lunes, 7 de enero de 2019

ACTUALIZACIÓN, DE "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, LUNES 07-01-2019,

MITZY C. DE LEDEZMA, LO QUE DEJÓ EL AÑO VIEJO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 8 minutos
Una deuda descomunal que convierte ¡hasta a los niños que aún no han nacido en Venezuela!, en seres comprometidos con una hipoteca que no sirvió, siquiera, para evitar la muerte, por desnutrición, de miles de criaturas., ni la desaparición física de centenares de seres humanos por carecer de medicamentos. Ese “mono”, según la fuente del FMI, es la más grande del continente, representando el 159% del producto interno bruto (PIB). También nos deja un territorio mancillado, viendo cómo nuestra soberanía es pisoteada por intereses foráneos, todo por la desidia entreguista de Chávez y... más »

OMAR ÁVILA, NEGOCIACIÓN O “POR AHORA” 3 AÑOS MÁS CON MADURO

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 19 minutos
Si bien el inicio del “nuevo mandato” de Nicolás Maduro profundizará el aislamiento internacional del gobierno, es poco probable que altere significativamente la dinámica política interna. Nicolás anuncia que a partir del 10E comenzará la implementación del "verdadero socialismo". Debemos entender entonces que todos estos años de destrucción y muerte han sido un prólogo al auténtico horror que ahora nos promete. Maduro perdió la legitimidad desde el primer momento en que, desde su gobierno, se han violado sistemáticamente los derechos humanos de los venezolanos: la vida, la i... más »

LUIS FUENMAYOR TORO, SE REINICIA EL CAMINO DEL “MADURO VETE YA”

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 34 minutos
Antes de la instalación de la Asamblea Nacional, muchos opinadores y líderes políticos alertaron sobre la necesidad de no cometer los mismos errores del pasado, concretamente los ejecutados a partir de la elección en diciembre de 2015 de la Asamblea Nacional (AN). En aquella ocasión, y a partir del discurso de Henry Ramos Allup, los partidos de la MUD y líderes políticos extremistas se embarcaron en una serie de acciones, directrices y propuestas, que al final la práctica demostró que fueron un total y absoluto fracaso, pues no consiguieron la meta perseguida: la salida inmediata d... más »

JORGE GIORDANI , ENTRE CARNICEROS Y PERROS DE LA GUERRA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 41 minutos
La agudización de las contradicciones al interior de la sociedad venezolana a principios del año 2019, ha llevado a una peligrosa situación entre dos males casi de terror, por un lado, la ¨carnicería¨ que ha venido implementando el desgobierno que se instaló en abril del 2013, y por el otro lado, la amenaza real de ser el pueblo venezolano, particularmente, los más necesitados de convertirse en ¨carne de cañón¨, de una confrontación auspiciada por los perros de la guerra, con sus visibles representantes internos, y el apoyo externo ya conocido y suficientemente declarado. Ante e... más »

JOSÉ LUIS MÉNDEZ LA FUENTE, DESPUÉS DEL 10 DE ENERO 2019

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 52 minutos
Desde el último trimestre del año que se acaba de ir, en Venezuela se viene especulando con la posibilidad de que se produzca el esperado final del reinado de Maduro. Las razones que se esgrimen son de tipo jurídico, pues se basan, principalmente, en la falta de legitimidad que tuvieron los muy adelantados comicios presidenciales del 20 de Mayo del 2018, donde Maduro resultó reelecto, sin la participación de la oposición mayoritaria y reconocida como tal. Hasta se llegó a producir una resolución por parte de la Asambles Nacional, el 14 de Noviembre pasado, declarando inconstituc... más »

GUILLERMO A. ZURGA, EL LADO OSCURO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y SUS MILITANCIAS

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Entre las ocupaciones más importantes y extendidas en el mundo, está la de los políticos. Quizás, la característica esencial y más importante que debería tener un político para tener éxito, sería la del liderazgo. Si a esta cualidad se le suman las del carisma, simpatía, preparación, persistencia, coraje, dedicación, inteligencia, honestidad, personalidad y dedicación al trabajo; estaríamos ante la presencia de un líder político calificado para tener éxito. Tener éxito para un político, es llegar algún día a ser parte de la conducción y administración de su país. La ambición máxi... más »




MITZY C. DE LEDEZMA, LO QUE DEJÓ EL AÑO VIEJO


Una deuda descomunal que convierte ¡hasta a los niños que aún no han nacido en Venezuela!, en seres comprometidos con una hipoteca que no sirvió, siquiera, para evitar la muerte, por desnutrición, de miles de criaturas., ni la desaparición física de centenares de seres humanos por carecer de medicamentos. Ese “mono”, según la fuente del FMI, es la más grande del continente, representando el 159% del producto interno bruto (PIB).



También nos deja un territorio mancillado, viendo cómo nuestra soberanía es pisoteada por intereses foráneos, todo por la desidia entreguista de Chávez y Maduro, al permitir que las riquezas de nuestro Esequibo sean explotadas en nuestras propias narices. Eso es traicion a la patria. Es la consecuencia de haber sido lisonjeros con “sus aliados internacionales”, y por ser sumiso a sus tutores cubanos, que impusieron la línea de entregar nuestro Esequibo.

Nos deja una industria petrolera en bancarrota, una vez que la producción está en caída libre, con la desalentadora realidad que vamos al límite del millón de barriles diarios, después de haber sido el país abastecedor por excelencia de nuestro principal socio comercial, EEUU.

Nos deja miles de expertos petroleros regados por todo el planeta después de aquel infame “pitazo”, que indicó la expulsión de PDVSA, a miles de sus trabajadores calificados.

Nos deja una moneda devaluada, un salario integral patético, que no sirve para comprar los alimentos indispensables, porque también nos deja el viejo año, la condición de país con una hiperinflación sin parangón en la historia de la humanidad.

Nos deja un país estremecido por la fuerza de la naturaleza, después de haber soportado una seguidilla de sismos, pero el verdadero terremoto fue la matanza que aplastó la vida de más de 23 mil venezolanos. Si, muy doloroso, pero cierto. El hampa desatada en Venezuela sembró el terror en todo el territorio nacional para hacernos merecedor del vergonzoso galardón de ser “el país más violento de América Latina”.

Nos deja en medio de una crisis institucional porque no hay estado de derecho, sin separación de poderes porque no hay seguridad jurídica, visto que la mismísima Constitución Nacional es mancillada a diario por un régimen que nos deja la mácula como estado fallido, narcotraficante y terrorista.

Nos deja un país a la deriva, sin gobierno legítimo, porque el año pasado fue “el año” de los grandes fraudes, como ese del 20 de Mayo, con una operación electoral para que Maduro “se despachara y se diera el vuelto al mismo tiempo”.

Pero lo que vale más la pena destacar, es que nos deja a un pueblo en pie de lucha. Una ciudadanía que no se resigna a perder su dignidad “por un pernil”. Una ciudadanía que está dispuesta a retomar su plan de lucha por la reinvindicación de los valores y principios de la democracia que Maduro estrangula para pretender convertirla, definitivamente, en un estropajo.

Este año, entonces, puede ser verdaderamente nuevo. Sin las perversiones del que se fue, sin dictadura, sin bribones al frente de los poderes públicos, pero si con mujeres y hombres unidos en una sola voluntad para reconstruir la República democrática de Venezuela.

Mitzy Capriles de Ledezma

OMAR ÁVILA, NEGOCIACIÓN O “POR AHORA” 3 AÑOS MÁS CON MADURO


Si bien el inicio del “nuevo mandato” de Nicolás Maduro profundizará el aislamiento internacional del gobierno, es poco probable que altere significativamente la dinámica política interna. 



Nicolás anuncia que a partir del 10E comenzará la implementación del "verdadero socialismo". Debemos entender entonces que todos estos años de destrucción y muerte han sido un  prólogo al auténtico horror que ahora nos promete. 

Maduro perdió la legitimidad desde el primer momento en que, desde su gobierno, se han violado sistemáticamente los derechos humanos de los venezolanos: la vida, la integridad personal, la salud, la alimentación, la educación y pare usted de contar. Y para muestra varios botones hay, si no, que lo digan los padres de los 134 jóvenes asesinados por parte de fuerzas militares y policiales del Estado, durante las protestas de 2017; los 278 presos políticos; que lo señalen las madres de los niños, niñas y adolescentes desnutridos o los que mueren semanalmente, en el Hospital J.M de Los Ríos; los familiares de las personas que viven con VIH, cáncer y otras enfermedades crónicas que también fallecen. 

En lo político, requeriríamos de mucho espacio para contar los desafueros que ha cometido el régimen arropado por la falta de independencia de los Poderes Públicos. Para nombrar uno de los últimos, impedir a través de artimañas jurídicas, que se realizara el Referéndum Revocatorio e imponer la Asamblea Nacional Constituyente. El 10E no es entonces ningún punto de inflexión, es la continuación de la desgracia. 

En la oposición debatimos diferentes opciones con respecto al 10 de enero, pero, lamentablemente, seguimos profundamente divididos en torno a la estrategia a seguir para lograr que la democracia regrese a nuestro país. 

La Asamblea Nacional representa un grupo diverso y cuenta con el respaldo de millones de votos (incluido parte del chavismo). Es, ciertamente el foro de la política y representa al pueblo. Su legitimidad no tiene dudas hasta diciembre de 2.020. 

Pero: ¿Tendría el apoyo como para designar un Presidente que asuma el gobierno, sin correr el riesgo de que éste se convierta en una víctima más de los abusos del régimen y pare en las mazmorras del Sebin? No lo creo. 

¿Asumirá la Fuerza Armada Nacional “Bolivariana” como garante del respeto a la democracia? Tampoco lo creo. 

El tercer escenario, que tiene su base en el artículo 333 de la Constitución venezolana, en concordancia con el 338, implicaría que los ciudadanos, investidos o no de autoridad, colaboraran en el restablecimiento de la Carta Magna. Este lo considero menos factible. 

Mucho está en juego a partir del 10 de enero. Ojala que los partidos políticos sepan escoger a quién escuchar, porque las movidas recientes –que han terminado dando gusto al radicalismo- alejaron mucho más la posibilidad de encontrar una solución civilizada y democrática para este desastre. 

Los demócratas de este país no podemos permitir que se vuelva a cometer el mismo error de 2014 y 2017 y dejar que los violentos tomen nuevamente el control de las actuaciones de la oposición. 

Si la Asamblea Nacional nombra un gobierno, éste no tomará posesión del cargo ya que Tribunal Supremo de Justicia anulará nombramiento y las FANB acatarán al TSJ pues sus decisiones prevalecen sobre las de la AN. Los diputados y designados serán encarcelados y el gobierno se apoderará de la AN. 

En fin, el 10 de Enero si va a pasar algo. Con la reciente declaración del Grupo De Lima, que implica de facto un cerco regional al madurismo, se agudizará la crisis y aumentará la diáspora. 

Solo mediante una negociación con sectores de poder pertenecientes al bloque hegemónico, en especial con la FANB, será posible garantizar un gobierno de transición desde la AN. Hay que entender eso.

dip.omaravila@gmail.com
www.unidadvisionvenezuela.com.ve
Twitter e Instagram:
 @OmarAvilaVzla

LUIS FUENMAYOR TORO, SE REINICIA EL CAMINO DEL “MADURO VETE YA”


Antes de la instalación de la Asamblea Nacional, muchos opinadores y líderes políticos alertaron sobre la necesidad de no cometer los mismos errores del pasado, concretamente los ejecutados a partir de la elección en diciembre de 2015 de la Asamblea Nacional (AN). En aquella ocasión, y a partir del discurso de Henry Ramos Allup, los partidos de la MUD y líderes políticos extremistas se embarcaron en una serie de acciones, directrices y propuestas, que al final la práctica demostró que fueron un total y absoluto fracaso, pues no consiguieron la meta perseguida: la salida inmediata del presidente Maduro. El inmediatismo terminó con la posibilidad real de avanzar en el debilitamiento del apoyo popular  del régimen y en propinarle, en el momento debido, una derrota de las aspiraciones continuistas de la claque gobernante.



Como muchos previeron y advirtieron, la dirección política actual de la franquicia opositora, una vez designada la directiva de la AN, reinició el mismo camino tomado en enero de 2016, al decidir desconocer la cualidad de Presidente de Nicolás Maduro y prepararse para llevar adelante las acciones que necesariamente se derivan de esta postura. De nada sirvieron las derrotas sufridas por las iniciativas del “Maduro vete ya”, a saber: la renuncia del Presidente, su inhabilitación por tener doble nacionalidad, la declaración de abandono del cargo, su destitución posterior y varias otras, como la del referendo revocatorio, la promulgación de una enmienda constitucional, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, todas imposibles de ejecutar al no tenerse el poder para hacerlo.

No vamos a negar que el reinicio del camino del “Maduro vete ya” no parte del mismo sitio que hace tres años. Hoy, el aislamiento internacional del gobierno es mucho mayor, un grupo importante de países han señalado el desconocimiento de Maduro como Presidente, la beligerancia colombiana, guyanesa y brasileña, nuestros vecinos limítrofes, contra el régimen y el país está claramente presente; las sanciones económicas y legales se han extendido a muchos personeros gubernamentales, sus familiares y a toda la nación venezolana; Trump gobierna en EEUU, el poder del ALBA se ha resquebrajado, los sectores políticos más reaccionarios del mundo se han agrupado contra el actual gobierno y éste carece de las divisas necesarias para poder operar y enfrentar la grave crisis que existe. 

De nuevo vuelvo a señalar que las fuerzas en pugna no están en condiciones de acabar y hacer rendir a sus contrarios, pues si lo estuvieran ya lo hubieran hecho. Por lo tanto, se impone una negociación para una salida que alivie el sufrimiento de los venezolanos en la forma más rápida posible, que recupere la convivencia e institucionalidad democrática dentro de la Constitución existente, que deje de lado el discurso de exterminio ideológico presente en los bandos en pugna, que permita reiniciar el camino de la recuperación de la economía y del bienestar de todos los venezolanos y que elimine las actividades y propuestas ajenas a la soberanía en la solución de los problemas. Una negociación franca, transparente, sin agendas ocultas, sin engaños, entre venezolanos no ideologizados y animados por el interés de la nación.      

Luis Fuenmayor Toro
@LFuenmayorToro

JORGE GIORDANI , ENTRE CARNICEROS Y PERROS DE LA GUERRA


La agudización de las contradicciones al interior de la sociedad venezolana a principios del año 2019, ha llevado a una peligrosa situación entre dos males casi de terror, por un lado, la ¨carnicería¨ que ha venido implementando el desgobierno que se instaló en abril del 2013, y por el otro lado, la amenaza real de ser el pueblo venezolano, particularmente, los más necesitados de convertirse en ¨carne de cañón¨, de una confrontación auspiciada por los perros de la guerra, con sus visibles representantes internos, y el apoyo externo ya conocido y suficientemente declarado.



Ante estas terroríficas opciones, a las cuales se ve sometida la mayoría del pueblo venezolano, al mantener el actual desgobierno una actitud de prepotencia, ignorancia e irresponsabilidad, al no hacerle frente a los agudos, permanentes y cada vez más delicados problemas que sufre a diario de manera constante, cotidiana, el pueblo, que ya se encuentra en condiciones cercanas a la de una sobrevivencia extrema.

El fracaso del desgobierno ha llevado a dejar de lado las esperanzas que fueron creadas en el período de gobierno del Comandante Chávez, desde el 3 de febrero del año 1999, hasta finales del año 2012; anulando metas, políticas, avances en lo político, lo económico, lo social, lo cultural, tanto a nivel interno como por demás en su impacto a nivel internacional, superando negativamente a la de los gobiernos de la Cuarta República, los que gobernaron el país desde 1958 hasta diciembre de 1998.

Este desgobierno ha logrado el histórico e indiscutible mérito de revertir tendencias, en menos de un lustro, que no se habían observado en Venezuela desde 1830. Qué logro tan temerario y desgraciado para la historia nacional.

En el otro lado de la moneda, se presenta la llegada de un nuevo inquilino a la Casa Blanca, la reversión de procesos de gobiernos progresistas de diferente talante en América Latina y el Caribe, con la agudización de los retrocesos que se han dado en varios países del Cono Sur y de Centro América.

En el ámbito político se ha dado un giro hacia gobiernos conservadores, reaccionarios, hasta poderlos calificar de naturaleza fascista, sin ir mucho más allá en el análisis de los anuncios, las intenciones, y las actuaciones negativas hacia la mayoría de las poblaciones, en una suerte de Maccartismo a la criolla, de ceder la soberanía de muchos países a bases militares y a la injerencia directa y feroz a partir del llamado Ministerio de las Colonias, nada más y nada menos que la famosa y encomendada OEA.

Pero lo más peligroso de la actual coyuntura es que podrían desatarse guerras intestinas, de carácter civil que no requieren sino la presencia estimuladora de mercenarios, como los que han actuado abiertamente en el Medio Oriente, con la excusa del Terrorismo de Estado, cuando dicha calificación perfectamente le sería aplicable al gobierno norteamericano con su ofensiva a militar a nivel mundial.

Ante tales amenazas, de la continuación de la carnicería del actual desgobierno en Venezuela, por un lado, y la cada vez mayor presencia en el territorio nacional de los llamados perros de la guerra, no queda duda de la necesidad de proponer, de elaborar, una alternativa clara y visible que parta de las bases populares, que sea capaz de renovar la anquilosada camarilla en el poder, y la casta que lo sostiene a base de prebendas, de la corrupción institucionalizada, de la represión cada vez masiva e indiscriminada, de quienes pretenden mantenerse en el poder de la administración de la mermada renta de los hidrocarburos en otro período, que no es constitucional dadas las artimañas elaboradas después de perder definitivamente la legitimidad, con la vergonzosa derrota sufrida en diciembre del año 2015 en la Asamblea Nacional.

No cabe otra medida que solicitar la renuncia inmediata de este desgobierno, y la apertura de un proceso abierto, democrático, profundo, que retome la vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

No hay tiempo que perder, en la conformación de una nueva mayoría hegemónica que parta de la base del pueblo, renovando energías en el corto y mediano plazo, si es que queremos superar el laberinto en que nos encontramos en la actualidad, al confrontar opciones que solo agudizaran aún más las contradicciones y las consecuencias de la nefasta gestión de un desgobierno incapaz, prepotente, y cada vez más reaccionario y antipopular.

Jorge Giordani
@GiordaniToday

JOSÉ LUIS MÉNDEZ LA FUENTE, DESPUÉS DEL 10 DE ENERO 2019


Desde el último trimestre del año que se acaba de ir, en Venezuela se viene especulando con la posibilidad de que se produzca el esperado final del reinado de Maduro. Las razones que se esgrimen son de tipo jurídico, pues se basan, principalmente, en la falta de legitimidad  que tuvieron los muy adelantados  comicios presidenciales  del 20 de Mayo del 2018, donde Maduro resultó reelecto, sin la participación de la oposición mayoritaria y reconocida como tal. Hasta se llegó a producir una resolución por parte de  la Asambles Nacional, el 14 de Noviembre pasado, declarando inconstitucional la pretensión del Nicolás Maduro de continuar “usurpando” el cargo de presidente a partir del 10 de Enero del 2019.



En tal sentido, se presagian fuertes reacciones de la comunidad internacional, como la que se acaba de producir con el denominado Grupo de Lima, que incluirian medidas diplomáticas fuertes, como el retiro de embajadores, además de presiones políticas y económicas; es decir, un desconocimiento del régimen que, en teoria, supone un aislamiento  similar al de Cuba.  Pero, ¿que hay de cierto en todo ello y cuanto hay de deseo y cuanto de realidad?

Si de irregularidades electorales, vicios de legalidad y posturas anticonstitucionales se trata, no habría que haber esperado tanto, pues el camino recorrido desde diciembre del 2012 hasta ahora, por Nicolás Maduro está plagado de ellas. Basta con recordar como el Vicepresidente Maduro, encargado de la Presidencia de Venezuela, continuó al frente del gobierno después del 10 de enero del 2013, fecha en la cual el periodo presidencial en curso concluía, y que Chávez, recién reelecto, nunca se pudo juramentar, pues se encontraba gravemente enfermo en Cuba, donde murió el 5 de Marzo, según fue anunciado, para asumir la presidencia del nuevo gobierno que se iniciaba en aquella misma fecha.

En dicha oportunidad, ni la comunidad internacional, ni la Asamblea Nacional en manos del oficialismo, ni la oposición venezolana, hicieron mayores reparos, frente a aquella flágrante anormalidad, conformándose con el anuncio del propio Maduro, fungiendo de presidente, de que habría nuevas elecciones en el mes de Abril; cuando lo legalmente válido era que la Asamblea Nacional    declarase la falta absoluta del Presidente electo, o sea,  Chávez, y se llamase a elecciones dentro de los treinta dias siguientes, encargándose, mientras tanto, del gobierno el Presidente de la Asamblea Nacional.

La situación actual, juridicamente considerada, es mas compleja en su solución que la anterior, claramente contemplada en el Artículo 233 de la Constitución de Venezuela, pues se trata de desconocer un proceso electoral, como el del 20 de Mayo del 2018, avalado por los organismos oficiales del Estado, por mas espurio que nos parezca o pueda haber sido, y no de acomodar una fecha electoral a los intereses del chavismo y de Maduro, ganando tiempo y buscando  ventajas desde el poder, como ocurrió en el 2013. No obstante, se espera que la nueva directiva del parlamento venezolano que se acaba de juramentar para iniciar un nuevo periodo legislativo, declare la falta absoluta de Presidente. Algo que en  nuestra opinión, resultará tan estéril como la declaración de abandono del cargo por parte de Maduro, realizada por la tambien nueva directiva de la Asamblea Nacional, a principios del 2017, y ratificada en Agosto del 2018. Y es que mientras dure el desconocimiento impertérrito del Poder Legislativo por parte del gobierno de Maduro, el cual comenzó el mismo 6 de Diciembre del 2015, una vez anunciados los resultados electorales que le dieron la mayoria de las curules a los candidatos de los partidos opositores, Maduro y su gobierno seguirán imponiendo su voluntad por encima de la Constitución y demás leyes e instituciones.

Por éso cabe intuir que si en estos últimos seis años, la comunidad internacional se ha venido haciendo la vista gorda con las arbitrariedades del régimen, lo continué haciendo una vez mas. ¿O ha cambiado algo para pensar lo contrario? Es cierto que ya no están los Kirchner, ni Lula, pero ahora apareció López Obrador, con intenciones tan claras, com haberse negado, por ejemplo, a firmar el acuerdo del Grupo de Lima, del cual es miembro, contra Maduro, por la que ya se habla del nuevo eje México-La Habana-Caracas. Además, se fue Rajoy en España y el gobierno de Pedro Sánchez con la influencia de Zapatero y de Iglesias, sigue manteniendo una postura blandengue, por decir lo menos, con el gobierno de Maduro, con el cual mantiene algunos buenos negocios. Adicionalmente, Maduro ha sabido moverse en estos años, atrayendo fuertes aliados comerciales y políticos del tamaño de Rusia y China, que junto a otros mas pequeños, pero igualmente importantes, del mundo islamico, le han venido dando su apoyo internacionalmente.

Si algo ha cambiado en estos últimos tres años, es el talante y la paciencia con las que esa comunidad internacional, sobre todo en el continente americano, ha venido apreciando y soportando las arbitrariedades del gobierno venezolano, cuyos efectos negativos por el éxodo masivo de vanezolanos y el caos económico que vive el país, están afectando social y economicamente la región. Nada digamos de como las secuelas de la corrupción venezolana  han venido infiltrando los sistemas financieros de Norte América y de Europa por medio del lavado de dinero y la compra de activos, principalmente, inmuebles.  En todo caso, le correspondería a la OEA y la Union Europea, como organismos internacionales, tomar la batuta y desconocer el nuevo periodo presidencial de Maduro, si se quiere una accion decidida y concertada que pueda tener alguna eficacia política.

Pero si ésto es o no suficiente para sacar a Maduro, pactando entre bastidores, o si los intereses de algunos países impondrán la tesis del diálogo oficial con intermediarios, para mantenerlo otros seis años más, lo sabremos muy pronto, o quizás no tanto.

José Luis Méndez La Fuente
@xlmlf

GUILLERMO A. ZURGA, EL LADO OSCURO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y SUS MILITANCIAS


Entre las ocupaciones más importantes y extendidas en el mundo, está la de los políticos. Quizás, la característica esencial y más importante que debería tener un político para tener éxito, sería la del liderazgo. Si a esta cualidad se le suman las del carisma, simpatía, preparación, persistencia, coraje, dedicación, inteligencia, honestidad, personalidad y dedicación al trabajo; estaríamos ante la presencia de un líder político calificado para tener éxito.



Tener éxito para un político, es llegar algún día a ser parte de la conducción y administración de su país. La ambición máxima, sería ser su presidente. Ser parte del grupo que decide, que hacer y que rechazar, para garantizarles alegría y felicidad a los ciudadanos que viven en dicho país.

Lógicamente, la felicidad de los pueblos, está condicionada al éxito económico de ese país, administrado por los políticos y técnicos que forman parte del gobierno de ese país, basado en el programa viable de gobierno que este partido político o grupo de partidos políticos, triunfante en las elecciones generales ofrece en su campaña electoral que los eligió como gobierno.

Acá, en el programa de gobierno ofrecido a los votantes, según mi opinión, empiezan a salir las partes oscuras de los gobiernos y políticos que generaron tal programa. Muchas veces, los partidos políticos, ofrecen al pueblo votante, más de lo normal permitido. La mayoría de los partidos políticos creen que, bajo la premisa equivocada de que al ofrecer la máxima cantidad de proyectos de inversión y programas sociales de gobierno; las probabilidades de ganar las elecciones son mayores, y tienes garantizado el triunfo electoral. Esto último, pudiera ser cierto, pero equivocada y completamente erróneo.

Por tal motivo, muchos gobiernos fracasan, antes de comenzar un periodo gubernamental, puesto que ofrecen, mucho más de los que pueden hacer, garantizar y cumplir. Esta falta de objetividad, seriedad y realismo, obliga entonces a endeudar innecesariamente a la nación por estos gobiernos hasta límites inesperados, lo cual complica seriamente la economía de esos países. Por lo tanto, la racionalidad, la sensatez y la responsabilidad son inmensamente necesarias por este lado oscuro de algunos partidos políticos que hacen gobiernos.

Otras de las grandes debilidades y partes oscuras de la política; es el alto grado de corrupción que se detecta en gran parte de los gobiernos que administran la economía de sus respectivos países.

Sabemos de los críticos y bajos sueldos de los ejecutivos y personal de los políticos y técnicos que trabajan para la administración pública, en comparación a los sueldos e ingresos económicos de los ejecutivos de las empresas privadas.

Sin embargo, muchos países han intentado elevar el nivel de los ingresos de este personal, para motivarlo y evitar así tanta corrupción. Tal solución, al parecer no ha sido tan exitosa en México, puesto que una de las primeras medidas del nuevo presidente de esa nación conocido coloquialmente por AMLO, ha sido la de rebajar los sueldos a sus empleados públicos, consciente de que la corrupción ha aumentado escandalosamente a todos los niveles, lo cual contradice el propósito real de aumentar los sueldos para reducir la tentación a intentar la corrupción de los empleados públicos en México.

De estar el presidente mexicano AMLO en lo cierto, habría que buscar otras soluciones y métodos, para reducir la corrupción en Latinoamérica en general, puesto que pareciera ser, que ésta, es la región del mundo, donde pulula y galopa mayormente la corrupción gubernamental mundial.

Otro lado oscuro que observo entre los políticos, de mi país, Venezuela, tiene que ver con políticos que se cambian de un partido político a otro, con tanta facilidad y frecuencia, como cambiarse de camisa. Pareciera ser que estos políticos cambiantes están aún indefinidos sobre su verdadera ideología política, o que en Venezuela existen demasiados partidos políticos sin mucha claridad en su filosofía política y razón de ser, lo cual confunde a su militancia y provoca estas comunes e indeseables transferencias entre partidos políticos.
Pareciera ser que la época de la militancia eterna de pertenecer solidariamente y de por vida, a un solo partido político, se ha extinguido. La otra explicación, válida para esta migración interna entre partidos políticos existentes en Venezuela; pudiera ser, que se ha establecido una competencia desleal entre partidos políticos, para disputarse a sus militantes de forma poco ética.

Con el permiso del amigo lector, introduciré una anécdota personal sobre política, la cual aún recuerdo con cierta nostalgia, dado que allí demostré que no nací para ser político, lo cual no quiere decir que sea ni bueno ni malo, simplemente decidí ser yo mismo y no depender de otros. Lo cual tampoco quiere decir que sea acertado, puesto que también he aprendido que por lo general, dependeremos de otros en mayor o menor grado.

El asunto es que durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez un amigo juvenil que militaba como líder en AD, me vio cualidades para ser político, y me ofreció inscribirme en AD. Mi respuesta fue negativa, apoyado en razones de que quería ser yo mismo, independiente de decisiones tomadas por otros.

En la actividad política existe un sentimiento y deseos generalizados de luchar por una causa colectiva o una doctrina política que considera justa dentro de una ética impecable. Se habla mucho de que los políticos aman la actividad en materia humana, cultural y social, razón por la que los mismos, deberían tener una gran sensibilidad para realizar estas actividades. Es como un común denominador, trabajar para y por el pueblo, la razón principal, predominante o única, que les invita a convertirse en políticos.

No obstante, pareciera ser que la política en Latinoamérica, se ha ido convirtiendo en un refugio para los aventureros, que buscan fama y fortuna a través de la política. Para mí en lo personal y particular, esta es una sensación que me acompaña desde hace mucho tiempo, la cual he corroborado como real y correcta. Lamentablemente, mi propio país ha sido víctima de esa sensación negativa, convertida en realidad, que he sentido desde siempre hacia los partidos políticos.

Para mí, existen dos clases de políticos. Los políticos originales, que desean sinceramente contribuir con el logro de la felicidad de su nación y sus pueblos; y el político inescrupuloso o aventurero, que busca figuración, fama y dinero a través de esa noble, sacrificada y prestigiosa actividad de político, que funda o se inscribe en un partido político, para el logro de sus ambiciones.

Es decir, pareciera que los partidos políticos, tienen en el seno de sus organizaciones; manzanas buenas y manzanas podridas. Ese sería, el lado oscuro de algunos partidos políticos que se prestan para que esto ocurra. En función de lograr crecer y mejorar su militancia, estos partidos políticos, deberían ser revisados y corregidos a fondo por su los dirigentes honestos, nobles, correctos y sensatos de los mismos.

La calidad de la dirigencia política de un país, dice mucho acerca el futuro de ese país. Representa la vanguardia de esa nación, y garantiza el éxito o el fracaso de la misma. Una militancia política solidaria, con valores, principios y fortalezas sólidas y positivas, garantiza a su pueblo, el crecimiento económico que necesita, así como la felicidad y la paz que espera y desea.

Si los países de Latinoamérica desean un mejor futuro, deberían empezar por revisar los lados oscuros de sus propios partidos políticos, y protegerlos de esos lados oscuros que existen, que les hacen cometer errores y atrasos que comprometen sus crecimientos económicos, culturales y sociales.

No se puede ni se debe estar pactando, ni apoyando y/o negociando con cualquier empresa, país, o con líderes políticos de gobiernos inescrupulosos con intereses políticos y económicos ajenos a nuestros propios intereses como naciones democráticas y libres. Este, para muchos latinoamericanos y países del mundo, si es un asunto verdadero y real de soberanía y patriotismo.

El apoyo y coqueteo de políticos y líderes latinoamericanos oscuros, a las guerrillas y al narcotráfico, es uno de los lados más oscuros de nuestra política continental, puesto que pareciera ser que para éstos políticos inescrupulosos, los límites de sus actuaciones son infinitos y todos válidos, dado que contradicen las leyes y la moral establecidas en nuestra región.

Seguramente, para una gran mayoría de ciudadanos demócratas por ejemplo, alabar y endiosar a Fidel Castro y al Che Guevara por sus impecables acciones militares y bélicas de derrocar al régimen dictatorial de Fulgencio Batista, tiene su razón de ser y pudiera considerarse de normal y lógico hacerlo. Pero callar, solidarizarse, y alcahuetear, durante 60 años, a la dictadura impuesta al sufrido pueblo cubano por la misma revolución cubana, no tiene sentido ni razón de ser, de parte de los políticos que se hacen llamar demócratas.
Los partidos políticos latinoamericanos, los cuales son alimentados y apoyados de buena fe por las poblaciones de cada nación, deberían considerar revisarse internamente, y corregir seriamente los puntos oscuros que presentan, que les permita reencontrarse con sus pueblos. No se puede seguir engañando a todos todo el tiempo, todas las veces, sin que existan consecuencias. Venezuela vive hoy día las consecuencias de una dirigencia política y militar enferma, con muchos puntos oscuros por eliminar, para poder sanar.

Por ello, mi primer llamado es hacia la dirigencia política, educativa, cultural, científica, profesional, sindical, militar y legal que se encargue de restablecer el orden constitucional y democrático en Venezuela, quienes serían responsables de guiar a la nueva Venezuela, hacia las libertades, educación y valores sobre los cuales se soportaría el crecimiento y madures de nuestras próximas generaciones de venezolanos.

Guillermo A. Zurga
@Apresivo