viernes, 13 de diciembre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, VIERNES 13/12/2019

MIBELIS ACEVEDO DONÍS: RECOMIENZO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 6 minutos
Llega diciembre y como otras veces, nos encuentra trajinando con nuevos ahogos y contradicciones. Basta detenerse en la fotografía del instante que brindan las encuestas. Según Delphos-UCAB, la decepción se posiciona como el sentimiento predominante entre venezolanos (28,8%), mientras que la esperanza cae a los mismos niveles de nov-2018 (22,7%); una espina de “pasiones tristes” que se encaja incluso en el corazón del chavismo duro. Sobre la conexión liderazgo-ciudadanos los hallazgos no son menos inquietantes. Los apoyos totales a partidos opositores apenas alcanzan 14%, reflejo d... más »

ADRIANA MORAN:EL ARMA NO SECRETA DE MADURO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 9 minutos
“... los venezolanos no vamos a tener “las condiciones ideales" para ir a elecciones, ha quedado demostrando que abstenerse en estos procesos para lo único que ha servido es para que el chavismo siga en el poder.” (Pedro Nikken. Encuentro en la UCAB, diciembre 6, 2019). Mientras algunos dirigentes opositores recorren por enésima vez el mundo para alertar del peligro que significa el régimen terrorista que tiene azotadas a Venezuela y a América, poniendo en riesgo la paz del continente, Nicolás Maduro sigue sentado en Miraflores custodiando su más poderosa y ni tan secreta arma. Un... más »

AURORA LACUEVA: MÁS ALLÁ DEL CORTO PLAZO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 13 minutos
Los esfuerzos de buena parte de la dirigencia política lucen demasiado centrados en el corto plazo, ello ocurre así tanto en el caso del oficialismo como en el de la oposición englobada en el llamado G4 (PJ, VP, AD y UNT). Además, el mayor empeño de ambos se diría orientado a la búsqueda de beneficios para su parcialidad. Pero, ¿qué hay del mediano y largo plazo, más allá del forcejeo del día y de los logros que uno u otro pueda obtener en lo inmediato? ¿Y dónde están los beneficios para el pueblo de Venezuela? La situación actual, en su deterioro socioeconómico creciente, trae ex... más »

TRINO MÁRQUEZ: AJUSTE INHUMANO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 15 minutos
El año 2019 está cerrando en medio de uno de los ajustes más feroces de los que se tenga memoria en América Latina. El gobierno de Nicolás Maduro decidió combatir la escasez, el desabastecimiento y la hiperinflación aplicando una receta nada socialista: liberó los precios de la mayoría de los productos de consumo masivo, dejó que un sector de la economía, el de los precios, se dolarizara, permitió que los sueldos se pulverizaran, y redujo a su mínima expresión el gasto fiscal en áreas vitales relacionadas con la calidad vida. En este último rubro dejó de invertir en educación, salu... más »

CARLOS BLANCO: BUSCAN EL GOBIERNO PERO NO EL PODER

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 19 minutos
1. La carencia de conciencia histórica en la mayor parte de los dirigentes opositores les ha impedido orientar con claridad los propósitos de su lucha, aunque haya sido dedicada y constante en muchos casos. En el fondo no se han planteado el problema del poder. 2. Cuando se observa que esos dirigentes dirigen sus afanosas gestiones a la búsqueda y realización de elecciones, suelen invocar que es la vía menos traumática para el país o la que permite avanzar para consolidar posiciones y, a partir de allí, buscar nuevas y mejores oportunidades. Ante el argumento de que esa vía... más »

OSCAR ARNAL: BOLÍVAR TRAICIONADO POR EL RÉGIMEN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 22 minutos
El 10 de diciembre se lleva a cabo la última proclama del Libertador, dictada una semana antes de morir. Ese día también firmó el testamento y recibió los Santos óleos de los enfermos de manos del cura de Mamatoco, quien llegó en la noche con acólitos e indígenas. En el evento Bolívar estuvo entre amigos y edecanes. Es oportuno recordar el texto del documento histórico: “Colombianos: habéis presenciado mis esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía. He trabajado con desinterés, abandonando mi fortuna y aún mi tranquilidad. Me separé del mando al persuadir... más »

MIBELIS ACEVEDO DONÍS: RECOMIENZO

Llega diciembre y como otras veces, nos encuentra trajinando con nuevos ahogos y contradicciones. Basta detenerse en la fotografía del instante que brindan las encuestas. Según Delphos-UCAB, la decepción se posiciona como el sentimiento predominante entre venezolanos (28,8%), mientras que la esperanza cae a los mismos niveles de nov-2018 (22,7%); una espina de “pasiones tristes” que se encaja incluso en el corazón del chavismo duro. Sobre la conexión liderazgo-ciudadanos los hallazgos no son menos inquietantes. Los apoyos totales a partidos opositores apenas alcanzan 14%, reflejo de esa desafección que impele a corregir enfoques para recomponer lo que una vez dotó de real legitimidad a las fuerzas democráticas, su potencial para convocar, para convertir una mayoría social en efectivo alud electoral.

Ante panoramas en los que la incertidumbre sigue incrustada, y lidiando con la postración, el derrumbe de las expectativas de cambio, el avance a través del abigarrado bosque de la polarización, se impone separar la paja del grano. Esto es, distinguir lo urgente de lo importante, precisar con criterio realista cuáles hitos marcarán el pulso de la acción en 2020; cuáles forcejeos valdrán la pena y dónde invertir recursos, know-how y energías, siempre escasos. Justo es pedir “exactitudes aterradoras”, Cadenas dixit.

La elección parlamentaria –que luce inminente, a contrapelo del deseo de que antes ocurra una presidencial- plantea una oportunidad concreta para alejarse de posturas suicidas, maximalistas, y articularse para reponer la ascendencia perdida. Claro, dicha aspiración depende de sintonizar la agenda de líderes y ciudadanos en función de ideas, de políticas de largo aliento y amplio rango de identificación, no de primitivos apegos a figuras cuya virtud nace, baila, se borra con la coyuntura. La remozada angustia, no obstante, vuelve por sus fueros: ¿cómo superar la desconfianza, deshacer el tóxico efecto de la trampa de las expectativas y la afición por la “mentira feliz”? ¿Cómo salir de los fangos del compromiso irracional, desactivar la matriz anti-voto y organizar la rabia o el abatimiento para volverlos impulso de vida: no claudicación a priori, no disolución y pulsión de muerte? 

La evidencia invita a prescindir de camisas de fuerza. Ante la pregunta “¿cree que se logrará el cese de la usurpación?” (Delphos-UCAB) un enteco 18% se apunta al optimismo a prueba de balas, dice que así será. Cabría pensar que el gran resto podría estar apilando excusas para mutar en eso que Daniel Innerarity llama “sociedad exasperada”. Copadas por movimientos de rechazo, rabia, miedo, cabalgando sobre el pelado lomo de la irracionalidad y mal contenidas por los “gestores grises de la impotencia”, hablamos de sociedades que irrumpen contra el “establishment político estancado, ajeno al interés general e impotente a la hora de enfrentarse a los principales problemas que agobian a la gente”. Pero el vaciamiento del conatus tras meses de molienda parece pesar más en nuestro caso. Vivir a expensas del desequilibrio, el apogeo sin resolución, el aumento de la entropía y sus daños, explicaría esa suerte de “burn out” que se instala en cuerpos y almas, que decreta el estado de náusea tenaz, la melancolía y el acostumbramiento, el acomodo letal en la opinión de que un cambio urdido desde las bases es majadería. 

Abatir ese credo inmovilista –cebado, paradójicamente, por sectores cuya apuesta a la presión externa acaba bloqueando sus propias opciones a lo interno- es el desafío. Una tarea que implicará además apelar al “perdón difícil” que describe Paul Ricoeur, recordando la asimetría entre la promesa hecha y rota por las acciones, y la capacidad de resarcirse por el incumplimiento, el proceso real de rendición de cuentas. Lo cierto es que en aras del reencauzamiento, lo sensato será que los partidos políticos asuman la gesta contra el escepticismo, una que con humildad, sentido pragmático y de la urgencia vaya creando condiciones anímicas para responder a las exigencias de lo que, prácticamente, califica como un recomienzo.

Sí: contra las muchas resistencias que existen, es bueno recordar que al liderazgo democrático le incumbe persuadir, convencer, zanjar las crisis apuntalando nuevas certidumbres. Esa es la lógica del intercambio en el espacio público. Recurrir al Ethos (la construcción de confianza a partir de los valores, la credibilidad), al Pathos (la empatía surgida de la conexión emotiva) y al Logos (la palabra razonada, el conocimiento) es vital para construir un discurso legítimo. Sobre la base de la duda razonable generada por esa praxis, es posible crear un clima propicio al cambio de percepciones; desmontar la creencia de que votar es inútil, por ejemplo. He allí una meta. Eso, o que una sociedad civil consciente de “la debilidad del mundo político” -como decía hace poco un inolvidable Pedro Nikken- asuma el llamado a “la acción urgente” y decida sacudir el desconcierto que un Annus horribilis nos deja como recordatorio.

Mibelis Acevedo Donís
@Mibelis

ADRIANA MORAN:EL ARMA NO SECRETA DE MADURO

“... los venezolanos no vamos a tener “las condiciones ideales" para ir a elecciones, ha quedado demostrando que abstenerse en estos procesos para lo único que ha servido es para que el chavismo siga en el poder.” (Pedro Nikken. Encuentro en la UCAB, diciembre 6, 2019). 

Mientras algunos dirigentes opositores recorren por enésima vez el mundo para alertar del peligro que significa el régimen terrorista que tiene azotadas a Venezuela y a América, poniendo en riesgo la paz del continente, Nicolás Maduro sigue sentado en Miraflores custodiando su más poderosa y ni tan secreta arma. Una que no tiene nada que ver con ráfagas de fuego, ni carteles de narcotráfico ni asociaciones perversas con movimientos guerrilleros. Un arma tan poderosa que se da el lujo de exhibirla, de vez en cuando, para mantener viva la furia de sus oponentes y para desatar entre quienes le adversan los más crueles despellejamientos y divisiones que le aseguran que podrá seguir instalado en el poder a pesar de haber convertido un país que un día caminó hacia la prosperidad, en un país miserable del que millones huyen. 

Nicolás sabe que mientras Tibisay y su séquito sigan sentados en el escritorio del órgano electoral, y esté viva la imagen de las horas de espera frente a una pantalla congelada que muestra una baranda vacía, sus adversarios políticos no podrán tocarlo. Que mientras el miedo y la rabia sean tan fuertes que unas señoras que en cualquier otro contexto podrían parecer comunes y corrientes aparezcan a los ojos de su oponente como la misma reencarnación del mal, podrá seguir al frente de su destartalado gobierno y del destartalado país. Que mientras los que somos muchos más sigamos creyendo que no valemos nada ante el poder casi sobrenatural de esas féminas para convertir derrotas en triunfos y triunfos en derrotas, su silla para seguir presidiendo la tragedia estará asegurada. 

Y es cierto que debemos intentar renovar ese poder electoral sumiso al gobierno. Que parte de nuestra lucha debe estar destinada a adecentar ese órgano electoral y a intentar nombrar uno con el que nos sintamos confiados. Como también es cierto que Nicolás no va a renunciar así como así a su arma destructora de voluntades y su máquina más eficiente para fomentar la abstención que lo sostiene. Si no somos capaces de reconocer y espantar los fantasmas que tan hábilmente fueron creando para nosotros y enfrentarlo como lo que es: un poder al servicio del autoritarismo que nada podrá hacer si las mayorías deciden enfrentarlos en las urnas que no custodian solos, entonces tal vez, no estamos preparados para triunfar. 

Adriana Moran
@NuevaTec47

AURORA LACUEVA: MÁS ALLÁ DEL CORTO PLAZO

Los esfuerzos de buena parte de la dirigencia política lucen demasiado centrados en el corto plazo, ello ocurre así tanto en el caso del oficialismo como en el de la oposición englobada en el llamado G4 (PJ, VP, AD y UNT). Además, el mayor empeño de ambos se diría orientado a la búsqueda de beneficios para su parcialidad. Pero, ¿qué hay del mediano y largo plazo, más allá del forcejeo del día y de los logros que uno u otro pueda obtener en lo inmediato? ¿Y dónde están los beneficios para el pueblo de Venezuela?

La situación actual, en su deterioro socioeconómico creciente, trae excesivos sufrimientos a las mayorías: es injusto que sean ellas quienes paguen por los errores y faltas de las élites. Y cualquiera que se detenga a pensar saldrá impactado al darse cuenta de las consecuencias que traerá para nuestro futuro lo que hoy estamos viviendo, si no lo paramos rápido. Venezuela, un país con petróleo, minerales, bosques, agua, excelente clima, envidiable ubicación geográfica, urbanizado, de población joven con al menos cierto nivel educativo, podría retroceder trágicamente en los próximos veinte o treinta años, como ya estamos empezando a ver: migración, desindustrialización, agricultura precaria, mafias que se repartan el territorio y sus riquezas…

Detengámonos, por ejemplo, en la alimentación. Aunque las estadísticas oficiales están encerradas en algún arca en Miraflores, seguimiento y cálculos de oenegés indican problemas en cantidad y calidad para un 60% de nuestros habitantes. ¿Cuántos niños están naciendo hoy afectados por la nutrición deficiente de sus madres? ¿Qué será de ellos en el futuro? O veamos a la educación: ¿qué pasará con quienes hoy reciben clase de docentes improvisados o, peor, carecen de docente en algunas asignaturas? ¿Y qué ocurrirá en esas universidades oficiales donde se han desmantelado grupos de investigación, muchos laboratorios se han quedado sin equipos y el acceso a publicaciones se ha cerrado? O consideremos la salud: ¿qué dejará a lo largo del tiempo el deterioro de los hospitales, la carencia de dotación y la presencia de personal insuficiente y mal pagado? Los acuerdos que paren este derrumbe son urgentes. Ambos bandos deben ceder y alcanzar una convivencia democrática.

Aurora Lacueva
@AuroraLacueva 
http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/opinion/mas-alla-del-corto-plazo/

TRINO MÁRQUEZ: AJUSTE INHUMANO

El año 2019 está cerrando en medio de uno de los ajustes más feroces de los que se tenga memoria en América Latina. El gobierno de Nicolás Maduro decidió combatir la escasez, el desabastecimiento y la hiperinflación aplicando una receta nada socialista: liberó los precios de la mayoría de los productos de consumo masivo, dejó que un sector de la economía, el de los precios, se dolarizara, permitió que los sueldos se pulverizaran, y redujo a su mínima expresión el gasto fiscal en áreas vitales relacionadas con la calidad vida. En este último rubro dejó de invertir en educación, salud, vías de comunicación, transporte colectivo, infraestructura, y en todos los campos que hacen más amable la vida cotidiana. El régimen se olvidó de la gente y de la política social. O mejor dicho, la redujo al aumento episódico del salario mínimo y las pensiones del seguro social, y a las transferencias monetarias  que ocasionalmente ordena colocar en los bancos que las distribuyen.

Este ajuste tan agresivo ha hecho que las cifras de pobreza aumenten y que los pobres sean cada vez más menesterosos. Los datos acerca de la situación alimentaria son alarmantes. Están afectando a las generaciones actuales e impactarán a las futuras. De acuerdo con Encovi y con la Fundación Bengoa, está es desarrollo una generación con serios déficits nutricionales. La desnutrición afecta a las parturientas y a los niños recién nacidos. Sin embargo, no existe ningún plan oficial dirigido a detener ese deterioro. El Plan de Alimentación Escolar desapareció. Lo único que se le ha ocurrido al gobierno es repartir algunos alimentos a través de las cajas Clap, cada más precarias y esporádicas. 

La educación pública, en todos los niveles, también fue abandonada. La inversión en la construcción de nuevas unidades educativas y en la reparación y mantenimiento de las existentes, se extinguió. Los sueldos miserables que ganan los maestros de primaria, los profesores de bachillerato y universitarios, condujo a una fuga masiva de docentes de los centros de enseñanza. Los docentes viven en condición de pobreza extrema. Lo mismo ocurre con los médicos y enfermeras que laboran para el Estado. Nicolás Maduro atacó el déficit fiscal pulverizando el ingreso de todos los trabajadores.

La infraestructura se encuentra desmantelada. Después de que los bolichicos saquearon los recursos destinados a mejorar las fuentes de generación de electricidad y las redes de distribución, se olvidó es este sector. Venezuela ha retrocedido décadas en este campo. En la práctica lo reprivatizó. Quienes poseen electricidad de forma regular y permanente son las familias o los condominios con posibilidades de comprar una planta eléctrica y luego financiar sus elevados costos. El proyecto de mantener una electricidad socialista, colectiva y democrática, se esfumó. Es cierto que el servicio casi se regala, pero quienes más sufren el asalto a los recursos destinados a mejorar la electricidad son las familias más pobres.

El transporte público, privado y del Estado, se haya en escombros. El Metro de Caracas ahora representa un peligro muy serio en todos los sentidos, para los usuarios. Si no son objeto de un asalto pueden sufrir graves lesiones por los continuos accidentes que ocurren. Desde hace mucho tiempo el gobierno no incorpora al sistema nuevos vagones, ni nuevos autobuses.

Los hospitales del Estado también se encuentran en una situación  deplorable. Símbolos del pasado reciente como el Hospital Clínico, El Pescozón, el Domingo Luciani o el centenario Hospital Vargas, salieron del foco de atención de las autoridades de salud. Los reportes del Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos son elocuentes. 

Incluso, un campo conexo al área s social como la telefonía celular y los servicios de internet propiedad del Estado fueron quebrados. En esta esfera, en la cual el sector público pretendía competir con el sector privado, el descalabro es total. Cantv y Movilnet van en vías de extinción. Nadie debería sorprenderse si un día cercano el gobierno anuncia su venta a los chinos.Reestatizaron esos servicios para luego demolerlos. 

La inversión en el área social se redujo a lanzar luces de bengala. Maduro se desentendió de la situación concreta de los venezolanos en todas las áreas relacionadas con la normalidad ciudadana y la calidad de vida. La inmensa mayoría de los venezolanos cerrará 2019 viviendo en una situación más precaria que a comienzos de año. La brecha entre esa inmensa capa y el reducido  grupo que tiene acceso de forma continua a los dólares y a las otras divisas, seguirá  ensanchándose.  
Llamar neoliberal al ajuste de Maduro es una forma de maquillarlo. En realidad se trata de un ajuste de una crueldad inenarrable.

PD: Me despido de ustedes hasta enero. En medio de la adversidad, traten de pasarla lo mejor posible este diciembre. Un abrazo.

Trino Márquez C.
@trinomarquezc

CARLOS BLANCO: BUSCAN EL GOBIERNO PERO NO EL PODER

1.     La carencia de conciencia histórica en la mayor parte de los dirigentes opositores les ha impedido orientar con claridad los propósitos de su lucha, aunque haya sido dedicada y constante en muchos casos. En el fondo no se han planteado el problema del poder.

2.     Cuando se observa que esos dirigentes dirigen sus afanosas gestiones a la búsqueda y realización de elecciones, suelen invocar que es la vía menos traumática para el país o la que permite avanzar para consolidar posiciones y, a partir de allí, buscar nuevas y mejores oportunidades. Ante el argumento de que esa vía no significa la salida del régimen, suelen responder que, aunque no les gusta Maduro, no hay opciones salvo la vía gradual que proponen.

3.     Supongamos que no hay propósitos oscuros ni la intención de prolongar la vigencia de la Corporación Criminal en Venezuela, sino que hay sinceridad en cuanto a no ver otra vía factible para retornar a la democracia. Propongo otra mirada.

4.     La mayoría de los partidos opositores se ha planteado la cuestión del gobierno. Sin duda querrían llegar al gobierno y desplazar a Maduro; es decir, se plantean ocupar el lugar de Maduro pero no derrocar su régimen. Quisieran tener una Asamblea como está ahora con un PSUV cuya presencia la inutiliza porque no la asume como el Poder Legislativo que podría haber sido; un CNE “equilibrado”, pero no de demócratas a carta cabal; un Ejecutivo con los opositores de ahora al frente, pero no la jefatura de un Estado constitucional y democrático.

5.     Querer parcelas de poder está bien en una democracia. Es lo normal. Un partido domina el Ejecutivo y tal vez otro el Legislativo, unos controlan el Poder Nacional y otros el regional o municipal. Eso es en democracia y eso es democracia. Sin embargo, en el marco de un régimen dictatorial y criminal las fuerzas que luchan por la libertad no pueden plantearse el problema de las parcelas, porque las parcelas las controla dictatorialmente el jefe del latifundio. Y mientras Este siga, las parcelas se vacían de poder, como es el caso de la Asamblea Nacional actual.

6.     La cuestión que hay que plantearse en este marco y que no es objeto de atención por parte de esa mayoría de dirigentes opositores es el problema del poder; es decir, sustituir por completo el sistema construido por la Corporación Criminal y construir otro bajo el imperio de la ley, la libertad y la democracia.

7.     Cuando se busca el poder para las fuerzas de la libertad no se buscan parcelas, salvo que sean como palancas para la consecución del poder, es decir, del nuevo sistema que habría de construirse. No es lo que ha ocurrido: las parcelas se convirtieron en fines en sí mismos.

8.     Procurar el poder significa plantearse el objetivo de tomarlo y una estrategia acorde. No es un espacio que abre el enemigo sino una ciudadela que se asalta.

Carlos Blanco G.
@carlosblancog

OSCAR ARNAL: BOLÍVAR TRAICIONADO POR EL RÉGIMEN

El 10 de diciembre se lleva a cabo la última proclama del Libertador, dictada una semana antes de morir. Ese día también firmó el testamento y recibió los Santos óleos de los enfermos de manos del cura de Mamatoco, quien llegó en la noche con acólitos e indígenas. En el evento Bolívar estuvo entre amigos y edecanes.  

 Es oportuno recordar el texto del documento histórico: “Colombianos: habéis presenciado mis esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía. He trabajado con desinterés, abandonando mi fortuna y aún mi tranquilidad. Me separé del mando al persuadirme que desconfiaban de mi desprendimiento. Mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y hollaron lo que me es más sagrado, mi reputación y mi amor a la libertad. He sido víctima de mis perseguidores que me han conducido a las puertas del sepulcro. Yo los perdono. Al desaparecer de en medio de vosotros, mi cariño me dice que debo hacer la manifestación de mis últimos deseos. No aspiro a otra gloria que a la consolidación de Colombia. Todos debéis trabajar por el bien inestimable de la unión: los pueblos obedeciendo al actual gobierno, para libertarse de la anarquía; los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando su espada en defender las garantías sociales. ¡Compatriotas! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilamente al sepulcro”. 

 Los últimos deseos del Libertador quedaron establecidos. Su hijo político el mariscal Sucre fue asesinado meses antes. Para que la patria grande no se desintegre, en la proclama final pidió apoyo para los gobernantes. Un año antes, el 12 de diciembre de 1829, le había vuelto a proponer a Páez la presidencia de Colombia con estas palabras: “En este caso, tendría Colombia dos grandes apoyos: el gobierno sería tan fuerte como el ejército y ambos se apoyarían mutuamente en beneficio del Estado”. De haber aceptado Páez la sucesión propuesta por Bolívar, hoy lo más probable seríamos parte de la Gran Colombia. Paradójicamente, el actual régimen tiene las peores relaciones de la historia con nuestros vecinos y Venezuela se salió del Pacto Andino, donde nos encontrábamos todos los países libertados por Bolívar.  

 En la cristiandad el ejemplo fue siempre dejar a un sucesor para preservar el proyecto. Jesucristo dejó a Pedro y hoy la institución es una realidad de más de dos mil años, debido a que hay un sumo pontífice, siguiendo la línea del predecesor.  

Los positivistas venezolanos también se expresaron en la misma dirección. Para evitar caer en el caos y la desintegración es fundamental el hilo conductor. Mantener la institucionalidad, el orden y lo que se ha hecho necesita del paso de la antorcha a un relevo. ¡Es y será siempre lo que hay que hacer! 

Oscar Arnal 
oscar.arnaln@gmail.com
@OscarArnal