sábado, 21 de diciembre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, SABADO 21/12/2019

GIOCONDA CUNTO DE SAN BLAS: DISFRAZ JURÍDICO ANTIUNIVERSITARIO. AL COMPÁS DE LA CIENCIA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 7 minutos
El 5 de diciembre honramos al Profesor Universitario en su día, en recuerdo de tal fecha en 1958 cuando Edgar Sanabria, Presidente de la Junta de Gobierno a la caída de quien creímos sería el último dictador, sancionó el Decreto Ley N° 458 que regularía la vida universitaria bajo el principio autonómico de gestión, refrendado luego en la Ley de Universidades y la Constitución vigentes. A pesar de estos instrumentos legales, desde hace más de tres lustros, la universidad venezolana está siendo sometida a un acoso implacable del régimen para quebrar su espíritu autonómico y ponerle f... más »

AURORA LACUEVA: BUSCANDO LO MÁXIMO POSIBLE

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 12 minutos
En una situación como la que estamos viviendo, es importante que los miembros de toda institución educativa planifiquen y desarrollen en su labor las mejores iniciativas posibles, de manera que su accionar “mantenga encendida la llama” del trabajo y el cumplimiento de los fines propios más preciados. Esto no significa ser ciegos ante duras realidades o sostener expectativas ilusorias: hace falta analizar con lucidez, ser críticos y reconocer obstáculos. También es importante reclamar y presionar por cambios, con fuerza y de modo organizado y democrático. Pero en el día a día de cad... más »

BEATRIZ DE MAJO: 2020, LAS ASIGNATURAS PENDIENTES DE DUQUE. COLOMBIA EN CAPSULAS.

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 17 minutos
A pesar de todos los avatares a que hace frente Colombia, el 2019 cerrará bajo el signo positivo del crecimiento. Lo decía El Tiempo en estos días pasados: Colombia es la niña bonita de la región para los organismos internacionales y así lo reconocen todos. Eso nos lleva a interrogarnos donde estará concentrada la atención del gobierno en el año que entrará en breve si el terreno de lo económico está en relativa calma, y ello a pesar de no haber recibido una atención sostenida de parte de la administración actual. Las cifras oficiales, las de la academia y las de las instituciones ... más »

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: ¡CHÁVEZ LO SABÍA!

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 19 minutos
A Chávez, desde que logró superar la crisis de 2002, donde su propio ministro de defensa, el inefable Lucas Rincón anunció su renuncia, le llovieron advertencias propias y extrañas que la segunda oportunidad circunstancial que le estaba permitiendo el (inoportuno) boom petrolero iba pésimamente encaminada al querer erguir un Estado paralelo muchísimo más petróleo dependiente y gigantesco que el encontrado en 1998. Sin embargo, su arrogancia y poco conocimiento en el área económica y petrolera, le hicieron aseverar el barril jamás bajaría de precio, que llegaría a 500 dólares o más,... más »

ALFREDO CEPERO: EL NIÑO DE BELÉN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 minutos
Este 25 de diciembre el mundo cristiano celebrará el nacimiento de un niño que hace dos milenios y diecinueve años vino al mundo de los mortales a cambiar no sólo el curso de la historia sino los parámetros en que esa historia es narrada y contabilizada. A partir de aquella noche de misterio, fantasía y esperanza en el polvoriento y remoto pueblecito de Belén el perdón por los agravios no sería síntoma de debilidad sino de fortaleza, de cobardía sino de amor. Y los acontecimientos originados por el tránsito del hombre sobre la Tierra tendrían como punto de referencia aquel momento e... más »

CRISTIAN SILVA: ¡FELICES FIESTAS DECEMBRINAS!

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 25 minutos
En la comunidad cristiana la Navidad se asocia al nacimiento de un niño Dios de parte de una dama virgen hebrea quien por obra y gracia del espíritu santo quedó encinta dando a luz al “salvador del mundo”, que de acuerdo a instrucciones del ángel debía ponerle por nombre Jesús por cuanto salvaría al pueblo de sus pecados. Mientras otras versiones no consideran viable el alumbramiento del Hijo de Dios en tales condiciones y en esa fecha del año, atribuyendo más bien esta tradición a manipulación religiosa e intereses comerciales. No obstante, es una época de muchas luces, colori... más »


GIOCONDA CUNTO DE SAN BLAS: DISFRAZ JURÍDICO ANTIUNIVERSITARIO. AL COMPÁS DE LA CIENCIA

El 5 de diciembre honramos al Profesor Universitario en su día, en recuerdo de tal fecha en 1958 cuando Edgar Sanabria, Presidente de la Junta de Gobierno a la caída de quien creímos sería el último dictador, sancionó el Decreto Ley N° 458 que regularía la vida universitaria bajo el principio autonómico de gestión, refrendado luego en la Ley de Universidades y la Constitución vigentes.

A pesar de estos instrumentos legales, desde hace más de tres lustros, la universidad venezolana está siendo sometida a un acoso implacable del régimen para quebrar su espíritu autonómico y ponerle freno a la libre difusión y discusión de las ideas. No podía ser de otra manera, dada la naturaleza del autócrata.

Dicho ataque llega ahora a su zenit con el disfraz de argumentos paralegales, concentrados en las sentencias 0324, 0389 y 0500 del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). La primera de ellas, bajo el pretexto de renovar autoridades luego de años de atraso, ordena a las universidades autónomas a celebrar elecciones tumultuarias en su seno, a más tardar en febrero de 2020, con el indisimulado propósito de aniquilar el Claustro Universitario y hacerse con el control institucional. De nada han valido los recursos de oposición interpuestos por las universidades nacionales ante la sentencia 0324, todos ellos declarados sin lugar en la sentencia 0389 por los “magistrados” del TSJ.

Como si fuera poco, el TSJ en sentencia 0500 del 9/12/19 declaró nula y carente de efectos jurídicos la designación de los profesores Manuel Rachadell y Miguel Eduardo Albujas como representantes de la Asamblea Nacional (AN) ante el Consejo Nacional de Universidades (CNU), a la vez que les prohíben salir del país y enajenar o gravar bienes propiedad, mientras les aplican sanciones de bloqueo e inmovilización de cuentas bancarias y/o cualquier otro instrumento en el sistema financiero.

Con esas decisiones el TSJ se pone una vez más de espaldas a la Constitución de 1999, (“la mejor constitución del mundo” ¿recuerdan?), documento que consagra, como nunca antes, el principio autonómico universitario de darse su propio gobierno a través del Claustro Universitario.

Lo más indignante es que toda esta política sistemática de violencia destinada a sojuzgar la universidad es estimulada por personajes egresados de esas mismas aulas, algunos de ellos incorporados a su cuerpo profesoral o ya en posiciones cuestionables de directivos impuestos por el CNU. Ya han surgido candidatos de currículos impresentables para ocupar la silla de Vargas, nada menos.

Es claro que el disfraz jurídico oculta una torcedura política que obliga al campo político universitario a enfrentarlo con la realización de elecciones rectorales bajo el amparo cabal del Claustro Universitario, no las elecciones tumultuarias que se pretenden imponer.

Para esto es necesario que toda la comunidad universitaria esté cohesionada hacia ese objetivo. ¿Estarán los estudiantes, empleados y obreros dispuestos a renunciar a lo que podrían interpretar equivocadamente como una oportunidad de participación y no como lo que verdaderamente es, una oferta engañosa más, un intento totalitario del régimen de usarlos como peones para apropiarse de los últimos reductos de pensamiento libre? Ya se ha hecho en otros institutos de investigación científica.

Los profesores de la Universidad Simón Bolívar han recibido un primer sorbo de tal quebrantamiento al habérseles impuesto, vía CNU, un Vicerrector Académico que en estos momentos cumple, además, las veces de Rector interino por enfermedad del titular. La misma receta fue aplicada la semana pasada a la Universidad del Zulia, al imponérsele un vicerrector administrativo. De manera que todas estas acciones violatorias de leyes, reglamentos y constitución obligan a la comunidad universitaria a acciones de conjunto, unitarias, entre todas las universidades autónomas del país y dentro de todos los sectores que la conforman, para reforzar los principios y valores autonómicos. No es poca cosa.

Desde los estatutos autonómicos bolivarianos de 1827, la autonomía universitaria en Venezuela ha sido manjar apetitoso en las fauces de gobiernos dictatoriales o autoritarios; hasta gobiernos electos democráticamente se han visto impulsados a morderla. Es que está en la naturaleza humana la tentación del poder absoluto y está en nosotros ponerle freno.

Vivimos tiempos en que no vale el silencio cómplice o el mirar hacia otro lado. Es obligación nuestra luchar de manera cohesionada, unitaria, por la defensa de la libertad y la democracia en todos los terrenos de la vida nacional. Ya decía Desmond Tutu, Premio Nobel de la Paz: “Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor”.

TUITEANDO

Esta es mi último artículo de 2019. Nos reencontraremos en enero. Nuestros mejores deseos porque estos días navideños traigan paz al espíritu y nos ayuden a reflexionar sobre el quehacer en 2020, que se traduzca en realizaciones personales y en logros por un país mejor para todos los venezolanos.

Gioconda San-Blas 
gsanblas@gmail.com
@davinci1412   

AURORA LACUEVA: BUSCANDO LO MÁXIMO POSIBLE

En una situación como la que estamos viviendo, es importante que los miembros de toda institución educativa planifiquen y desarrollen en su labor las mejores iniciativas posibles, de manera que su accionar “mantenga encendida la llama” del trabajo y el cumplimiento de los fines propios más preciados.

Esto no significa ser ciegos ante duras realidades o sostener expectativas ilusorias: hace falta analizar con lucidez, ser críticos y reconocer obstáculos. También es importante reclamar y presionar por cambios, con fuerza y de modo organizado y democrático. Pero en el día a día de cada espacio educativo puede hacer una gran diferencia no quedarse en la queja o la resignación, sino perseguir el aporte que promueve soluciones alternativas, que no decae, que mantiene y hasta expande.

¿Cómo se puede lograr esto? Serán los pertenecientes a cada institución quienes puedan decirlo, apoyados en ocasiones por factores externos. Nos debe alentar que, con todas sus dificultades, nuestro país tiene recursos, tradiciones y talento humano para ir construyendo salidas a la crisis. Desde luego, lo más general se impone: resulta clave que se alcancen acuerdos de convivencia democrática entre las diferentes fuerzas políticas, pues solo ello abre las puertas de inversión, trabajo, producción y prosperidad en todos los ámbitos, incluyendo el educacional.

Pero mientras -como esperamos- este requerimiento se logra, en el contexto de cada escuela hay ocasión de generar respuestas positivas locales. ¿Cómo favorecer la asistencia y el cumplimiento del horario completo de profesorado y estudiantado? ¿Cómo la comunidad puede participar más y abrir canales de ayuda mutua con la escuela? ¿Cómo diversas autoridades pueden contribuir a resolver carencias? ¿Fundaciones o empresas privadas pueden ser contactadas? ¿Tiene la escuela espacios que pueda aprovechar mejor? ¿Puede construir o reparar algunos muebles o equipos necesarios? ¿Hay lugares o personas en la zona que puedan potenciar la experiencia educativa del estudiantado? ¿Es posible realizar al menos una vez al mes alguna actividad creativa en cada aula, que enriquezca la rutina básica? No es fácil, pero puede ser. El Ministerio debería ayudar en ello, sin imposición.

Aurora Lacueva
@AuroraLacueva 
@UNoticias
Para leer mas: 
http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/sin-categoria/buscando-lo-maximo-posible/

BEATRIZ DE MAJO: 2020, LAS ASIGNATURAS PENDIENTES DE DUQUE. COLOMBIA EN CAPSULAS.

A pesar de todos los avatares a que hace frente Colombia, el 2019 cerrará bajo el signo positivo del crecimiento. Lo decía El Tiempo en estos días pasados: Colombia es la niña bonita de la región para los organismos internacionales y así lo reconocen todos.

Eso nos lleva a interrogarnos donde estará concentrada la atención del gobierno en el año que entrará en breve si el terreno de lo económico está en relativa calma, y ello a pesar de no haber recibido una atención sostenida de parte de la administración actual. Las cifras oficiales, las de la academia y las de las instituciones de observación de los hechos públicos continentales le dan al país una buena calificación: Colombia es el país de más crecimiento entre los de mayor tamaño en el subcontinente.

Los números del FMI indican que la tasa de crecimiento será de 3,4 %, un porcentaje que se encuentra por encima del promedio mundial. Y ese ente considera que el año que entra Colombia alcanzará al menos 3,6 % de expansión, un porcentaje muy superior al 1,8 por ciento que se proyecta a nivel regional.

Una parte sustantiva de esa dinámica económica es inercial. Colombia tiene una tradición de buen manejo de los temas fiscales y monetarios en lo público, y en lo privado es preciso reconocer que su empresariado no se deja avasallar por las reinantes circunstancias internacionales que afectan tanto a Colombia como al resto del planeta.

Dentro de las fuerzas vivas del país no es que reine un total entusiasmo de cara al futuro pero su evaluación es más bien positiva. Así lo ven analistas, empresarios y dirigentes gremiales. Pero hay igualmente consenso en que es preciso emprender reformas en educación, salud, pensiones y ajustar la normatividad laboral. Lo anterior debería contribuir a cerrar algo la brecha de desigualdad que, a pesar del dinamismo interno, aun impera en el país. El detonante de los estallidos sociales de las últimas semanas, al igual que el de otros países de América latina tiene que ver con los niveles de las pensiones a primera vista, pero lo que traducen es el malestar colectivo por la fractura que experimenta esa sociedad y que ha hecho crisis desde el 21 de noviembre.

Según expertos, el problema radica en que varios de los principales indicadores sociales están en rojo: el desempleo ronda el 11%, la desocupación juvenil es cercana al 20% y el índice Gini, que refleja la desigualdad está empeorando, lo que quiere decir que la brecha entre ricos y pobres es cada vez mayor, e incluso que la tendencia decreciente de la pobreza ha comenzado a revertirse, y miles de personas están regresando a esa condición, luego de la recuperación registrada en la primera década de este siglo. Impresiona constatar que 1,1 millón de personas volvieron a caer en la cuneta de la pobreza en los últimos dos años, incrementándose el contingente de excluidos del progreso económico de 8,5 millones a 9,6 millones.

En otras palabras, las condiciones sociales del país están en franco deterioro. A ello se suma la molestia ciudadana por la corrupción, el incumplimiento de compromisos en la asignación de recursos para la educación y la salud, y los anuncios sobre reformas en temas laborales y pensionales. Ni hablar del efecto perverso generado por la migración venezolana que está provocando rechazo y desesperanza.

Un elemento imposible de soslayar es el lento cumplimiento de las tareas pendientes del Acuerdo de Paz de La Habana. En torno al ello el país continúa dividido pero el desagrado es creciente por el incremento de la violencia generada por los disidentes de la guerrilla, el fortalecimiento del ELN, la relación del narcotráfico con la jerarquía gubernamental venezolana y el distanciamiento de los Estados Unidos, hasta el presente el mejor y mayor soporte con que ha contado Colombia.

Todo lo anterior esta dicho para hacer hincapié en que el gran reto del gobierno de Ivan Duque para 2020 está más en el terreno de lo social y en el difícil campo de su estrategia política. Lo económico con relativo poco esfuerzo va a poder mantenerse arrojando resultados aceptables. No resolver la brecha de lo social puede llevar a Iván Duque a escribir las peores páginas de su Historia. Hoy su aprobación alcanza a solo 1 de cada 5 de sus compatriotas.

Beatriz de Majo
beatriz@demajo.net.ve
@beatrizdemajo1

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: ¡CHÁVEZ LO SABÍA!

A Chávez, desde que logró superar la crisis de 2002, donde su propio ministro de defensa, el inefable Lucas Rincón anunció su renuncia, le llovieron advertencias propias y extrañas que la segunda oportunidad circunstancial que le estaba permitiendo el (inoportuno) boom petrolero iba pésimamente encaminada al querer erguir un Estado paralelo muchísimo más petróleo dependiente y gigantesco que el encontrado en 1998. Sin embargo, su arrogancia y poco conocimiento en el área económica y petrolera, le hicieron aseverar el barril jamás bajaría de precio, que llegaría a 500 dólares o más, edificando de esta manera su oda al fracaso llamado “El Plan de la Patria” que finalmente arrastró al país a la tragedia de hoy.

¿Qué pasó con aquel Chávez candidato que en televisión nacional aseveraba Cuba era una dictadura? Como humano, las mieles del poder lo embadurnaron, Fidel Castro supo hacerse de su confianza al ofrecerle en momentos de crisis de su legitimidad todos los secretos y experiencias acumuladas por décadas a fin de retener el poder a cualquier costo, garantizándole éxito pues en Cuba, sin recursos, así lo hicieron y en Venezuela, inconmensurablemente rica, en pleno auge del boom petrolero, sería muchísimo más sencillo. Por tal motivo, de la mano del populismo salvaje, la primera etapa del castrismo venezolano (con Chávez) se basó en procesos electorales donde, el ventajismo desinstitucionalizado y la repartición de recursos vía furtivas políticas sociales, compraban el voto de un pueblo inocente y esperanzado, atrapado en una endeble burbuja.

La segunda etapa del castrismo venezolano (con Maduro) la realidad es distinta, el régimen tiene que soportar las deudas, despilfarros y corrupción acumuladas desde su antecesor, a parte de lidiar con la destrucción de Pdvsa, destrucción que tiene como único culpable al propio régimen, único quien en las últimas dos ha metido mano décadas a la otrora tercera compañía de petróleo del mundo hoy, como todo lo expropiado, un parque de chatarra roja rojita. La capacidad destructiva del chavismo es tan avasalladora que terminó por destruirlo a él mismo, en consecuencia, perdido todo apoyo popular, aferrados al poder inconstitucionalmente, víctima del más fervoroso repudio mundial, en esta segunda etapa la retención del poder es exclusivamente a través de la violencia institucionalizada.

Pero los venezolanos no somos tan ingenuos como el régimen creía, en 2007 se le dijo no a la reforma constitucional propuesta por Chávez donde se quería dar sustento constitucional al modelo cubano, al comunismo. Lamentablemente, como toda elección que pierde el régimen, el chavismo hizo caso omiso a la voluntad del pueblo, el contenido de esa reforma terminó siendo impuesto por leyes habilitantes y por demás instituciones psuvizadas… el pueblo en ese momento de nuestra historia ya podía imaginar el desastre que sería el país sí se formalizaba la cubanización del país, casi 13 años más tarde el tiempo le dio la razón ¡Pobre Venezuela de hoy!

Imagínense qué sería de Venezuela a las puertas del 2020 sí en lugar de haber apoyado trabajadores, empresarios y economías de otras naciones Chávez y su proyecto hubiese apoyado lo “Hecho en Venezuela”, sí en lugar de Cuba se hubiese escogido modelos democráticos como Suiza, otros modelos educativos como el finlandés, sí en lugar del populismo salvaje se hubiese cultivado la mística laboral japonesa, sí quienes gobiernan se hubiesen fijado en modelos anticorrupción como el canadiense o el uruguayo… ¡pero no! el ejemplo escogido fue el cubano y he aquí las dantescas consecuencias. Chávez, Maduro y demás coparticipes lo sabían, por tal motivo, al pasar los años se fueron constriñendo nuestras libertades y derechos, hasta llegar a la nación actual que vota pero no elige, que depende de las dádivas del régimen, que se militariza, donde la violencia sustituye la ley, donde se pierde la ciudadanía y se impone la militancia domada… ¡Que tristeza!

Este es un escrito que, en estas fechas colmadas de sentimentalismos y añoranza, simplemente desea llamar a la reflexión a mis hermanos venezolanos. 

Leandro Rodríguez Linárez 
leandrotango@gmail.com
@leandrotango

ALFREDO CEPERO: EL NIÑO DE BELÉN

Este 25 de diciembre el mundo cristiano celebrará el nacimiento de un niño que hace dos milenios y diecinueve años vino al mundo de los mortales a cambiar no sólo el curso de la historia sino los parámetros en que esa historia es narrada y contabilizada. A partir de aquella noche de misterio, fantasía y esperanza en el polvoriento y remoto pueblecito de Belén el perdón por los agravios no sería síntoma de debilidad sino de fortaleza, de cobardía sino de amor. Y los acontecimientos originados por el tránsito del hombre sobre la Tierra tendrían como punto de referencia aquel momento en que lo divino y lo terreno, lo eterno y lo temporal se fundieron en el llanto del hijo de José y María. Aquel niño de Belén nos dio con su nacimiento, su prédica, su calvario y su muerte, además de un nuevo calendario, la opción de hacer de cada fecha un día de salvación o de condena.

Su Padre Celestial pudo haber hecho que su hijo único naciera en el seno de una familia acaudalada, en un suntuoso palacio o en un centro de poder o riquezas como Roma, Grecia o Egipto. Sin embargo, este Rey de reyes nació en un pueblucho miserable, en el seno de una familia humilde donde se ganaba el pan con sudor y trabajo, en un pesebre donde mitigó el frío sobre el heno calentado por unas vacas y como hijo de un pueblo perseguido y esclavizado. Todo ello porque tanto su nacimiento como su vida y su muerte fueron parte del plan divino con el cual Dios quiso impartir una lección imperecedera a los hijos descarriados de Adán. Para aquellos dispuestos a aprenderla y aplicarla, esa lección nos muestra el camino de la felicidad en la Tierra y de la salvación eterna.

Ahora bien, su aprendizaje y aplicación no son tareas de flojos ni de egoístas sino de hombres y mujeres con voluntad de acero y capacidad de disfrutar la satisfacción del servicio y el amor al prójimo. A quienes discrepen los refiero a las vidas de aquellos que, a fuerza de renunciar a sí mismos, alcanzaron la santidad. De ahí que, para salir exitosos, sea imprescindible vencer los instintos y pasiones que los humanos compartimos con especímenes del reino animal y que han sido la causa de tanta sangre, miseria y muerte desde el principio de nuestra residencia en  la Tierra. 

Cristo, por otra parte, no es privilegio ni posesión de nadie. No vino a salvar a unos pocos sino a todo el género humano, sin importar raza, sexo o condición económica. No es una garantía de salvación sino la brújula que nos indica el camino a la vida eterna siempre que tengamos la voluntad de andar por nuestras propias fuerzas. Su reino está al alcance de todo el que renuncie al odio y opte por el amor, renuncie a la venganza y opte por el perdón, renuncie a la violencia y opte por la paz, renuncie a la mentira y opte por la verdad, renuncie al derroche y opte por la austeridad, renuncie al egoísmo y opte por la generosidad. Pero todo, absolutamente todo, dentro del contexto de la justicia divina y de la preferencia por aquellos a quienes dedicó su conmovedor y compasivo Sermón de la Montaña.

Porque, para quien esto escribe, Cristo no es un personaje blandengue y edulcorado dispuesto a ignorar agravios y transgresiones de todo villano que implore su perdón sin un verdadero arrepentimiento. Lo confirma con elocuencia  la paliza soberana y ejemplarizante que propinó a los mercaderes que invadieron el templo sagrado de su padre. La misma que probablemente recibirán en su día los tiranos, torturadores, proxenetas, violadores y practicantes del aborto que hacen de nuestro mundo una antesala del infierno. Cristo es perdón pero un perdón condicionado al arrepentimiento, la reparación y la voluntad de enmienda. Su perdón jamás estará en conflicto con la justicia. Y con esta afirmación quizás me expongo a ser cuestionado por alguno que otro doctor en teología. Pero en esta etapa de mi peregrinaje terrestre son pocas las cosas que me quitan el sueño.

En cuanto a su predilección por los presos, los enfermos y los desamparados no tenemos la menor duda de que en estas festividades que se avecinan, y acorde con su conducta desde que murió en la cruz para traernos la buena nueva, Cristo no estará con los Castro, los Maduro o los Ortega como no estuvo con los Herodes, los Nerón o los Calígula. Por el contrario, hará sentir su presencia salvadora y sanadora en hospitales y cárceles como una vez lo hizo entre los mártires del Circo Romano. 

Tampoco se limitará a bendecir mesas repletas de golosinas sino hará despliegue de caridad compartiendo su pan de fe y su vino de esperanza con los presos políticos de Cuba, Venezuela y Nicaragua en las celdas inmundas  donde, a la manera de aquellos mártires del Circo Romano, un grupo de héroes son depositarios de la dignidad de las patrias de Martí, Bolívar y Darío. 

La Nueva Nacion <
alfredocepero@bellsouth.net 
lanuevanacion@bellsouth.net
@AlfredoCepero 

CRISTIAN SILVA: ¡FELICES FIESTAS DECEMBRINAS!

La nueva Navidad venezolana 
En la comunidad cristiana, la Navidad se asocia al nacimiento de un niño Dios de parte de una dama virgen hebrea, quien por obra y gracia del Espíritu Santo quedó encinta, dando a luz al “Salvador del Mundo”, que de acuerdo a instrucciones del Ángel, debía ponerle por nombre Jesús, por cuanto salvaría al pueblo de sus pecados.
Mientras otras versiones no consideran viable el alumbramiento del Hijo de Dios en tales condiciones y en esa fecha del año, atribuyendo más bien esta tradición a manipulación religiosa e intereses comerciales.
No obstante, es una época de muchas luces, colorido, alegría, fiestas regalos, comidas, bebidas abundantes y diversas. Es momento para estrenos, bailes. 
Arreglar algún impase o enemistad, hacer un balance de la gestión del año; y sobre todo, una excelente ocasión para el reencuentro familiar.
Reencuentro difícilmente realizable en Venezuela en estos momentos, por cuanto en millones de hogares existen familiares en el exterior; en la diáspora.  El exilio involuntario de casi cinco millones de compatriotas buscando oportunidades de empleo y desarrollo. Huyendo del hambre, todo tipo de necesidades y la esperanza de poder enviar dinero a familiares para que obtengan mejores condiciones de vida.
En estas circunstancias vamos a celebrar la Navidad del año 2019. Esperando una remesa, caja o bolsa de alimentos Clap; un bono, medio Petro, un pedazo de pernil o cualquier otra dádiva del gobierno socialista que cambió diametralmente la vida del venezolano, llevándolo a la más grande ruina tanto de su persona, como del país en general.   
A diferencia de otros tiempos –antes del año 1999- cuando era común y normal en las zonas rurales empezar el engorde del cochino desde el mes de enero, de tal forma que al llegar diciembre hubiese suficiente carne para confeccionar las delicias culinarias de la Navidad, vender o compartir con vecinos.
En el día de hoy, la delincuencia no permite realizar tal actividad. Delincuencia promocionada y protegida por el mismo gobierno para mantener la población en un estado de zozobra, angustia, desesperación. Situación inhumana e innoble complementada además por la carestía y deficiencia de servicios públicos como gas, gasolina, agua, deterioro de las comunicaciones; electricidad, vialidad en mal estado, y lo más pernicioso, que neutraliza totalmente la población: carestía de dinero en efectivo dando origen a la imposición obligada del dólar.
Por otra parte, desde Cumaná capital del estado Sucre donde se origina esta narrativa y ciudad sede del Rectorado de la Universidad de Oriente, (UDO), denunciamos ante Venezuela, la OEA, ONU, Unesco, Unión Europea, Mercosur, el Parlamento Latinoamericano, otros Organismos Multilaterales y todos los países libres, soberanos y democráticos del mundo, el intento de ultraje, desmantelamiento, destrucción y desaparición de las Universidades Autónomas de nuestro país.
Se intenta desaparecer una sólida formación académica-intelectual para el avance de la ciencia, tecnología, ciencias sociales y sustituirla por una educación marginal, de bajísima calidad, ideologizada y subyugada a este régimen que viola todo tipo de derechos humanos y está terminando con una de las reservas biodiversas más importantes del mundo, como lo es la extensa zona geográfica conocida como “El Arco Minero del Orinoco”.
Se quedarán agazapados, con ganas y sin poder; porque la alegría del pueblo de Venezuela, sus fiestas, sus hallacas, sus esperanzas, sus amores y su democracia, no será suplantada por ninguna ideología trasnochada y sin futuro. 

Cristian Antonio Silva Potellá… 
cumanacristian@yahoo.es
@visionvenezuela @OmarAvilaVzla