lunes, 24 de junio de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, LUNES 24-06-2019

ADRIANA MORÁN: NOS QUEDA MUY POCO TIEMPO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 26 minutos
Esta semana los venezolanos que aún nos aferramos a esta tierra contemplamos con tristezas renovadas ese éxodo continuo que se desplaza más allá de nuestras fronteras. Son muchos, se ven cansados, y al ver las fotografías que ahora sustituyen a las de las marchas que ilustraron los primeros meses del año, no podemos dejar de pensar que esos que ahora abandonan el país para buscar otro destino esperaron hasta lo último, que estiraron sus fuerzas hasta el límite antes de emprender la aventura renovando muchas veces su esperanza y que al final, ese viaje es el reconocimiento de que no... más »

ENRIQUE CONTRERAS R. AMÍREZ: LA CONSTITUCIÓN DEL IMPERIO, DESALOJA EL ESTADO-NACIÓN (PRIMERA PARTE DE TRES)

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 34 minutos
EN EL MUNDO GLOBALIZADO, EL ESTADO PROFUNDO APLASTA TODA AUTORIDAD, AUTONOMIA, INDEPENDENCIA Y CONSTITUCIONES DE LOS ESTADOS-NACIÓN. ESTO IMPLICA PERDER LA SOBERANÍA Y POR LO TANTO LA AUTONOMÍA POLÍTICA. Descifrar la realidad que actualmente se tiene en estos contextos socio-económicos y políticos de un mundo globalizado, no es nada fácil. Tenemos dramáticas situaciones, muy difíciles de interpretar en el marco de la geopolítica internacional, por la complejidad y multiplicidad de variables que presenta y que las hacen muy confusas, pues las mismas requieren de un conocimiento en e... más »

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: LAMENTO DE CABRONES

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 54 minutos
Mañana 24 de junio se cumplen 84 años de la muerte de Carlos Gardel en Medellín y en 2016 surgió una nueva hipótesis sobre las causas del accidente de aviación que niega las anteriores En 1915 ya Carlos Gardel era admirado, aunque todavía no interpretaba tangos sino música criolla a dúo con su gran amigo José Razzano. En 1917 cantó su primer tango, Mi noche triste que marca el comienzo del tango canción: “percanta que me amuraste, en lo mejor de mi vida, dejándome el alma herida y muy triste el corazón”. Aquella madrugada de diciembre Gardel salía de Armenonville en calle Alvear, e... más »

MIGUEL HENRIQUE OTERO: EL TALÓN DE AQUILES DEL POPULISMO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
El talón de Aquiles del populista es él mismo. En el núcleo de la personalidad del líder populista subyace una tragedia: la desesperada necesidad de aplauso. Puesto que su deseo es irreversible, insaciable e ilimitado, está destinado a terminar mal. No se detiene nunca. Está siempre en búsqueda de gratificación. Una vez que ha accedido al poder, el adicto a las fáciles alabanzas hará lo inimaginable por permanecer en él. Y es que el poder, en la visión del sujeto populista-carismático es un gran y exclusivo escenario dispuesto para sus continuos performances, para sus insistentes m... más »

ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA: MICHELLE BACHELET, CORAZÓN DE PIEDRA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Nos guste o nos disguste, desde el 1 de enero de 1959, América Latina se dividió en dos mitades incompatibles entre sí y mortalmente enemistadas. La liberal democrática comprometida con la preservación del establecimiento republicano heredado desde la Independencia, mantenido con vida gracias a los partidos que reconocían la vigencia del capitalismo y la institucionalidad del Estado de Derecho, de una parte, y la que inserto en ella o marginal a su funcionamiento, buscaba asaltarlo y destruirlo para construir y expandir el socialismo marxista leninista que ya se había apoderado del... más »

JORGE V. ORDENES-LAVADENZ: ¿SE PERFILA OTRA GUERRA FRÍA?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Si la primera guerra fría concluye con la caída de cara del comunismo en 1989, la que se viene de cibernética industrial entre EEUU y China ha de ser distinta porque las pugnas entre el capitalismo controlado de China y el de empresas privadas importantes para el gobierno de EEUU hoy compite por conquistar mercados que en la guerra fría estaban claramente alineadas. Ya no, hoy éste o aquel protagonista estelar de antaño se perfila lejano a reproducir las alianzas de la guerra fría. La que se perfila va formando una “cortina digital” que viene separando las zonas de tecnología china ... más »

ADRIANA MORÁN: NOS QUEDA MUY POCO TIEMPO

Esta semana los venezolanos que aún nos aferramos a esta tierra contemplamos con tristezas renovadas ese éxodo continuo que se desplaza más allá de nuestras fronteras. Son muchos, se ven cansados, y al ver las fotografías que ahora sustituyen a las de las marchas que ilustraron los primeros meses del año, no podemos dejar de pensar que esos que ahora abandonan el país para buscar otro destino esperaron hasta lo último, que estiraron sus fuerzas hasta el límite antes de emprender la aventura renovando muchas veces su esperanza y que al final, ese viaje es el reconocimiento de que no había razones para insistir.

Imposible no vernos reflejados en el miedo que sabemos que sienten. Imposible no sentir que no hay casi distancia entre los que hoy se van y los que se irán mañana y en las próximas semanas o meses. E imposible no pensar que un día podremos formar parte de ese espectáculo mezcla de renuncia y miedo que debe moverlos mientras caminan hacia lo incierto por la única razón de que lo conocido es insoportable.

Y no hay dudas del origen de la debacle. La mayoría sabemos que los que se enquistaron en el poder para manejarlo a su antojo y sin controles arruinaron un país que tuvo no solo la capacidad de mantenerse y crecer, sino también la de recibir a otros que también huían de lugares inhóspitos para que crecieran con nosotros. No hay forma de confundir a los responsables de acabar con la vida y las esperanzas de tantos, como tampoco hay forma de no cuestionarnos a nosotros mismos.

Una inmensa mayoría opuesta a los que nos impusieron un desastre capaz de hacer huir a millones, no ha sido capaz de constituirse en una fuerza capaz de enfrentar al que aún sin apoyo nos somete. Enredados en las trampas que ellos urdieron para confundirnos, entregados al sueño de salidas inmediatas, seducidos por voces delirantes y promesas de finales anticipados, nos fuimos atascando y perdiendo el tiempo que no teníamos.

Todavía podemos regresar a los caminos sensatos que no debimos abandonar. Todavía quienes nos dirigen pueden torcer el rumbo y organizarse y organizarnos para convertir esta furia y este miedo en el movimiento de lucha al que tenemos derecho y al que estamos obligados. Todavía podemos reunir las menguadas fuerzas para actuar como uno solo y exigir esas elecciones que pueden hacernos libres.

Adriana Morán
@NuevaTec47

ENRIQUE CONTRERAS R. AMÍREZ: LA CONSTITUCIÓN DEL IMPERIO, DESALOJA EL ESTADO-NACIÓN (PRIMERA PARTE DE TRES)

EN EL MUNDO GLOBALIZADO, EL ESTADO PROFUNDO APLASTA TODA AUTORIDAD, AUTONOMIA, INDEPENDENCIA Y CONSTITUCIONES DE LOS ESTADOS-NACIÓN. ESTO IMPLICA PERDER LA SOBERANÍA Y POR LO TANTO LA AUTONOMÍA POLÍTICA.

Descifrar la realidad que actualmente se tiene en estos contextos socio-económicos y políticos de un mundo globalizado, no es nada fácil. Tenemos dramáticas situaciones, muy difíciles de interpretar en el marco de la geopolítica internacional, por la complejidad y multiplicidad de variables que presenta y que las hacen muy confusas, pues las mismas requieren de un conocimiento en el más amplio sentido, para poderlas descodificar ya que se esconden en el quehacer diario de nuestras gentes.

Una de esas variables de esa complejidad de la que escribo se le debe a los llamados medios de comunicación, cuyas empresas y sus respectivos laboratorios, imponen sus matrices neurolingüísticas, traducidas en ideologías para la dominación y evitar que los pueblos capturen una realidad que nos esta conduciendo hacia un abismo donde sólo encontraremos miseria y pobreza.

Quien iba a pensar, hace algunos años, cuando Lenin escribió en 1916 “El Imperialismo fase superior del capitalismo”, que su tesis –por cierto muy bien argumentada para ese entonces- iba a ser superada por el propio desarrollo de la economía del capital, por el paradigma globalizador, donde se une el capital financiero y el capital industrial para darle cabida a formas más perversas de acumular dinero, representado en los grandes conglomerados que son los que en la actualidad dominan el mundo y que dan paso a una de las atrocidades inventadas por quienes manejan el capital, abriéndole camino al IMPERIO DEL CAPITAL y donde desaparecen los llamados imperialismos.No hay nación en el mundo, independientemente de sus formas de gobierno, sus ideologías, sus estructuras económico-sociales donde el mundo globalizado no intervenga y lo proclamen como una alternativa para el “desarrollo”, tesis avalada por los gobiernos existentes, convertidos hoy día en celestinos de los dueños de ese capital.

EL ESTADO MUNDO

Entre el año 1910 y 1920 el filosofo austriaco en materia jurídica y política Hans Kelsen uno de esos intelectuales que asesoraban a las Naciones Unidas (en proceso de formación) propuso que todas las Leyes de todas las naciones, es decir las Constituciones de las diversas repúblicas estuviesen regentadas jurídica y políticamente, bajo un sistema jurídico internacional, ya que el llamado Estado Nación –según Kelsen- constituían un obstáculo perturbador e inaccesible al derecho, de allí su propuesta de crear un “estado mundial y universal”. (Al respecto véase el texto de Kelsen “Los problemas de la soberanía”.).

Tal idea, toma cuerpo en la doctrina jurídica del paradigma globalizador, ya que ve en esa propuesta el camino que lo coloca en la cúspide del llamado “derecho internacional” al crear en la dinámica económica y geopolítica el ESTADO-MUNDO. Un Estado Mundo impuesto, los dueños del gran capital lo organizan como una expresión jurídico-política que se encuentra en la práctica por encima de los Estados-nación. El Estado nación queda subordinado en esa nueva estructura jurídica del imperio del capital, donde se aplasta toda autoridad, autonomía, independencia. Esto implica perder la soberanía, su territorialidad y por lo tanto también se disipa la autonomía política, agregando la perdida del concepto de patria, nación y pueblo.

Es aquí, en mi humilde opinión donde se acelera, lo que llama Michel Foucault el biopoder y donde ese Estado Mundo se convierte en un panóptico que viene de una sociedad-mundo disciplinada a la sociedad-mundo de control, donde las comunicaciones se van a encargar de tal situación. El desarrollo de la ciencia y la tecnología comunicacional, le permite al paradigma globalizador, tener bajo control la economía y la conducta de los gobiernos, la de los pueblos donde siembran en el cerebro humano sus matrices neurolingüísticas para dejarlos como simple repetidores de los discursos de quienes dominan. Sus tecnologías son utilizadas y dirigidas a la observación y vigilancia de la conducta humana, los medios de comunicación –en sus manos- producen ideología como expresión de la falsa conciencia, donde se aliena y se convierte a los seres humanos en objetos perturbados al extremo y su condición de sujetos históricos se disuelve y desaparece en un paradigma que ve el mundo –incluyendo su gente- como una simple mercancía.

Ese Estado Mundo como expresión del imperio del gran capital, creo la figura jurídica de las empresas mixtas - sobre todo para América Latina- con las llamadas Constituyentes derivadas del poder constituido, para poder explotar con mayor eficiencia y eficacia las economías de los países con recursos energéticos y donde el extractivismo es uno de sus principales propósitos. De esta manera se consolidan y se posesionan los conglomerados donde imponen sus condiciones con el aval retorcido de los gobiernos de turno, llámense capitalistas o socialistas. Es ese estado profundo representado por los grandes conglomerados los que han convertido los estados nación, en estados corporativos, especies de empresas cuya única función es venderles nuestras riquezas y recursos naturales a precios irrisorios, además de dañar nuestro medio ambiente, donde sólo quedan desiertos, desolación y muerte.

De esta manera las Constituciones nacionales quedan relegadas y son letra muerta ante el nuevo orden mundial y sus propias leyes. “… las funciones constitucionales han sido desaparecidas a otro nivel. Una vez que hemos reconocido las declinaciones de los sistemas constitucionales nacionales tradicionales debemos explotar como es constitucionalizado el poder en un nivel supranacional, en otras palabras, cómo comienza a tomar forma la constitución del Imperio”. 

NEGRI, Toni y Michael Hardt. “Imperio”.
Editorial Desde Abajo, Bogota, 2001. pp. 303).

Enrique Contreras Ramírez
@enriqcontrerasr

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: LAMENTO DE CABRONES

Mañana 24 de junio se cumplen 84 años de la muerte de Carlos Gardel en Medellín y en 2016 surgió una nueva hipótesis sobre las causas del accidente de aviación que niega las anteriores

En 1915 ya Carlos Gardel era admirado, aunque todavía no interpretaba tangos sino música criolla a dúo con su gran amigo José Razzano. En 1917 cantó su primer tango, Mi noche triste que marca el comienzo del tango canción: “percanta que me amuraste, en lo mejor de mi vida, dejándome el alma herida y muy triste el corazón”. Aquella madrugada de diciembre Gardel salía de Armenonville en calle Alvear, el burdel mejor cotizado, con fama de reunir las más bellas con los guapos más temibles y atravesados de la noche bonaerense. 

Tuvo encontronazo con un fulano a quien birló la pareja y éste lo espera a la salida y le da un tiro en el pecho del que salvó el corazón por suerte. El asesino frustrado era Alberto Guevara Linch, tío del Che Guevara. No hay nada que se ignore de los titanes de la canción popular latinoamericana de época, Celia Cruz, Javier Solís, Pedro Infante, Jorge Negrete, Xiomara Alfaro, Toña la Negra, Alberto Beltrán, Benny Moré. Pero en torno al mayor de ellos, Gardel, todo está en duda. Unos dicen que nació en Toulouse, Francia, se llamaba Paul Jean Lasserre y sus padres fueron Joseph Lasserre y Jeanne Mane Blanc. 

Otros que en Tacuarembó, Uruguay, del romance entre un Coronel Carlos Escayola y Manuela Ventos. Y parece haber pruebas de ambas teorías. La conocida como su madre, Berthe Gardés, lo habría criado por encargo. No se sabe cuándo nació, salvo que fue entre 1883 y 1887. Además al máximo latinlover de Hollywood también le cuestionan su varonilidad. Mañana 24 de junio se conmemoran 84 años de su muerte en Medellín y en 2016 surgió una nueva hipótesis sobre las causas del accidente de aviación que niega las anteriores. 

 Ancien terrible

De acuerdo con su élan romántico circuló que la querella por una mujer entre él y su guitarrista Le Pera había terminado a tiros en la cabina dándole al piloto Ernesto Samper. En la máquina del tiempo, este será abuelo del homónimo Presidente colombiano. También que él y Samper despacharon una larga jornada de whiskis en el bar del aeropuerto. El tango era, hasta el advenimiento de Gardel, una melodía instrumental semiclandestina que se bailaba, también hombre con hombre, en los arrabales y prostíbulos que cantan sus temas. Pero Borges en boutade posmorten, lanza una piedra al pozo, en audios grabados en 1965 pero conocidos hace apenas tres años. 

En burla a etnólogos e historiadores, afirma que el tango fue una creación de niños bien, de patoteros, con lo que Borges, aun desde el más allá sigue siendo un enfant terrible. Como cualquier creación cultural, unas más otras menos, el tango es un híbrido de la transculturación abominada por multiculturalistas que buscan el Santo Grial, la esencia de los ancestros. Desde el gobierno de Rosas y las teorías de Sarmiento y Alberdi, resumidas en “desarrollar es poblar”, Argentina estimuló enérgicamente las migraciones de trabajadores calificados desde Europa.

Italianos, españoles, franceses, polacos, checos, africanos entre otros, confluyen en el proceso de modernización para trabajar en las fábricas. Forman barrios pobres en las zonas portuarias del Río de la Plata. Tal invasión de hombres solos cambió la proporción demográfica que llegó a ser hasta de ocho por cada mujer. En los “conventillos” o pensiones vivían diez o veinte en una habitación, sumergidos en la nostalgia de su falso paraíso perdido, sus idealizadas novias y madres. Se disputaban las mismas afortunadas y escasas mujeres del barrio, que podían deshojar todas las margaritas, para rencores y altercados. Tristeza y violencia impotentes. 

Lunfardo o lombardo

A una bella que no accede ante el malevo, la desfigura una navaja en Por seguidora y por fiel. A la que dejó a otro, la sádica satisfacción al verla años después Cuesta abajo “flaca, fanés, descangallada, la vi esta madrugada salir de un cabaret/ seca, tres cuartas de cogote, un mordisco en el escote, bajo la nuez… fiera venganza la del tiempo, que le hace ver de cerca lo que uno amó”. Un expresidiario arruinado reclama a su hermano exitoso el crimen de no exhibir El retrato de mamá. Este canto marginal, lumpenproletariat triunfa en París de la belle époque, EEUU, España, Alemania, Italia y regresa a las elites rioplatenses, que ahora no lo desprecian, lo aclaman. 

Santos Discépolo dice que el tango “es un sentimiento triste que se baila” y cuenta Mujica Lainez que Borges lo llama “lamento de cabrones”. Pero para la recia guitarra de la guardia vieja “yo soy el tango canción de Buenos Aires/nacida en el suburbio que hoy reina en todo el mundo”. Término africano que designa celebración, tango es también un ritmo andaluz y otro del sur de Francia. Un híbrido entre la habanera caribeña, el candomblé esclavo, la milonga, el bandoneón traído por alemanes e italianos junto con su jerga especial, el lunfardo (lombardo). 

Era la fabla de los presos y las clases bajas en Lombardía, enrevesada e incompresible para despistar a los carceleros. De los gatos y milongas criollos se toma la guitarra y de Europa llegarán piano y violín cuando esa música que emerge a finales del siglo XIX se refine a partir de 1925, con la etapa llamada guardia nueva, que arranca el año que Gardel inicia su carrera de solista. La periodización del fenómeno está unida a él incluso después de muerto, hasta llegar a Astor Piazzola un innovador que despertó el tango que estaba piantao. 

Carlos Raúl Hernández
@CarlosRaulHer

MIGUEL HENRIQUE OTERO: EL TALÓN DE AQUILES DEL POPULISMO

El talón de Aquiles del populista es él mismo. En el núcleo de la personalidad del líder populista subyace una tragedia: la desesperada necesidad de aplauso. Puesto que su deseo es irreversible, insaciable e ilimitado, está destinado a terminar mal. No se detiene nunca. Está siempre en búsqueda de gratificación. Una vez que ha accedido al poder, el adicto a las fáciles alabanzas hará lo inimaginable por permanecer en él. Y es que el poder, en la visión del sujeto populista-carismático es un gran y exclusivo escenario dispuesto para sus continuos performances, para sus insistentes monólogos.

En la percepción del sujeto populista-carismático, las personas, los hechos y la realidad, no son tales, sino accesorios para uso de su puesta en escena. En primer lugar: no le importan las personas. De allí proviene su facilidad para abusar de la palabra pueblo, porque en su lengua no es sustantiva. El pueblo no es más que una consigna carente de contenido. Nada le cuesta, nada le impide erigirse como la voz del pueblo. Porque, en esencia, de eso trata la operación mental del sujeto populista-carismático: se asume como la encarnación misma de la totalidad social. Él es el pueblo, su síntesis, su anhelo.

Dos son los géneros predilectos del populista-carismático: el primero, la denuncia exacerbada, radical y, la mayoría de las veces, infundada. Denunciar, repartir culpas, desconocer la complejidad. Su objetivo consiste en poner en circulación un estado de ánimo según el cual, cada persona, cada familia es víctima de poderes oscuros, de conspiradores eternos e invisibles, que él enfrentará y derrotará para beneficio de todos.

El segundo género de su preferencia, contracara de la denuncia, es el de la promesa irrealizable. El populista-carismático es un fabricante de absurdas ficciones. Hay en el reportorio de las soluciones que ofrece a la vida en común un fuerte componente de pensamiento mágico: como si las complejidades de la desigualdad social, de la economía o de la transmisión de conocimientos pudiesen destrabarse o solucionarse con palabras amenazantes, acciones unilaterales, obstáculos y prohibiciones. El “pensamiento” del populista-carismático tiene como su marco de acción una tarima donde predominan la acusación descabellada y las soluciones más descabelladas todavía.

Porque tiene su visión puesta en el inmediatismo del presente –su necesidad de loas y aplauso no puede esperar–, el populista-carismático tiene grandes sueños, ambiciones desmedidas, pero es ajeno, por ejemplo, a la planificación. El futuro del que habla solo existe en su imaginación: un reino de felicidad, eterno, gobernado por él mismo. Y entre la realidad de hoy y el trayecto hasta el cumplimiento de ese reino utópico no hay nada. Nada. No hay políticas públicas. Ni ejercicios de planificación sostenible. Ni planes económicos que garanticen los recursos necesarios. Ni mucho menos decisiones que se constituyan en estímulos para los agentes productivos. La cuestión es esta: la populista es una mentalidad estructuralmente antiproductiva. Detesta las motivaciones del emprendedor, la fuerza interior de la persona de trabajo, siempre impulsada por una legítima búsqueda de autonomía.

Este es el sujeto populista-carismático: uno que divide a las personas entre amigos y enemigos. Uno que no escucha, sino los dictados de su monólogo circular. Uno que se cree síntesis de todos los conocimientos necesarios para gobernar el mundo. Que se asume como infalible. Y, esto es crucial, uno que confunde su visión de sí mismo y sus deseos con las incalculables realidades del mundo. Dicho sumariamente: no hay vastedad, no hay complejidad, no hay procesos, no hay campos de fuerza, no hay caos, no hay ciclos, no hay variables, no hay tendencias. Lo que hay es un sujeto predestinado, él mismo, con su discurso reducido a tres factores: víctimas, victimarios y un salvador que se ofrece, nada menos, que como un dios terreno.

Una vez instalado en el poder, la patología del populista-carismático se potencia: dicta medidas ajenas al carácter de los hechos y a la viabilidad de las soluciones. Mira la realidad como quien se mira en el espejo. No ha dejado de pensar en sí mismo. Y así inicia su implacable tarea destructiva: falsea la historia, tacha y borra la memoria para imponer versiones a su gusto, establece las bases del culto a su personalidad.

El populista-carismático es un sujeto voraz: se siente dueño de todo. Es un devorador: cambia el rumbo de las instituciones o las erosiona, modifica las leyes para que ellas sean un corpus para beneficio personal, desconoce la meritocracia, desconoce la legitimidad de los deberes, hace crecer el ámbito de su jurisdicción y de sus derechos, cambia los modos del lenguaje y miente. Miente siempre. A medida que transcurre el tiempo, mentir se vuelve su más afinada y persistente especialidad.

Pero, finalmente, resulta en un sujeto trágico, como sugerí al comienzo. Trágico porque se entrega a las sospechas, a las conjeturas, mientras la realidad que lo rodea se convierte en un territorio en ruinas. Trágico, porque los aplausos menguan, la popularidad declina, las realidades, siempre tozudas y más firmes de lo que parecen a primera vista, lo doblegan. Trágico porque, al final, llega la hora y el minuto en que las víctimas del populista se levantan, dicen no más y dan la espalda al delirante.

Miguel Henrique Otero
@miguelhotero

ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA: MICHELLE BACHELET, CORAZÓN DE PIEDRA

Nos guste o nos disguste, desde el 1 de enero de 1959, América Latina se dividió en dos mitades incompatibles entre sí y mortalmente enemistadas. La liberal democrática comprometida con la preservación del establecimiento republicano heredado desde la Independencia, mantenido con vida gracias a los partidos que reconocían la vigencia del capitalismo y la institucionalidad del Estado de Derecho, de una parte, y la que inserto en ella o marginal a su funcionamiento, buscaba asaltarlo y destruirlo para construir y expandir el socialismo marxista leninista que ya se había apoderado del Poder en Cuba, había instaurado un régimen totalitario, se había adherido al bloque de poder global dirigido por la Unión Soviética y el resto de países socialistas establecidos desde el fin de la Segunda Guerra Mundial con el fin de imponer su poder imperial deshaciéndose del bloque dirigido, también desde la Segunda Guerra Mundial, por los Estados Unidos de Norteamérica. “Dedicaré mi vida a hacerle la guerra a los Estados Unidos, mi mortal enemigo”, le escribió Fidel Castro, el genio causante de este giro hemisférico con ínfulas imperiales, a su mujer desde la prisión de Isla de Pinos. Preso por Fulgencio Batista por el sangriento asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1956. Perdonado, jamás traicionó ese propósito.

Desde esa fecha, el comunismo internacional puso pie en un territorio ubicado a pocas millas del corazón de Occidente – Cuba y los Estados Unidos - e inició la expansión del bolchevismo en América Latina. La lucha entre la dictadura socialista y la democracia liberal se apoderó del continente, marcando la esencia de su naturaleza política. Aceptado el hecho acreditado desde Maquiavelo, Thomas Hobbes, Carl von Clausewitz, Karl Marx y Carl Schmitt, de que lo político es un campo de mortal enfrentamiento entre enemistades insuperables: la relación amigo-enemigo. Mediante dos métodos aparentemente excluyentes de acceso al poder, pero como lo demostrara el nazismo hitleriano perfectamente adecuado a los cambios político institucionales sufridos por las democracias liberales del Siglo XX: por vías pacíficas, legales, constitucionales, vale decir: electorales, o por vías armadas. La primera era permitida por la institucionalidad democrática, vale decir: el imperio de las mayorías numéricas, cuantitativas. Si las mayorías acordaban terminar con la democracia y establecer una tiranía, bienvenidas las tiranías. Un viaje en un solo sentido, pues ninguna dictadura así establecida y con esas características totalitarias ha permitido el viaje de regreso. De allí la supervivencia de la tiranía bolchevique cubana, que ya supera los sesenta años. Y de allí las insuperables dificultades que encuentra la sociedad venezolana, incapaz de resolver su crisis de dominación en uno u otro de los sentidos.

Esa enemistad, introyectada con violencia y lucha de guerrillas a la esencia de la vida sociopolítica latinoamericana por Fidel Castro y las guerrillas de la Sierra Maestra desde los años cincuenta, ha convertido a nuestra región en el campo de enfrentamiento permanente, incontrovertible e insoslayable entre dos Weltanschaungen, dos cosmovisiones enemigas e irreconciliables: el capitalismo liberal y el socialismo. O, dicho políticamente, entre la democracia liberal y la dictadura bolchevique. Es el contexto en el que se ha desenvuelto nuestra región desde los años cincuenta y explica todos los avatares de su vida política: desde la guerra civil colombiana a la guerra de guerrillas en el corazón del continente, y desde la lucha por el poder electoral desde Salvador Allende y la Unidad Popular a Juan Domingo Perón, Evo Morales y Rafael Correa.

Venezuela vivió con particular virulencia este campo de enemistades. Supo superarlo, primero, gracias a la virtud de sus mejores expresiones políticas, como los partidos democráticos y sus grandes líderes – Rómulo Betancourt, Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera, entre los más prominentes – que supieron ponerle atajo a la expansión imperial del castro comunismo cubano, tanto mediante el empleo de sus ejércitos como al levantamiento de una alternativa estrictamente ideológica y política. Pero sobre todo gracias a los ingentes recursos de la renta petrolera, sabiamente utilizada para desarrollar el país como para subvencionar una democracia social altamente fructífera. Bastó que se desatara la crisis económica, no obstante, para que el frágil edificio del entendimiento interclasista se viniera abajo y las viejas apetencias golpistas del caudillismo militarista asomara sus garras y se apoderara de la democracia, hasta destruirla en su esencia. Por cierto, con el complaciente auxilio de fiscales, jueces y juezas, académicos, periodistas e intelectuales abajo firmantes. Y algo muchísimo más determinante: la penetración del castro comunismo en las filas de las fuerzas armadas. El veneno ideológico de la utopía marxista que le sirviera de tapadera y enmascaramiento al asalto castrista, ya se había apoderado de la Intelligentsia nacional. Si cabe darle tal nombre al golpismo militarista y caudillesco venezolano. La entrega de la soberanía y la riqueza petrolera a la tiranía cubana explica el resto.

El brutal asalto al botín petrolero, la conversión del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas en mafias terroristas y narcotraficantes, la corrupción en el manejo de la pobreza y la alianza con el terrorismo talibán, así como la represión desembozada de los distintos sectores oposicionistas, si no forman parte del modelo anteriormente explicado, constituyen parte del folklor idiosincrático nacional. Del cual, obviamente, tiene más que sobrado conocimiento la dos veces ex presidenta de Chile Michelle Bachelet. Con el cual, dado que se formó en la dictadura alemana del Este y militó clandestinamente en el sector más duro y guerrillero del Partido Socialista chileno, se siente naturalmente identificada. Michelle Bachelet no es una demócrata, en el sentido liberal que se le puede aplicar el término a cualquiera de nuestras luchadoras sociales como María Corina Machado, Blanca Rosa Mármol de León o Delsa Solórzano, Lilian Tintori o Fabiana Rosales. Es una activa militante revolucionaria, procastrista y, desde luego, pro chavista y, por derivación natural, pro madurista. Como Cilia Flores, María Lourdes Urbaneja o Erika del Valle Farías. Carece de la más elemental imparcialidad. Así su cara de palo y su sesgo de señora tontona y desubicada la haga pasar por la Madre Teresa de Calcuta.

Ha de reconocérsele, sin embargo, una capacidad mimética digna del Conde de Montecristo. Habiéndose propuesto vengar la muerte de su padre, jugó con habilidad suprema la careta de la demócrata impertérrita como para ir a los Estados Unidos a seguir una especialización en temas vinculados con las fuerzas armadas, ser nombrada ministra de defensa y mandar en tal condición al propio Augusto Pinochet, asesino intelectual de su padre.

¿Se entiende el talante de la Sra. Bachelet? Para comprenderlo en toda su amplitud basta un hecho: ya de regreso en Chile y en plena dictadura de Augusto Pinochet, vivía con su madre. Ambas militaban clandestinamente en el ala más dura del Partido Socialista. Y ninguna de las dos lo sabían. Corazones de piedra, no Madres Teresa de Calcuta.

Antonio Sánchez García
@Sangarccs

JORGE V. ORDENES-LAVADENZ: ¿SE PERFILA OTRA GUERRA FRÍA?

Si la primera guerra fría concluye con la caída de cara del comunismo en 1989, la que se viene de cibernética industrial entre EEUU y China ha de ser distinta porque las pugnas entre el capitalismo controlado de China y el de empresas privadas importantes para el gobierno de EEUU hoy compite por conquistar mercados que en la guerra fría estaban claramente alineadas. Ya no, hoy éste o aquel protagonista estelar de antaño se perfila lejano a reproducir las alianzas de la guerra fría. La que se perfila va formando una “cortina digital” que viene separando las zonas de tecnología china por un lado… de las estadounidenses por otro. Y entre lo chino conocedor del valor de la educación técnica de las universidades de EEUU y su aplicación en la cibernética industrial que ese chino ha emulado, y el orbe industrial de Occidente que se percata de la calidad del producto asiático y lo compra a menor precio para sorpresa y bronca sobre todo de la Casa Blanca cuya mejor salida es la imposición de aranceles.

La pugna hierve, pero está lejos de manifestarse con un “muro de Berlín” que los separe. Esto porque componentes de Occidente se alían con Oriente para hacer frente a elementos de Occidente como es el caso del emporio cibernético Huawei de China y su sistema de redes 5G de transmisión masiva que el Reino Unido no acepta abandonar lo que expone las preferencias que están lejos de lo que conformaba la guerra fría. Otra diferencia es la aceptación del producto chino en Occidente (que nunca existió en la época de la URSS) y la pugna internacional por conseguir resultados de investigaciones avanzadas en torno a circuitos integrados (chips en inglés), metales raros y su procedencia, etc. ¿Guerra fría? Sin duda pero sin lindes geográficos definidos ni mucho menos.

Entre tanto las disputas sobre aranceles, propiedad intelectual e infraestructura técnica devinieron en asuntos urgentes de seguridad nacional de EEUU cuyo Departamento de Justicia en enero acusó a Huawei de fraude, robo de propiedad intelectual y violaciones de las sanciones impuestas a Irán, todo negado por la empresa china cuya ejecutiva, hija del Director y fundador de Huawei, fue arrestada en Canadá y es posible que sea extraditada a EEUU que hoy está ansioso de poner coto al delito de robo cibernético. Luego Google suspendió el acceso de Huawei a su sistema operativo Android. Según Huawei, las restricciones de EEUU afectarán la venta de teléfonos celulares fuera de China en un 40%. Antes de éstas era el segundo mayor vendedor de celulares de mundo, y el primero de equipos de redes de telecom con ventas anuales de US$105.000 millones.

EEUU abandonó el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (ATCE) que hoy lo conforman diez países incluyendo México, Chile y Perú. Así, EEUU perdió una alianza que hoy le sería útil para aglutinar voluntades económico-políticas ante China que va llenando el vacío comercial dejado por EEUU que, dicho sea de paso, exporta menos a China como resultado de los aranceles de D. Trump, y la reacción de China con aranceles que reducen las importaciones de EEUU sobre todo de productos agrícolas. Por otro lado éste comercia menos con los países del ATCE… lo que invita a preguntarse qué ha pasado con la consigna estadounidense del “arte del arreglo.” La pugna continúa:AFPdijo el 17 de junio que R. Trump es posible imponga $300.000 millones en aranceles adicionales a las importaciones chinas. El 19 de junio The Atlantic anunció que China está por reducir aranceles “para otros en el mundo.”

Jorge V. Ordenes-Lavadenz
@JvordenesV