domingo, 18 de agosto de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, DOMINGO 18-08-2019

AIXA LÓPEZ: LA DIGNIDAD DEL TRABAJO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 46 minutos
La emigración hacia otros países crece cada día. No hay nada que la detenga, pese a los inmensos controles que colocan en los países vecinos para evitar ese flujo de venezolanos que busca de manera desesperada otros horizontes. La desesperación es tal que se van hasta caminando. Se tiene estimado que casi seis millones de venezolanos se han ido en esa diáspora. Nuestros hermanos, cuando toman la decisión de tratar de cambiar su suerte, no les importa el trabajo que deben realizar mientras arreglan su situación legal. Hemos oído que llegan limpiando, cocinando, cuidando niños o anc... más »

ROMÁN IBARRA: VIDA O MUERTE

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Luego de la ruptura de conversaciones protagonizada por el régimen comunista venezolano, a raíz de la profundización de las sanciones del gobierno de Trump, y vistas las reacciones en ambos lados del espectro político nuestro, pareciera que nos encontramos en una zona extrema. Por el lado del régimen, los extremistas y saboteadores de cualquier proceso que ayude a salir de la crisis, están felices porque está suspendida la mesa y en ese escenario ellos pueden seguir administrando las miserias a su antojo. Por el lado de los extremistas de la oposición, hay quienes juegan a que se ... más »

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: ¿Y CÓMO REACCIONA EL RÉGIMEN?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Ante las sanciones internacionales producto de la ruptura constitucional y democrática, ante las trágicas consecuencias de 20 años calcando leyes cubanas para imponer el modelo castrista, leyes que nos desvenezolanizaron, tergiversaron lo económico, lo político y lo social, ante las secuelas mundiales por las arbitraras e ilegales expropiaciones, nos encontramos con la reacción del régimen para “hacer frente” a las consecuencias de sus actos, veamos: Marchas Contramarchas Concentraciones Recolección de firmas Creación de slogans Creación de jingles/canciones Creación de prop... más »

EDUARDO FERNÁNDEZ: SANCIONES

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
A mí no me gustan las sanciones. Me refiero, por supuesto, a las sanciones acordadas por la Administración Trump contra el Gobierno de Nicolás Maduro. No me gustan por muchas razones. En primer lugar, porque las considero contraproducentes. Se supone que esas medidas buscan sacar a Maduro de Miraflores. Creo que ellas producen el efecto exactamente contrario. Las medidas de Trump, en mi opinión, atornillan a Maduro en Miraflores. Las sanciones le dan un arma a Maduro para explicar el fracaso de su gobierno. Todos sabemos que el sufrimiento del pueblo venezolano se debe a las polít... más »

ÁNGEL OROPEZA: EL CINISMO COMO ESTRATEGIA POLÍTICA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Según el DRAE, cinismo se define como “desvergüenza en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o doctrinas vituperables”. Si bien el origen del término es un poco más noble, asociado con la llamada Escuela Filosófica Cínica, nacida en Grecia en el siglo IV a. C., y cuyo principal representante fue Diógenes, el concepto de cinismo fue mutando con el tiempo y hoy se asocia a falta de vergüenza, descaro y burla. La psicología, a su vez, concibe el cinismo como una forma de dispatía (contrario a empatía), en cuanto constituye una distancia con los sentimientos del otro mediant... más »

LUIS FUENMAYOR TORO: PÁNICO, RABIA Y DESAZÓN

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Las recientes elecciones argentinas han generado, en el extremismo político opositor, un paroxismo espeluznante, que los mantiene al borde de la enajenación total. La congoja, la aprensión, la ansiedad, la irritación y la aflicción, que normalmente les acompaña en todos los actos de su vida, al no ver desaparecer de inmediato al régimen político actual, se ha incrementado a niveles espantosos. Sus vidas son hoy un tormento casi igual al que generaría la permanencia de Nicolás Maduro en la Presidencia de la República. Para ellos, en esa suerte de mundo imaginario que crearon sólo ex... más »

AIXA LÓPEZ: LA DIGNIDAD DEL TRABAJO

La emigración hacia otros países crece cada día. No hay nada que la detenga, pese a los inmensos controles que colocan en los países vecinos para evitar ese flujo de venezolanos que busca de manera desesperada otros horizontes. La desesperación es tal que se van hasta caminando. Se tiene estimado que casi seis millones de venezolanos se han ido en esa diáspora.

Nuestros hermanos, cuando toman la decisión de tratar de cambiar su suerte, no les importa el trabajo que deben realizar mientras arreglan su situación legal. Hemos oído que llegan  limpiando, cocinando, cuidando niños o ancianos, siendo asistente del hogar, vigilantes, trabajando en la construcción, que son trabajos que en nada humillan a quienes lo hacen. Son trabajos tan dignos como cualquier otro. Trabajar no debe hacer sentir menos a nadie. Igualmente hay venezolanos que llegan montando empresas en otros países o son contratados por grandes empresas o en el sector salud nuestros profesionales son muy requeridos, por ejemplo.

En días pasados se comentó en las redes sociales el trabajo que viene realizando una exfuncionaria del gobierno, específicamente Gabriela Ramírez, quien durante el gobierno de Hugo Chávez fue defensora del pueblo. Ella montó un video en twiter en el cual se le ve en una cocina lavando platos y limpiando. Ese video se lo tomó su esposo y lo subió a las redes. Según cuenta, esto lo hizo para demostrar que su esposa no se lucró del gobierno mientras fue funcionaria y que como cualquier venezolano en el exilio pasa las mismas vicisitudes. Cuando Gabriela Ramírez ejerció el cargo de defensora del pueblo nunca se ocupó de este. Allí están sus actuaciones. Un caso particular es que cuando acudí por las fallas eléctricas a su despacho nunca nos atendió y miren cómo va el problema.

Con respecto a ello debo rechazar las burlas contra Gabriela Ramírez y contra cualquier venezolana o ciudadano por el trabajo que ejecute. Limpiar, cocinar o hacer cualquier trabajo honesto no debe ser motivo de burla. Es tan digno limpiar como gerenciar una empresa. Es tan digno cuidar ancianos o niños como ser directivo en una empresa. No debemos ser crueles ni comportarnos como quienes criticamos.

Aixa Lopez
@aixacaracas

ROMÁN IBARRA: VIDA O MUERTE

Luego de la ruptura de conversaciones protagonizada por el régimen comunista venezolano, a raíz de la profundización de las sanciones del gobierno de Trump, y vistas las reacciones en ambos lados del espectro político nuestro, pareciera que nos encontramos en una zona extrema. 

Por el lado del régimen, los extremistas y saboteadores de cualquier proceso que ayude a salir de la crisis, están felices porque está suspendida la mesa y en ese escenario ellos pueden seguir administrando las miserias a su antojo.

Por el lado de los extremistas de la oposición, hay quienes juegan a que se sigan extendiendo y profundizando las sanciones internacionales, aunque con ello se extienda también la agonía de los más pobres para proveer los recursos que lleven alimentos y medicinas a los suyos. Parece que nadie se detiene a pensar en que quien paga los platos rotos sigue siendo el ciudadano de a pie, el más desposeído. 

En lugar de promover argumentos y ayudar a resolver la crisis, hay quienes –de lado y lado- prefieren seguir generando el caos, como si con ello pudieran destruir a su adversario de manera absoluta.
Es que acaso a nadie le importa que el país esté paralizado desde el punto de vista de la producción; que la industria petrolera esté en el suelo; que el campo no produzca nada; que el país se muera de hambre?

En ese escenario, el venezolano sigue pensando y buscando la manera de irse del país a buscar mejores horizontes donde trabajar y mejorar las condiciones de vida de su familia y las suyas propias. Cuántos más venezolanos habrán de irse, acaso todos lo pueden lograr sin fracasar en el intento? Vale la pena? el país se perdió definitivamente?

Todas esas interrogantes son pertinentes y válidas para la gente común, pero qué piensan acerca de ello quienes tienen en sus manos la decisión política? 

De verdad, tienen interés en resolver la crisis, sienten pena por el sufrimiento de sus semejantes?
Por fortuna, y haciendo el debido seguimiento a su facilitación, el gobierno de Noruega ha enviado a una delegación a Venezuela para reunirse con ambos sectores, y seguir buscando los mecanismos para resolver pacíficamente la crisis. 

Creo que es necesario que todos aboguemos por el éxito de esas gestiones, y exigir por igual a los jefes del régimen y a los jefes de la oposición por la búsqueda de  soluciones democráticas, pacíficas, constitucionales y electorales para recomenzar la vida republicana en paz.

Una buena manera de volver a la mesa utilizando la mediación del gobierno noruego, sería retomar las negociaciones en el punto en que se quedaron y auspiciar la suspensión de las sanciones internacionales que tengan que ver –directa o indirectamente- con acceso a alimentos y medicinas, para quitarle ese argumento y excusa a Maduro y su gente, y avanzar de manera significativa en la consecución de la meta electoral que es la que puede sacarnos del atolladero.

Lo más importante para la vida de los venezolanos es que podamos recuperar la democracia civil, y que sean los ciudadanos con su voto, y las instituciones con su poder constitucional, los que resuelvan los conflictos, cualesquiera que estos sean sin importar su magnitud.

Los países civilizados y avanzados resuelven sus conflictos con la existencia del Estado y sus instituciones  democráticas; nosotros debemos avanzar hacia eso.

Hemos sostenido que la velocidad de la crisis social y económica es mucho mayor que la velocidad de los mecanismos diplomáticos internacionales; se requiere urgencia y claridad en la toma de decisiones, pues se trata de garantizar la vida de millones de personas.

Garanticemos la vida!   

Román Ibarra
romanibarra@gmail.com 
@romanibarra

LEANDRO RODRÍGUEZ LINÁREZ: ¿Y CÓMO REACCIONA EL RÉGIMEN?

Ante las sanciones internacionales producto de la ruptura constitucional y democrática, ante las trágicas consecuencias de 20 años calcando leyes cubanas para imponer el modelo castrista, leyes que nos desvenezolanizaron, tergiversaron lo económico, lo político y lo social, ante las secuelas mundiales por las arbitraras e ilegales expropiaciones, nos encontramos con la reacción del régimen para “hacer frente” a las consecuencias de sus actos, veamos:  

Marchas 
Contramarchas 
Concentraciones 
Recolección de firmas 
Creación de slogans 
Creación de jingles/canciones 
Creación de propagandas/campañas mediáticas 
Redoblaje del proyecto cubano (adelanto de elecciones AN, mayor represión, persecución etc.) 
Diálogos dilatorios, estériles, inconclusos.    

Nos preguntamos, qué será de nosotros los venezolanos cuando estas acciones nada resuelven, solo empeoran lo que ya es grave. Valga decir, esas presuntas acciones de calle, como las marchas, contramarchas, concentraciones, recolección de firmas y demás actos oficiales con público cautivo, cada vez son más raquíticos, ni obligando a los funcionarios públicos, ni a los beneficiarios del “Carnet de la Patria” movilizan pueblo, viéndose obligados a recurrir a la “orden militar” para que las milicias y efectivos castrenses asistan, hagan bulto.  

La creación de slogans, jingles, canciones y propagandas forman parte de una estrategia mediática por demás antiquísima, obsoleta. Recurren a banales argumentos afectivos y a todo tipo de febles excusas a sus trágicos errores/pecados que, a estas alturas, la inmensa mayoría de los venezolanos ni remotamente creen, están sumamente claros en lo que ocurre. No ha podido echar el guante a las redes sociales, sin embargo, siempre ha sido el más anhelado deseo, ha impuesto bloqueos selectivos, ralentización de todas las comunicaciones posibles, pero no nos extrañe, ante la acelerada caotización del caos, pronto implante ese bloqueo general como en Cuba, Corea del Norte, China y demás espantosos modelos progobiernos, antipueblos.  

La “huida hacia delante” como el adelanto de elecciones AN, mayor represión, persecución, la dilación del diálogo, entro otros, son estratagemas solo impactan la política interna, pero las consecuencias del chavismo han extrapolado las mismas, se convirtió en un problema global. A pesar pueda mostrarse bravucón contra los venezolanos desarmados y amantes de la paz, las acciones que buscan reconstitucionalizar y democratizar al país no solo llueven en suelo patrio sino desde el exterior, superar el castrismo venezolano es una meta global. En la manera como reacciona el régimen solo empeora su crítica condición.  

He allí el dilema, no solo empeora su crítica situación de sustentabilidad, sino la de todos los habitantes del país, a medida continúe el castrismo venezolano en el poder más precaria será la condición de vida del pueblo. Lo que Venezuela necesita es reinstitucionalizarse, el imperio de la ley con un marco jurídico redactado según nuestras necesidades y fortalezas reales, necesita basar su desarrollo en nuestra ciencia, tecnología, en la educación, en el trabajo, en nuestro aparato productivo. Necesita una democracia perfectible, donde los funcionarios públicos sean tratados como lo que son, empleados del pueblo no “líderes supremos”. Venezuela necesita exactamente lo contrario a lo que el chavismo representa e impone a la fuerza. 

Leandro Rodríguez Linárez 
leandrotango@gmail.com
@leandrotango 

EDUARDO FERNÁNDEZ: SANCIONES


A mí no me gustan las sanciones. Me refiero, por supuesto, a las sanciones acordadas por la Administración Trump contra el Gobierno de Nicolás Maduro. No me gustan por muchas razones. En primer lugar, porque las considero contraproducentes. Se supone que esas medidas buscan sacar a Maduro de Miraflores. Creo que ellas producen el efecto exactamente contrario. Las medidas de Trump, en mi opinión, atornillan a Maduro en Miraflores.


Las sanciones le dan un arma a Maduro para explicar el fracaso de su gobierno. Todos sabemos que el sufrimiento del pueblo venezolano se debe a las políticas equivocadas de los gobiernos de Chávez y de Maduro.

Las sanciones agravan el sufrimiento del pueblo venezolano. Como lo ha dicho la comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, ellas agravan el sufrimiento de los venezolanos, especialmente, de los más pobres, de  los más vulnerables, de los que no tienen dólares. Las sanciones le dan al aparato de propaganda del gobierno un argumento: “estamos mal por culpa de las sanciones”.

Estoy en contra de las sanciones porque la experiencia histórica nos pone en evidencia que esa política consolida a los gobiernos a los que se pretende derrocar. Allí están los ejemplos de Corea del Norte, de Irán, de Cuba y de Siria. Podríamos agregar otros como el de Rusia después de la Revolución Bolchevique o el de España, bloqueada por las Naciones Unidas después del término de la segunda guerra mundial.

En ninguno de esos ejemplos funcionó la política de sanciones. Los gobiernos que debían ser derrocados se perpetuaron en el poder. Y lo que es más grave, “pagaron justos por pecadores”. El pueblo sufriente es el que pagará la factura. Además, la aplicación de las sanciones divide a la comunidad internacional que tan solidaria se ha mostrado con Venezuela. La Comunidad Europea ha manifestado su desacuerdo con esa política y ha expresado sus serias reservas acerca de la conformidad de las mismas con el derecho internacional público.

Yo quiero salir de Maduro. Quiero hacerlo civilizadamente, por la calle real, consultando la voluntad del pueblo venezolano en elecciones limpias, transparentes y confiables. Afortunadamente, cada día crece más la convicción de que la salida de la crisis debe lograrse por la vía de una elección popular celebrada en las condiciones adecuadas.

Eduardo Fernández
@efernandezVE

ÁNGEL OROPEZA: EL CINISMO COMO ESTRATEGIA POLÍTICA

Según el DRAE, cinismo se define como “desvergüenza en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o doctrinas vituperables”. Si bien el origen del término es un poco más noble, asociado con la llamada Escuela Filosófica Cínica, nacida en Grecia en el siglo IV a. C., y cuyo principal representante fue Diógenes, el concepto de cinismo fue mutando con el tiempo y hoy se asocia a falta de vergüenza, descaro y burla.

La psicología, a su vez, concibe el cinismo como una forma de dispatía (contrario a empatía), en cuanto constituye una distancia con los sentimientos del otro mediante una estrategia de burla y banalización. De hecho, definiciones más amplias lo describen como “beneficiarse como sea sin importar perjudicar a otras personas”. Son el desprecio burlón, la indolencia y el rechazo a los demás las marcas distintivas del cínico.

En Venezuela, los últimos cuatro lustros han sido testigos de palmarias evidencias de cinismo por parte de nuestra decadente oligarquía. Pero aunque el cinismo es desde hace mucho tiempo consustancial con la forma en que la actual clase gobernante se relaciona con el país, estamos presenciando una agudización en cuanto a su ya alta frecuencia de uso.

El último ejemplo de cinismo ha sido la afirmación por parte de Maduro esta misma semana –en cadena nacional– de que “Venezuela es un territorio 100% libre de pobreza”.  Lo dice quien es el principal responsable de que hoy seamos, en términos de ingreso, el país más pobre del continente, incluso por encima de Haití. El país con el salario mínimo más miserable de toda la región –apenas 3 dólares–, y donde la gente huye azotada por el hambre y la imposibilidad de alimentar y sostener a su familia.

Pero si el cinismo verbal es condenable, el cinismo conductual es todavía más obsceno: reprimir, encarcelar y hasta asesinar personas en nombre del amor y la paz; violar derechos humanos alegando la suprema felicidad de la patria; el uso de la tortura como práctica institucional del Estado; impedir que el pueblo pueda ejercer su soberanía en unas elecciones de verdad, y pedir luego respeto a ese “resultado”; imponer una inconstitucional asamblea “constituyente” que nadie escogió y que nadie reconoce, pero que se autoproclama como el más alto poder de la nación; la crónica ineficiencia que ha multiplicado los problemas de política pública y ha ensanchado la deuda social acumulada; el cinismo de llamar soberanía a la conversión de nuestro país en una sumisa colonia cubana; y las casi 70 muertes violentas diarias en promedio en Venezuela por no aplicar las medidas que las evitarían, son todas groseras evidencias de cinismo por parte de nuestra corrupta oligarquía, pero además son muestras de la crueldad y mal corazón de nuestros explotadores de turno. Los mismos a quienes no les importa causar sufrimiento o generar dolor, si así lo indica el cálculo político o el mantenimiento de sus puestos y fortunas.

Esta crueldad alcanza una etapa superior de perversión con la práctica recurrente del cinismo como forma privilegiada de relacionarse con los ciudadanos a quienes se debería servir en vez de explotar.

Ángel Oropeza
@AngelOropeza182

LUIS FUENMAYOR TORO: PÁNICO, RABIA Y DESAZÓN

Las recientes elecciones argentinas han generado, en el extremismo político opositor, un paroxismo espeluznante, que los mantiene al borde de la enajenación total. La congoja, la aprensión, la ansiedad, la irritación y la aflicción, que normalmente les acompaña en todos los actos de su vida, al no ver desaparecer de inmediato al régimen político actual, se ha incrementado a niveles espantosos. Sus vidas son hoy un tormento casi igual al que generaría la permanencia de Nicolás Maduro en la Presidencia de la República. Para ellos, en esa suerte de mundo imaginario que crearon sólo existen las fuerzas del mal, identificadas por ser de alguna forma cercanas a Maduro, bien porque lo hayan visto alguna vez sin torcer la mirada o por no haber vomitado al pronunciar su nombre, y las fuerzas celestiales, las de ellos, que lo quieren hacer desaparecer de la faz de la tierra. 

Par ellos, Macri es la representación del bien y de la razón, pues fue quien derrotó en su momento a Cristina Kirchner, demonio disfrazado de mujer que personifica en Argentina a Hugo Chávez. Otro tanto son Bolsonaro, Piñera y Duque. Y en esta forma maniquea de ver la política mundial, López Obrador en México, aun antes de haber tomado posesión de la Presidencia, ya era culpable del negro futuro que profetizaban tendría la nación azteca. Así mismo juzgan las conductas de los distintos países. Rusia es el comunismo, aunque éste haya desaparecido a comienzo de los noventa. China, que mantiene intensas relaciones comerciales con todas las naciones es parte también de esa alianza nefasta contra la Humanidad.  

La derrota electoral de Macri frente al peronismo la interpretan como una victoria de Chávez, razón por la cual comienzan una actividad inusitada para tratar de racionalizar lo sucedido, y recurren a los mismos estereotipos que han utilizado en Venezuela sin ningún éxito, pero que en sus deteriorados cerebros les satisfacen. He leído cualquier cantidad de absurdos en este sentido, que darían risa si provinieran de colegiales de primaria, pero que son lastimosos viniendo de seres que disputan el poder político en Venezuela: la empresa Smartmatic hizo el fraude que siempre hace, los argentinos son unos ignorantes masoquistas, los resultados de tres mesas fueron anulados, no se comprendió el esfuerzo de Macri por enderezar el entuerto anterior, se jodió Argentina y estupideces por el estilo de gente que carece totalmente de capacidad de análisis en este campo. 

Nunca se les ocurrió algo tan simple como que si la Kirchner lo hizo mal, el remedio de Macri resultó peor. En cuatro años, los indicadores económicos se desplomaron en relación con los existentes en 2015: el desempleo se elevó de 7,8% a 9,6%, la inflación pasó de 26,9% a 42%, de un crecimiento económico de 2,1% se pasó a una disminución del crecimiento de -2,4% y la deuda pasó de 52% a 82% del PIB. La pobreza hoy es de 32%, la más alta desde 2010; la promesa de luchar contra la corrupción y el narcotráfico no se cumplió y la lluvia de inversiones nunca llegó. Todo ello significa que las condiciones de vida de los argentinos desmejoraron con el gobierno de Macri y allí está la explicación de su derrota electoral y del triunfo del peronismo, el cual, de paso lo digo, no tiene nada que ver con lo que en Venezuela se llama chavecismo. 

Dos enseñanzas a extraer de lo sucedido allá y de las respuestas vistas aquí: 1) Cualquier gobierno que suplante al actual tiene obligatoriamente que mejorar las condiciones de vida de los venezolanos, sin poder argüir que la recomposición de la economía requiere de mayores sacrificios, que todos sabemos quiénes, al final, son los únicos que los hacen. 2) Pensar que quienes hoy se oponen visceralmente al régimen de Maduro, sin importarle los costos para la nación, son los mejores para sustituirlos es un gravísimo error.            

Luis Fuenmayor Toro 
@LFuenmayorToro