sábado, 5 de enero de 2019

ACTUALIZACIÓN, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, SÁBADO 05-01-2019,

LUIS UGALDE, SIN PRESIDENTE ELECTO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 7 minutos
Dentro de una semana Venezuela amanecerá sin presidente electo democráticamente. Vivimos una enorme y creciente tragedia, pero el usurpador está empeñado en no cambiar y hacer irreversible esta criminal hiperinflación, que en 2019 pasará de 10.000.000 %, con el salario pulverizado, los servicios públicos destrozados y la economía productiva por los suelos. Urge una pronta salida y redemocratización. Nadie del régimen -medianamente informado y sensato- puede pensar que el país tiene futuro con el actual gobierno y política. Lo sensato es la renuncia de Maduro o su retiro obligado, ... más »

CARLOS BLANCO, AQUEL ENERO…

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 13 minutos
Finalizaba el año 1957 con un sabor amargo. El general Pérez Jiménez se había robado –una vez más– la voluntad popular en el plebiscito de diciembre. Según el CNE de entonces, el dictador habría obtenido el 87% para ratificar su mandato, mientras la oposición apenas habría alcanzado 13%. Todo el mundo sabía que el fraude había sido monumental. Ya los estudiantes habían protestado abiertamente en noviembre, pocos meses antes se había constituido la Junta Patriótica integrada por Fabricio Ojeda de URD, Guillermo García Ponce del PCV, Silvestre Ortiz Bucarán de AD y Enrique Aristeguie... más »


YOANI SÁNCHEZ, SEIS DÉCADAS DE UNA UTOPÍA INALCANZABLE

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 39 minutos
El viejo Ramón era un adolescente de rostro lampiño cuando Fidel Castro entró en La Habana aquel enero de 1959. Poco después, decidió hacerse miliciano para defender lo que entonces muchos cubanos llamaban con orgullo "la Revolución". Hoy, con una pensión que no supera el equivalente a 20 euros al mes, el jubilado vive del dinero que le mandan sus nietos, emigrados el otro lado del Estrecho de Florida, en ese país al que Ramón apuntó con su fusil mientras hacía la guardia en una unidad militar en plena Guerra Fría. Este 2019, el proceso que ilusionó a millones de cubanos llega a su... más »

ALFREDO M. CEPERO, SIN MURO SE ACABA TRUMP Y SE PIERDE A AMÉRICA.

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 49 minutos
La promesa del muro lo puso en la Casa Blanca por la puerta ancha. La violación de esa promesa lo sacaría a cajas destempladas por la puerta trasera. Después de sus victorias en la Cámara de Representantes en las elecciones parciales del pasado mes de noviembre la izquierda demócrata se ha envalentonado. Están convencidos de que tienen a Trump contra la pared y han arreciado su obstruccionismo al muro propuesto por el presidente en la frontera sur. Concluyen que si niegan a Trump el cumplimiento de esa promesa de campaña estarán dando el primer paso para derrotarlo en las generale...más »

NELSON CASTELLANO-HERNÁNDEZ, ACTOS HEROICOS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 59 minutos
Me reclamaba un lector que mi artículo anterior era “Una página de conceptos heroicos” al que le faltaba “algo practico” para conseguir la solución en Venezuela. Por la sugerencia enviada parecería que bastaría con que la diáspora denunciara la situación ante la ONU para resolver el conflicto. Entiendo su preocupación, por lo que me motivé a escribir estas líneas. Antes quisiera llamar la atención sobre el contenido de un artículo de opinión, en cuyas pocas cuartillas, es difícil diversificar su contenido; el mismo debe enfocarse en una problemática y obedecer a un objetivo espe... más »

RAFAEL RAMÍREZ, LA PERDIDA DE LA V REPÚBLICA, TERCERA PARTE

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Primera parte en http://elrepublicanoliberalii.blogspot.com/2019/01/rafael-ramirez-la-perdida-de-la-v.html Segunda parte en https://elrepublicanoliberalii.blogspot.com/2019/01/rafael-ramirez-la-perdida-de-la-v_4.html TERCERA PARTE Ahora hagamos una evaluación de los daños estructurales al país: La Soberanía del Estado sobre el Petróleo y el Gas, así como, el control de PDVSA y sus operaciones primarias de exploración, producción, procesamiento y comercialización, han sido cedidas a entidades privadas y transnacionales, en abierta contravención a los artículos 302 y 303 de la Con... más »

LUIS UGALDE, SIN PRESIDENTE ELECTO


Dentro de una semana Venezuela amanecerá sin presidente electo democráticamente. Vivimos una enorme y creciente tragedia, pero el usurpador está empeñado en no cambiar y hacer irreversible esta criminal hiperinflación, que en 2019 pasará de 10.000.000 %, con el salario pulverizado, los servicios públicos destrozados y la economía productiva por los suelos.

Urge una pronta salida y redemocratización. Nadie del régimen -medianamente informado y sensato- puede pensar que el país tiene futuro con el actual gobierno y política. Lo sensato es la renuncia de Maduro o su retiro obligado, seguido de una transición lo más rápida y unitaria posible. Salir del dictador, restituir la violada Constitución, tomar medidas inmediatas para frenar la hiperinflación, rescatar los servicios públicos colapsados y organizar un plan gigantesco de emergencia humanitaria. Nada de esto es posible sin una fuerte ayuda externa, refinanciamiento e inversiones, que no vendrán con el usurpador Maduro.

Juramentaciones

El próximo sábado 5 se juramenta la Directiva de la legítima Asamblea Nacional. Por acuerdos previos le corresponde presidir a Voluntad Popular que propone a su joven diputado Juan Guaidó, acompañado en las vicepresidencias por representantes de AD y Nuevo Tiempo. La coherencia obliga a los representantes de los países democráticos a estar presentes en la toma de posesión de la AN democráticamente elegida. También la Iglesia debe expresar su apoyo a la legítima AN y su firme voluntad de abrir cuanto antes la puerta a la reconciliación y reconstrucción.

El jueves 10 será la juramentación del dictador (aunque hay extraños rumores de que será el 1 ó el 8). De 2013 al 2018 Maduro se deslegitimó por su ejercicio violatorio de la Constitución, en adelante también carecerá de la legitimidad de origen y será un usurpador que no debe ser respaldado por los países solidarios y comprometidos con la superación de la tragedia venezolana y recuperación de la Constitución y de la democracia. Los representantes internaciones democráticos (incluido el Nuncio) no deben asistir a ese acto anticonstitucional, si la juramentación es ante la ANC; tampoco si es ante el TSJ, pues éste fue constituido por el Ejecutivo en diciembre de 2015, entre gallos y media noche, para anular a la legítima AN y todas sus decisiones y leyes, usurpar sus atribuciones como la aprobación de los presupuestos etc., y judicializar la persecución política de los partidos y de la oposición.

No nos parece conveniente la ruptura de relaciones de los países democráticos con el “nuevo” gobierno de facto, aunque pudieran reducir el nivel de su representación. Necesitamos en Venezuela países testigos, defensores y amigos del restablecimiento democrático.

La clave y fuerza para salir de la dictadura está en la unión constituida por la protesta popular, por la inmensa mayoría de los venezolanos dentro y fuera del país, por las democracias amigas, por los dirigentes políticos, económicos y sociales; ninguno por sí solo, sino juntos y decididos a restaurar la democracia en torno a la legítima AN. Ésta -seguramente de acuerdo con el TSJ legítimo en el exilio- debe dirigir la rápida transición, decidiendo la forma más inteligente, realista y eficaz de hacerlo.

Negociación

Un cambio de esta magnitud y la muy compleja reconstrucción no podrán hacerse sin la unión de todos los decididos a salir del actual infierno y restablecer la democracia. Es indispensable sumar fuerzas de origen diverso para una negociación firme con el claro objetivo de salir de la dictadura y su desastre socioeconómico. Sería fatal caer en linchamientos, persecuciones, enfrentamientos armados, y ejecuciones que dejarían al país sin salida ni posibilidades de reconstrucción. La política y la economía venezolanas deben nacer de nuevo para la paz (superando la actual persecución). En adelante la renta petrolera no podrá mantener la economía (como en los 100 años precedentes), ni alimentar la política clientelar reparticionista, ni generar empleo productivo para 14 millones.

Política renacida

En el reciente Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, el Papa Francisco dice que no es posible alcanzar la paz sin renovar la política con la “caridad y virtudes humanas para una política al servicio de los derechos humanos y de la paz” y sin “un programa con el que pueden estar de acuerdo todos los políticos, de cualquier procedencia cultural o religiosa que deseen trabajar juntos por el bien de la familia humana” (n 3).

Luego señala con claridad “los vicios de la política”. “Estos vicios, que socavan el ideal de una democracia auténtica, son la vergüenza de la vida pública y ponen en peligro la paz social: la corrupción- en sus múltiples formas de apropiación indebida de bienes públicos o de aprovechamiento de las personas, la negación del derecho, el incumplimiento de las normas comunitarias, el enriquecimiento ilegal, la justificación del poder mediante la fuerza o con el pretexto arbitrario de la “razón de estado”, la tendencia a perpetuarse en el poder, la xenofobia y el racismo, el rechazo al cuidado de la Tierra…”. Parece un retrato de la degradada política venezolana. Son vicios multiplicados por el régimen actual, pero que están en la “cultura política” de millones que los aplauden siempre que repartan algo, aunque roben mucho. Esta degradación no es una fatalidad y necesitamos superarla para la reconstrucción nacional. 

El Papa propone las bienaventuranzas del político, que fueron escritas por el fallecido cardenal vietnamita François Xavier Nguyen Van Thuan, que durante 13 años (1975-1988) fue preso del régimen comunista. Mencionamos solo 3 de las 8:

“Bienaventurado el político cuya persona refleja credibilidad”.

“Bienaventurado el político que realiza la unidad”.

“Bienaventurado el político que está comprometido en llevar a cabo un cambio radical”.

Frente a la dictadura, Venezuela entera tiene que hacer de 2019 el año del rescate de la política y de la democracia constitucional. Esperamos que la Iglesia católica, junto a otros líderes religiosos, guíe a sus comunidades y nos marque un verdadero camino de la política como bien común.

MaríaFernanda Mujica
@LaMujica
fernandamujica@gmail.com

CARLOS BLANCO, AQUEL ENERO…


Finalizaba el año 1957 con un sabor amargo. El general Pérez Jiménez se había robado –una vez más– la voluntad popular en el plebiscito de diciembre. Según el CNE de entonces, el dictador habría obtenido el 87% para ratificar su mandato, mientras la oposición apenas habría alcanzado 13%. Todo el mundo sabía que el fraude había sido monumental. Ya los estudiantes habían protestado abiertamente en noviembre, pocos meses antes se había constituido la Junta Patriótica integrada por Fabricio Ojeda de URD, Guillermo García Ponce del PCV, Silvestre Ortiz Bucarán de AD y Enrique Aristeguieta Gramcko de Copei. Su objetivo preciso era derrocar el régimen.



Diciembre culminaba con incertidumbre. Pérez Jiménez se iba a quedar cinco años más en el poder; la libertad se veía lejos, aunque en la sala de máquinas de la democracia se movían los engranajes; pero, ¡se habían movido tantas veces! Conspiraciones reales o ficticias de militares descontentos se contaban desde hacía muchos años. En fin, no quedaba sino celebrar la Navidad y el Año Nuevo a la venezolana, con pólvora, alegría, buena bebida en todos los niveles sociales, y, bueno, qué se podía hacer, seguir con la Semana de la Patria y el Nuevo Ideal Nacional de la dictadura.

El 1° de enero amanece con el alzamiento del Ejército y la Fuerza Aérea comandados por los jóvenes oficiales Hugo Trejo y Martín Parada, entre muchos otros. Los aviones vuelan sobre Caracas, los tanques también truenan en la capital, Maracay es epicentro de la rebelión. La acción militar espanta la resaca de año nuevo y los venezolanos contemplan con asombro que el dictador eterno, aun habiendo derrotado la insurrección, comienza a tambalearse.

La acción militar descompone el régimen. Pérez Jiménez se ve obligado a salir de sus dos figuras más importantes y siniestras –Laureano Vallenilla Lanz y Pedro Estrada–. El dictador inicia delirantes cambios de ministros, y lo que era una rebelión de los militares jóvenes alcanza y sensibiliza a generales y almirantes. A los 23 días se alcanza el apogeo de la presión, y mientras la ciudad de Caracas sigue despierta aunque con las luces apagadas (para evitar ser blanco de la vesania de los esbirros desesperados), se contempla aquel espectáculo maravilloso en la madrugada del 23 de enero: un avión cruza el cielo caraqueño; el dictador había sido derrocado y huía. Las luces se encendieron, la calle era una fiesta, hubo el asalto a la Seguridad Nacional, se liberaron los presos y comenzó la nueva historia.

Ahora no es igual porque Pérez Jiménez, con todo lo represivo que era, tuvo un límite cuando se le planteó el dilema de matar cadetes para seguir en el poder o irse. El actual régimen no tiene esas limitaciones nes ni políticas ni morales, por eso es más difícil. Pero no imposible.

Carlos Blanco
@carlosblancog

YOANI SÁNCHEZ, SEIS DÉCADAS DE UNA UTOPÍA INALCANZABLE


El viejo Ramón era un adolescente de rostro lampiño cuando Fidel Castro entró en La Habana aquel enero de 1959. Poco después, decidió hacerse miliciano para defender lo que entonces muchos cubanos llamaban con orgullo "la Revolución". Hoy, con una pensión que no supera el equivalente a 20 euros al mes, el jubilado vive del dinero que le mandan sus nietos, emigrados el otro lado del Estrecho de Florida, en ese país al que Ramón apuntó con su fusil mientras hacía la guardia en una unidad militar en plena Guerra Fría.

Este 2019, el proceso que ilusionó a millones de cubanos llega a sus seis décadas de existencia, sin parecerse a los sueños que proyectaron jóvenes como Ramón y sin haber logrado darle una vida digna y libre a los que se quedaron en la isla. Ahora ya pocos llaman al modelo político que se instauró tras la llegada de los barbudos al poder como "la Revolución" y en lugar de eso prefieren decirle "el sistema" o, simplemente "esto" o "esta cosa". De los líderes vestidos de verde oliva que bajaron de la Sierra Maestra solo quedan unos pocos octogenarios que no logran despertar admiración ni respeto en la gran mayoría de la gente.

De las promesas iniciales, en las que se hablaba de oportunidades para todos y de libertades ciudadanas, tampoco ha sobrevivido casi nada. En lugar de esos espacios de realización individual y colectiva, el castrismo ha mantenido un estricto entramado de vigilancia y control que ha sido el más acabado de sus "logros" y el más permanente de sus "resultados". En cuanto a justicia social no hay mucho que celebrar. En las calles se hace evidente el abismo económico que separa a los jerarcas del Gobierno de los pensionados, la población negra y los residentes en zonas rurales. Los nuevos ricos marcan distancia con los que cada vez son más pobres.

Por otro lado, en los últimos años el régimen de La Habana ha tenido que ceder terreno a las leyes del mercado que tanto criticó en sus consignas. Un sector privado de medio millón de trabajadores ha puesto en evidencia la ineficiencia del aparato estatal y está empujando los límites de las restricciones que aún se mantienen al emprendimiento y a la creatividad. Después de haber confiscado hasta los puestos de comida más humildes en el lejano año 1968, ahora la Plaza de la Revolución está vendiendo la Isla pedazo a pedazo a los inversionistas extranjeros.

De las "joyas de la corona" del proceso, los servicios públicos de educación y salud, tampoco hay mucho para mostrar. La extensión de ambos sistemas sigue llegando a cada rincón del país, pero el deterioro de la infraestructura, los bajos salarios de profesores y médicos, junto a los excesos de ideología y los vacíos éticos han hecho que las aulas y los hospitales no se parezcan al sueño de un pueblo culto y bien atendido sanitariamente que una vez arrancó los aplausos de miles de cubanos que se congregaban para escuchar los maratónicos discursos del Comandante en Jefe.

Ahora, cuando las celebraciones oficiales hablan del 60º cumpleaños de este proceso político y social que pocos se atreven ya a calificar como "revolucionario", gente como Ramón y sus nietos están pasando revista a lo que no lograron, a las ilusiones que tuvieron que aparcar en el camino y al sistema disfuncional y autoritario en que derivó toda aquella utopía.

Yoani Sánchez
@yoanisanchez

ALFREDO M. CEPERO, SIN MURO SE ACABA TRUMP Y SE PIERDE A AMÉRICA.


La promesa del muro lo puso en la Casa Blanca por la puerta ancha. La violación de esa promesa lo sacaría a cajas destempladas por la puerta trasera.

Después de sus victorias en la Cámara de Representantes en las elecciones parciales del pasado mes de noviembre la izquierda demócrata se ha envalentonado. Están convencidos de que tienen a Trump contra la pared y han arreciado su obstruccionismo al muro propuesto por el presidente en la frontera sur. Concluyen que si niegan a Trump el cumplimiento de esa promesa de campaña estarán dando el primer paso para derrotarlo en las generales de 2020. En esto, los demócratas están en lo cierto.

Para empeorar las cosas, una Nancy Pelosi que está viendo en peligro su elección como presidenta de la Cámara ha decidido liderar una ofensiva contra el presidente donde no hay lugar para el diálogo y mucho menos para la negociación. Mientras el proyecto aprobado con votos bipartidistas en la Cámara y el Senado le otorgaba a Trump la miserable suma de 1,600 millones de dólares para el muro, Pelosi y sus amancebados han decidido que no le otorgarán un solo centavo. Ese es un insulto que no puede tolerar  un hombre del temperamento competitivo de Donald Trump.

Pero más importante todavía, es que el presidente está consciente de que confronta el mayor riesgo a su vida política y ha decidido echar por la borda el consejo de los moderados del Partido Republicano tanto en el Capitolio como dentro de su propio gobierno. Se ha unido a los conservadores del Concilio de la Libertad (Freedom Caucus) y le ha dicho a Chuck Schumer y a Nancy Pelosi que si no hay fondos para el muro en la frontera sur no firmara el proyecto de ley sobre presupuesto. Me aventuro a afirmar que ni siquiera Ronald Reagan habría confrontado este reto con mayor firmeza. Muy pronto los demócratas se darán cuenta de que, esta vez, se han metido con el presidente equivocado.

En el curso de la aprobación de la Ley sobre Control y Reforma Migratoria de 1986, Ronald Reagan creyó en la promesa demócrata de "amnistía primero y reforma migratoria después". La amnistía entró en vigor legalizando a millones de ilegales mientras la reforma brilló por su ausencia. Donald Trump y los millones de norteamericanos que lo enviaron a la Casa Blanca para que restaurara el imperio de la ley en esta pesadilla migratoria han decidido que no se dejarán morder por el mismo perro. Esta vez la "la amnistía y la reforma migratoria" tendrán que producirse al mismo tiempo. Si los demócratas quieren la legalización de los llamados "soñadores" tienen que aprobar un presupuesto que sea capaz de financiar en su totalidad la construcción del muro en la frontera con México.

Creo, por otra parte, que sería una injusticia atribuir a Trump, un hombre que ha dado considerables pruebas del amor a su patria, solamente razones políticas para su insistencia en la construcción del muro. Más allá de que la defensa de las fronteras es una cuestión de cumplimiento de la ley, existen  razones poderosas para poner fin a una abigarrada avalancha humana que pone en peligro la prosperidad económica, la estabilidad social y la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Y prueba al canto. Entre el 2009 y el 2014, la confiscación de heroína, cocaína y marihuana se triplicó en la frontera con México. Algo muy similar ha ocurrido con la detención de traficantes de drogas. El número de traficantes detenidos en esa frontera ha aumentado de 364,000 en el 2012 a 500,000 en el 2014. En los tres años entre el 2012 y el 2015, la patrulla fronteriza decomisó 8 millones de libras de marihuana, 32,000 libras de cocaína, 34,000 libras de heroína  y 18,000 libras de metanfetamina. El saldo macabro ha sido de 72,000 norteamericanos muertos por sobredosis de drogas solamente en 2017.

Pero esas estadísticas, con su consiguiente tragedia humana, son ignoradas por los demócratas. Dicen oponerse  al muro propuesto por Trump porque es una expresión de racismo, es un derroche de dinero y no es eficaz para detener la inmigración ilegal. Todos argumentos falsos e hipócritas de gente que esconde sus verdaderas intenciones. No quieren el muro porque se opone a sus planes de obtener votantes con los cuales cambiar la idiosincrasia y la ideología de la sociedad norteamericana.

Saben además que el muro funciona como ha funcionado en los sectores en que ha sido construido en los Estados Unidos y como ha funcionado en la frontera sur del Estado de Israel. En 2012, inmigrantes de países africanos en número de 9,570 penetraron ilegalmente en Israel. Cuando el muro fue terminado en 2016 solamente 16 inmigrantes ilegales lograron entrar en el estado judío. A mayor abundamiento, el muro no está destinado a impedir el paso de gente de una raza específica sino de inmigrantes ilegales de todas las razas. Y el derroche de dinero nunca ha sido preocupación de miembros de un partido que aspira a un gobierno todopoderoso y benefactor de todo holgazán que viva en su territorio financiado con los fondos de quienes pagamos impuestos.

Otra prueba de la hipocresía demócrata fue la Ley de Cercas Seguras de 2006 que fue aprobada con el voto de 26 senadores del partido del burro, entre ellos Hillary Clinton, Joe Biden, Chuck Schumer y Barack Obama. En aquel momento, Obama declaró que la cerca proporcionaría "seguridad en la frontera y reduciría la corriente de inmigración ilegal en el país". Este es el mismo descarado que, junto a la canciller alemana Angela Merkel, dio un giro de 180 grados y criticó al Presidente Trump diciendo: "En este nuevo mundo en que vivimos no podemos aislarnos. No podemos escondernos detrás de muros".  El mismo Obama que ha ordenado construir una cerca de metal y ladrillos alrededor de su residencia en el exclusivo barrio de Kalorama en la ciudad de Washington. 

Algunos ilusos piensan que la oposición demócrata a los planes de Trump es una cuestión semántica. Que los demócratas llaman "cerca" a lo que Trump llama "muro" y que un cambio de nombre podría facilitar la aprobación del proyecto. Lamento decirles que están totalmente equivocados. Quienes seguimos de cerca los acontecimientos políticos en este país sabemos que esa oposición tiene raíces mucho más profundas en el mundo 

convulsionado y tenebroso del odio personal y de los intereses políticos. Los demócratas, y lamentablemente muchos republicanos, se opondrán a cualquier iniciativa de Trump porque el presidente ha puesto al descubierto su corrupción y sus trampas. Están determinados a pasarle la cuenta en el 2020.

Y sobre todo, porque negarle el muro es impedir que cumpla su principal promesa de campaña. Y si Trump no cumple esa promesa todos sus logros en la economía, en la reducción de impuestos, en el empleo, en la producción de energía, en el nombramiento de magistrados conservadores y en el Tratado de Libre Comercio no le serían suficientes para mantener la lealtad de su base política. La promesa del muro lo puso en la Casa Blanca por la puerta ancha. La violación de esa promesa lo sacaría a cajas destempladas por la puerta trasera.

Yo tengo algunas sugerencias para Donald Trump, no sólo porque lo admiro sino porque siento una profunda gratitud hacia los Estados Unidos. Si los demócratas insisten en su obstrucción obstinada a la construcción del muro, el presidente debe tomar medidas drásticas para cumplir su promesa. En el contexto de sus facultades legales y constitucionales, Donald Trump debe dar los siguientes pasos:

--Cerrar la frontera con México

--Suprimir todo tipo de ayuda exterior a los gobiernos de países desde los cuales sean iniciadas caravanas de inmigrantes.

--Castigar con medidas severas a las organizaciones norteamericanas que financien y asesoren a esas caravanas.

--Y lo más importante, hablar directamente al pueblo norteamericano a través de los medios masivos de comunicación explicando sus razones jurídicas, económicas y de seguridad nacional para la erección de un muro en la frontera sur de los Estados Unidos.

El pantano no puede ser drenado desde la madriguera donde los corruptos controlan las reglas del juego sino desde fuera donde el pueblo norteamericano tiene el arma poderosa del voto. El mismo voto que lo puso en la presidencia en el 2016 y que necesita para ser reelecto en el 2020. Estoy seguro de que, sin muro, se acaba Trump y se pierde a América.

Alfredo Cepero
lanuevanacion@bellsouth.net
@AlfredoCepero

NELSON CASTELLANO-HERNÁNDEZ, ACTOS HEROICOS


Me reclamaba un lector que mi artículo anterior era “Una página de conceptos heroicos” al que le faltaba “algo practico” para conseguir la solución en Venezuela. Por la sugerencia enviada parecería que bastaría con que la diáspora denunciara la situación ante la ONU para resolver el conflicto.



Entiendo su preocupación, por lo que me motivé a escribir estas líneas. Antes quisiera llamar la atención sobre el contenido de un artículo de opinión, en cuyas pocas cuartillas, es difícil diversificar su contenido; el mismo debe enfocarse en una problemática y obedecer a un objetivo específico, no hay espacio para mucho más.

Por eso habrá artículos donde solo se denuncian hechos, en otros se analizarán principios. Existirán aquellos donde se apoyarán decisiones, se sugerirán caminos… o se intentará renovar la esperanza.

El que los escribe es un ciudadano, sometido a las mismas preocupaciones y dudas que todos los venezolanos; intenta materializar con palabras las ideas que percibe del conglomerado social. Las analiza a la luz de principios, valores, conocimientos y experiencias… y luego las expresa intentado hacer un aporte a la reflexión común.

En estos días es más difícil escribir, motivado a que celebramos las fiestas familiares más importantes para el pueblo venezolano. Intentamos no confundir sentimientos, ausencias, perdidas, decepciones… con nuestra Fe y con la Esperanza de conseguir el tan anhelado cambio político en el país.

Consecuente con mi línea de escritura y a pocos días de la llegada de un nuevo año, No puedo dejar de pasar por alto la fecha trascendental del 10 de enero, por eso es preciso hablar muy claro para no equivocarnos.

La primera constatación no es un secreto para nadie, tenemos una oposición política dividida, sus líderes han perdido la sintonía popular. Sea por errores de estrategia, por difamaciones, por la guerra sucia de los laboratorios del régimen; pero también por traiciones, saltos de talanquera, poca asertividad, por corrupción, por no hablar claro o por obedecer principalmente a intereses partidistas o personales… ¿Cómo conseguir la libertad, con quien no sabe ser justo?

La consecuencia principal de esta situación es la perdida de la esperanza. Por eso se incrementa el éxodo… un sálvese quien pueda es lo único que queda, al desaparecer el guía unitario que encarne la posibilidad del cambio.

Esa es la mayor responsabilidad de la oposición… de asumirla en toda su dimensión, depende la posibilidad de personificar de nuevo la libertad. No es solo el pueblo el que tiene que aprender la lección del experimento Chávez; de esta tragedia también es necesario reconocer los errores, las mezquindades, las formas retrogradas de hacer política… obteniendo siempre los mismos desastrosos resultados, porque se cometieron los mismos errores.

La siguiente constatación es que muchos intereses privados, económicos, empresariales, se han movido muy a gusto, para enriquecerse con la miseria generada en el país. Actuando igual o peor que el chavista de base, que se vende por unos mendrugos.

La tercera realidad, quizás la más dolorosa para un país forjador de libertades, es que la República fue traicionada por las altas esferas de las Fuerzas Armadas Nacionales. Quienes se inclinaron, por la corrupción imperante en sus cuadros superiores.
Ahora bien, pienso que nuestro principal error, ha sido creer que vivimos simplemente un conflicto. Que aquí conviven dos partes inmersas en una situación difícil y que podremos arreglar esto con diplomacia y tacto.

Si solo fuera esto, bastaría con sacar a la luz los desacuerdos, abrir un debate, una discusión para llegar a soluciones que satisfagan a los implicados. He aquí el discurso de los “Zapateros”, solo que en Venezuela una de las partes, jamás piensa entregar y no le reconoce derechos, ni siquiera los humanos, a la otra.

No existe intención democrática por parte del régimen, no existen canales de negociación… son tan solo excusas para ganar tiempo… para aplastarnos mejor. No hay esperanza para una solución equitativa del supuesto conflicto, porque el régimen no es una parte… Maduro es solo un representante, obedece a un proyecto de control de la Habana sobre Venezuela.

Por lo tanto, ante un régimen dictatorial, solo queda la posibilidad de lograr un compromiso de renuncia con concesiones, producto de una presión nacional e internacional… o la imposición de una de las dos partes por la fuerza.

Dicho todo esto sin anestesia, respondo al lector que mencioné al principio que, por encima de “conceptos heroicos”, son necesarios “actos heroicos” y que los mismos nos corresponden a todos. Entender, que a cada venezolano le toca decidir dónde empezar la resistencia, para salvaguardar la libertad.

El que sepa escribir que escriba, el que sepa hacer lobby que haga lobby, el que sepa despertar la chispa que lo haga… pero con visión unitaria, geopolítica. Manejando relaciones y contactos internacionales, consiguiendo apoyos…

Necesitaremos gente comprometida con la libertad. Lo dijo Mahatma Gandhi, defensor de la no-violencia “Correrán ríos de sangre antes de que conquistemos nuestra libertad, pero esa sangre deberá ser la nuestra”.

El sacrificio será necesario, Bolívar libertó Venezuela, pero en el camino cayó Sucre y tantos otros. El que quiera liderar el proceso que se ponga a la cabeza y asuma valientemente, que no de tregua… que no se “raje”; el chavista corrupto preferirá salvar su cabeza, cuando sienta que esto es definitivo.

El nuevo líder debe comunicar con sinceridad, tener proyecto. Asumir frontalmente el compromiso, confiar en sí mismo, poseer autocontrol y recuperar la empatía con el pueblo de Venezuela.

El 85% de oposición al régimen, no ha sido endosado a los partidos políticos y esto es una realidad. Por el país llegó la hora de preparar una alternativa unitaria, dar los pasos constitucionales previstos a partir del 10 de enero y asumir el compromiso de una transición.

Sera el momento de demostrar la madurez política, sin estridencias ridículas, ni “refraneos” cursis. Sin la crítica destructiva que se hacen unos a otros, por egoísmos y pequeñeces que los convierten en enanos políticos.

Sin descalificar sectores de la sociedad civil, sin posturas arbitrarias… aquí ya nadie es mayoría, ni representa solo una alternativa real… todos necesarios, pero en condiciones similares. Son muchas las personas con méritos y es con lo que contamos, no hay espacio para golpes bajos, rumores inventados, ni para hacerse eco de la guerra sucia del régimen.

Aquí enfrentamos algo serio, un narco estado, intereses poderosos de Irán, Rusia y China. Un buen diplomático debería ya estar negociando con ellos y con los factores aliados con la causa democrática… que son muchos y de nuestro lado… siempre y cuando seamos coherentes.

La semilla de la libertad fue regada con la sangre de mucho joven inocente, en el 2019 brotará vigorizado el árbol de la libertad. A partir de enero comienzan los actos heroicos, donde mediremos a patriotas y tiranos.

Jean Jacques Rousseau, filósofo francés, el primero a conceder la soberanía al pueblo, estaba claro: “Renunciar a nuestra libertad es renunciar a nuestra calidad de hombres, y con esto a todos los deberes de la humanidad”.

Ex Cónsul de Venezuela en París

RAFAEL RAMÍREZ, LA PERDIDA DE LA V REPÚBLICA, TERCERA PARTE


Primera  parte en 

Segunda parte en

TERCERA PARTE

Ahora hagamos una evaluación de los daños estructurales al país:

La Soberanía del Estado sobre el Petróleo y el Gas, así como, el control de PDVSA y sus operaciones primarias de exploración, producción, procesamiento y comercialización, han sido cedidas a entidades privadas y transnacionales, en abierta contravención a los artículos 302 y 303 de la Constitución y de la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

La destrucción de PDVSA ha sido profunda y deliberada. Nuestros enemigos, han obrado con violencia, desde las transnacionales hasta los privados del entorno madurista, puesto que son inmensos los intereses en disputa. Todo el proceder en materia petrolera ha sido negligente, irregular, ilegal, desde la sentencia 156 del TSJ, pasando por el Decreto 3368, la creación de “CAMIMPEG”, hasta la supuesta lucha contra la corrupción.

Se persigue y encarcela a los trabajadores de PDVSA, más de cien secuestrados políticos, acusados de cualquier cosa que se le ocurra al Fiscal, con el propósito deliberado de descabezar a los cuadros técnico-políticos que condujimos la empresa durante el gobierno del Presidente Chávez.

Los trabajadores petroleros secuestrados y encerrados en prisiones militares y para presos comunes, son maltratados, vejados y vilipendiados. El fallecimiento de Nelson Martínez, estando en cautiverio, es exclusiva responsabilidad de las altas autoridades del gobierno, como lo denunciaron sus propios familiares.

Pero vuelvo a alertar que existe otra cantidad de trabajadores presos en delicadas condiciones de salud, o secuestrados en cárceles para presos comunes, como es el caso de Eulogio Delpino, Pedro León, Orlando Chacín, Gladys Parada, Diannaly Muñoz y Jesús Luongo, entre otros.

A todos, se nos violan nuestros derechos, el de la presunción de inocencia, a la defensa, al debido proceso. No somos nosotros los que tenemos que demostrar que somos inocentes, son ellos los que tienen que demostrar que somos culpables. Yo espero el momento en que se puedan dar las condiciones de seguridad para volver al país, y explicarle a todo el pueblo la mentira y la trampa de Maduro y su Fiscal.

Pero es que a maduro no le importa que los muchachos se mueran en la cárcel, mejor para él, ni que tengan un juicio, porque el día que ellos puedan hablar, le dirán a todo el país, cómo maduro destruyó PDVSA, qué cosas les obligaron a hacer, para favorecer a sus grupos de poder, a sus grupos económicos.

Nelson no pudo hablar, explicar cómo Maduro autorizó la firma de un poder a favor una entidad privada, de su entorno empresarial de “traiders” para demandar a nombre de PDVSA a otros empresarios. Ni explicar que el financiamiento obtenido a través de CITGO, poniendo como garantía sus acciones, a favor de tenedores de bonos y de Rosneft, no sólo fue autorizado por el gobierno de maduro, sino que allí estuvieron presentes y eran parte de esa Junta Directiva de PDVSA su hoy vicepresidenta, su ex Ministro de Finanzas y su Ministro de Planificación.

Eulogio podría explicar cómo Maduro le impidió manejar el presupuesto de la empresa, para evitar el colapso de las operaciones a partir de 2014. Que estaba de manos atadas por los sucesivos vicepresidentes de finanzas colocados por maduro, que le impidieron el manejo de la deuda, el pago a contratistas y promovieron el desvío de recursos de la empresa, como el caso que está siendo investigado actualmente de un desfalco de 1.200 millones de dólares de la Empresa, donde están señalados el mismo maduro y su entorno.

Eulogio podría explicar el interés del gobierno en favorecer a los socios privados de PetroZamora en el occidente del país, y cuál de los intocables, “bolichicos” y nuevos empresarios dueños del país, están detrás de esa y otras Empresas Mixtas, representando y participando de manera ilegal en estos y otros millonarios negocios. Que haberse opuesto a esta actuación desencadenó la persecución en su contra, así como por la que se llevaron presos a los gerentes de la División Occidente acusados de “sabotear” a los socios privados.

Pedro León podría contar la cantidad de dinero de PDVSA que, producto de la extorsión política, le hacía desembolsar el hoy flamante Fiscal cuando era Gobernador de Anzoátegui, así como los empresarios que este personaje enviaba a la División Faja, a los “mejoradores de crudo”, a PDVSA GAS, a la Refinería de Puerto La Cruz para obtener contratos petroleros aprovechando y abusando del poder político, podría contar sobre la actuación y negocios del entorno de maduro en el Estado y su relación con los negocios petroleros. También podría explicar “el trato” que le ofreció el madurismo para volver al país y tener “al menos” un juicio justo. “Trato” que, por supuesto, incumplieron, pero que lo utilizaron para sus maniobras políticas.

Gladys Parada podría explicar la verdad sobre el contrabando de combustible hacia Colombia y el Caribe, que involucra a militares y a los que la acusaron de un delito que no cometió, nada más y nada menos que los responsables durante diez años de Comercio y Suministro, en especial, el Vicepresidente de Comercio y Suministro de PDVSA, el presidente de Deltaven y el Jefe de seguridad de PDVSA en la frontera, funcionario del Sebin, que actuó de manera cobarde y con saña contra esta funcionaria, incluso robándole su casa.

Si el Dr. Mommer tuviese alguna oportunidad de defenderse de las falsas imputaciones que ha hecho el Fiscal, se haría evidente, que éstas sólo tenían como propósito acabar con la fiscalización que hacía el Ministerio del Petróleo, de los precios de venta a los cuales la Dirección de Comercio y suministro de PDVSA, (otra vez, el mismo Vicepresidente de Comercio y Suministro de PDVSA), vendía el petróleo. Al cerrar la Oficina de Viena, el madurismo eliminó la posibilidad de identificar y registrar los enormes descuentos que se están dando ahora en la venta de nuestro petróleo, con los cuales siguen haciendo enormes fortunas en detrimento de los intereses de la Nación.

Jesús Luongo, héroe en la derrota del sabotaje petrolero y pieza clave en la recuperación y las operaciones del Complejo Refinador de Paraguaná, hoy secuestrado en una cárcel para presos comunes, podría contar porqué se negó a firmar el escandaloso contrato que maduro ordenó darle en el norte del Estado Anzoátegui, para el manejo y comercialización del coque al empresario que paga la defensa de los sobrinos Flores en Nueva York.

Ésto entre muchas más cosas que nosotros sabemos, y que maduro no quiere, no le interesa, que salgan a la luz pública. La supuesta lucha de maduro y su fiscal pantallero contra la “corrupción”, es una farsa, ha sido una manera cruel, la única que podían utilizar para descabezar a PDVSA, la otrora “Roja Rojita” y ahora entregarla a los privados. Pero, nó a cualquier privado: sus privados, su entorno, sus adeptos, sus transnacionales, a las que maduro invita de manera desesperada a participar del festín. PDVSA, la empresa que alguna vez fue del pueblo, está siendo rematada.

La economía está destrozada, no hay precedentes de un paquetazo más brutal en el mundo, un paquetazo contra el pueblo, que nos ha hecho ahora un país mucho más desigual que nunca, más injusto, con más de trece millones de pobres, con más de tres millones y medio de venezolanos que han abandonado la Patria, con un aparato productivo desmantelado, ahora más dependiente, mas periférico.

Todos los programas sociales, las “Misiones”, que eran un territorio de la solidaridad y el amor al pueblo, fueron abandonadas, suprimidas, las rellenaron de cemento, se burocratizaron, el madurismo controla cualquier espacio del otrora vibrante Poder Popular y del sistema de Misiones. Ahora convirtieron a nuestro pueblo, ese que conocía sus derechos y su Constitución, ese pueblo luchador, en un pueblo humillado que se transporta en “perreras”, al que lo hacen pelear por medio pernil, por una caja de miserias o un carnet de la vergüenza.

La consecuencia de todo este desastre, ha sido un retroceso en todos los índices sociales, todos los avances que fueron nuestra razón de ser, nuestro principal orgullo, el que mostramos al mundo como un resultado lógico de una revolución social. Ahora el gobierno no se atreve a dar números, los esconde, lo silencian dentro de las estrategias de sus “expertos” en manipulación de la realidad, como si los organismos multinacionales no estuvieran más que claros de este retroceso, es un secreto a voces el retroceso del país.

El gobierno no es capaz de garantizar la alimentación, ni los medicamentos, ni la seguridad, ni el transporte, ni el agua, ni la luz. Es un gobierno muy incapaz. Solo la élite madurista, vive un país de fantasía, de “Narnia”, indolentes y traidores al pueblo, a todo el país.

Lo vuelvo a decir, les quedó grande, muy grande nuestro país. Han abusado de la credibilidad y paciencia de un pueblo que no merece esta situación y que, tarde o temprano, saldrá de ella.

Saldremos de ésto todos juntos, nuestro pueblo es noble, pero no pendejo. Es un pueblo de lucha. No hay pueblo que pueda resistir tanto maltrato. Han sido seis años de retroceso, ha caído la V República. No hay nada que celebrar por este período del desastre. La orientación de la opción que prevalezca entre la Patria o la Barbarie, el desenlace dependerá de la claridad, valor y coraje de las fuerzas en pugna.

Este último día del año, que nos permita estar con nuestros seres queridos, así sea desde la distancia, reconquistar la Esperanza y prepararse para la lucha que apenas comienza, si todos trabajamos por el futuro de la Patria, con determinación y conciencia de nuestro deber histórico, entonces podremos hacer realidad ese deseo de todos, porque somos un pueblo único, somos el pueblo de las dificultades ¡Feliz Año Nuevo para todos! ¡Venceremos!

Rafael Ramirez
@RRamirezVE ‏