domingo, 1 de diciembre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, DOMINGO 01/12/2019

THAYS PEÑALVER: VENEZUELA Y LA PRIMAVERA LATINA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 10 minutos
El problema de las primaveras latinas parte de una visión política incorrecta. En Venezuela no hay manera de convencer a muchos políticos de que el Caracazo, el famoso estallido social de 1989 que abrió la puerta a los cambios políticos fue planificado durante muchos años por la izquierda anticapitalista. Como lo es también el caso chileno hoy. Fundamentalmente es muy difícil, porque la mayoría vio cómo su propio vecindario saltó de manera espontánea a patear las puertas de los comercios de alimentos, para posteriormente abrir las de electrodomésticos y terminaron cargando con rese... más »

CARLOS ALBERTO MONTANER: TRUMP FRENTE A BLOOMBERG Y BUTTIGIEG, CASO ESTADOS UNIDOS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 19 minutos
Es inevitable el encontronazo en noviembre del 2020, fecha electoral en Estados Unidos. La nación se trenza con percepciones subjetivas y estereotipos. La república, con leyes que responden a los cambios sociales. Eso hay que explicarlo La nación nos dibuja la idea platónica de “los americanos”: son blancos, rubios, independientes y bravos, presumiblemente con ojos claros, idealistas, nacionalistas, emprendedores, adoran al dios de los cristianos, heterosexuales y se comunican en inglés. Naturalmente, no todos son así, pero para eso existen los estereotipos. El himno refleja esa m... más »

JOSÉ LUIS MÉNDEZ LA FUENTE: SÁNCHEZ: UN GOBIERNO A CUALQUIER PRECIO, CASO ESPAÑA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 27 minutos
Si tuviéramos que compendiar en una sola y única conclusión que resumiera de alguna manera la España política de estas dos décadas que van de siglo sin entrar detalles de este o aquel otro gobierno, resulta obvio al menos para nosotros que la más acertada y realista sería el debilitamiento del Estado español. No se trata de un debilitamiento producido por una pérdida de soberanía externa, que también hay algo de eso, dentro de una Unión Europea o del resto del mundo, sino más bien de soberanía interna o dicho con otras palabras de identidad nacional. Una pequeña muestra de ello... más »

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: CÁNCER MAL TRATADO, CÁNCER QUE MATA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 50 minutos
Sí no fueran tan inteligentes dijéramos que son brutos. Nos referimos a la oposición timoteana, todos políticos de gran envergadura, experimentados, con distinguidos laureles académicos, por tal motivo, la verdad sale a flote por sí sola. Continuar insistiendo con mismos métodos fracasados no es una terquedad originada en un presunto espíritu democrático, detrás de ese reiterado suicidio hay grandes intereses particulares, donde se tranza con el régimen por dádivas generosas que, más temprano que tarde, se sabrán… no hay ninguna otra explicación sensata. A ver ¿Qué sentido tiene co... más »

ROMÁN IBARRA: ORDEN EN LA CASA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 58 minutos
Tras largos meses, quizás años de peleas e insultos recíprocos, a veces explícitos, y a veces a escondidas mediante maniobras nacionales o internacionales, la oposición venezolana pareciera haber perdido el rumbo, y con ello se corre el riesgo de dilapidar el capital político derivado de las elecciones del 15/Dic/2015 (parlamentarias), garantizando la felicidad del oficialismo. Parece mentira que una solución tan a la vista de todos, tan sencilla, no pueda ser vista por quienes tienen en sus manos la responsabilidad en la conducción de la política de la oposición. Me refiero a la... más »

LUIS FUENMAYOR TORO: LA CORRUPCIÓN DE LOS SALVADORES

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
De los dineros del Estado venezolano se ha enriquecido casi toda la llamada clase política venezolana. Ha hecho lo mismo que la casi todos los grandes empresarios venezolanos, quienes se desarrollaron a partir de los grandes negocios con el Estado. No es extraño que así haya ocurrido, pues en Venezuela la riqueza, luego del advenimiento del petróleo, ha sido casi exclusivamente estatal. Si analizamos desde 1958, en los dos momentos de gran acumulación ocurridos se han fortalecido los capitales existentes y se dio paso a nuevos grupos burgueses: los identificados con Carlos Andrés ... más »

THAYS PEÑALVER: VENEZUELA Y LA PRIMAVERA LATINA

El problema de las primaveras latinas parte de una visión política incorrecta. En Venezuela no hay manera de convencer a muchos políticos de que el Caracazo, el famoso estallido social de 1989 que abrió la puerta a los cambios políticos fue planificado durante muchos años por la izquierda anticapitalista.

Como lo es también el caso chileno hoy. Fundamentalmente es muy difícil, porque la mayoría vio cómo su propio vecindario saltó de manera espontánea a patear las puertas de los comercios de alimentos, para posteriormente abrir las de electrodomésticos y terminaron cargando con reses enteras o con televisores pantalla plana.

En esas acciones, la vasta mayoría de los venezolanos –y hoy los chilenos- lo que vieron fue a sus propios vecinos furiosos, bastante descreídos en política saqueándolo todo y jamás vieron a un comunista instigando a abrir los locales y por eso para muchos políticos y analistas, el Caracazo pasó a la Historia como un fenómeno espontáneo.

Para muchos políticos y analistas, el ‘Caracazo’ pasó a la Historia como un fenómeno ‘espontáneo’… pero yo creo que fue planificado

De la misma manera, los analistas de cuerpos de seguridad, lo que vieron fue a los miles de detenidos y muertos que nada tenían que ver con un movimiento subversivo. Así que el “yo lo viví, a mi nadie me puede echar el cuento”, junto a la ausencia de un supuesto objetivo político como asaltar el centro de poder, son pues las críticas que más se me hacen a la hora de explicar lo que, en mi opinión, por supuesto que fue planificado.

Para entender mi opinión, debemos releer algunos titulares que nos pueden ayudar a comprender nuestras primaveras: “La explosión social fue la voz de los jóvenes por sus frustraciones”, reza uno. “Son los grandes protagonistas” o “Más de un millón de ellos está desempleado”, explican otros.

“Nadie me ha dado una oportunidad; estoy enojado por cómo funciona todo el sistema”, explica un muchacho en las calles a un periodista, mientras que un investigador declara que “muchos (jóvenes) sienten que sus sueños han sido aplastados” y otro más formula que se trata de: “Los jóvenes y desposeídos (..) ignorados por los hacedores de políticas”.

De hecho, en buena parte de las notas, el propio redactor o el investigador aparecen adjetivando las noticias y plasmando sus propias frustraciones mientras que los medios de comunicación dejan de ser intermediarios de noticias para convertirse en justificadores inconscientes de la protesta, endilgándoles el sonoro titulo de “revoluciones”.

Solo que estos titulares y explicaciones, no son de Chile aunque parezcan, son de Londres en 2011.

Toda sociedad por evolucionada y justa que parezca se encuentra en una ebullición permanentemente controlada

Veamos. Toda sociedad por evolucionada y justa que parezca se encuentra en una ebullición permanentemente controlada. Las frustraciones personales del desempleado, del que tiene un mal trabajo o el sueldo no le alcanza, al que no pudo ascender, al que no puede acceder a las oportunidades de estudio, las aspiraciones insatisfechas, las malas decisiones y los fracasos personales, en fin los infortunios de cada quien, se van haciendo manifiestos en todo cuerpo social y en especial en los jóvenes.

Hay que añadir a esto la irresponsabilidad política y mediática del populismo de ambos extremos, un ejercicio constante de quienes explotan el resentimiento como modelo electoral y de los que dividen permanentemente al cuerpo social, sembrando la idea de que unos tienen más que otros, infiriendo que a unos los han robado, así como la explotación electoral de fenómenos basados en la discriminación dentro de ese cuerpo social, es decir el impacto en cada quien de los problemas laborales, raciales o étnicos, sexuales o incluso el odio al inmigrante, que termina incorporándose al criterio común de que hay un responsable de los problemas.

Y esa irresponsabilidad política, continua, metódica durante años, principalmente de sectores que no cuentan con el voto mayoritario, termina simplificando al responsable de que dichas aspiraciones fueron aplastadas, haciendo por ejemplo que la Unión Europea tenga en parte la culpa del verano londinense y el Brexit sea una solución, que España tenga la culpa de que el joven barcelonés no encuentre buen trabajo y la solución sea la independencia o en casos aun más personalistas contra la educación privada, los empresarios, o los inmigrantes como responsables de las desdichas laborales.  

Una explosión social puede ocurrir hoy en Nueva York o Barcelona o Hong Kong o Chile, y el joven que asaltó las calles luego continuará con sus sueños arrasados

Son estas razones y algunas otras, por la que una explosión social puede ocurrir en Nueva York o en Los Ángeles en 1992, tanto como hoy en Barcelona, Hong Kong o Chile, y que después de arrasar con todo, ese mismo joven que saltó a las calles continúe con sus sueños y aspiraciones arrasadas, o quizás y más probable, empeorará su situación. Pero las explosiones descontroladas con características de “revolución”, es decir, las que llevaron a los cambios políticos en cada momento son otra cosa.

Si se investigan en el preciso momento, se pueden descartar absolutamente todas las actividades y paranoias conspirativas de un Fidel Castro dirigiendo el Caracazo, o al chavismo dirigiendo hoy los sucesos de Chile.

Pero si se investigan como la consecuencia, como parte de un proceso más largo, se encontrará en muchos casos la mano de una planificación y organización previa, como lo fue el caso de todos los “azos” latinoamericanos de los 80 y comienzos de los 90, esto es, las primaveras latinoamericanas, que hicieron ingobernables a los países y trajeron a los populistas y neocomunistas al poder. Y eso es lo que ocurre hoy en Santiago.

Es aquí precisamente donde los analistas solo toman las fotos del día y simplifican el asunto con el fenómeno de la “desigualdad” como lo que ocurre en Chile. Es decir, solo explican el momento en el que todo está descontrolado y evidentemente ven a los jóvenes quemándolo todo a su paso en actividades verdaderamente “espontáneas”.

Pero si lo que ocurre en Chile se ve como parte de un proceso, como una semilla que lleva mucho tiempo germinando, el análisis termina siendo completamente distinto.

Es imposible analizar los destrozos de hoy, sin los conatos que comenzaron en 2006 y explotaron entre 2011 y 2013, con la ayuda de Hugo Chávez

Es imposible analizar los destrozos de hoy, sin los conatos que comenzaron a organizarse en 2006 y explotaron entre 2011 y 2013, con la ayuda y asistencia económica de Hugo Chávez, no sólo con los petrodólares sino sustentando teóricos y teorías políticas, organizando estructuras parapolíticas y desarrollando un modelo hemisférico del que incluso hoy se conoce muy poco.

Es imposible desconectar la quema del Metro, sin tomar en cuenta las acciones de los comunistas procastristas y chavistas en 2011 y 2016. Sin tomar en cuenta cómo fueron formados y patrocinadas las figuras actuales de organizaciones juveniles quienes nacieron en democracia y no vivieron el pasado dictatorial. En la infiltración progresiva de los cuerpos del orden publico, en los “movimientos sociales” y de estudiantes por parte de la ortodoxia comunista y sí, literalmente sus hijos.

Es imposible entender lo que ocurre hoy en Chile, sin saber que las cabezas y figuras relevantes del liderazgo estudiantil son socialistas, del partido comunista, e incluso casados con comunistas cubanos y que las formas de organización desde la revolución de los pingüinos es prácticamente la misma que la empleada en muchos de los procesos emprendidos por los comunistas latinoamericanos desde los 80 y no pocas de sus organizaciones han sido financiados por los petrodólares y englobados en los foros comunistas latinoamericanos para integrar movimientos comunes, que no en pocos casos involucraron a los extremos de derecha.

Tampoco es posible separar tales sucesos sin leer el “manual” empleado en Caracas en 1989 o en Chile 2019 pues es el mismo que reconoció Cristina Kirchner: un “manual de instrucciones políticas para saqueos, violencia y desestabilización de gobiernos que tiene su historia y yo quiero ser absolutamente sincera”. Y lo fue porque ellos lo utilizaron en América Latina para demoler al statu quo y con el que destruyeron a las democracias imperfectas y llevaron al poder a los “progresistas” y “populistas.

Porque ese “manual de operaciones políticas” (Kirchner dixit) de quienes “al no poder conciliar con los votos, tienen este tipo de actitudes” apelando a la “articulación de sectores de extrema pobreza con sectores políticos y sindicales” para atacar objetivos específicos como el transporte o los supermercados en 2001, ayudó a causar el sisma que hizo a Argentina ingobernable.

El objetivo político del ‘manuel de operaciones políticas’ acuñado por Kirchner no busca incendiar el Palacio de la Moneda, sino erosionar las bases que sostienen a los gobernantes, más dañino

Ese era y es el objetivo político principal del manual, pues no busca incendiar el Palacio de la Moneda, sino erosionar las bases que sostienen a los gobernantes en el Palacio, que es distinto y más dañino.

En Caracas el detonante fue una señora en un transporte, que terminó con todos los autobuses quemados, pero como Kirchner y su manual, 30 años más tarde confesarían que fue un movimiento planificado al detalle, exagerado por programas de radio que también confesaron que colaboraron y fueron altas figuras del chavismo, en el medio de una huelga de los agentes de orden publico, cuyos propiciadores estaban en el movimiento conspirativo.

Pasan a la Historia como “revoluciones espontáneas” porque a lo que llaman en el manual “la vanguardia revolucionaria” y la “dirección táctica” siempre se les sale de las manos a sus planificadores, cuando las calles ardieron sin la policía -en huelga-, con el sector militar de orden público acuartelado e infiltrado porque sus líderes estaban implicados en un golpe de estado y los medios de comunicación ampliando los saqueos que ahora eran dirigidos y organizados por sectores de la policía.

El mismo manual que el aplicado en Argentina, con una policía que hizo 30 huelgas el año en el que todo ardió y que obligó a usar al ejército.

Por eso el Caracazo y hoy el Chilenazo o Santiagazo son todo menos espontáneos. Y así todo luce que Chile es la nueva nación a la que lograron quebrarle la espina dorsal.

Primero redujeron a Michelle Bachelet a su mínima expresión, porque ella creía –como Carlos Andrés Pérez en Venezuela- que encarnaba los ideales de la vieja izquierda y se equivocó dramáticamente porque ella era la disidente fácil de vencer. Bachelet dejó entrar a los enemigos ancestrales pensando que cortejándolos podría controlarlos y la aniquilaron.

El resto fue fácil porque quedaban los demócratas liberales de varios partidos desnudos que hoy se suicidan, como lo hicieran los de Venezuela y Piñera coloca el epitafio de un modelo cuando exclama: “No supimos entender el clamor por una sociedad más justa”, siendo quizás Chile la muestra de una de las sociedades más justas –dentro de su imperfección- en el hemisferio.

En Venezuela no se logró lo de Bolivia porque la oposición basó sus estrategias en la ilusión de que la ‘espontaneidad’ por si sola lograba sus fines

Lo que nos lleva a Venezuela, ¿por qué después de que saltaran millones a las calles en 2017, con más de 150 muertos y 3.000 heridos durante más de cuatro meses, no se logró lo de Bolivia? Básicamente porque la oposición en toda su corta existencia, basó sus estrategias en la ilusión de que la “espontaneidad” por si sola lograba sus fines.

En otras palabras, fueron formados en la creencia de que el Caracazo fue espontáneo y sus ideales creen más firmes aún que los estudiantes serbios, con una mínima planificación realmente acabaron con la dictadura de Milosevic, como lo vieron en los documentales.

Por lo tanto, no solo su visión de confrontación es errada porque únicamente contempla uno de los cuatro elementos necesarios, sino que han permanecido de espaldas a los fundamentos generales de la ciudadanía y en especial, de los cuerpos armados que han terminado cohesionados en contra de la propia oposición.

A esto habría que añadir que los partidos políticos están destruidos y debilitados estructuralmente, pues carecen de militancia que les permita siquiera establecer una guía programática de movilización mientras que el escaso liderazgo que no está en el exterior, detenido o en embajadas, apenas depende de twitter para generar algunas políticas.

Las acciones y coordinaciones son básicamente muy pobres, no han podido romper el cerco mediático que impide que el mensaje llegue. Pero adicionalmente hay poco contenido programático, ni una línea de propuestas que permita trascender al simple cambio.

De esa manera, mientras la poca población acude y se manifiesta en las calles, el resto ve en todos los canales de televisión un mundo irreal, lleno de programas de comedia, concursos y las noticias que pasan son, como si Venezuela fuera otro país.

En Venezuela hay dos enemigos más poderosos que el régimen: la quimera de la invasión como solución mágica, y que la mayoría ve su futuro fuera de Venezuela y no asume riesgos

A esto se le unen dos enemigos más poderosos que el régimen. El primero fue haber apostado insensatamente por una quimera, una invasión como una solución mágica que no existía y que debilitó durante seis meses la posible estructuración de un verdadero programa político y fijó en el venezolano la teoría de que otros arreglarían sus problemas.

El otro enemigo es que tras años de éxodo masivo, ahora contemplan su futuro fuera de Venezuela y lógicamente toman menos riesgos, por no decir ninguno.

Lógicamente la oposición, que desapareció durante los últimos seis meses quiere ahora retomar algunas acciones, aprovechando las nuevas primaveras y esperando que no termine todo en el invierno, que parece avecinarse.

Thays Peñalver es abogada y periodista, autora de La conspiración de los 12 golpes.

Thays Peñalver
thays.penalver@me.com
@thayspenalver
https://www.elindependiente.com/opinion/2019/11/23/venezuela-y-la-primavera-latina/?utm_source=share_buttons&utm_medium=twitter&utm_campaign=social_share

CARLOS ALBERTO MONTANER: TRUMP FRENTE A BLOOMBERG Y BUTTIGIEG, CASO ESTADOS UNIDOS

Es inevitable el encontronazo en noviembre del 2020, fecha electoral en Estados Unidos. La nación se trenza con percepciones subjetivas y estereotipos. La república, con leyes que responden a los cambios sociales. Eso hay que explicarlo 

La nación nos dibuja la idea platónica de “los americanos”: son blancos, rubios, independientes y bravos, presumiblemente con ojos claros, idealistas, nacionalistas, emprendedores, adoran al dios de los cristianos, heterosexuales y se comunican en inglés. Naturalmente, no todos son así, pero para eso existen los estereotipos. El himno refleja esa mitología. La bandera ondea “sobre la tierra de los libres y el hogar de los valientes”.  

La república, al menos en nuestros días, alega que “los americanos” son de diversos colores y mezclas, creyentes o no creyentes en cualquier dios, y están sujetos por reglas o por convenciones sociales que no toman en cuenta la sexualidad o el género. Muchos han llegado huyendo de los desastres nacionales. Están unidos por la Constitución y la ley, no por la supuesta “identidad nacional”. Se acogen al patriotismo constitucional. A mediados del siglo XXI abundarán más los negros, hispanos y asiáticos que los “americanos blancos”. 

Esta dicotomía volverá a presentarse en las elecciones del 2020 entre Donald Trump, quintaesencia de la nación, y quien resulte electo como candidato demócrata de la docena que aspiran a ser el inquilino de la Casa Blanca.  

Los hay viejos, jóvenes y maduros; cristianos, judíos y agnósticos; blancos, negros, mestizos e hispanos; gays condecorados por su reiterada presencia en las guerras, hombres y mujeres "averages" al sur de la cintura; radicales y conservadores; socialistas y socialdemócratas; billonarios, millonarios y clases medias; personas extremadamente instruidas y seres menos estudiosos.  

El último que ha entrado en la batalla ha sido Mike Bloomberg, un judío neoyorquino, filántropo, de 77 años, y con tres periodos de notable experiencia como alcalde en la administración de New York. Bloomberg es el noveno hombre más rico del planeta. Pero no heredó su fortuna, sino la hizo a golpes de suerte, talento y tecnología. El antisemitismo de la nación, afortunadamente, le queda lejos. En el pasado, los electores, como parte de la identidad nacional, mayoritariamente blancos, fueron antisemitas, anticatólicos, antinegros, antihispanos, antifeministas, como se reflejaba en las populares correrías del KKK a principios del siglo XX, como se refleja en el film “El nacimiento de una nación” (Griffith 1915) y en los sinsabores de las sufragistas.  

La ronda regional de consultas comienza por Iowa. Es probable que gane Pete Buttigieg, alcalde de South Bend, Indiana. Las encuestas así lo manifiestan. El extraño apellido proviene del padre, un profesor universitario procedente de la isla de Malta en el Mediterráneo. Es joven, enérgico, moderado, bien formado académicamente, graduado de Harvard y “Rhode Scholar”, blanco maltés,  lo que significa una gran cantidad de mezclas. Sirvió un par de veces en las guerras del Medio Oriente y obtuvo por ello dos medallas meritorias. 

Es abiertamente gay. Se casó en el 2018 con Chasten Glezman, un maestro que adoptó el apellido del político. Curiosamente, este rasgo de la personalidad de Pete acaso no le perjudique dentro de los demócratas que votan de acuerdo con los verdaderos valores republicanos. Si es legal, y si es el mejor candidato, ¿qué importa lo que sucede en la alcoba de dos adultos decididos a amarse que no eligieron su sexualidad sino la asumieron paladinamente?  

Se trata de una variante del razonamiento que hizo presidente a Barack Obama. (Curiosamente, en Estados Unidos los negros e hispanos son los grupos más cargados de prejuicios sexuales). ¿Qué importaba el color de la piel de Obama? Votar por Obama era demostrar que se podían orillar los prejuicios raciales. Votar por un gay es cancelar los prejuicios sobre el comportamiento íntimo de las personas.  

A fin de cuentas, no sería el primer presidente gay de Estados Unidos, pero sí el primero que admite públicamente su condición de homosexual. Al soltero James Buchanan, el décimoquinto jefe de gobierno del país, le tocó ese role, pero de una manera lateral. Mediado el siglo XIX no era la época adecuada para ese tipo de revelaciones. Sus adversarios le llamaban “Nancy”. En su monumental biografía, Carl Sandburg también lo insinuó de Abraham Lincoln, el décimosexto, aunque sin otra prueba que el hecho de que durante varios años compartiera el lecho con otro adulto llamado Joshua Fry Speed.  

Naturalmente, ganar en Iowa no significa que Pete Buttigieg será el candidato demócrata, aunque le saque 10 puntos a Warren, Biden y Sanders en esta cita electoral. Es sólo el primer obstáculo. Tendrá que saltar o esquivar otros muy importantes antes de enfrentarse a Trump: New Hampshire, Nevada, South Carolina, más el definitivo “Super Tuesday”, todos con distintas mezclas raciales e ideológicas. Todos con diferentes intereses mayoritarios. De alguna manera, será el choque entre la vieja nación y la evolucionada república.  

Carlos Alberto Montaner 
montaner.ca@gmail.com
@CarlosAMontaner 

JOSÉ LUIS MÉNDEZ LA FUENTE: SÁNCHEZ: UN GOBIERNO A CUALQUIER PRECIO, CASO ESPAÑA

Si tuviéramos que compendiar en una sola y única conclusión que resumiera de alguna manera la España política de estas dos décadas que van de siglo sin entrar  detalles de este o aquel otro gobierno, resulta obvio al menos para nosotros que la más acertada y realista sería el debilitamiento del Estado español. 

No se trata de un debilitamiento producido por una pérdida de soberanía externa, que también hay algo de eso, dentro de una Unión Europea o del resto del mundo, sino más bien de soberanía interna o dicho con otras palabras de identidad nacional. 

Una pequeña muestra de ello, quizás la más anecdótica, pero igual de grave que las otras más violentas y sangrientas que los españoles han estado viviendo estos últimos veinte años con o sin ETA dentro de su propio país, se produjo hace unos días cuando en un pequeño pueblo mallorquín de no más de trece mil habitantes, su ayuntamiento le envió una carta a los padres del lugar con las instrucciones y demás información relativa al año escolar próximo escrita en catalán y en árabe, sin que el castellano o español, el idioma oficial de acuerdo con la Constitución de España, país al que pertenece San Pobla, que es el nombre del pueblo en cuestión, apareciera por ningún lado.

Si la corrupción de un gobierno daña una sociedad a corto plazo, la de dos, tres o cuatro gobiernos  que llegan al poder a la sombra de la corrupción de sus propias toldas políticas escondida por años tras bastidores, corroe y destruye un país a largo plazo. Sobre todo, cuando no se limita al erario público, sino que se expande a todos los ámbitos hasta convertirse en un medio para conseguir un único fin: el de gobernar a como dé lugar. Es entonces cuando principios como los de la unidad territorial, base del estado, la unidad lingüística y cultural, sin que ello sea óbice para que cada región
tenga derecho a que en la constitución se garantice su propia personalidad cultural, y la homogeneización de los valores institucionales, quedan marginados pasando a un segundo plano.

Los venezolanos de la diáspora chavista, conocen muy bien el tema tanto en la teoría como en la práctica. Ya fueron engañados en estos veinte años que van de siglo unas veces inconscientemente y otras con la conciencia de quien sabe que unas elecciones pueden representar la mayor patraña de la democracia y que el discurso bífido o con lengua de serpiente al que se refirió y cantó una vez Pablo Iglesias, próximo vicepresidente de España, y que ahora él utiliza, augura nubarrones negros cargados
de tormentas aciagas.

Pedro Sánchez tendrá el próximo martes tres de diciembre que iniciar oficialmente otro recorrido para lograr la investidura sin la cual no puede haber gobierno alguno ni sosiego real a sus incontenibles ansias de poder. Los antecedentes recientes hablan por sí mismos, pues Sanchez, quien alcanzó en junio del año pasado la primera magistratura con el voto de los grupos secesionistas, viendo como apenas unos meses mas tarde, en febrero del 2019, los mismos votos le negaban la aprobación del presupuesto anual, en la práctica una moción de censura que lo obligó a llamar a elecciones sin que hasta ahora haya podido formar ese gobierno tan deseado, tendrá irremediablemente que pagar un peaje muy alto. En realidad, más que un precio se trata de un autentico chantaje por parte de los separatistas contra la propia Constitución española y el estado de derecho.

Que ello no le quita el sueño a Sánchez y que además tiene el estómago para digerirlo, es algo de lo que ha venido dando pruebas sin mostrar un ápice de vergüenza, aunque eso sí, de mucho caradurismo. Ni el tema del plagio de su tesis doctoral, demostrado por un prestigioso diario español, pero que el gobierno calificó de campaña en su contra, ni la sentencia de hace unos días de los ERE, una corrupción gigantesca llevada a cabo durante años por prominentes dirigentes del PSOE, ni la violencia desatada por grupos segregacionistas durante varias semanas contra el estado y sus ciudadanos, han podido lograr que el presidente en funciones, algo así como presidente de hecho o sin confirmar por el parlamento, haya dado la cara para pronunciar ni una sola palabra al respecto, menos para firmar su renuncia. Una renuncia que Sánchez e Iglesias, henchidos de una moralidad superior, solicitaron en su momento a Rajoy con motivo de la sentencia del caso Gürtel que implicó al PP en un caso igualmente de corrupción y que a todas luces demuestra la frialdad y cálculo electoral con que actúa el actual presidente de España, quien conoce muy bien que al final del día los españoles recuerdan pero asimismo olvidan, por lo cual a la hora de ir a votar no son muy diferentes de los venezolanos o de los bolivianos o de los alemanes o los norteamericanos a quienes la demagogia y el populismo también convencen.

Todo apunta, por lo dicho, a que el mes de diciembre que se inicia será decisivo para la formación del nuevo gobierno ya pactado entre Sánchez e Iglesias y que para la conformación definitiva del mismo el máximo representante del chavismo español servirá de bisagra con los movimientos separatistas tanto catalanes como vascos, a los cuales Zapatero, su otro mejor emisario, ha venido blanqueando y felicitando por estar haciendo política, lo acaba de repetir con Otegui, y no disparándole al resto de los españoles.

Declaraciones francamente deleznables, impropias de un expresidente, pero demostrativas de que para lograr ese gobierno el PSOE, con Sánchez a la cabeza, está dispuesto a venderle el alma al diablo de ser necesario; aunque no sea la suya la que en realidad estará empeñando, sino la de todos los españoles.

José Luis Méndez La Fuente
xlmlf1@gmail.com 
@xlmlf

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: CÁNCER MAL TRATADO, CÁNCER QUE MATA

Sí no fueran tan inteligentes dijéramos que son brutos. Nos referimos a la oposición timoteana, todos políticos de gran envergadura, experimentados, con distinguidos laureles académicos, por tal motivo, la verdad sale a flote por sí sola. Continuar insistiendo con mismos métodos fracasados no es una terquedad originada en un presunto espíritu democrático, detrás de ese reiterado suicidio hay grandes intereses particulares, donde se tranza con el régimen por dádivas generosas que, más temprano que tarde, se sabrán… no hay ninguna otra explicación sensata.

A ver ¿Qué sentido tiene continuar asistiendo a farsas electorales? Ninguno, sí antes a cada espacio que perdía el chavismo restaba competencia, facultades y recursos (incluyendo la AN que siendo el poder público más votado de la historia lo inhabilitó inconstitucionalmente), post 6D 2015 el régimen evita los procesos electorales a conveniencia (revocatorio) y edifica otros a su entero interés, imponiendo candidatos, electores e irrisorios resultados.

Lo realmente grave, no es una opinión ¡es una realidad!, es que el castrismo venezolano, alias chavismo, supo aniquilar el voto como herramienta ciudadana de lucha, le arrebató el poder de premio, castigo y cambio, votar se convirtió en un simple simbolismo, en una obligación partidista (del Psuv) para justificar cargos, puestos públicos, la hemorragia de bonos populistas que no alcanzan ni para comprar un cartón de huevos. De esa vil manera, el venezolano dejó de votar y, entiéndase bien, no volverá hacerlo hasta que se recupere la constitucionalidad, la institucionalidad, la democracia… repetimos, no es una opinión, es una realidad inocultable.

Es cierto que la historia nos obsequia felices términos de decenas de dictaduras a través de fórmulas democráticas, sin embargo, el castrismo tiene una gran particularidad; ha sabido camuflarse en presuntos mecanismos democráticos para hacer metástasis a fin de atornillarse en el poder a todo costo, lleva más de 60 años tiranizando a un pueblo extremadamente noble en su isla, en la región, en otras latitudes y más de 20 años tiranizando a Venezuela.

Al igual que sus pares chinos y norcoreanos, los cubanos banalizan los términos “popular”, “democrático”, “social”, entre otras hierbas similares, tras de ese fatuo espejismos se esconde la supresión de derechos, libertades, la imposición ideológica, el culto al fanatismo, la opresión lato sensu. Así, sus pupilos venezolanos, el chavismo, hace lo propio ¿Le parece coincidencia que en las últimas dos décadas se exacerbe tanto el término democracia participativa, protagónica y nuestro país esté sometido como nunca antes a una insensible élite cuya única (in)virtud es la imposición, la fuerza, la violencia, el odio? Pues no es coincidencia, es un libreto tan fielmente copiado que sí revisa la historia cubana de las últimas décadas creerá está leyendo la historia venezolana.

Lamentablemente, el castrismo venezolano ha sido extremadamente claro, sus principales figuras han dicho no saldrán del poder ni por las buenas ni por las malas, se han burlado de diálogos, negociaciones y han hecho de las elecciones una comparsa de tan indignantes como evidentes colaboradores. Ha expropiado las instituciones que deberían ser del pueblo, hoy son del Psuv, la misma FANB se auto relata “profundamente chavista” cuando Chávez es según nuestra constitución y demás leyes solo un expresidente igual que sus predecesores, es otra figura partidista más.

No importa cuantas dictaduras hayan cedido por procesos democráticos, el castrismo es autoinmune a esas estratagemas. No importa cuantas elecciones se hagan, aún ganando la oposición el espacio recuperado es inmediatamente anulado. De este modo, el chavismo empuja, desea, alimenta un desenlace al margen de la democracia, de la paz, de la racionalidad. Acuérdense que el castrismo es como un cáncer, que mal tratado ¡Mata! 

Leandro Rodríguez Linárez  
leandrotango@gmail.com
@leandrotango

ROMÁN IBARRA: ORDEN EN LA CASA

Tras largos meses, quizás años de peleas e insultos recíprocos, a veces explícitos, y a veces a escondidas mediante maniobras nacionales o internacionales, la oposición venezolana pareciera   haber perdido el rumbo, y con ello se corre el riesgo de dilapidar el capital político derivado de las elecciones del 15/Dic/2015 (parlamentarias), garantizando la felicidad del oficialismo.

Parece mentira que una solución tan a la vista de todos, tan sencilla, no pueda ser vista por quienes tienen en sus manos la responsabilidad en la conducción de la política de la oposición. Me refiero a la importancia de alcanzar la unidad total de aquellos que nos oponemos al régimen tras veinte años de destrucción sistemática del país.

Las conspiraciones soterradas por destruir el liderazgo de la oposición lucen más fuertes, y profusas que las luchas que todos juntos deberíamos emprender contra el peor gobierno de la historia republicana venezolana; obviamente hablamos de la dupla hambreadora y miserable de Chávez-Maduro, y sus colonizadores de la dictadura cubana.

Estamos viviendo la hora más obscura de nuestro país, y no queremos darnos cuenta de que cada día que pasa, es un día adicional en la profundización del estado de miseria de la mayoría de los venezolanos, quienes hoy sobreviven consumiendo desperdicios en un promontorio de basura; el único recurso que abunda en la Venezuela de hoy. 
Si atendemos a las encuestas más recientes, las dos terceras partes de la población prefiere una salida pacífica y electoral a la crisis venezolana, a diferencia de quienes piensan que solo puede resolverse por la fuerza. Por ello, es lógico concluir que los esfuerzos de la oposición deben estar dirigidos a dos cosas: primero, alcanzar la unidad de todos y hacer bueno el discurso, según el cual, todos somos necesarios para lograr el objetivo de enfrentar al comunismo, y segundo: negociar desde una posición de fortaleza y unidad, elecciones presidenciales y parlamentarias supervisadas internacionalmente, con nuevo cne, nuevo REP, la garantía del voto de los venezolanos en el exterior, y la liberación de los presos políticos.
Si no se logran todas esas condiciones porque el régimen en su tozudez no accede plenamente, ir de todas maneras a las elecciones y derrotarlos ampliamente, habida cuenta de que la mayoría electoral está con la oposición. Pero ello requiere participación masiva, y defensa del voto en cada mesa. Con unidad plena; votación masiva, y defensa del voto, no hay trampa, ni ventajismo que valga.
Maduro y su combo, favorecen a un sector de la oposición (No representativo de la mayoría), precisamente para intrigar y dividir a la oposición. El oficialismo sabotea las posibilidades de unidad de la oposición porque se sabe derrotado, y nosotros en disputas estériles, les hacemos el juego separándonos.
Lo cierto, es que unidos o separados, el régimen cumpliendo el cronograma constitucional, sin cambiar el cne, ni el REP, y sin supervisión internacional creíble, va a hacer las elecciones parlamentarias en 2020. Los dejamos correr solos; les volvemos a regalar el parlamento como en 2005?
O por el contrario, hacemos un esfuerzo sincero por la unidad de toda la oposición, y nos dedicamos a presionar al régimen para hacer también las presidenciales?
Son preguntas importantes que comportan un interés legítimo por salir de la crisis a través de elecciones, y no seguir creyendo en ¨pájaros preñados¨ para seguir buscando una vía de fuerza inviable.
Lo importante ahora –repito- es la unidad para concretar el objetivo de hacer elecciones, y cuando ello ocurra, solo entonces habrá oportunidad para que quien quiera competir por el liderazgo del país, pueda hacerlo en condiciones democráticas. 
Construimos la Unidad, o comunismo para siempre!

Román Ibarra
romanibarra@gmail.com
@romanibarra

LUIS FUENMAYOR TORO: LA CORRUPCIÓN DE LOS SALVADORES

De los dineros del Estado venezolano se ha enriquecido casi toda la llamada clase política venezolana. Ha hecho lo mismo que la casi todos los grandes empresarios venezolanos, quienes se desarrollaron a partir de los grandes negocios con el Estado. 

No es extraño que así haya ocurrido, pues en Venezuela la riqueza, luego del advenimiento del petróleo, ha sido casi exclusivamente estatal. Si analizamos desde 1958, en los dos momentos de gran acumulación ocurridos se han fortalecido los capitales existentes y se dio paso a nuevos grupos burgueses: los identificados con Carlos Andrés Pérez y recientemente los generados alrededor de Hugo Chávez Frías y sus herederos. Nada nuevo sobre la tierra.

En el caso de la corrupción, que involucra la dilapidación y sustracción de recursos públicos por parte de los funcionarios, con participación privada, los mecanismos instrumentados en este largo período fueron alrededor del control (¿descontrol?) de cambios y de los contratos de importación con el gobierno. Nada diferencia a las administraciones adeco copeyanas y chavecistas en esta materia. Ambas actuaron en el mismo sentido, tanto en la instrumentación de un modelo económico basado nada más en la producción de combustible fósil sin mayor valor agregado, como en el reparto de las riquezas generadas por la vía de la adjudicación de divisas y de los contratos. Otras explicaciones son simple cháchara.

Era entonces muy fácil saber lo que iba a ocurrir con los partidos opositores de la Asamblea y su dirigencia, una vez autoproclamado Guaidó como doble presidente, de la Asamblea y de la República, con el respaldo total del gobierno estadounidense. Su acceso a los activos venezolanos en el exterior, CITGO entre ellos, y al financiamiento gringo de todas sus actividades políticas, sin control de nadie y con el beneplácito de una parte de la población venezolana, necesariamente tenía que conducir a la entronización de la corrupción como actividad fundamental de esta “clase” política. Así lo dije desde el mismo momento que se habló de “ayuda humanitaria” y de asumir el control de CITGO. “Zamuros cuidando carne”, pensé.

Por todo eso, no me extrañó la francachela del diputado Superlano en Cúcuta, ni que le hubieran robado 250 mil dólares destinados a la ayuda humanitaria, hechos reseñados públicamente por la prensa y confirmados por Calderón Berti en su informe. Tampoco me sorprendí de que unos rateros designados por Guaidó hubieran hecho negocitos, con el dinero destinado a mantener a los militares venezolanos sedicentes en Cúcuta. Un periodista conocido, serio hasta donde sé, llegó a increparme y casi a defender estas atrocidades exigiéndome pruebas, cuando lo que hice fue denunciar hechos que requerían una investigación y deducir que ésta sería la conducta de toda esa mafia de politiqueros corruptos. Ahora tiene las pruebas.

Otro tanto pasó luego con los bonos que fueron legalizados por la propia AN que los había declarado ilegales. Y luego vino CITGO y la designación ilegal de su directiva y su manejo discrecional por la banda de Guaidó. Pero no contentos con esto, con el mayor cinismo posible designaron como Procurador Especial para defender CITGO al abogado utilizado por la empresa que nos la quiere arrebatar. Prevaricación se llama eso y es penado en todos los países del mundo. Pero aquí, callan todos los líderes opositores y muchos de sus seguidores, abogados algunos que en el pasado enfrentaban este tipo de depravaciones. Y allí está el señor Hernández, protegido y actuando en los futuros grandes negocios de la reconducción de la deuda y los empréstitos, que ya saborean.

Nada me extrañó entonces la destitución de Calderón Berti luego de su informe, persona a quien no conozco ni tengo cerca política ni ideológicamente, pero cuyas declaraciones son más que claras para quienes quieran ver. No es el Fiscal General de Maduro quien lo dice; es un hombre de ellos mismos y a confesión de parte, relevo de pruebas. No me equivoqué entonces al vaticinar todo este desastre. Ni al decir, como hoy repito, que si son éstos quienes van a salvar al país, Dios salve a Venezuela.

Luis Fuenmayor Toro 
lft3003@yahoo.com
@LFuenmayorToro