lunes, 16 de noviembre de 2015

JOSÉ ANGEL BORREGO, EDITORIAL, DESNIVELES MONETARISTAS

En alguna ocasión llegamos a pensar que un pollo asado por Bs 1.000 era caro. No asumimos en ese juicio los costos que traduce ofrecer ese pollo al consumidor, que son muchos y cada vez mayores, dado el analfabetismo de un gobierno ignaro en artes gubernamentales y con énfasis especial en asuntos relacionados con todos los eventos sobre la economía de quienes ejercen actividades para garantizar la oferta de bienes y servicios. Hoy ese mismo pollo, con alguna hallaquita, podría ubicarse en Bs 2.000, lo que traduce más del 25 % del salario mínimo de un trabajador venezolano. Porque en otros lares, con gobiernos más civilizados, es posible que ese polluelo tenga un precio mayor, pero para el consumidor representa apenas una hora de trabajo.

Nos referimos a naciones desarrolladas como Estados Unidos y a otras que se jactan de creerse “en vías de desarrollo” como lo son todos los países de Latinoamérica, exceptuado el nuestro. Ergo: no es que el pollo, la hamburguesa y otras comidas populares sean caras, es que este gobierno olvida que el pueblo come y que por causa de tanta ignorancia revolucionaria y socialista carece de dinero para hacerlo.

José Angel Borrego
periodistaborrego@gmail.com
@periodistaborr1
CNP-526

Anzoategui . Venezuela

CARICATURAS DEL lunes, 16 de noviembre de 2015 EL REPUBLICANO LIBERAL, DIARIO DE OPINION, RAFAEL RIOS Y/O EDUARDO SANTOS, HUMOR, DEL DÍA, FORMA ESPECIAL DE OPINAR, RECOPILACION, MAS RECIENTES, VENEZUELA,
















Rafael Rios
rariga2@gmail.com

Eduardo Santos
eduardosantos211@gmail.com

@rariga

@edsantos211

CARLOS BLANCO: A PROPÓSITO DE JÁUREGUI, VENTAJISMO COMO COARTADA DEL FRAUDE

 “El presidente de la delegación del Parlamento Europeo (PE) que visita Venezuela en misión exploratoria, el español Ramón Jáuregui (PSOE), cree que en el país caribeño “no hay fraude” electoral, pero considera que el oficialismo tiene “muchas más ventajas” que la oposición.”

El eurodiputado hizo un diagnóstico relámpago: hay ventajismo pero no fraude. Tesis extravagante pues también dijo “que el CNE “hace mal en establecer condiciones y límites a una observación internacional”  porque “cuatro o veinte representantes internacionales” en los días de las elecciones “no es una observación electoral”, sino un “acompañamiento que no permite un juicio fehaciente de lo que es el proceso”. Es decir, un breve lapso “no permite un juicio fehaciente”, pero Jáuregui lo emite en visita aún más breve que la de los posibles “acompañantes”.

Al margen del interés político que pudiera tener (por cierto, en abierto contraste con el líder del PSOE Felipe González, según el cual en Venezuela hay “una dictadura de facto”), el problema es que hablar de ventajismo y eludir que en el sistema electoral venezolano se altera la voluntad del elector a través de diversos dispositivos, es una forma de minimizar los mecanismos fraudulentos de “una dictadura de facto”. Por fortuna, el Informe de los eurodiputados es mejor que esta declaración individual.

Hay quienes suelen hablar del ventajismo como una características de democracias imperfectas que, con el tiempo, mejoran. Aprecian el ventajismo como inevitable en democracias blandas y corruptas, pero democracias al fin. Aberraciones propias del imperfecto paisaje venezolano.

Esta forma de entender el tema (ventajismo sí; fraude no) es peligrosa; aun sin proponérselo tienden un manto de “normalidad tropical” a las dictaduras posmodernas o del siglo XXI.

En Venezuela todas las elecciones bajo el régimen chavista han sido fraudulentas. No porque en varias de ellas no haya sido mayoría el chavismo sino porque con el REP viciado, la automatización opaca, centros electorales donde no hay acceso opositor, ausencia de verificación ciudadana, maquinitas bidireccionales, intimidación militar y de “colectivos”, predominio rojo en la mayoría de las mesas de votación, retardo en apertura de mesas, y centros abiertos más allá de la hora límite y sin electores, hay alteración de la voluntad popular.

El fraude hay que reconocerlo para derrotarlo. Existe voluntad de que así sea. Millones de votos esperan contarse contra la alquimia del ventajismo tornado en fraude.

Carlos Blanco G.
@carlosblancog .
www.tiempodepalabra.com

Caracas - Venezuela

PAULA GIRAUD, LA TRISTE HISTORIA Y EL LLANTO DE UNA MADRE-VIUDA POR EL HAMPA Y VENDEDORA DE HUEVOS QUE HOY ESTÁ QUEBRADA...

Una de las mejores amigas de mi hija desde 3er grado de primaria de la Congregación San José de Tarbes, luego del asesinato de su esposo que era taxista, quedó junto a su única hija en una situación económica y emocional de “quiebre” hace varios años. Apenas pudo “levantarse” de la tragedia que la embargaba a élla y a su hija (viviendo “arrimada” en el Apto. de su mamá), por no tener una formación laboral formal, trabajó primero por un buen tiempo en horarios de “esclavitud” como ayudante de cocina en modestos restaurantes y areperas de Caracas. Tenía un carrito “feíto” Fiat Tucán, con el cual desde ese medio de transporte luego de reunir una modesta suma de dinero, empezó a incursionar como pequeña comerciante a vender huevos y queso blanco. Que les permitió luego comprarse 18 meses luego una camionetica nueva para comprar más mercancía y vender más.

Este viernes 13 de noviembre, esta amiga de infancia muy cercana a mi hija, la llamó al teléfono llorando: “Nos venimos a la quiebra, el mismo día que el Gobierno anunció que el cartón de huevos a partir de esa fecha se tenía que vender en 420 Bs. Mi mamá el día anterior había comprado 12 cartones de huevos por 11 mil bolívares.. La ganancia del esfuerzo de mi mamá era irrisoria antes del anuncio del Gobierno, al igual que la de los granjeros. Los que ponían los precios eran los distribuidores, es decir la cadena intermedia de comercialización desde que salían los huevos de la granja, hasta que llegaba al último escalafón de la venta del producto, en la cual se encontraba mi mamá.

Es decir mi mamá invirtió 12 mil bolívares por 11 cartones de huevos, un dia antes del anuncio del Gobierno. Y la ganancia en el caso nuestro de un gigante esfuerzo económico y de pasar sol “pelao” por varias horas era nada más de 1000 bolívares por cada 12 mil que mi mamá ponía de su bolsillo. Perdimos la mísera ganancia de 1000 Bs y perdimos todo nuestro modesto capital. Estamos quebradas. Igual que los granjeros, porque los que se llenaban los bolsillos eran los distribuidores y eran lo que imponían los precios y las ganancias. Que no iban ni para el granjero, ni para la última cadena de comercialización, de personas “sobrevivientes” de esta tragedia económica en la que está sumergida Venezuela.”

Yo Paula Giraud, estaba entre los venezolanos que me sentí con un poquito de alegría en medio de este desmadre que nos gobierna y en donde comer o lavarnos la cabeza con champú es una borrascosa odisea, y con insuficiente dinero como muchos ciudadanos para enfrentar los precios dolarizados de todo, a un costo del dólar con respecto al bolívar que nadie sabe cuál es (tenemos 6 tipos de cambio al cual casi nadie tiene acceso) y en verdad que SI estábamos acorralados frente a una espiral de especulativos precios de los huevos (entre muchos productos del mercado, cuando se consiguen),  y sentimos que iba entrar un poquito de color en nuestras vacías neveras de este importante rubro en la alimentación de la muy limitada dieta diaria de los venezolanos. Sentimos una bocanada de oxigeno que hubiesen tenido un sensible bajón por órdenes del Gobierno los altísimos precios  y  que era de manera continua  el cartón  de huevos de 1.200 Bs a 420Bs.

El día anterior al anuncio, yo había comprado medio cartón (15 huevos) por 530 Bs, luego de mucho caminar porque los huevos en cada bodega o supermercado costaban distinto. Ahora sé por el llanto de la amiga de mi hija, que en esta cadena de comercialización los dos extremos de la misma, los que nunca especularon se vinieron aparentemente a la quiebra. La “mafia” de los altos precios de los huevos estaban en la cadena intermedia de comercialización, en los grandes distribuidores. Desde el jueves de esta semana, no he vuelto a ver ni medio cartón de huevos por ninguna parte por mis lares, personas sencillas como la mamá de la amiga muy cercana de mi hija, había perdido su modesto capital en apenas 24 horas, mientras muchos venezolanos con sus neveras vacías, se beneficiaban de la quiebra y llanto de esta sufrida madre viuda (por el hampa). Había perdido su dinero en un “triz” y ya no podrá vender más huevos. Élla no era la que especulaba, eran otros.

Por donde yo vivo, apenas  hizo público el anuncio el Vicepresidente de la República, Jorge Arreaza de este bajón de los precios de los huevos (aún teniendo huevos en sus casas), vi a mucha gente por las calles y avenidas con un cartón de huevos (30 huevos) llevándolos con sumo cuidado debajo del brazo. ¡Bueno el pueblo tiene hambre y los huevos cada día estaban más lejos de nuestro alcance económico!.

 Todo estas distorsiones económicas y el desespero del pueblo por comprar algo de lo que “No hay”, así tengan algo de eso que NO HAY en sus casas, es la consecuencia y el miedo de no saber cuando lo pueden volver a comprar y a qué precio vendrá la  próxima vez que llegue en cantidades insuficientes a los anaqueles de supermercados privados o del Gobierno. Este caos en el que estamos, es producto de una economía enferma de gravedad con monstruosas distorsiones. No hay dólares para nadie desde hace mucho tiempo, ni nadie sabe en verdad cuál es el precio verdadero del bolívar frente al dólar, además de un conjunto de leyes y trabas por parte del Gobierno, que lo que han hecho es enfermar y estrangular cada día la economía del país.



Cuando hay caos en cualquier sociedad, algunos se aprovechan de la necesidad de la mayoría (como los bachaqueros) acompañados de gobiernos ineptos, habladores de “pendejadas” corruptos y talibanes ideológicamente. Hoy me siento preocupada por la muy difícil situación en la que se encuentran la amiga muy cercana de mi hija y de Graciela, su mamá, a quien conozco  desde  hace 14 años, quien un día antes del anuncio del Gobierno (que me hizo sentir un poquito alegre), hoy me siento mal que hubiese perdido su modesto capital en una semana: 12 mil bolívares por 11 cartones de huevos. Los especuladores estaban en este caso, en los grandes distribuidores de los huevos. No eran los granjeros ni eran los pequeños vendedores como Graciela.

OSWALDO ÁLVAREZ PAZ, MOMENTO CRUCIAL PARA EL MUNDO, DESDE EL PUENTE

Escribo bajo la tremenda impresión de los atentados terroristas de París, con su secuela de muertos, heridos y la incertidumbre del porvenir inmediato para el mundo entero. Especialmente para una Europa presionada por la millonaria ola de refugiados que tocan a sus puertas y la amenaza cierta de nuevas acciones fatales.
También lo hago afectado por la prisión de dos venezolanos filialmente cercanos al más alto gobierno. Las noticias vinculadas y las circunstancias que empiezan a ser del dominio público, ratifican nuestra convicción sobre la catadura ética y moral de eso que llaman el alto gobierno cívico-militar de la revolución. Creo que nadie se atrevería dudar de la presencia en Venezuela de los tentáculos del narcotráfico con su mezcla de terrorismo, lavado de dinero, uso y abuso del poder todo registrado en los organismos de investigación de los centros públicos y privados más importantes del mundo.
Como si todo esto fuera poco, impacta nuestro ánimo el ridículo del señor Maduro en sus últimas actuaciones internacionales. En una palabra, convertido en mendigo abandonado por quienes fueron socios  solidarios de Venezuela durante muchos años. Increíble pero cierto el acelerado camino de la riqueza a la miseria que el país transita en manos de quien tiene la responsabilidad de su conducción.
Sin embargo, para no continuar en este inventario de la destrucción nacional, cada día nos acercamos más al 6 de diciembre. Todo indica que los sectores democráticos obtendrán una gran victoria. El régimen sentirá el enorme rechazo de un país harto, fatigado y empeñado en un cambio lo más rápido posible. Esto no significa que el 6D termine el problema. Ni siquiera que la votación opositora se traduzca en la mayoría calificada para acelerarlo al máximo. Pero será el primer gran paso para la restauración de la democracia y la vida en libertad. Si se le ocurre a las cabezas del régimen darle un palo a la lámpara, es decir, arrebatar a lo Jalisco, peor para ellos. Estamos preparados para enfrentarlos en todos los terrenos. Las especulaciones sobran, pero hay gran expectativa en el mundo sobre el desenlace de esta confrontación que se acerca a su final.
Finalmente confieso que escribir estas líneas me ha costado mucho. La semana ha sido terrible por la pérdida de entrañables amigos de toda la vida. Algunos hasta maestros y ejemplo, otros hermanos solidarios en las buenas y sobre todo en las malas. Un recuerdo lleno de gratitud para Enrique Tejera París, Henry Lord Boulton y en Maracaibo, donde me encuentro, para Alejandro Méndez Caldera compañero de la vida entera.
Oswaldo Álvarez Paz
oalvarezpaz@gmail.com
@osalpaz

Desde El Puente Rafael Urdaneta

GLORIA CUENCA, LA AUTONOMÍA EN PELIGRO.

El siglo XX se caracterizó por agresiones  en contra de las Universidades Nacionales y Autónomas por parte de gobiernos dictatoriales y democráticos. En  democracia,  (1958) el Dr. Edgar Sanabria, Presidente de República decretó la Autonomía Universitaria. La Constitución Nacional del año 99. (Artículo 109), la consagra. Esperamos por  la Autonomía Universitaria,  desde la Reforma de Córdova en Argentina, (1918), hasta la fecha en  que se decreta. Quienes no son demócratas, menos universitarios, no entienden  por  qué, el país pensante sueña con 

Universidades autónomas y en particular con la UCV. Autonomía, implica independencia, posibilidades infinitas y conocimiento abierto a todas las corrientes del pensamiento universal. Es, el “espacio de convivencia”, para expresar ideas y doctrinas  en un marco de  tolerancia y  paz. Hay certeza de que, se debatirá, habrá discusión y polémica. Se validarán o rechazaran ideas y temas contrastados,  en un ambiente que permita la confrontación, sin que la minoría, corra ningún tipo de riesgo. Grupúsculos ultras quieren impedir que la Autonomía continúe manejando los destinos universitarios. Actúan bajo la dirección de un gobierno que odia las universidades, y que usa el regateo   del presupuesto, para cerrarlas. Intentaron tomarla  un  28 de marzo. Fracasaron y los universitarios  descubrieron las intenciones reales del oficialismo: acabar con la Autonomía Universitaria. Desde ese momento, luchas,  agresiones y  diatribas son constantes.

Cada día, comprobamos que el gobierno no quiere a la universidad democrática, patriótica y autónoma. Son innumerables las acciones que han realizado en contra de la Universidad Central de Venezuela, también  agreden a  las demás universidades. Se han ensañado con la Central,  autoridades, profesores, estudiantes, empleados y obreros. Sin embargo, no pueden con la UCV, como no han podido, ni podrán, instalar esa ideología fracasada del socialismo del siglo XXI, que arruina nuestro extraordinario y maravilloso país, en la mente y el alma de lo venezolanos. Inventan una ley, supuestamente, para prohibir los paros universitarios.

¿Creen que pueden acabar con la autonomía? No les arriendo las ganancias, como se dice coloquialmente, deberían saber que cuando hay afectos y compromisos sembrados en el alma del país, de la nación, atentar contra ello supone un terrible riesgo. Lo vivieron con el arbitrario cierre de RCTV, (de lo que todavía no se recuperan) y han quedado expuestos ante el mundo, al salir la sentencia  de la C.I.D.H. ordenando el regreso de la señal de RCTV y la devolución de sus bienes, (que han sido robados) . No deberían insistir en ir en contra de la Autonomía Universitaria; “la masa no está para el horno” , no hay estudiante en Venezuela, estudiante de verdad, verdad, no choros, ni vagos que quieren un diploma a toda costa, que apruebe o acepte la violación de la autonomía. Es un sector trascendental de la población venezolana, que se siente con graves dificultades por la incertidumbre de su futuro. ¿Acabar con las universidades? No es posible. ¿Con la autonomía?

Prepárense para lo que les vendrá.

Gloria Cuenca
cuencag@hotmail.com
@editorialgloria

Caracas - Venezuela

ANTONIO JOSÉ MONAGAS, CUANDO VENEZUELA DESPIERTE, PIDO LA PALABRA, VENTANA DE PAPEL,

Cuando una sociedad despierta del letargo que ha incitado la obstinada gestión de gobernantes de mortecino currículum, comienzan a desplomarse las coartadas que hasta ese momento sirvieron para tapujar mentiras, engaños y humillaciones.

La teoría política no es tan puntillosa como pudiera desprenderse del estudio comparativo entre postulados trazados en diferentes momentos de la historia contemporánea o por parte de distintos autores. Como agregada de la Ciencia Social, sus principios dejan ver la benevolencia que determina la dinámica de los hechos cuya variaciones se hallan sujetas a la multiplicidad de variables que dan cuerpo y sentido a cada acontecimiento que registra el discurrir de la sociedad en aras de superar toda contingencia posible. A decir por el aforismo que reza: “cada pueblo tiene el gobierno que merece”, sus interpretaciones dan lugar a distintas razones que llevan a vincular dicho señalamiento con el entorno más próximo a la realidad que se cuestiona ante una determinada circunstancia.

Si bien la afirmación anima gruesos enfrentamientos, igualmente aviva acusaciones muchas veces utilizadas para impugnar o correr el velo de crisis sociales, económicas o políticas que suelen atrapar, retrasar o condenar realidades a condiciones y tiempos pretéritos. Indistintamente de la autoría referida a Nicolás Maquiavelo, al italiano José de Maestre, o al francés André Maiirux, incluso al texto bíblico (Eclesiástico 10:2-5), la idea tiene la cabida que permite la consciencia de un colectivo sumiso ante la autoridad de un gobierno que poco o nada se conduele de las necesidades más clamadas y demandadas.

Tanto como que “cada pueblo tiene el gobierno que merece” o que “tenga los gobernantes que mejor se le parezcan”, el problema que la situación refiere no deja de describir la amenaza que sobre cada caso se cierne. Aunque la sentencia del político cubano, José Martí, luce igual de infortunada, es quizás más apropiada para reseñar el serio problema que vive una sociedad que, por haber carecido de la suficiente cultura política y de la necesaria memoria histórica, cae en el agudo trance de vivir atestada de dificultades que en ningún momento previó. Martí escribió lo siguiente: “Pueblo que soporta a un tirano, lo merece“ con lo cual aludía a que cuando la tolerancia se asume sin fundamentos morales ni precisiones de ética pública y orden jurídico, las realidades se pervierten. Sobre todo, cuando quienes gobiernan improvisan  con la alevosía que supone el manejo del resentimiento como criterio de gobierno.

De ahí que cuando un pueblo advierte el inmenso desgaste que soporta por causa de gobiernos corruptos, farsantes, conflictivos, arrogantes y ostentosos, las realidades políticas se tornan de cuidado. Sucede que alrededor de las situaciones que conducen a un proceder popular caracterizado por legítimas y desnudas protestas, se producen reacciones con tal firmeza que afianzan valores morales que, a su vez, exhortan una ciudadanía en sintonía con el Derecho y la Justicia, condiciones incontrovertibles de un Estado democrático.

Por consiguiente, cuando una sociedad despierta del letargo que ha incitado la obstinada gestión de gobernantes de mortecino currículum o dedicados a realizar negocios propios con dineros públicos, analfabetas funcionales con altos y caprichosos sueldos, y además diferenciados privilegios, comienzan a desplomarse las coartadas que hasta ese momento sirvieron para tapujar mentiras, engaños, fraudes y todo aquello que hasta entonces valía como pretexto para disfrazar canales de libertad y postulados de derechos humanos con falsas ideologías.

Cuando una sociedad se quita el mantillo de los ojos, la visión vuelve a remozarse con los colores del aura que brinda un horizonte que se rejuvenece cada vez que se alza una mano que empuña dignidad, se aviva un corazón que late al ritmo de las esperanzas de un pueblo con consciencia democrática. Cuando despierte Venezuela, dentro de pocos días, el país amanecerá bajo el candor de ideas que apuntarán a exaltar la dignidad, elevar la solidaridad, reencontrarse con la historia encauzada por la libertad y valores de moralidad y espiritualidad en franca relación con la verdad. Llegó la hora. Por eso se habla del momento, cuando Venezuela despierte …

VENTANA DE PAPEL

UN ESFUERZO CONCLUYENTE

La crisis universitaria no ha sido lo suficientemente insidiosa para impedir que profesores y profesionales encauzaran sus aspiraciones político-electorales para terminar eligiendo sus nuevas autoridades gremiales.

Así lo vivió la Universidad de los Andes. Las primeras semanas de Noviembre fueron demostrativas del sentido envolvente propio de la política entendida como el ámbito necesario para armonizar realidades determinadas por el carácter gregario y socializante del ser humano. Aunque sus resultados dejaron ver el espíritu demócrata de cuantos participaron como electores y elegidos, el balance obtenido mostró un escenario copado por el sentimiento democrático de la comunidad universitaria.

O sea, no hubo la capacidad de lucha que la política incita cuando un proceso de tal naturaleza tiene guardado el espacio suficiente para la participación de todos los contendores posibles. Es decir, estas elecciones no dieron oportunidad a representantes del oficialismo. Pero no por otra razón que no fuera su voluntaria ausencia, lo cual es expresión de una precariedad refleja.

Esto dejó ver que el oficialismo no encarna fuerza política alguna o importante en la Universidad de Los Andes lo cual es también parte de una lectura cuyos ribetes igualmente se verán traducidos en las elecciones parlamentarias del 6-D cuando su flaca participación evidenciará la debilidad que viene padeciendo como factor de política nacional. Vale este exordio para estimular a quienes obtuvieron el mayor respaldo político, a cumplir. La oferta electoral declarada a manera de superar los escollos que habían quedado sin ser remediados, seguro que serán “punta de lanza” de los equipos que alcanzaron la victoria. Tanto por parte del Sindicato de profesionales de la Universidad de Los Andes, SIPRULA, como de la Asociación de Profesores, APULA. No es de dudar que la Universidad necesita de una gestión que reivindique objetivos laborales en un todo con los proyectos académicos que configuran su razón de ser. Pero la jornada electoral, dejó en claro que todo resultó ser un esfuerzo concluyente.

“Las realidades, aunque inexorables, no dejan de contar con hombres que saben entender la tolerancia como recurso de la solidaridad”
AJMonagas

Antonio José Monagas
antoniomonagas@gmail.com
@ajmonagas

Merida - Venezuela

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ, "FLACA, FANÉ, DESCANGALLADA... "

Más que nunca debemos afinar el llamado a la conciliación y a votar

Las perspectivas de Latinoamérica cambian y el zombi se repliega desesperado por la escasez de cerebro fresco. Eso permite comprender la Carta de Luís Almagro, impensable en la gatopardiana etapa de Insulza, no solo por diferencias temperamentales entre ambos, sino por la recidiva en la utopía revolucionaria.

La Secretaría General de la OEA es un cargo administrativo, cuyo ejercicio debe someterse a los dictámenes de la hegemonía política en la región. Eso cambia relativamente cuando lo ocupa el expresidente de algún país, lo que le da relativa autonomía, aunque el peso de la mayoría accionaria es una realidad ineludible para cualquier CEO. Con las pistolas de Lula o Dilma Rousseff, Néstor o Cristina Kirchner y Hugo Chávez artilladas en la sien, era poco lo que podía intentar Insulza, que además divagaba regresar bendecido a Chile a hacer la carrera presidencial.

El señor temblaba ante las arbitrariedades de esos tres gobiernos, que tenían casi unanimidad en la OEA, por la tradicional inhibición de un factor de poder, México, potencial contrapeso. Las pocas veces que se le ocurrió jugar a la respondona, Chávez lo fulminó. Por el contrario, cuando Rómulo Betancourt fue presidente de Venezuela, la solidez de su liderazgo continental le permitió botar a Fidel Castro por desestabilizar las democracias nacientes. La gestión de Almagro coincide con el derrumbe de Alba, a la que vieron salir de un cabaret flaca, fané, descangayada. Hay un vacío de poder que anuncia movimiento de péndulo con lo que la rosa de los vientos de Unasur podría indicar la democracia y la apertura económica. 

Las acciones de Macri suben para el triunfo en Argentina, país que no logra salir del foso donde lo metió hace 70 años el monstruo bicéfalo Perón-Evita.

LA MALDICIÓN GITANA

Nunca más el país levantó la cabeza desde esa maldición faraónica, porque todos los que vinieron después, salvo Menem, fueron más o menos tan populistas e irresponsables como la dupla. Con Menem el país comenzó a recuperarse pero luego De la Rúa, una especie de Caldera argentino, desmontó las reformas económicas para lanzar el país en manos del kirchnerato. Dilma Rousseff, aferrada al poder, para agonizar su período, tiene que apurarse la cicuta de su soberbia, vade retro de ese izquierdismo ojeroso y enfrentar la quimioterapia a la tremenda metástasis de corrupción que ha puesto en peligro el éxito de Brasil en los últimos 25 años. El PT, como todos aquellos que quieren hacer del mundo un paraíso, terminó por sembrar las instituciones de toda suerte de bellaquerías, incompetencia, felonías y delitos mayores. En la prosperidad a nadie le importaba, pero con el mugido de las vacas flacas sí.

No hay piedra que se levante en el PT de la que no salga una alimaña corriendo.

Venezuela retrocede día a día en medio de atropellos, algarabías, errores, y una incomprensible tozudez para rectificar, que parece no tener explicación racional. Como si escogieran asesores entre sus peores enemigos, o al brontosaurio de Fidel Castro. Jamás se sabe de un gobierno que conscientemente, en medio de llamados de alerta de todas partes, elija arrojarse al volcán, cuando hubiera podido comportarse con normalidad para el aplauso.

¿Tienen que inmolarse todos? Las elecciones parlamentarias son la frontera entre el país y la desesperación y parece inmancable que con ellas comiencen los cambios para restaurar la democracia. La Carta de Luís Almagro es un acontecimiento de consecuencias bendecibles en el actual proceso de elecciones parlamentarias.

LA CONCORDIA GANA

Indica que la estrategia y el lenguaje democrático que la Unidad se ha impuesto, en contraste con la jerga brutal de varios actores, dan frutos y despertaron grave preocupación en el más importante de los organismos multilaterales de la región. La estrategia pacífica, democrática, electoral y constitucional hace mella hacia afuera y hacia dentro del país y ha provocado un estremecimiento político.

Deja ver en todas partes que en Venezuela existe una alternativa confiable al caos y no un nuevo rostro de ese caos. Los estertores revelan que en cualquier circunstancia la fiesta de la razón (Valentina Maninat dixit) está en marcha. Su victoria masiva y contundente generará un cambio pacífico y democrático, sin traumas innecesarios como es deseable. 

Pero la libélula vaga de una vaga ilusión que pretende dar base por bolas a los resultados electorales y llamar una ilusoria junta cívico militar no es ordinaria, ni de aceptación pasiva por la comunidad internacional.

Decenas de acuerdos firmados por Venezuela, entre ellos la Carta Democrática, lo impiden. Se equivocan quienes piensan que un madrugonazo impediría cambio. Lo ocurrido hace que, más que nunca debemos afinar el llamado a la conciliación y a votar porque es el único instrumento deseable para quienes se proponen una sociedad democrática. La decisión de luchar con los mecanismos constitucionales es lo que ha desencadenado este remezón político. 

Otra cosa sería si fueran dos manadas de desadaptados insultándose y jugando a la guerra. La revolución se ha mantenido en el poder porque el mundo la vio cómo un Gobierno electo, al que querían derrocar por la fuerza. 

Hoy inexplicablemente quienes se protegieron con ese escudo renuncian a él al declarar que ignorarían la voluntad mayoritaria.

Carlos Raul Hernandez
carlosraulhernandez@gmail.com
@carlosraulher

Caracas - Venezuela

ANGÉLICA MORA, EL TRISTE MUNDO EN QUE VIVIMOS

El trágico mundo de hoy destaca a diario a los cubanos que tratan de escapar por cualquier medio posible hacia Estados Unidos, el país que durante generaciones les enseñaron que era el gran Enemigo.
Otra muestra es el triste panorama de los venezolanos que huyen por miles –cuando pueden– de un régimen corrupto y despiadado que ha acabado, en 16 años, con toda la prosperidad y las libertades de su historia.
Además señala al régimen de Nicolás Maduro, indiscriminadamente, cerrando fronteras y levantando vallas de alambres de púas.
Asimismo, en Europa, el drama de los emigrantes está obligando a los gobiernos de varios países, desesperados ante el éxodo interminable del continente africano y naciones pobres, a levantar muros en un vano intento por contener a los miles que intentan cruzar sus fronteras.
El mundo ha cambiado radicalmente en el último medio siglo y los valores del individuo se han reducido a luchar por sobrevivir en ambientes autoritarios, donde la primera enseñanza es el odio y la desconfianza hacia sus semejantes.
Los castristas, cuando llegaron al poder, convirtieron la isla en un infierno donde los círculos están marcados para todo el pueblo, pero no para la élite. Unos pocos gobiernan con mano férrea, temiendo y aplastando al menor de los soplos de inquietud de los disidentes.
Mientras tanto el pueblo cubano sobrevive privado del bienestar, que es la calidad de vida natural en otros países. Por eso es que escapa a la Tierra Prohibida, que tiene de todo en lo material y en libertades.
La huida de los venezolanos de la patria es incluso más dramática, porque conocieron de la prosperidad, reflejada en la clásica frase de “Está barato, dame dos”… cuando iban de compras al extranjero, especialmente a Estados Unidos. Incluso el escape de los venezolanos es aún más desesperado debido a que huyen de la persecución política y ante el temor a perder la vida. En la tierra del Libertador la existencia no vale nada y puede terminar incluso en las manos del hampa.
Está comprobado que los problemas de Cuba y Venezuela son la corrupción y el despotismo de sus gobernantes. Por eso, mientras estos no cambien, el amargo éxodo proseguirá perdiendo a su población, pese a todas las medidas que trate de crear y aplicar el gobierno de los Estados Unidos.
Angelica Mora
angelicamorabeals@yahoo.com
@copihueblanco

Nueva York - Estado Unidos

JULIO E. MUÑOZ, SE LE CAYÓ LA MÁSCARA A MADURO

 “La libertad nunca es dada voluntariamente por el opresor; debe ser demandada por los oprimidos”.

Estas palabras de Martin Luther King Jr. me vienen a la memoria pensando en la situación que está viviendo el pueblo venezolano.

Venezuela se prepara para las elecciones el 6 de diciembre, que renovarán a la totalidad de los miembros de la Asamblea Nacional, en un ambiente de incertidumbre, con amenazas contra periodistas y sin la transparencia que asegure la imparcialidad del escrutinio público.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha denunciado ante el Consejo Nacional Electoral de Venezuela que este país no ofrece garantías para el desarrollo de unas elecciones con la libertad, igualdad y transparencia requeridas. Y se ha unido a las constantes peticiones de libertad para el líder opositor, Leopoldo López.

A esto se unen las acciones de la CIDH, que acaba de anunciar la adopción de medidas a favor de cuatro editores (Miguel Henrique Otero, Alberto Federico Ravell, Isabel Cristina Ravell y Teodoro Petkoff) que enfrentan ataques, agresiones, amenazas y persecución por parte del Estado venezolano. Estos periodistas deben ser protegidos ante el riesgo de ser encarcelados, por ejercer su derecho a la libertad de expresión, a través de un medio de comunicación social, de manera crítica contra el régimen.

Y ante estas demandas de organismos internacionales ¿cómo responde Nicolás Maduro?

El presidente de Venezuela ya ha adelantado, en un discurso agresivo, que no va a reconocer el resultado, si este es contrario a los intereses del partido militar gobernante, y sus palabras incluían una amenaza velada de un autogolpe. No olvidemos que el hombre fuerte del régimen no es otro que el ex militar Diosdado Cabello, actual presidente de la Asamblea Nacional.

Finalmente, el régimen chavista ha mostrado su verdadero rostro. Para ellos la democracia solo es válida cuando es favorable a sus intereses; en el momento que ven peligrar el control del aparato del Estado, esta ya no vale. La preocupación aumenta al conocerse, por boca del propio Maduro, que la orden es ganar como sea y que, si se da el caso, deben gobernar con el pueblo y en unión cívico-militar.

Difícil alternativa para un país que es observado como el cráter de un volcán en erupción. Elecciones sin periodistas libres, con amenazas del propio presidente y con un sistema electoral sin transparencia, colocan el futuro de esta nación y de buena parte de América, en una encrucijada bajo los ojos atónitos del mundo y la indiferencia de la clase política gobernante que dirige los destinos de los países del hemisferio.

Los 19 millones de electores venezolanos están llamados a ir a las urnas, el próximo 6 de diciembre, para decidir si continúan en el camino hacia el totalitarismo o exigen recuperar la senda de la democracia.

Julio E. Muñoz
@julioemunoz
Estados Unidos

Profesor visitante en Libertad de Expresión en el College of Law de American University, en Washington, DC.  

EDMUNDO GONZÁLEZ URRUTIA, EL INTENTO FALLIDO DE MADURO ANTE EL CONSEJO DE DERECHOS HUMANOS

Nicolás Maduro solicitó ser recibido en una sesión especial del  Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH) el jueves 12 de noviembre. Desde la creación de este órgano en 2006, sólo dos Jefes de Estado habían intervenido ante se foro: la presidenta Michelle Bachelet de Chile y el líder Palestino Mahmud Abbas en octubre de este año. Así pues, el carácter extraordinario de la cita y el particular momento que vive Venezuela le brindaron un ambiente de gran expectativa.

Las palabras de bienvenida del Alto Representante de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, transmitidas en video, al comenzar la reunión, fueron el abrebocas de esa sesión extraordinaria. Su mensaje fue directo y resumió en unos pocos minutos la crítica visión, que desde ese órgano, se tiene sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela.

Lo primero que le dijo el Alto Representante fue que ser miembro del CDH comporta la responsabilidad de promover y proteger los derechos humanos en el propio país, así como en el escenario mundial. Seguidamente expresó la seria preocupación de un buen número de órganos de derechos humanos de la ONU, incluido el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria, “sobre la independencia del poder judicial en Venezuela, la imparcialidad de los jueces y fiscales y las presiones que enfrentan cuando se trata de casos políticamente sensibles”. Agregó que “Los casos de la Jueza María Lourdes Afiuni y Leopoldo López son ilustraciones evidentes de estos problemas”.

No los mencionó, pero habría que añadir allí las detenciones arbitrarias de Antonio Ledezma, Manuel Rosales así como los más de 80 prisioneros políticos, perseguidos y exiliados.

También expuso las preocupaciones sobre la intimidación, amenazas y ataques a periodistas, defensores de derechos humanos y abogados. Y finalizó con dos llamados a Venezuela: dar cumplimiento a las recomendaciones hechas por parte de estos mecanismos internacionales de tutela en esta materia y asegurar que estas personas no sean sometidas a presiones de ningún tipo en el desempeño de su importante trabajo. Finalizó con un especial pedido para que se retire el estado de excepción que suspende varias garantías a los derechos humanos en 24 municipios del país.

Lo dicho por el Alto Comisionado ha sido denunciado también en diversas ocasiones por destacados líderes mundiales que han constatado no sólo la notoria ausencia de separación de poderes en Venezuela, sino la abusiva concentración de medios de comunicación en manos del gobierno, el irrespeto a la libertad de expresión, la parcialización política del órgano electoral, por citar algunas.

Mal momento escogió Nicolás Maduro para pedir esta reunión. El inventario de violaciones de los derechos humanos por parte de su gobierno es muy amplio y ha sido mostrado en repetidas ocasiones ante los organismos internacionales que velan por estos derechos

En efecto, se trata de un gobierno que  ha denunciado la Convención Americana sobre Derechos Humanos; que incumple las decisiones y fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, así como las exhortaciones y recomendaciones del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria y del Grupo de Trabajo sobre Libertad de Expresión. Un gobierno que reiteradamente ha negado la visita a nuestro país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la Organización Internacional del Trabajo.

¿Que le respondería el gobernante venezolano a los miembros del CDH sobre las detenciones arbitrarias, las torturas, los maltratos físicos y psicológicos de las personas detenidas por razones políticas?.

¿Tendría algo que decir sobre el cerco a la libertad de expresión, el control de los medios de comunicación mediante, la censura, el amedrentamiento, el control del papel periódico y de las frecuencias radiales y de televisión;

¿Podría explicar las progresivas violaciones a los derechos de propiedad mediante invasiones, confiscaciones, expropiaciones y arbitrarios procesos judiciales?

¿Qué les diría a los miembros de CDH sobre sus amenazas a los opositores si pierde las elecciones legislativas; la utilización de grupos parapoliciales armados por su gobierno para amedrentar a sus adversarios y defender de su revolución?

Maduro pretendió utilizar este foro para distraer la atención de los graves problemas del país. Fue un intento fallido por presentar una visión que se aleja completamente de la realidad en cuanto a las restricciones a las libertades fundamentales y a los elementos esenciales de la democracia y el estado de derecho.

Edmundo González Urrutia
@elestimulo

http://elestimulo.com/blog/el-intento-fallido-de-maduro-ante-el-consejo-de-derechos-humanos/

CARLOS ALBERTO MONTANER: EL MEJOR PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS

Añadir leyenda
Espero que el señor Donald Trump no sea el candidato de los republicanos y mucho menos el próximo presidente de Estados Unidos. No sólo por su deplorable manera de enfrentarse al problema de la inmigración. Eso es desagradable y absurdo, pero no lo más grave. Lo peor es que no tiene una psicología presidenciable.

Su personalidad no es compatible con la delicada tarea de dirigir en el siglo XXI una compleja y mastodóntica nación de 320 millones de individuos, enfrentados por intereses y valores contrapuestos, adscritos a todas las etnias, culturas, razas y religiones imaginables, artificialmente vinculados por la adhesión a una Constitución y a unas instituciones comunes.

El señor Trump, qué duda cabe, es un buen negociante capaz de descubrir oportunidades de ganar dinero, para lo que se requiere una imaginación específica aunada a la voluntad de arriesgarse –lo que también varias veces lo ha precipitado a la bancarrota–, pero esos rasgos no necesariamente lo capacitan para desarrollar una buena labor en la Casa Blanca.

Si el gobierno de los Estados Unidos fuera una gigantesca empresa de servicios –educación, sanidad, seguridad, transporte, relaciones exteriores, todo–, y en vez de elegir a un presidente por la vía de las urnas contratara a una firma de cazatalentos para que localizara a un buen CEO o presidente, ¿a quién reclutaría esta hipotética compañía?

Ante todo, tendría en cuenta la inmensa diversidad de la clientela a la que hay que satisfacer, los instrumentos que tiene para lograrlo y las limitaciones legales en las que debe llevar a cabo sus actividades. A partir de ese punto repasaría a los clásicos y fijaría siete características ineludibles que ya fueron exploradas por los pensadores de la época.

La primera es la prudentia. Debe ser previsor, prudente. Debe autocontrolarse. No se juega con el destino de la gente. Los grandes errores de los gobernantes son producto de una jugada audaz que les salió mal. Napoleón se hundió cuando invadió a Rusia (lo mismo que le sucedió a Hitler a mediados del siguiente siglo).

La segunda es la auctoritas. La autoridad emana de la experiencia, pero no exactamente de la edad. En 1901 Teddy Roosevelt apenas tenía 43 años cuando el asesinato de McKinley lo convirtió en presidente de Estados Unidos. John F. Kennedy comenzó a gobernar en 1961 a los 44 años. Ambos poseían una inmensa carga de autoridad.

La tercera, muy relacionada con la anterior, es la gravitas. Hay que tomar las cosas en serio y transmitir esa determinación a los subalternos. Incluye la capacidad para decidir la importancia o prioridad de los asuntos. Un gobernante que no sabe ponderar sus tareas está destinado a perder el tiempo inútilmente.

La cuarta es la concordia. No se gobierna con el ceño fruncido, peleando con todo el mundo y provocando temor. Esto es verdad dentro y fuera de las fronteras. Gobernar es negociar, buscar consensos, pactar, comprender las debilidades propias y las fortalezas del adversario. Hay que sostener los principios, pero admitir, al mismo tiempo, que a veces son inevitables algunas concesiones que nos repugnan porque no hacerlas acarrearía unos terribles males. La flexibilidad no es una debilidad, como sostienen las personas autoritarias. Es una virtud.

La quinta es lo que los romanos llamaban humanitas. Es decir, la cultura, la preparación. Todos los problemas son poliédricos, poseen múltiples lados y aristas. Tienen consecuencias económicas, morales, sociológicas, legales. Para entender la realidad y tomar decisiones acertadas es conveniente poder abordarlos desde distintos ángulos de manera equilibrada y sin dogmatismos. Esto requiere una buena formación.

La sexta es la clementia. Es la virtud que lleva al gobernante a ser compasivo, a pensar en el daño al prójimo que puede producirle con sus decisiones. A veces la firmeza es contraria a la clemencia. Jimmy Carter, que no fue un gran presidente, fue, sin embargo, una persona genuinamente compasiva que introdujo en el debate internacional el tema de los Derechos Humanos y le hizo un gran favor a la humanidad. Alguna vez dijo una frase que lo reivindica: “si yo no puedo ejercer la compasión en la Casa Blanca no me interesa estar en ese sitio”.

La séptima es la industria, que para los romanos era el trabajo intenso. No hay resultados buenos que no tengan detrás una gran carga de esfuerzo. El gobernante tiene que trabajar mucho y hacerlo honradamente, por la gloria de servir, y no para el beneficio personal.

Por último, queda la suerte. Un buen jefe de gobierno puede tener esas siete virtudes, y otras cuarenta, pero si el viento le da de frente, y lo agarra una crisis económica violenta, lo atacan los enemigos exteriores, la naturaleza se rebela y la sociedad a la que sirve presenta síntomas de anomia y no reconoce ni respeta las normas, es muy poco lo que podrá hacer. Hay cien ejemplos.

Carlos Alberto Montaner
montaner.ca@gmail.com
@CarlosAMontaner
Vicepresidente de la Internacional Liberal

Estados Unidos

ALBERTO JIMÉNEZ URE, EL TERRORISMO CABALGA ENCIMA DE LA OMNIPRESENTE INDUSTRIA MUNDIAL DE ARMAS

«No hiberna porque no existe, no creó la abominación que somos: te lo advierte alguien al cual no le consultaron si quería irrumpir en esto que presumimos Humanidad, una criatura vejada que igual potencial victimaria entre salvajes»

No existe ninguna persona en el Planeta Tierra que esté salva o no haya experimentado miedo ante ciertas e incesantes amenazas de muerte o cualquier otro asunto relacionado con su precipitación y advenimiento. Alguien que no tema ser (con o sin motivos) perseguido, torturado, ejecutado o confinado en mazmorras por  causa de eso que entendemos como «irracionalidad». Empero: ¿qué es, a partir de cuándo y por qué lo somos?
En esto patético (febril, frágil, absurdo) que llamamos «existencia», defino «irracionalidad» la perversidad que nos estigmatiza «inhumanos».  Cada instante millones de personas nos sentimos víctimas de ella, de sus profesos y adeptos. No importa si somos habitantes «primer o ultimomundanos», la irracionalidad rige a las naciones. Es un comportamiento que se exhibe mediante musculaturas. Fortalezas perceptibles en masas corpóreas e instrumentos para el exterminio de nuestra especie y otras.
Cometen actos «terroristas» los jefes de repúblicas que destinan tesoros o dineros patrios a la compra de pertrechos de guerra, con el alevoso propósito de dotar a innecesarios ejércitos o grupos de milicianos/mercenarios para los cuales nada es más glorioso que portar un/a «escupefuego». Infligen contra la Civilización los mandatarios que malversan dineros que proceden de naciones para enriquecer una omnipresente «Industria Universal de Armas». Tanto más contribuyen a su crecimiento cuanto más odio fomentan entre individuos a los cuales someten o   «gobiernan».
Los dictadores, califas, reyezuelos, monarcas o jefaturales autoritarios nos condenan a padecer penurias siempre que compran armas de guerra con recursos financieros que no les pertenecen: y que deberían destinarse a la vida buena. A productores de alimentos, cultura, salud e investigación científica.  Ellos son «terroristas» de colegiatura que venden armas letales a quienes son sus idénticos, pero «en situación de ilegitimidad». Miremos y escuchemos a los ingenuamente electos por los pueblos: son asesinos «constitucionales», hombres y mujeres cuya codicia los impulsa a provocar éxodos en territorios por ellos devastados. Sólo los motiva la idea de reprimir para permanecer al mando. Necesitan asustarnos, intimidarnos, abatirnos con la ventaja que le conceden los regimientos del sin fronteras «Crimen Político/Religioso Organizado».
Los «terroristas sin colegiatura» obtienen sus armas de guerra de esos países donde exitosamente opera la «Industria Universal de Armas». Pero, todos son santificados por envilecidos pontífices que platican sobre «Apostasía». El «Terrorismo» es más que un discurso doctoral o discusión para intelectuales adherentes u opositores del «Crimen Político/Religioso Organizado».
Alberto Jimenez Ure
jimenezure@hotmail.com
@jurescritor

Merida - Venezuela        

PEDRO SEGUNDO BLANCO, RAZONES HAY SUFICIENTES

Dilapidar un Billón trescientos cincuenta mil Millones de Dólares en 17 años de supuesta “revolución bolivariana y chavista” y transmutar a Venezuela de una economía productiva que abastecía cerca del 80% del mercado nacional en todos los rubros a una economía de puertos e importaciones, donde prácticamente todo es traído del exterior; armar a la población de manera indiscriminada, por intermedio de círculos, colectivos, delincuentes y pranes al servicio del régimen, con el saldo rojo y sangriento de más de 250.000 compatriotas caídos a manos del hampa y la delincuencia desbordada a lo largo y ancho del País; destruir las instituciones y poderes públicos del estado y convertirlos en ministerios políticos del chavismo, para que estos actúen como mandaderos de la cúpula gobernante, al extremo de usarlos para perseguir, acusar, apresar, condenar y violar los derechos humanos de ciudadanos demócratas decentes, valiéndose de las peores artimañas y fraudes procesales; auspiciar la fuga de talentos y el éxodo de decenas de miles de compatriotas profesionales de toda índole, que han tenido que abandonar la Nación por razones de subsistencia personal y familiar; provocar el quiebre moral de la ciudadanía de manera sistemática y recurrente todos estos años, con la vinculación directa de altos personeros del gobierno, en hechos dantescos de corrupción, lavado de dinero, tráfico de drogas y todo tipo de delitos reñidos con la Constitución y la  ética de los asuntos públicos, como los renombrados casos de Acosta Carles y Willian Makled, el magistrado Eladio Aponte Aponte, las 31 maletas de cocaína de la línea aérea Air France, la detención en México del hijo de la gobernadora del estado  Monagas  Yelitza Santaella con 40 kilográmos de cocaína, la detención en Miami del Juez Benny Palmieri, las confesiones del ex jefe de seguridad de Chávez Leamsy Salazar, la detención en Maiquetía del narcotraficante Richard Cammarano en compañía de la magistrada del Tribunal Supremo de Justicia Mirian Morandy, comadre de la primera dama de la República, las explosivas confesiones del Fiscal Franklin Nieves, sobre la charca existente en la Fiscalía General de la República y ahora la detención in fraganti en Haití, provenientes de Venezuela en un mini jet Citation 500 que despegó de un hangar de Maiquetía con 800 Kilos de cocaína de alta pureza; son razones más que suficientes para que nuestro pueblo termine de despertar y entender, que estamos en presencia de un régimen destructor y forajido y de una clase política impuesta desde la llegada de Hugo Chávez al poder, que carece de CAPACIDAD y condiciones MORALES para seguir al frente de la República.

Despejada esta convicción en la conciencia de todos los venezolanos, es menester actuar con decisión, coraje y las únicas armas que tenemos y sabemos usar los demócratas de nuestro País LA RAZÓN y EL VOTO; y la cita comicial del próximo 6 de diciembre es el escenario propicio, para producir el cambio que requiere la Nación; darnos una mayoría parlamentaria sólida, es garantía de frenar el desmadre nacional provocado por el gobierno bicéfalo Maduro-Cabello e iniciar el proceso de reconstrucción nacional, que comenzará desde el parlamento, restituyendo la Constitución Nacional, derogando todas aquellas Leyes que choquen con la Carta Fundamental y adecentando el ejercicio de la función pública, para que esta vuelva a estar al servicio de la Patria y no de la parcialidad política corrompida que en mala hora llegó en 1998 y durante 17 años gobierna Venezuela.
“Quienes defienden el derecho a la vida de asesinos, avalan la pena de muerte de ciudadanos inocentes” PSB.
Pedro Segundo Blanco
petersecond1@hotmail.com
@pedrosegundoABP

Sucre - Venezuela 

RAMÓN PEÑA, PAIS DE POSGUERRA

La curtida experiencia del periodista Jon Lee Anderson, testigo de conflictos en tantos lugares de la geografía tercermundista, le ha permitido dibujar la miseria que viven los venezolanos, con esta gráfica expresión: “Nunca había visto a un país sin guerra tan destruido como Venezuela”. Ciertamente, lo nuestro no es una guerra como esas que Anderson ha conocido en Somalia, en Afganistán o en Siria. Pero ¿Cómo es posible sufrir los estragos de una guerra sin haberla vivido? Ensayaremos una hipótesis.

Un cerebro  enfermo de poder, el de Hugo Chávez, junto al de sus torvos maestros cubanos -inmisericordes ante cualquier estrago causado en nuestro territorio- idearon un teatro de operaciones bélicas y una estrategia con el solo objetivo de su eternización en el poder. Identificaron como enemigos a la producción privada y el pensar, y, para armar su bando, a militares adocenados y al lumpen. Rotos los fuegos, la industria, las siembras y los comercios fueron casi arrasados mediante confiscaciones, controles, asedio y amenazas; el libre pensar fue arrinconado, silenciado por la hegemonía comunicacional, el cerco a las universidades y la persecución de la disidencia; en el lado “patriota”, la fidelidad de los hombres de armas fue negociada con privilegios y riquezas a la mano; y al lumpen se le armó con la limosna populista glaseada con promesas a cambio de su voto y el obsequio de la impunidad para delinquir. La devastación resultante, esa que observa Anderson, es innecesario describirla.
No pretendíamos enseñarle nada nuevo a este destacado periodista, solo hallarle alguna explicación sin cañones ni bombardeos a su certera afirmación.
Ramón Peña 
ramonpen@gmail.com

Estados Unidos