobierno, también juega y tiene su base de apoyo en la delincuencia organizada desde el frente Francisco de Miranda y en quienes integran ese sector de las fuerzas armadas, convertidas en la actual peste militar, la cual pretende subyugar a los venezolanos desde todas las instancias de poder, que fueron otorgadas por el finado de Sabaneta, quien por carecer de apoyo social y académico, recurrió a sus amigos y compañeros militares, concediéndoles todas las prerrogativas y facilidades en el manejo a su antojo de las res pública, con la finalidad que lo apoyaran en sus desmanes y tropelías. 

Hoy, en el inicio del 2020, nuevamente el gobierno de Maduro y sus secuaces, demuestran su saña inconmensurable y desprecio a la democracia al militarizar el palacio legislativo, en el cual el verbo es el instrumento mediante el cual el ciudadano investido por el voto dicta la Cátedra Política y hace las leyes por las cuales nos debemos regir la ciudadanía. Eso ha concitado en muchos venezolanos una repulsa hacia Maduro y su horda delincuencial y ha servido para mostrar nuevamente al mundo entero los métodos que ellos utilizan para dirimir las formas de cómo se viola la constitución en Venezuela y se apoderan de las instituciones que no están bajo su tutela. 

Pudiéramos expresar que este round iniciado a partir del 2020, debe llamarnos a la reflexión, el gobierno está  muy débil, lo demuestran esas acciones delincuenciales, no pudieron comprar a la mayoría de los diputados con la operación alacrán, y la ciudadanía dividida muestra apoyo y rechazo a estas acciones, lo que debe llevar a la dirigencia opositora a reflexionar, tal como lo expresa el Dr. Alarcón, es menester asumir una decisión, un acuerdo entre todos los factores, a fin de recomponer la estrategia y nos indique un rumbo claro y determinante. No podemos ausentarnos y dejar el juego en estos momentos, hay que participar en las próximas elecciones parlamentarias. 

Debemos entender que errar es de humanos y rectificar es de sabios. Esto lo decimos porque hemos leído que Guaido según está proponiendo un salario de 120 dólares, que cosa, eso planteó Falcón en su propuesta electoral y le endilgaron varios epítetos, loco, demagogo, falsón, etc. 

Debe tener Guaido elementos convincentes para proponer que el salario del venezolano debe ser en ese orden, el cual sigue siendo muy poco ante la inflación que nos devora, pero si él hace ese planteamiento de orden económico, también puede rectificar en su planteamiento político y coordinar con toda la oposición la necesidad e importancia de retomar la política con P MAYUSCULA y enderezar los entuertos en los cuales se ha incurrido. ¿Seguimos esperando a las boinas verdes o nos enseriarnos con la política? Y enseriarnos con la política es tomar las decisiones convenientes que nos permitan cambiar este estado de cosas por las cuales atravesamos los venezolanos en la actualidad. 

La mayoría de los ciudadanos ansía un cambio y esa mayoría tiene la oreja parada esperando el llamado de sus dirigentes y líderes políticos. Si queremos salir de este pranato de narcoterroristas tenemos que pensar y actuar racionalmente, nuestra arma es el voto y con el voto podemos cambiar el curso de las cosas. Quienes dirigen las fuerzas armadas, viven su éxtasis disfrutando de las prebendas logradas con este concubinato delincuencial, pero la mayor parte de su estructura sufre penurias como el pueblo llano y de darse unas elecciones tendrán que reconocer el mandato del pueblo. Por lo tanto, no tengamos miedo. 

El partido en el cual he militado toda mi vida, COPEI, acaba de cumplir 74 años de existencia y en su mensaje aniversario ha llamado a la unidad y a prepararnos para las elecciones parlamentarias. 

Esa debe ser la ruta de la oposición y por ello insistiré en que debemos participar, porque los partidos que no tienen ambición de poder son partidos castrados y el poder no es un fin sino un medio, para desde el poder lograr el cambio de estructuras y lograr el bien común de los ciudadanos. 

Gardel dijo que 20 años no son nada, pero los venezolanos vemos que estos 20 años han sido de destrucción para Venezuela y debemos ponerle coto final a esto. En nuestras mentes está la decisión y nuestras manos son el instrumento, el voto es nuestra arma para cambiar la situación 

Rubén G. Contreras G.
rubencontrerasg@gmail.com
@RubenContreras

RICARDO VALENZUELA: DEMOCRACIA O MERCOCRACIA II

“La democracia es solo el abuso cruel de las estadísticas”.  Jorge Luis Borges

Aun cuando las críticas a la democracia se remontan hasta los tiempos de Aristóteles y Platón, solo en los últimos años se publicaron dos excelentes libros en los cuales, paso a paso, procedieron a desmantelar el concepto. El primero fue obra del economista-filósofo de la Universidad de las Vegas, Hans Herman-Hoppe, titulado; “Democracia, el dios que falló”, el segundo fue emanado de la pluma del profesor de la McDonough School of Business, Jason Brennan, titulado “Contra la Democracia”. 

El trabajo de Hoppe es una carga de caballería de un hombre contra la más sagrada de las divinidades seculares. Afirma que la democracia desperdicia y agota su capital y siempre mantiene su visión de corto plazo. La democracia, en opinión de Hoppe, quiere ahora tu voto para derrochar; es libertinaje; un niño incontrolable en una tienda de dulces y luego se olvida de todos. 

Como el alcohólico no puede ver más allá del próximo trago—la democracia no puede ver más allá de las próximas elecciones. Considera que las masas son ignorantes, motivadas por envidia y fácil de engañar. Llevan a la perversión de la verdad y la justicia. Asegura que solo hombres peligrosos asumen los altos puestos de los gobiernos. Y es cuando nos lleva a preguntarnos ¿Cómo fue que países antidemocráticos como Singapur, Corea, Taiwán, Chile de Pinochet, lograran sus milagros económicos? 

En los años 70 Kissinger se entrevistaba con Lee Kwan Yew, primer ministro y arquitecto del milagro Singapur. En cierto momento le pregunta; “Señor ministro ¿cree usted que en el corto plazo veremos una China democrática?” El zorro Lee suelta una sonora carcajada y responde. “Mi admirado Dr. ¿Cómo puede usted pensar que se vaya a permitir que mil millones de analfabetas decidan el futuro de ese gran país?” Eso invita a pensar que la mejor alternativa es un buen dictador. 

Brennan afirma la democracia no tiene valor para la gente y tiende a aturdirlos y corromperlos. El poder político, aun en el pequeño contenido del voto, tiene que ser justificado. No es similar a otras libertades civiles como libertad de expresión o religión. Sufragio universal, irrestricto no tiene justificación lógica ni práctica porque provoca que los votantes tomen decisiones políticas de forma irracional e ignorante, para luego imponerlas a gente que no supo cuando los encadenaron. 

Afirmaba Churchill que el mejor argumento en contra de la democracia es una conversación de 5 minutos con un votante típico. Es decir, la democracia navega con el viento de la ignorancia y desinformación. En el caso de los votantes americanos, sus conocimientos políticos son raquíticos porque procesan su información de forma irracional, manipulada y predispuesta. Es como los demócratas, en sociedad con la media, siembran en sus mentes lo diabólico de Trump. Ellos sabían que el circo de Rusia era falso, saben también que las bases para su desaforo son igualmente falsas. Lo que ellos pretenden es destruir su imagen para evitar que se reelija.      

Platón se preocupaba de que votantes pendejos, irracionales e ignorantes llegaran a tomar las riendas del gobierno. Él pensaba la mejor forma sería un gobierno encabezado por un líder noble, sabio, filósofo, y bautizaba el sistema como epistocracia que consistía en el gobierno de los que tenían el conocimiento y la sabiduría. Un sistema político para que el poder fuera distribuido de acuerdo a capacidades, habilidades y la buena fe de actuar con sabiduría usando esas herramientas.   

Aristóteles respondía que, aunque fuera la mejor alternativa, no había material humano y no se podía preparar un rey sabio con todas esas herramientas para que pudiera gobernar. Porque el gobernar era una tarea imposible para una sola persona. Y en el mundo real, una oficina que recibiera ese poder absoluto atraería la gente errónea salivándose por esa facultad y usarla para su beneficio. Así es que no se debía entregar todas las esperanzas a la epistocracia pues debería haber otras alternativas. 

En años recientes ha capturado partidarios lo que se ha llamado “Gobierno por el Mercado”. Sobre todo, desde que Buchanan se hiciera acreedor al premio Nobel por su teoría “Public Choice” que nacía originalmente en el estudio de las finanzas y bienes públicos. Los economistas habían fijado su interés en los métodos para el abastecimiento de los bienes y servicios que el gobierno surtía. Después pasaban a comparar esos métodos y problemas de las decisiones colectivas, dando importancia fundamental a la burocracia nociva, con la forma en que se surtían bienes y servicios por empresas privadas en un mercado competitivo. 

Con milenio se ha iniciado un cambio que es punto de inflexión entre lo viejo y lo nuevo. La era de la industrialización ha terminado pues su tecnología de producción masiva ha sido eclipsada por la nueva tecnología de miniaturización. Estamos viviendo en la era de la computadora, pero todavía giramos desorientados. Nuestras políticas aun flotan entre derecha e izquierda de la forma establecida por Adam Smith y Karl Marx y esto provoca gran temor. Está naciendo la cuarta etapa del desarrollo humano y se identifica con diferentes nombres como, “Era de la Información” o de la “Ciber Sociedad”. Lo que es muy claro es que ya no será la “Era del Estado”. 

La nación-estado, como la iglesia del siglo 11, se volvió obsoleta y estará siendo remplazado por nuevas formas de soberanía. Lo que hoy es inimaginable pronto será lo común. Los gobiernos, para lograr ingresos tendrán que competir con nuevas estructuras privadas que ofrecerán los mismos servicios de forma más eficiente y a precios más competitivos. El inspector del IRS será un burócrata frustrado buscando a quien auditar sin encontrarlo, porque las empresas estarán en el ciberespacio. Con estas nuevas herramientas nos daremos cuenta de que comunismo y democracia tienen mucho en común. Ambos facilitan control de los recursos para el gobierno. La diferencia es que la democracia le entrega recursos más grandes porque permite que algunas actividades privadas creen riqueza, para luego expropiarla con impuestos criminales. 

Una persona con una computadora en su casa se convertirá en un fiero competidor en esta nueva economía. La caída del muro de Berlín y la muerte del comunismo no fue el triunfo de la democracia, fue atestiguar cómo su fraternal gemelo había muerto de vejes. Pero la misma revolución mega política que destruyó el comunismo, estará también destruyendo el estado democrático como lo hemos conocido en el siglo 20.

En lugar de gobiernos encadenados a la geografía nacional, se ha iniciado un creativo proceso que desembocará en la integración de regiones económicamente autónomas. Tendremos luego la opción de contratar proveedores de servicios privados como infraestructura, protección, justicia y la solución de disputas en tribunales internos, dando nacimiento a las administraciones regionales privadas compitiendo que serán sufragados por cuotas de sus habitantes. Esa será la característica más importante del nuevo milenio. 

¿Sueños? Este concepto ya opera en Dubái, Qatar, Kazakhstan y, el más ambicioso, en Arabia Saudita con una inversión de $500 billones de dólares.   

Ricardo Valenzuela
chero@refugioliberal.net
chero.itesm@live.com
chero@reflexioneslibertarias.com
@elchero
@carpa1301
Desde México y/o Estados Unidos

Los grandes hombres son como las águilas. Construyen sus nidos en una majestuosa Soledad. Porque un alto grado de intelecto tiende a convertir al hombre en un ser antisocial.  Arthur Schopenhauer

AURORA LACUEVA: GANANCIAS FRENTE A VIDA

El peligro de que desaparezcan los osos polares o los cóndores recibe cierta atención pública, pero ¿qué hay de los peculiares helechos arborescentes o de la jacaranda, con sus bellas flores púrpura? Sucede que así como estas, centenares de miles de especies vegetales están hoy en riesgo.

La bióloga Sandra Díaz estudia las plantas y cómo la acción humana amenaza su futuro. Lo hace desde la Universidad Nacional de Córdoba en su país natal, Argentina. En diciembre pasado fue seleccionada por la revista Nature como una de las 10 personalidades científicas más influyentes del mundo. En entrevistas periodísticas, Díaz ha señalado que la biodiversidad está en un punto crítico.

Pero agrega que podemos hacer algo al respecto, pues disponemos de una ventana de tiempo (“¡pequeña!”, advierte) para trabajar por un mundo mucho mejor del que tenemos hoy. Sería un mundo donde las plantas verdes, los animales, los hongos, los microorganismos… pudieran prosperar, en toda su variedad y complejidad, y los humanos junto a ellos.

Al hablar de los cambios necesarios, Díaz se centra en el modo de producción económica imperante y en el modo de consumo que implica. Nos interpela: “Tenemos que cuestionar esas narrativas que dicen que la única manera de progresar es consumiendo más, cada vez más caro, con más obsolescencia. ¿Qué es esa idea de progreso?”. La bióloga agrega que el modo de producción debe ser mucho más eficiente, sustentable y con menos desperdicios.

“Tienen que internalizarse los verdaderos costos de la producción, hay productos con los que unos pocos hacen grandes negocios porque no están pagando el costo real de lo que significa”, dice, aludiendo al costo ambiental. Cuando la leo, pienso en el enorme costo de la minería a gran escala, especialmente la que se da en zonas frágiles como el Amazonas.

O en la deforestación de bosques ancestrales para sembrar pasto, con el cual se alimentará el ganado que terminará en hamburguesas, destinadas a habitantes del Primer Mundo, afectados en su salud por el exceso de consumo de carnes rojas. Hay que oír voces como las de esta investigadora: nuestro modelo de sociedad tiene que ser menos consumista y menos codicioso y desigual, para poder disfrutar de una naturaleza en esplendor y de la creatividad humana.

Aurora Lacueva
lacuevat@hotmail.com
@AuroraLacueva 
@UNoticias

ANTONIO JOSÉ MONAGAS: LA IGNORANCIA ES ATREVIDA

El Talmud, libro santo de los judíos, sentencia que “no hay mayor miseria que la ignorancia” Sobre todo, en estos tiempos signado por exigentes realidades que han transfigurado la política y desplazado dudosos postulados de la economía. Aunque a veces es reconfortante ignorar ciertas cosas, no es menos cierto, tal como decía Johann Wolfgang Goethe, insigne poeta alemán, que “no hay nada más espantoso que la ignorancia activa”. Particularmente, cuando va de la mano con la fatuidad, la soberbia y la arrogancia. Estos contravalores que acompañan el tránsito de un poder político equivocadamente entendido. Sobre todo, si tiene raíces fascistas, socialistas o revolucionarias de torcido cuño. 

El derroche de incongruencia y el exceso de presidencialismo, sumado al grado de absurdidad demostrado por la incapacidad del régimen usurpador que ventila sus asquerosas flatulencias en Venezuela, convirtió al país en un escenario de situaciones desesperadas por la obnubilación que produce el poder político. Especialmente, cuando la codicia deforma su sentido social y naturaleza económica. Pero igualmente, su respuesta ética y alcance de moralidad. 

En consecuencia, luce absolutamente incompatible con los nuevos tiempos, tanto como con las desbordantes necesidades, las repulsivas pretensiones del susodicho régimen de incitar innecesarias confrontaciones que solamente tienen cabida en la mente de un desquiciado. Particularmente, toda vez que no existen razones sólidas para tan deslucidos y anacrónicos planteamientos. Ya decía Hermann Melville, novelista norteamericano, que “todo lo referente a la guerra es una bofetada al buen sentido” lo cual evidencia lo irracional que resultaría una decisión que apunte en tan incorrecta dirección. 

Fundamentalmente, si tal situación se analiza desde la perspectiva histórica pues bastaría con referir el apego que sintió Simón Bolívar por Colombia. De hecho, en sus sueños acariciaba la idea de que todo el territorio que abarcaba la parte septentrional del subcontinente, llevara el nombre de “Gran Colombia”. Sin embargo, las azarosas realidades que ciñen el devenir nacional creando angustias y zozobra ante el deseo enfermizo de provocar un embate bélico con Colombia, por razones de odio, envidia y egoísmo, reflejan la tendencia de una tendencia guerrerista. Pues antes de pensar en invertir en educación, salud, conservación del ambiente o en apalancamiento de la empresa nacional, gasta en equipos militares de guerra balística sin medida ni método. O en equipar hordas de milicianos con la idea de sumarlas a los contingentes de las Fuerzas Armadas Nacionales. Todo ello, al margen de lo estipulado por la Constitución de la República.  

Tales gastos, sin posibilidad de retorno en desarrollo económico y social, y peor aún, a desdén de actitudes de paz y ejecuciones en seguridad, traban esfuerzos de políticas públicas estructuradas constitucionalmente a través de lineamientos que exaltan aspectos de integración, soberanía, crecimiento, desarrollo, y demás consideraciones que garanticen el bienestar de la sociedad.  

Aunque resulta difícil concebirlo en lo concreto, la impudicia del régimen ha tenido escasamente tres objetivos básicos: el proselitismo como recurso de enquistamiento en el poder, la violencia como estrategia de siembra de miedo, y la militarización de estamentos públicos y sectores civiles. Lo demás, ha sido por añadidura, desgaste, carencia o agotamiento. Sobre todo, a nivel de gastos que, en lo exacto, son dirigidos a amortiguar desmedidos problemas cuyos resultados terminaron por anarquizar el país. Al mismo tiempo que buscó profundizar la crisis política y económica que arrastra el país desde que el militarismo hace veinte años, se arrogó poderes supraconstitucionales para inundar a Venezuela de peste social, inseguridad, pereza, terror y ruina. 

En medio de realidades tan severas, donde el conocimiento debería primar toda decisión que trascienda trivialidades y coyunturas, es impensable y patético admitir criterios de gobierno basados en la improvisación, delitos encubiertos, y en confrontaciones viscerales. Más aún, en la eventualidad de ramplones avatares. Y es que en socialismo, particularmente, el ejercicio de la política se fundamenta en criterios que desconocen o no atienden ni entienden, que la ignorancia es atrevida

Antonio José Monagas
antoniomonagas@gmail.com
@ajmonagas
@carpa1301

ROMÁN IBARRA: 2020 AÑO ELECTORAL

Toda la desesperación corruptora del régimen fue empleada, como se sabe, con la mira puesta en la Asamblea Nacional para intentar ganar legitimidad, y en consecuencia avanzar en el propósito de perpetuarse en el poder, más allá de la fuerza bruta, de la fuerza militar cooptada en lo interno, y al propio tiempo contar con el último resquicio de pluralidad institucional para alcanzar endeudamiento internacional.

Las sanciones internacionales les han hecho gran daño en cuanto a la consecución de nuevos recursos para la corrupción interna, y para seguir manteniendo la alta nómina que comportan sus aliados en el mundo.

No lograron corromper a la mayoría, pero hicieron un daño inmenso en cuanto a la credibilidad de la ciudadanía en sus representantes, habida cuenta de que varios diputadillos hambrientos, y desesperados por dinero fácil, se entregaron a las miserias que les ofrecieron desde la putrefacción del régimen comunista.

En el bando opositor se logró con la mayoría evidente y certificada en Actas, la instalación, y la reelección de Guaidó como Presidente de la AN, y sin embargo continua la incertidumbre por la existencia en la realidad de dos directivas del parlamento. Una legítima encabezada por Guaidó y 100 diputados, y la otra chimba encabezada e impuesta por el régimen con un grupo de hampones para dañar aún más la política venezolana.

Ellos, los directivos chimbos, encontrarán con toda seguridad el acompañamiento de otro organismo secuestrado y puesto al servicio de la corrupción, como el TSJ. No obstante, lo que queda en medio de la destrucción, es la paralización del país y la continuación de la carrera hacia el precipicio. 

Con ello intentarán ilegalizar a todos los partidos de la oposición, y allanar el camino sin contendores para alcanzar un ¨triunfo¨ en las parlamentarias que les permita seguir engañando en el ámbito internacional.

Eso que de por si es muy grave, termina por complicar mucho más la situación económica y social de los venezolanos de a pie, pues ya es harto conocido que en esta economía hiperinflacionaria, no hay bolsillo que aguante la embestida ni en la clase media, y profesional, y mucho menos en la mayoría de nuestra población, depauperada en extremo.

La oposición necesita urgentemente una nueva estrategia que corrija los errores del pasado, y que blinde  sus fuerzas para avanzar en la lucha de la recuperación del sistema democrático, precisamente en un año como este 2020, en el que está marcado un evento electoral muy importante como el escenario del parlamento.

A estas alturas no debería haber dudas acerca de la necesidad de participar, más allá de que se luche por la conquista de  condiciones electorales dignas. En mi opinión, el régimen va a intentar minar las condiciones para que no vayamos, pero también creo que si en efecto tenemos la mayoría de la población de nuestro lado, hay que ir a votar aunque las condiciones sean adversas.

No podemos bajo ninguna circunstancia regalarles el parlamento como ocurrió en 2005, y si logramos reconstituir la unidad que es nuestra súplica recurrente, presionar junto a los factores internacionales para conquistar más allá de las elecciones parlamentarias ya previstas, también las presidenciales, ojalá que de manera simultánea.

Perdonen el ¨drama¨, pero se nos va la vida en la conquista electoral del parlamento y en consecuencia de la presidencia de la República, y con ello recomponer prácticamente desde cero, todo lo que ha sido destruido y corrompido por el comunismo en estos 20 años.

Es hora de actuar en la dirección correcta, dejando atrás los errores y ofreciendo salidas para todos los venezolanos de bien. Los buenos somos la mayoría. Tenemos que vencer.  

Román Ibarra
romanibarra@gmail.com
@romanibarra