martes, 21 de mayo de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, MARTES 21-05-2019,

GINA MONTANER, EL MÉRITO DE ASPIRAR A UNA VIDA MEJOR

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 20 minutos
El presidente Donald Trump ha presentado nuevamente un proyecto de reforma migratoria que, según todos los indicios, puede chocar contra un muro de contención por parte de la bancada demócrata más infranqueable que el propio muro que el mandatario quiere reforzar a lo largo de la frontera con México. Dejando a un lado la posibilidad de resolver el estatus de los Dreamers, grupo compuesto por inmigrantes que llegaron de manera ilegal a Estados Unidos junto a sus padres cuando eran menores, el presidente ha reforzado su propuesta de campaña con el propósito de reducir al máximo la i... más »

REINALDO J AGUILERA R., LAS ELECCIONES QUE LO CAMBIARON TODO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 29 minutos
Aquellas elecciones generales de Sudáfrica, se realizaron del 26 al 29 de abril de 1994; cabe destacar que fueron los primeros comicios celebrados en esa nación aplicando el denominado derecho al sufragio universal, con ese acto multitudinario se consolido el fin del régimen del “Apartheid” (Separación) en idioma Afrikáans, vigente desde 1948, la jornada de votación duró como se indicó cuatro días, motivado a que se formaron largas colas por las que desfilaron millones de ciudadanos. No todo fue fácil, el proceso estuvo marcado por los asesinatos de veintiún (21) personas, los cua... más »

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ, VENEZUELA, ELECCIONES LIBRES Y JUSTAS EN TIRANÍA: UNA UTOPÍA.

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 37 minutos
El Grupo Internacional de Contacto, en su reciente visita a Venezuela (16 y 17 mayo/2019), enfatizó sobre la necesidad de “facilitar una solución pacífica y democrática en manos de los venezolanos”, a la luz de unas “elecciones presidenciales libres y justas” de acuerdo con la CRBV. A efectos de juzgar la posibilidad de celebrar, en presencia de un régimen tiránico, tal evento electoral libre (persona que tiene capacidad para escoger y dirigir su forma de actuar o de pensar) y justo (situación que se ajusta a una ley), se hace obligante repasar ciertos hechos acaecidos en nuestro p... más »

NOEL ÁLVAREZ, SE FUE UNA PARTE DE MI SER

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 45 minutos
Antes de morir, mi esposa me pidió encarecidamente que cuidara de nuestros dos hijos. Acepté el recordatorio, aunque ya había decidido que me dedicaría en cuerpo y alma, a velar por esas dos hermosas partes de mi vida. De esta primera afirmación extraigo el títu lo de este artículo. Saco esto a colación, ya que, este 16 de mayo de 2019, sucedió un hecho que, todavía no alcanzo a valorar en su justa dimensión. Con un nudo en la garganta vi partir a mi hija mayor rumbo a Europa. Mentalmente, me dije, está recorriendo, en sentido inverso, el camino por el que un día desembocaron en Ve... más »

GUSTAVO TOVAR ARROYO, EL GRITO DE PÁNICO EN NORUEGA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 59 minutos
*Entre el cansancio y la frustración* Lo único que puede impedir el éxito de la Operación Libertad es el cansancio individual de cada venezolano que lucha contra la tiranía. Rectifico, no sólo el cansancio impedirá el éxito, también la hará la frustración que produce el errático e incomprensible proceder de la dirigencia política en un momento tan delicado y grave. *¿Hacia dónde vamos?* *A Noruega* No es un chiste, tampoco una excentricidad venezolana, es una tragedia, nuestra tragedia. La tiranía se va de paseo a Noruega a dialogar con la oposición. Sí, a Noruega. ¡Carajo! Hay q... más »

ANDRÉS HOYOS, LA RARA ENCRUCIJADA VENEZOLANA DESDE COLOMBIA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
La lucha por superar la actual dictadura venezolana tal vez no sea inédita del todo, pero en el continente americano y en tiempos recientes tiene muy pocos antecedentes. Esto importa porque uno mismo, así como gran cantidad de analistas profesionales —y no hablemos de los miles y miles de aficionados—, no saben para dónde va el lío. Caen así en la duda y en la exasperación. Ven fuerza donde no la hay. Hablan de un fracaso que no se ha dado. La flexibilidad es un atributo político que uno asocia con las democracias. En cambio, en la naturaleza de las dictaduras está ser inflexibles.... más »

GINA MONTANER, EL MÉRITO DE ASPIRAR A UNA VIDA MEJOR

El presidente Donald Trump ha presentado nuevamente un proyecto de reforma migratoria que, según todos los indicios, puede chocar contra un muro de contención por parte de la bancada demócrata más infranqueable que el propio muro que el mandatario quiere reforzar a lo largo de la frontera con México.

Dejando a un lado la posibilidad de resolver el estatus de los Dreamers, grupo compuesto por inmigrantes que llegaron de manera ilegal a Estados Unidos junto a sus padres cuando eran menores, el presidente ha reforzado su propuesta de campaña con el propósito de reducir al máximo la inmigración legal. También ha enfatizado su interés en aumentar el número de inmigrantes que podrían ingresar gracias a méritos de formación profesional, y su vez disminuir la cantidad de personas que pueden entrar al país por medio de reclamaciones de familiares ya establecidos en territorio estadounidense.

Se trata de un deseo que Trump ha manifestado desde el principio, sin ocultar, en sus propias palabras, lo mucho que le complacería darles la bienvenida a extranjeros provenientes del norte de Europa; declaraciones que han contrastado con comentarios peyorativos que ha hecho de México, Haití, El Salvador o países africanos que cuentan con un buen número de nacionales que han emigrado a Estados Unidos en busca de oportunidades laborales.

Digamos que la administración Trump, que en materia de política migratoria sigue las directrices del yerno del presidente, Jared Kushner, y del asesor Stephen Miller, quiere apartarse de la vieja tradición de hacer de la nación americana un hogar abierto a inmigrantes de todas partes del mundo que han escapado de guerras, persecuciones, hambrunas o necesidades.

No en balde, el lema que más había resonado hasta ahora era el de “El sueño americano” y no el excluyente “América primero”, que pretende hacer saltar por los aires los puentes que han traído hasta esta orilla éxodos humanos que han contribuido a la diversidad, la riqueza, el empuje y también la complejidad que conlleva el arcoíris de una sociedad homogénea.

No deja de ser sorprendente que, a la hora de minimizar la importancia de la reunificación familiar entre inmigrantes, de algún modo el presidente socava el valor de su propia historia personal, al menos por parte de la rama materna. Su madre, Mary Ann MacLeod Trump, llegó a los Estados Unidos a los 18 años recién cumplidos a bordo del barco Transylvania. Era la década de los 30 del siglo pasado y la joven huía del hambre y la pobreza extrema que azotaban su país natal, Escocia.

Nacida en un hogar muy humilde y sin apenas estudios, la que luego sería la madre del presidente número 45 que ocuparía la Casa Blanca, pudo desembarcar en el puerto de Nueva York gracias a la reclamación de hermanas suyas que habían llegado antes en calidad de inmigrantes por razones económicas. Al igual que ellas, los primeros años la muchacha se ganó la vida como empleada doméstica en casas de familias adineradas. Su suerte cambiaría al conocer al padre de Trump, un empresario acomodado también de ascendencia europea.

Mary Ann MacLeod Trump tuvo la fortuna de ser acogida en Estados Unidos por medio de una reunificación familiar que le permitió escapar de la pobreza abyecta en su país. A pesar de no tener títulos universitarios ni galardones de los que presumir, fue capaz de abrirse camino y contribuir, como tantos otros inmigrantes, a la grandeza de una nación cuya identidad se ha forjado en la pluralidad.

No hay mayor mérito que el de aspirar a una vida mejor. Tengo la certeza de que ningún muro habría detenido a aquella chica que guardó como un tesoro su visa número 26698 antes de divisar la estatua de la Libertad tras una larga travesía que comenzó en Glasgow.

Gina Montaner.
@ginamontaner

REINALDO J AGUILERA R., LAS ELECCIONES QUE LO CAMBIARON TODO

Aquellas elecciones generales de Sudáfrica, se realizaron del 26 al 29 de abril de 1994; cabe destacar que fueron los primeros comicios celebrados en esa nación aplicando el denominado derecho al sufragio universal, con ese acto multitudinario se consolido el fin del régimen del “Apartheid” (Separación) en idioma Afrikáans, vigente desde 1948, la jornada de votación duró como se indicó cuatro días, motivado a que se formaron largas colas por las que desfilaron millones de ciudadanos. 

No todo fue fácil, el proceso estuvo marcado por los asesinatos de veintiún (21) personas, los cuales fueron perpetrados por grupos terroristas vinculados a la extrema derecha sudafricana, se dice que eran opuestos al proceso de democratización que avanzaba con Nelson Mandela al frente.
Recordemos que la mayoría de la población no tenía derechos políticos en la época del Apartheid, por lo que la elección fue un hito en la historia que aún es recordado.

La elección de 1994 en Sudáfrica definitivamente cambio todo; por ejemplo, se creía que no se debía dar a los negros la oportunidad de tener una educación para un tipo de vida del que, al fin y al cabo, después no iban a gozar por ser inferiores, así pensaban los blancos que eran minoría en el país; de esa manera, la población negra quedaría automáticamente relegada a los sectores de trabajo menos privilegiados, como el campo, las minas o el servicio doméstico.

Una persona negra no podía acceder a un edificio por una puerta "solo para blancos" o bañarse en determinadas playas y, en general, todos los servicios, desde el acceso a la medicina o al transporte, estaban segregados y eran de muy distinta calidad, siendo esta siempre mejor para la minoría.
En general, el apartheid regulaba todos los aspectos de la vida, incluso las relaciones sentimentales interraciales, que estaban prohibidas y por supuesto, también impedía votar a la mayoría de la población negra, pero como les venimos explicando todo cambió aquel 27 de abril.

Los retos se colocan para ser vencidos como ocurrió en Sudáfrica, más aún si son impuestos por regímenes como el que está presente en éstos momentos en Venezuela, aquí para empezar la historia tenemos un CNE totalmente manipulado el cual obligatoriamente hay que cambiar para poder avanzar, sin embargo en algunas ocasiones no han podido con la voluntad de muchos, en tal sentido estamos totalmente de acuerdo que si no se modifica en su integridad ese órgano electoral los resultados de cualquier proceso carecerán de credibilidad. 

En conclusión como les he expresado e anteriores oportunidades,  aquí lo que está quedando demostrado es que existe una inmensa mayoría de ciudadanos que están comprometidos con que se adelante el cambio político que el país requiere, para enrumbar a Venezuela en la dirección correcta, por otra parte debe haber en el futuro un nuevo enfoque en cuanto a los procesos electorales, que tendrá que pasar también por ajustar y modificar normas leyes y reglamentos sobre la materia, para que el súper control y hasta el abuso de los organismos para con los ciudadanos pueda acabarse.

Finalmente y volviendo al inicio, les digo que en algún momento iremos a una elección, sí una elección que definitivamente cambiará todo, no hay que negarse a ello pues es la vía natural para quienes somos demócratas, por supuesto luego de lograr el cese de la usurpación y la transición correcta; hoy 25 años después de aquella elección sudafricana, quizás las cosas no sean las mejores, pero de que avanzaron avanzaron y Mandela sin duda tenía razón, en Venezuela haremos lo mismo, así de simple y sencillo.

Reinaldo J. Aguilera R.
@raguilera68/@AnalisisPE

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ, VENEZUELA, ELECCIONES LIBRES Y JUSTAS EN TIRANÍA: UNA UTOPÍA.

El Grupo Internacional de Contacto, en su reciente visita a Venezuela (16 y 17 mayo/2019), enfatizó sobre la necesidad de “facilitar una solución pacífica y democrática en manos de los venezolanos”, a la luz de unas “elecciones presidenciales libres y justas” de acuerdo con la CRBV.

A efectos de juzgar la posibilidad de celebrar, en presencia de un régimen tiránico, tal evento electoral libre (persona que tiene capacidad para escoger y dirigir su forma de actuar o de pensar) y justo (situación que se ajusta a una ley), se hace obligante repasar ciertos hechos acaecidos en nuestro país que alteraron (alteran) la transparencia de todo proceso electoral. Es así, que, a decir de expertos en la materia, gracias al sistema automatizado implementado por la empresa Smartmatic en 2004 se hizo posible que los miembros del “crimen organizado se atornillaran en el gobierno venezolano” (Rubén Bustillos, octubre 2017) apuntalados por el, supuestamente, “sistema electoral más seguro del mundo” (¿?); que en efecto le facilitó al chavismo-madurismo “reflejar triunfos inobjetables” (¿?) con excepción de las Elecciones Parlamentarias del 5D-2015, en razón a que los técnicos de Smartmatic no participaron (“diferencias” entre el régimen y los accionistas) y por ende la dictadura no  pudo alterar los resultados.

Es de acotar, que en función a la “realidad numérica de los resultados” (¿?) la auditoria en las mesas electorales (conteo de votos) no han reflejado (reflejan) la existencia de disparidades y trampas (acción que tiene como fin engañar) habida cuenta que los “resultados” siempre se “ajustaban (ajustan) a la verdad contable” (¿?), al punto que la auditoria mesa por mesa siempre certificaba (certifica) una exactitud numérica; en razón que el Registro Electoral contiene una altísima cantidad de electores (más de un millón) con cedula de identidad de origen ilegal pero validadas 
electoralmente, emitidas fraudulentamente bien por duplicidad a votantes nacionales o bien emanadas de la cedulación de extranjeros incorporados “legalmente” (¿?) a dicho Registro Electoral en aras de “transformarlos” en “legítimos votantes” (¿?); los cuales eran (son) ubicados en Centros Electorales de “características especiales” que les permitía (permite) “ejercer el derecho al voto” en al menos dos de dichos Centros, muy específicamente en aquellos que permanecían (permanecen) abiertos “hasta tanto hubiesen votantes en cola”, que en la mayoría de los casos estaban ubicados en zonas inhóspitas y de difícil acceso para los miembros, testigos y votantes contrarios a la dictadura; lo cual facilitaba (facilita) una triquiñuela adicional: los integrantes de las mesas eran (son) seleccionados al momento de iniciarse el proceso de votación cuando, obviamente, solo estaban (están) votantes vinculados con el régimen. 

Extender el horario de votación, justificaba (justifica) la prohibición oficial de emitir resultados parciales, estimaciones y proyecciones hasta tanto se cumpliera (cumpla) la perversa estrategia de retrasar la culminación del evento de votación; para que luego de transcurrida una diabólica espera  el infame organismo electoral (léase cne, en minúscula) procedía (procede) al anuncio de las “tendencias irreversibles” (¿?) que, como es de suponer, siempre eran (son) distintas a las que hasta ese instante manejaban (manejan) los partidos políticos y los medios de comunicación, a pesar de estar fundamentadas en el manejo digitalizado de los resultados oficiales obtenidos y suministrados por los propios miembros de las “mesas tempranas”,  que en la mayoría de las oportunidades  proyectaba una “tendencia irreversible” en favor de la oposición que luego se desvanecía (desvanece) por la acción de una avalancha de votos falsos-verdaderos  provenientes de las “mesas tardías” (¿?). A tenor de lo descrito, vale recordar que el régimen venezolano le entregó hace mucho tiempo a Cuba tanto el control del sistema de cedulación como el del registro de ciudadanos (sobran los comentarios).  

Resulta una manifiesta obviedad, señalar que el escenario referenciado era (es) solo posible gracias a la complicidad del cne (minúsculas intencionales) que permitía (permite), entre otras irregularidades, mantener las mesas abiertas más allá de la hora oficial de cierre aun sin la presencia de electores en pro de dar tiempo para coordinar la votación de aquellos con doble y hasta triple cédula de identidad (único documento exigido) ya incluidas en el Registro Electoral, y que evidentemente aparecían (aparecen) en los libros de votación; o lo que es lo mismo la trampa estaba (está) ya orquestada por la sencilla razón que el Registro Electoral estaba (está) viciado con electores inflados, al extremo de perfeccionar la ¡simbiosis trampa-legalidad! sin que pueda demostrarse (desafortunadamente) algún tipo de fraude electrónico asumido como una alteración de los sistemas o una sustracción de datos y archivos, siendo un hecho posible como consecuencia de una “corrupción electoral” que ha facilitado la instrumentación de acciones incorrectas que no se  llegan a conocer (descubrir) estructuralmente ante la dificultad de encontrar “pruebas”, aunado a la complicidad de delincuentes electorales y de cooperantes fraudulentos que operaban (operan) con plena impunidad ante la ausencia, inducida, de miembros de mesa opuestos a la dictadura; tal como al momento de la instalación de las respectivas mesas cuando se suscribe el Acta de Iniciación equivalente a un “escrutinio de inicio” para verificar que las maquinas no contengan datos (debe estar en cero); e igualmente cuando se realiza el Escrutinio Nominal y se genera el denominado “chorizo” contentivo de los “resultados auténticos” (¿?) donde queda plasmada la paridad (¿?) entre el cuaderno de votación de electores y el número de votantes registrados.

Reflexión final: A manera de síntesis, vale la pena afirmar que el régimen ha sabido instrumentar una estrategia equivalente a un “fraude legalizado” que materializan complementariamente mediante, por una parte, la reubicación de mesas (usualmente efectuado de manera extemporánea) hacia zonas con críticas condiciones de inseguridad personal, y, por otra parte, por el funcionamiento de la denominada “hora loca” (unas cuatro o más horas) tiempo durante el cual se mantiene un “silencio sepulcral” que se interrumpe con una cadena nacional de radio y televisión para anunciar las “tendencias irreversibles” que siempre, “curiosamente”, son favorables a la dictadura salvo las Parlamentarias del 2015 por las razones antes citadas.

En aras de procurar, con la inmediatez posible, terminar de poner fin a este nefasto régimen, se debe evitar caer en un debate nacional e internacional sobre la concepción legalista del fraude electoral tanto con visión general, como particular referido al proceso de reelección de N. Maduro, al constituir una acción que alargaría la permanencia de la tiranía. Muy por el contrario, debemos aglutinarnos en torno a la Agenda planteada por el Presidente (E) J. Guaidó enfatizando en el cese de la usurpación y así poder refundar el Sistema Electoral como condición para la celebración de unas elecciones libres y justas.

Jesús Alexis González
@jesusalexis_gon 

NOEL ÁLVAREZ, SE FUE UNA PARTE DE MI SER

Antes de morir, mi esposa me pidió encarecidamente que cuidara de nuestros dos hijos. Acepté el recordatorio, aunque ya había decidido que me dedicaría en cuerpo y alma, a velar por esas dos hermosas partes de mi vida. De esta primera afirmación extraigo el títu lo de este artículo. Saco esto a colación, ya que, este 16 de mayo de 2019, sucedió un hecho que, todavía no alcanzo a valorar en su justa dimensión. Con un nudo en la garganta vi partir a mi hija mayor rumbo a Europa. Mentalmente, me dije, está recorriendo, en sentido inverso, el camino por el que un día desembocaron en Venezuela, sus abuelos, con una niña en brazos: su madre. Es brutalmente doloroso presenciar cómo se desmiembra la familia, pero a la vez es entendible que sus componentes más jóvenes migren en busca de un mejor futuro. Quiero comentar este hecho desde el punto de vista estrictamente humano, abstrayéndome temporalmente del hecho político, ya que, intentar analizarlo desde esta perspectiva, me llevaría mucho tiempo y quizás resultaría un vano esfuerzo.

La sabiduría popular enseña que, los seres humanos solo alcanzamos a entender las acciones de nuestros padres, a partir de que nosotros mismos adquirimos ese importante rol. A partir de este supuesto, relataré un pasaje de mi vida. Corría el año de 1975, a la sazón contaba yo con 15 años, a punto de cumplir 16. Una noche, la cual quiero ahora olvidar, le comuniqué a mis padres que, a pesar de mi corta edad había decidido migrar a la ciudad para labrar mi porvenir. Recuerdo, como si de hoy mismo se tratara, la sombra de preocupación que cubrió el rostro de mis progenitores, sin embargo, sus reacciones fueron disimiles: a hurtadillas pude ver como las lágrimas corrieron por las mejillas de mi madre. Mi padre se centró en explicarme los inconvenientes que entrañaba esa precoz iniciativa y los peligros que acechaban a los campesinos en las grandes ciudades. Pero mi decisión estaba tomada y nada me haría cambiar de parecer. Faltando como 2 días para el viaje, estaba yo durmiendo en mi chinchorro, cuando me despertó un prolongado llanto de mi madre —¿Qué pasa mamá? — Le pregunté. — Me duele el corazón por su partida —, me respondió. Hasta ahora, nunca había podido entender lo que mi madre quiso decirme aquella noche.

Las aprensiones de mis padres parecieran ser un poco exageradas, sin embargo, no olvido el detalle de que, estos hechos ocurrieron a mitad de la década de los 70, del siglo pasado, y que, para esa época, en nuestro caserío, acabábamos de conocer lo que era la luz eléctrica; los pocos alimentos que teníamos eran cocinados con leña o en cocinillas de querosén; todavía era utópico pensar en llamadas telefónicas, ya que, lo cotidiano era el uso del telégrafo. Viajar de Trujillo a Caracas, 527 Km, requería transitar 12 horas por angostas carreteras, y como colofón, se debían atravesar las horripilantes 480 “Curvas de San Pablo”. Entonces, no era descabellado pensar que la marcha a la gran ciudad, implicaba un elevado riesgo de separación definitiva.

En todos los casos, una migración implica abandonar tu zona de confort y dar un paso al frente dentro de una franja de incertidumbre, si eso te sale bien, no solo abrirás un nuevo y provechoso camino para ti, sino que muchas personas seguirán tus pasos,

fundamentalmente tus familiares. En mi caso, llegue a Caracas antes que mis dos hermanos mayores. Como único equipaje traía una vieja maleta amarrada con cabuya, y 300 bolívares en el bolsillo, ahorrados con muchos sacrificios. Una vez aquí, se hicieron realidad mis peores pesadillas: me tocó pasar el hambre hereje, debiendo dormir muchas veces en la calle. Debí saltar la barrera que representaba, los harapos que traía por vestimenta y soportar las burlas que despertaba mi forma de comunicación andina. En esta aventura capitalina he caído montones de veces, pero gracias a Dios, he logrado levantarme después de cada desplome.

A pesar de todo lo contado, pienso que una migración nacional no tiene parangón con un éxodo internacional, el cual implica variados temas: legalización de la estadía; adaptación a una cultura diferente; posiblemente aprender otro idioma; aceptar la minusvaloración de las capacidades profesionales; competir por puestos de trabajo en condiciones desfavorables frente a los nativos del país y por si fuera poco lidiar con los sentimientos xenofóbicos que aparecerán en algún momento. Pese a los problemas esbozados, soy optimista con respecto al futuro de mi hija y su grupo familiar, porque estoy convencido de que, Dios nunca nos manda un peso que nosotros no podamos soportar, dicho en términos más mundanos: lo que no nos mata, nos fortalece. La cercanía familiar no tiene precio, para todo lo demás existe WhatsApp, mecanismo que, desafortunadamente, mis padres nunca conocieron.

Noel Álvarez
Noelalvarez10@gmail.com
@alvareznv 
Coordinador Nacional del Movimiento Político GENTE 

GUSTAVO TOVAR ARROYO, EL GRITO DE PÁNICO EN NORUEGA

Entre el cansancio y la frustración

Lo único que puede impedir el éxito de la Operación Libertad es el cansancio individual de cada venezolano que lucha contra la tiranía. Rectifico, no sólo el cansancio impedirá el éxito, también la hará la frustración que produce el errático e incomprensible proceder de la dirigencia política en un momento tan delicado y grave.

¿Hacia dónde vamos?

A Noruega

No es un chiste, tampoco una excentricidad venezolana, es una tragedia, nuestra tragedia. La tiranía se va de paseo a Noruega a dialogar con la oposición. Sí, a Noruega. ¡Carajo! Hay que echarle bolas, muchas, muchísimas bolas. No encontraron mejor lugar para el secreto encuentro que la lejana y fría Escandinavia.

¿Hemos visto algo más confuso?

El grito de pánico

Si estás leyendo este artículo te ruego que te detengas un segundo, para, deja de leer, “googulea” (busca en Google) el cuadro “El grito” del expresionista noruego Eduard Munch. ¿Ya lo viste? Bueno, así quedamos muchos venezolanos –entre ellos yo– cuando nos enteramos del clandestino encuentro entre la hiena Jorge Rodríguez y representantes del gobierno del presidente Juan Guaidó en Oslo.

¿Logras ver mi expresión de pánico y escuchar mi grito?

¿Por qué el disimulo?

No sé en qué espíritu cabe que en un momento tan sensible y espinoso de la historia de Venezuela uno pueda estar engañando y disimulando encuentros con la tiranía sin informar al pueblo sobre ello. ¿No aprendemos? Mi crítica –mi grito de pánico– de fondo no es que se reúnan con la tiranía, mi crítica es que lo hagan a escondidas. No creo que sea ni justo con el pueblo de Venezuela ni estratégico con la Operación Libertad. Hay que actuar con claridad.

¿Llamamos a protestar en las calles mientras nuestros líderes disimulan?

Una vez, otra y otra más

Jorge Rodríguez, la hiena, es la expresión más acabada del cinismo. No hay talante más perfecto que el de él para entender que es un cínico. A mí, no lo niego, me produce un indescifrable asco el sólo verlo. Los ha engañado una vez, otra y otra más. Pero siguen. ¿Qué les pasa? La hiena aparece cada vez que la tiranía se pudre, para oxigenarla. Si se van a encontrar con él no lo hagan en secreto, busquen un interlocutor válido para hacerlo, de lo contrario no lo hagan. ¿De qué sirve? ¿A quién engañan?

¿Quieren frustrar hasta el último venezolano?

Hay que seguir

La tiranía está desahuciada, su muerte es inevitable. Cada día son más los militares que se suman a nuestra causa. Vienen más sorpresas. La siguiente fase de la Operación Libertad será más decidida y dura, vamos con todo. No inventemos, no es el momento. Pronto alcanzaremos –no lo duden– el acuerdo de cooperación militar con Brasil, Colombia y Estados Unidos. Para que el venezolano siga protestando en las calles, para que no se canse ni se frustre, necesita ver claridad en sus líderes. Si queremos que todos los venezolanos nos sintamos parte del cambio, tenemos que ser parte del cambio. Rectifiquemos, no hagamos cosas buenas que parezcan malas, cesemos los disimulos.

Falta poco, no hay vuelta atrás, seremos libres.

Hay que seguir…

Gustavo Tovar-Arroyo
@tovarr_english
@tovarr

ANDRÉS HOYOS, LA RARA ENCRUCIJADA VENEZOLANA DESDE COLOMBIA

La lucha por superar la actual dictadura venezolana tal vez no sea inédita del todo, pero en el continente americano y en tiempos recientes tiene muy pocos antecedentes. Esto importa porque uno mismo, así como gran cantidad de analistas profesionales —y no hablemos de los miles y miles de aficionados—, no saben para dónde va el lío. Caen así en la duda y en la exasperación. Ven fuerza donde no la hay. Hablan de un fracaso que no se ha dado.

La flexibilidad es un atributo político que uno asocia con las democracias. En cambio, en la naturaleza de las dictaduras está ser inflexibles. A la hora del daño pueden hacerlo profundo: muertos, países arruinados. Al mismo tiempo son claramente rompibles. En el imaginario popular y hasta en el académico, una dictadura cae, cuando cae, rápido. De lo contrario se consolida. Los dictadores de todo cuño suelen recurrir a métodos probados: cárcel o muerte a los opositores, palo y bala a las masas rebeldes y a otra rosa mariposa. También se han visto dictadores a bordo de aviones camino al extranjero sentados encima del botín o, de tarde en tarde, colgados de algún poste por las masas triunfantes. Piénsese nada más en lo que le habría sucedido a un Juan Guaidó cubano hace diez, veinte o treinta años. Lo habrían echado a la guandoca en un pispás, si no lo fusilan. En cambio, el Guaidó venezolano lleva cuatro meses haciendo de las suyas.

Hay claros signos de debilidad en el régimen de Maduro. Lo dicho, Juan Guaidó sigue libre y dentro del país. Sí, el dictador le pone cortapisas y encarcela a algunos de sus colaboradores, aparte de que un día sí y el otro también amenaza al presidente encargado, pero no lo han encarcelado, como lo hacía el chavismo de antes. Esto implica otro rasgo inédito: los militares muchas veces no le obedecen al dictador, pues al menos yo no dudo de que Maduro y Cabello hayan dado la orden de apresar a Guaidó y no se ha cumplido. En general, es un signo de debilidad que los militares, en contraste con los mal llamados “colectivos”, no estén dispuestos a generar grandes masacres. Sí, aquí y allá matan gente, aunque las proporciones no son las que uno ve, qué sé yo, en Egipto o en otras partes donde una tiranía usa la fuerza sin restricciones. Es decir, la cúpula militar sí sostiene al dictador, pero no quiere mancharse las manos de sangre profusamente en su nombre.

Puede, por ende, asegurarse que el miedo campea entre las huestes de militares chavistas. ¿A qué le temen? No lo han declarado, así que no nos queda de otra que especular. Les temen a los gringos, claro, si bien se ha revelado que también aspiran a arreglar su relación con el imperio y aún no deciden cómo. Ven que el mundo les es muy inhóspito, por obvias razones, aunque parecen creer que tiene que haber modos para poder salir a gozar de sus mal habidas fortunas. Increíble.

En fin, yo tampoco entiendo bien la situación. He leído explicaciones varias, ninguna del todo creíble, todas con algún elemento de verosimilitud. Ciertas versiones se centran en el protagonismo y el predicamento que la semana pasada tuvo Leopoldo López, hoy refugiado en la embajada española.

En todo caso, la situación no puede durar mucho. Hay que reiterar que ni Maduro ni los militares que lo respaldan tienen solución alguna para los males de Venezuela, así que algo definitivo deberá pasar en los próximos meses. Imposible prever qué.

Andrés Hoyos
andreshoyos@elmalpensante.com
@andrewholes
Desde Colombia