sábado, 5 de diciembre de 2015

CARICATURAS sábado 5 de Diciembre de 2015, EL REPUBLICANO LIBERAL, DIARIO DE OPINIÓN, RAFAEL RÍOS Y/O EDUARDO SANTOS, HUMOR, DEL DÍA, FORMA ESPECIAL DE OPINAR, RECOPILACIÓN, MAS RECIENTES, VENEZUELA,

















Rafael Rios
rariga2@gmail.com

Eduardo Santos
eduardosantos211@gmail.com

@rariga
@edsantos211


CHARITO ROJAS, VIENTOS DE CAMBIO


La celebración de las parlamentarias este domingo, traerá consigo una serie de circunstancias que decidirán el destino del país. El Gobierno va en picada y sus escasos esfuerzos por ganarse los votos de los venezolanos no les están dando los resultados esperados. Esto y más en Charito Rojas.
“La voluntad de un pueblo es mucho más poderosa que la fuerza de un ejército”. Josip Broz “Tito” (1892-1980), político y militar croata, jefe de Estado de Yugoslavia durante 35 años.

Charito RojasLa insostenible situación económica y social que viven los venezolanos es la principal razón para que la oposición por primera vez en 16 años tenga una clara victoria electoral. Las carencias, la inseguridad, el abuso gubernamental, las ofensas y violaciones a los derechos humanos, además de la evidente bancarrota de las finanzas públicas, obligan al chavista más rojito a pensar al menos en la abstención como forma de no votar por los candidatos oficialistas. La desesperación por la caída libre en las encuestas y en el ánimo popular ha llevado al gobierno a cometer desmanes inaceptables contra los empleados públicos, entre los cuales están profesionales, técnicos, médicos, profesores, a quienes al igual que a beneficiarios de misiones, se les obliga a asistir a actos proselitistas, a entregar un 1X10 que se registra bajo la amenaza de “nosotros sabemos quiénes son y donde están”. Hasta a los beneficiarios de los taxis y las viviendas se les entrega la llave, pero después de haberse inscrito en el PSUV. Con vileza, se envían mensajes de texto a los usuarios de la estatal Movilnet, amenazándoles con perder la estabilidad laboral si gana la derecha, o ser traidores a la patria (éste mensaje firmado por el propio finado) o regañándoles, grosería de por medio, para aclarar que se entiende que no estén contentos pero que la revolución no puede ser traicionada.

Los buses rojos, como los de Transcarabobo, los encuentra en cualquier parte del país trasegando gente para actos proselitistas; el Presidente entrega pensiones, taxis y viviendas no como Jefe de estado sino como activista del PUSV, como si se tratasen de regalos personales. Y esto lo hace contraviniendo las leyes electorales en las narices de un CNE mudo, acompañado de sus candidatos. Chávez no vive, pero lo han resucitado transmitiendo sus discursos de campaña, utilizándolo en las cuñas de los candidatos oficialistas e incluso hasta editando su voz para hacerlo decir “voten por mis candidatos y candidatas este 6 de diciembre”. Ni respeto por los muertos hay en medio de tanta desesperación. Mientras la oposición a duras penas paga unas cuñas de radio, vemos las autopistas del país con sus postes cargados de grandes afiches…solo del oficialismo, que es el que dispone de recursos para tal dispendio. El CNE, en cambio, sí suspendió publicidad de Ciudadanía Activa y de la Ucab, porque refieren el rudo empobrecimiento del país en este período totalitario. Globovisión fue denunciada por la MUD: en 2 horas de transmisión dedicó 27 cuñas al oficialismo y ninguna a candidatos opositores. VTV, “el canal de todos los venezolanos” tampoco pasa la prueba: en una hora de transmisión pasa 11 cuñas del PSUV y ninguna de la oposición. Sin contar con la cobertura las 24 horas de todos los actos de campaña rojos.

Ley Orgánica de Procesos Electorales Mientras el gobierno viola impune la Ley Orgánica de Procesos Electorales, la oposición ha tenido éxito con su oferta de cambio en un país de gente harta de mala vida y abusos. Cuando en un país el 72% afirma que se necesita un cambio de rumbo, es seguro que el gobierno va a perder las elecciones. Aunque encuesta no es voto, por primera vez hasta las de tendencia oficialista dicen que la oposición logrará como mínimo una mayoría simple en la nueva Asamblea Nacional. Esas son buenas noticias: significa que Diosdado Cabello, aunque tiene asegurada su curul por encabezar la lista del PSUV en Monagas, al menos no afrentará más al país desde la presidencia. Significa que la oposición liderará comisiones de contraloría y finanzas, para contrarrestar el megapoder ejecutivo. Significa, que la mayoría del país estará representada en el Congreso y que con este triunfo podrá dar los primeros pasos para ese cambio de ruta indispensable para salvar a Venezuela del caos definitivo. En el aire se respira esperanza, pero para concretarla hay que convertirla en victoria: votar, llevar a votar, colaborar con la logística electoral, transmitir sólo informaciones confirmadas, no pisar peines de violencia, en la tarde asistir al centro para testificar los escrutinios. Y después, celebrar con ponderación.

La grandeza de una victoria para este país sediento de futuro y justicia hay que disfrutarla, pero sobre todo asumirla como la inmensa responsabilidad de iniciar la reconstrucción de una nación duramente golpeada por una revolución corrupta y mentirosa. ¡A votar, ganar, cobrar y trabajar!.

AQUÍ ENTRE NOS

En Carabobo el panorama electoral es bien diferente al de 2010. Si bien la MUD aspira obtener 9 de los 10 diputados, veamos las reales probabilidades. En las pasadas elecciones el chavismo obtuvo 6 diputados y la oposición 4, gracias a esa fórmula inventada por el CNE según la cual teniendo más votos obtienes menos diputados. En la lista la oposición con el 53,52% sacó 2 de los 3 diputados, sobre el 43,18% del chavismo. Pero en los circuitos, cuya elección es uninominal, el chavismo ganó el circuito 1 de Puerto Cabello, Juan José Mora y los Valles Altos, con 52,95 % contra el 45,62 %. Ylidio Abreu perdió por menos de 11.000 votos por lo que sus probabilidades de triunfo esta vez son mejores. El circuito 2 de Guacara, San Joaquín y Mariara fue ganado ajustadamente por Vestalia Sampedro. En estas elecciones William Gil podría estar en circunstancias similares. El circuito 3 será, al igual que en el 2010, una hecatombe para el chavismo: Ángel Álvarez será electo sin discusión.

El circuito 4 fue ganado con 15% de ventaja en 2010 por Héctor Agüero, viejo líder del PSUV. Repite esta vez su candidatura pero frente a Isaac Pérez, un joven y enérgico dirigente de Voluntad Popular que la MUD espera sorprenda con una gran victoria en Carlos Arvelo y Los Guayos. El circuito 5 es “la joya de la corona”, porque elige 3 diputados en las zonas más populosas del sur de Valencia y en Libertador. Pese a su fama de “chavista”, el oficialismo ganó con apenas 1% de ventaja en 2010. Así que los novedosos Carlos Lozano, Marco Bozo y Romny Flores podrían estar sentándose en enero en la Asamblea Nacional.

Charito Rojas
Charitorojas2010@hotmail.com
@charitorojas

Carabobo - Venezuela

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ, EL SILBÓN, LA LLORONA, LA EXPLOSIÓN SOCIAL...

La gente está más entretenida en buscar juguetes, electrodomésticos baratos y pinos para decorar.

Uno de los mitos populares es la explosión social, posiblemente el más significativo de esta etapa urbana que dejó atrás la ruralidad. Tal vez por la memoria de los levantamientos de febrero de 1936, décadas posteriores se formó una nube de complejos de culpa en el subconsciente colectivo, implícita en la premonición de que un día bajarían los cerros de nuevo a cobrar tantos sufrimientos y egoísmo, y los pobres en las calles tomarían venganza. Cincuenta y tres años después, el 27 de febrero de 1989 esta superstición se consolida con los terribles sucesos de ese día y queda asociada a otra: que no se puede subir el precio de la gasolina. Los últimos gobiernos se sometieron a tan angustiosa profecía: despilfarras el combustible o te asarán con él. Hoy babalaos del análisis social, -ahora hay que ser santero por decisión de Fidel-, repiten la profecía del Baba oduduwa, el "negro hermoso", encarnación del apocalipsis yoruba.

La tal explosión social es como el Silbón, la Llorona, la Bola de fuego, unos y otros castigos sobrenaturales a la maldad. Arvelo Torrealba tomó leyendas llaneras y las convirtió en Florentino y el Diablo tal vez lo más grande de la poesía popular culta latinoamericana, que narra el triunfo del bien sobre el mal después de una intensa noche de arpa, cuatro, maracas y ron, en la que el Príncipe de la Oscuridad varias veces reclama victoria. Levantamientos, turbas, desórdenes, tropeles que quebrantan el orden público ocurrieron en muchas naciones ricas con democracias híper avanzadas. Montreal, Los Angeles, NY, Londres, Estocolmo, París y varias más los vivieron recientemente y al estudiarlos surgen algunas conclusiones que pueden ser útiles a nuestros orishas, a ver si dejan de anunciar catástrofes sanguinarias.

LA COMUNA DE CHACAO

Esos levantamientos masivos no surgieron de la miseria, el autoritarismo, la escasez, ni la inseguridad, sino en las ciudades más sofisticadas del mundo actual, con mejor calidad de vida y como consecuencia de otros problemas, como el racismo: árabes atropellan blancos en París y Estocolmo, bandas de delincuentes agreden gente normal en Londres, blancos humillan negros en Los Angeles... y así. El factor esencial es que desórdenes normales se extendieron y se convirtieron en riots por inhibición de la fuerza pública, que por una u otra razón no actuó. Con una diferencia sustantiva: one day after las autoridades políticas y sociales, gobierno y oposición, seglares y religiosos calificaron los hechos de censurables y vergonzantes.

Después de la Comuna de París de 1871 la ciudadanía parisina organizó diversos actos de expiación por las atrocidades revolucionarias y hasta edificaron la Iglesia del Sagrado Corazón en Montmartre como desagravio al Altísimo y a las víctimas del aquelarre. En Venezuela, lejos de edificar siquiera un kiosko, ni prender una vela, toda la elite dirigente, el derrier de Latinoamérica de 1989, se dedicó a enaltecer los bochornosos acontecimientos y a culpar de ellos, no a los atracadores que tomaron las calles, sino al gobierno, los ricos, los políticos, "el paquete económico", el aumento de la gasolina, y a la gran convicta, la Babilonia que permitía eso: la democracia. Más de 40 parlamentarios, incontables curas, escritores, periodistas, dejaron claro que la delincuencia masiva era más bien un acto de justicia social. La desgracia de Venezuela no fueron los tristes acontecimientos, sino una elite capaz de sublimar un monstruoso crimen colectivo.

LA DECLARACIÓN DE MALL AVENTURA

Los disturbios y saqueos del 27 de febrero surgieron de la confluencia de tres elementos: la huelga de la Policía Metropolitana, el aumento de los precios de los pasajes un día antes que la gente cobrara su quincena, y el efecto demostración de lo que ocurría. Si se compara lo ocurrido en la Venezuela de 1989 con los ejemplos de las urbes citadas, coinciden en la inhibición de aparato represivo. Hoy se vive el mito que sus intelectuales inorgánicos crearon y cada vez que algún babalao quiere coger titulares o hacer una admonición solemne, desempolva el estallido social. No habrá nada de eso porque el diputado Freddy Bernal no va a poner la policía en huelga de brazos caídos y cada vez que aparece una guarimba, los grupos irregulares y la Guardia Nacional dejan muy claro que no son tímidos.

La gente está más entretenida en buscar juguetes, electrodomésticos baratos y pinos para decorar. Pero el gobierno estimula, con el nuevo atropello contra MC Machado, el plan decembrino de los opositrolles de acosar las urbanizaciones del Este de Caracas y Baruta para amargarles la fiesta, tal cual meses anteriores. La decisión del comando revolucionario del Mall Aventura es ahogar el Niño Jesús y los demás niños en gases lacrimógenos, luego de evaluar que las navidades distraen de los problemas del país. Con eso solo ensombrecerán las posibilidades electorales opositoras (el parecido: Fidel las suspendía en Cuba porque eran "una treta del consumismo capitalista"). Les falta ordenar que 24 y 31 todos salgan a la calle vestidos de luto y a las doce de la noche, en vez de abrazos estridentes, se escuche una atronadora mentada de madre. Eso provoca hacerlo, pero en protesta porque a este país le tocan líderes tan insólitos.

Carlos Raul Hernandez
carlosraulhernandez@gmail.com
@carlosraulher
Caracas - Venezuela

BEATRIZ DE MAJO, COHABITAR CON ASESINOS, COLOMBIA EN CÁPSULAS

Se pregunta uno como los colombianos de bien van a poder organizar la vida pública del país conviviendo con legisladores cuya característica distintiva es su actuación como sátrapas y asesinos organizados que condenaron al país a medio siglo de violencia y a la más abyecta de las guerras.
No se me escapa que no se negocia ningún arreglo de convivencia con el enemigo, que no se pacta ninguna paz para Colombia si no hay una cesión sustantiva sobre asuntos fundamentales de lado y lado de la mesa. Pero en este tema, al igual que en otros de la vida cotidiana, deben trazarse límites para las concesiones, que salvaguarden los principios, que fortalezcan la honra, que apuntalen la moral de los ciudadanos y los principios universales.
¿Qué tal si a los degolladores de ISIS pudiéramos encontrarlos el día de mañana paseando cómodamente con sus familias en un centro comercial de La Florida y pasáramos por alto las atrocidades filmadas y exhibidas  con orgullo por las mismas fuerzas terroristas? ¿Qué tal si pasáramos la página sobre el horrendo crimen de quienes hicieron volar un avión ruso cargado de gestes inocentes?.
El hecho de que estos episodios estén frescos en el tiempo no los hace mas graves que los horrorosos atentados de las FARC o los crímenes perpetrados en contra de colombianos de todo origen a lo largo de varias décadas. Y eso parece estar pasando en la mesa de negociaciones de La Habana y, lo que es peor, está siendo avalado por el propio Presidente del país y por altísimos representantes de la sociedad y del gobierno del país vecino. Apelan a la memoria que es siempre frágil y al cansancio de un país que anhela vivir en paz para hacerles digerir lo indigerible.           
Un fenomenal escrito de la norteamericana Lía Fowler de Periodistas sin Fronteras y ex agente del FBI, titulado “Las mujeres colombianas: víctimas de una “paz” coercitiva” recuerda episodios de las actuaciones brutales de los jerarcas de las FARC que no tienen perdón de Dios y que, por lo tanto, no pueden ser mirados con indiferencia o con indulgencia por parte de los humanos en aras de ninguna paz.   
Para muestra, un botón, pero este que señala Fowler es protuberante: “en el 2009, los narcoterroristas de las FARC masacraron a 11 personas de la comunidad indígena Awa en el suroccidente de Colombia. Les cortaron los dedos y los degollaron por rehusarse a llevarles comida al campamento. Pero para dos de las víctimas ese no fue castigo suficiente: Omaira Arias, de 20 años, y Blanca Patricia Guango, de 19, estaban embarazadas. Los terroristas les abrieron los vientres, les sacaron sus bebés y los arrojaron vivos a los perros antes de matar a las mujeres”…Dice otro pasaje de la periodista :.“Una comunicación interceptada del 2008 entre el terrorista de las FARC ‘Gentil Duarte’ y el líder de las FARC en ese entonces “Mono Jojoy” demuestra la brutalidad que respalda el Secretariado: “a cambio de no ser castigadas, cuatro niñas fueron obligadas a tener relaciones sexuales con ‘Canaguaro’, que tiene sífilis, y las contagió”  
Buena parte de los jerarcas guerrilleros que se sientan hoy en la mesa de la paz de La Habana hoy se dan la gran vida en lujosas mansiones de la capital cubana contando con el perdón absoluto de sus crímenes al fin del proceso que le devolverá la paz a Colombia. ¿En atención a cuales principios morales puede una sociedad validar un género de justicia que le pase por encima a crímenes de este calibre - que se cuentan por miles - en la historia reciente del país hermano?.
Lo que nos hace falta para reflexionar adecuadamente sobre este capítulo de la Paz de Colombia no son detalles sobre las atrocidades, porque ellas abundan.
La reflexión debe venir por el lado de la impunidad total que se está negociando ante los ojos del mundo a cambio de la confesión de los delitos y del arrepentimiento de los mismos.
 Se habla en La Habana equivocadamente de otorgarle l respeto de la dignidad de los guerrilleros cuando lo que hay es que preguntarse cual es la dignidad a la que el país le debe consideración: si a la de los sátrapas criminales o a la del colombiano de a pie cuyas lágrimas aún no han podido secarse tras las atrocidades sufridas.
Beatriz De Majo
bdemajo@gmail.com
@beatrizdemajo

Miranda - Venezuela  

SAÚL GODOY GÓMEZ, UN PIONERO DEL STAND-UP COMIC,

Para los anglosajones el stand-up comic, o las rutinas de los humoristas que toman las tablas y se presentan en vivo ante una audiencia, es una tradición de larga data, no así en Latinoamérica donde debemos tener menos de un siglo con esta modalidad de espectáculo; recuerdo que fue Argentina, durante la época dorada de la industria cinematográfica y con el cómico Luis Sandrini, el flaco, que tenía en su haber varias películas cómicas exitosas, hacía sus presentaciones en las boîtes de los hoteles del continente, haciendo reír a la gente con sus disparatadas historias.
Para 1866, en Norteamérica, uno de mis escritores favoritos, Samuel Clemens, mejor conocido como Mark Twain, decidió probar suerte en New York con sus presentaciones, ya contaba con un nombre en el periodismo, y con un reciente éxito en las salas de San Francisco, como humorista.
Twain tenía un bagaje de aventuras y caminos que lo llevaron de ser un piloto con licencia de barcos en las traicioneras aguas del rio Mississippi, pasando como renegado confederado de un grupo de rebelde que nunca encontró su ejército, con su hermano mayor Orion, nombrado por el presidente Lincoln como secretario del estado de Nevada, conoció el territorio indio y luego los violentos pueblos que surgieron durante la fiebre del oro
Durante su estada en la costa oeste, Twain se había especializado en el periodismo de viajes, tenía 31 años y ya había recorrido por buena parte de los EEUU, incluyendo las islas de Hawaii, de allí se había traído un exitoso recuento de su visita a las islas Sandwich, favorito de sus lectores en la publicación Alta California, y del cual elaboró una presentación en público, esta actividad se llamaba en aquel tiempo, lectores de plataforma y logró cerca de 100 presentaciones de mucho éxito.
En una de estas apariciones que hizo en la ciudad de San Louis y para ilustrar las costumbres de los nativos, prometió devorar a un niño ante el público, si alguna de las damas presentes fuera tan generosa como para voluntariamente, ofrecer la criatura para la ocasión.
Para ese año el lector de plataforma más famoso en Norteamérica era Artemus Ward, un humorista que llenaba las mejores salas en América y Europa con sus presentaciones, fue amigo y mentor de Twain y le escribió varias cartas de presentación para sus amigos y asociados en New York.
Twain tenía una ventaja sobre Ward y era que mientras al cómico le escribían sus rutinas, Twain era su propio escritor, pero la experiencia de Ward, su maestría para manejar su acto era impecable, mientras que Twain todavía se ponía nervioso ante su audiencia, pero estaba dispuesto a aprender y seguía muy de cerca a ese otro gran orador y predicador Henry Ward Beecher a quien visitaría en la iglesia de Plymouth en Brooklyn para aprender de sus trucos de oratoria.
Twain tenía un estilo muy propio de presentarse, su aspecto de sureño lo resaltaba con sus trajes claros, sus bigotes chorreados, sus ojos pícaros y su melena enmarañada, tenía una voz gruesa y bien timbrada, propio de bebedores de bourbon, lo que más resaltaba y gustaba era su típico acento, muy marcado, casi musical, las historias que contaba lo hacía con un estilo lacónico que contrastaba con lo absurdo de las situaciones que refería y que arrancaba carcajadas del público mientras Twain la desgranaba con su rostro de palo.
Para la investigadora Judith Yaross Lee, en su ensayo, Mark Twain como stand up comic, dice que el aspecto fundamental de estas presentaciones son narraciones que aparentan ser vivencias personales del humorista, usualmente monólogos que vienen de un personaje interpretado por el cómico, personaje que debe ser realistamente asumido como existente en el escenario, esto para poder establecer esa comunicación directa, espontánea, auténtica que va a permitir ese intrincado juego de acción y reacción entre el interprete y la audiencia.
Según Yaross: “la mayor parte del humor de Twain se basaba, en sus presentaciones tempranas, en su presencia en las tablas.  Típicamente se burlaba de sí mismo incluso antes de empezar su monólogo, entraba al escenario de manera torpe, o exagerada; entonces empezaba a utilizar una combinación de información en su mayor parte absurda, se ridiculizaba, aparentando lentitud mental por medio de expresiones faciales de asombro o de regocijo como respuestas a sus propias bromas, tenía la tendencia de usar sus mejores líneas como si se le hubieran ocurrido al momento, percatándose de lo que había dicho junto a su audiencia. Alternativamente se aplaudía a sí mismo como si fuera un niño… mantenía una seriedad absoluta sobre las cosas graciosas que decía, y se manifestaba confundido cuando la gente se reía de lo que había dicho.”
Sus historias siempre tenían moralejas, en principio aparentaba ser una persona de mucha moral y de firmes creencias religiosas pero no dudaba en utilizar las vivencias y situaciones de los ladrones y los esclavos de Mississippi, de las comunidades mineras de California, de los vaqueros de Nevada, de los mormones de Utha, pero por sobre todo de los marinos y aventureros  de los pueblos que conoció en su juventud, su recreación de los personajes eran vívidas casi gráficas y sacados de los filones de la sociedad de apostadores y granujas de la Norteamérica profunda.
Se dio cuenta que su trabajo de escritor se conjugaba perfectamente con la de humorista en las tablas, ambas actividades se retroalimentaban, la gente salía de sus presentaciones con ganas de leer los artículos y libros del escritor, y sus libros podía publicitarlos en sus presentaciones, lo que le reportaba ganancias extras nada despreciables.
Y como todo artista que quería llegar al éxito, la ciudad de New York era la meca a conquistar, de modo que con un contrato de corresponsal de la publicación Alta California en el bolsillo, donde le pagaban sus cartas semanales desde New york a 20 dólares cada una, preparó sus maletas y tomó el barco que lo llevaría al sur, por las costas de México hasta San Juan del Sur en Nicaragua, de allí cruzaría el istmo en mula, carreta y bote hasta Greytown en la costa este, donde tomaría otro barco hasta New York, si todo iba bien, si no encontraban tormentas, o se echaba a perder el motor, o había epidemias y si la había epidemia, tenía que contar el tiempo de cuarentena, si todo iba bien el viaje de San Francisco a New York lo hacían en algo menos de cuatro semanas.
El viaje fue un desastre, perdieron la vida ocho pasajeros, una buena parte víctimas de la malaria durante la travesía por las selvas y lagos de Nicaragua, todos los barcos tuvieron problemas con los motores, tuvieron que hacer cuarentena, llegó a New York un frío 12 de enero de 1867.
Twain ya había conocido a New York donde había trabajado en una imprenta y hecho trabajos menores de periodismo, ahora volvía a una ciudad pujante con el puerto más activo de Norteamérica, Wall Street se había hecho un poderoso lugar para las finanzas durante y después de la guerra civil, los palacetes de estilo italiano y las nuevas mansiones de la Quinta Avenida hablaban de las grandes fortunas de la ciudad, sus imprentas e editoriales florecían, era el centro de publicaciones más importante de la nación, no era el emporio intelectual que era Boston, pero era el lugar donde la cultura popular se manifestaba con mayor fuerza.
Cerca de 10.000 bares y tabernas, un millón y medio de habitantes ya la catalogaban como la ciudad más grande y con ello, cinco periódicos de  gran tiraje y algunos de distribución nacional, cerca de una docena de teatros de lujo que en palabras de Justin Kaplan, autor de la obra Mr. Clemens y Mark Twain, uno de los mejores biógrafos de Samuel Clemens, variaban de número dependiendo de los incendios que regularmente se desataban en la ciudad.
Las atracciones y presentaciones eran variadas, desde “shows de piernas”, melodramas, circos, donde destacaban las presentaciones de Barnum’s Happy Family, números musicales de todo tipo, actos de magia, malabaristas, los cómicos eran apenas números de relleno entre actos, pero ya estaban registrando popularidad los humoristas de plataforma aprovechando la popularidad de las lecturas que hacían los consagrados escritores de la literatura seria en clubes privados, hoteles, salas de recepciones, universidades y banquetes donde eran invitados.
Twain estaba en el lugar preciso en el momento justo, pero como todo principiante abriendo un nuevo mercado y cautivando un nuevo público, estaba aterrado, en California le habían advertido que el humor de la costa este variaba con mucho al de California, era más culto, más comedido, utilizaban el idioma de manera distinta con otros giros y modalidades.
Fue en varias ocasiones a escuchar a su predilecto conductor de audiencias, el destacado predicador Henry Ward Beecher, uno de los hombres más célebres de la nación que muy pronto estaría involucrado en una de los escándalos más notorios, un juicio por adulterio con una de sus feligreses.
Ward era sin dudas el mejor orador del país y Twain lo estudió meticulosamente, tomando notas de su estilo y de lo que él llamaba, “su pirotecnia”, escribió Samuel de un día que lo vio en su iglesia ante la sala a reventar: “El marchaba de un lado a otro del escenario, moviendo sus brazos en el aire, arrojando sarcasmos aquí y allá, descargando cohetes de poesía, haciendo explotar cargas de profundidad llenas de elocuencia, deteniéndose de pronto para enfatizar un punto, zapateando tres veces para recalcarlo ”. 
Luego de aquello vívidos sermones de los domingos en la mañana, que dejaban a su audiencia cautivada y electrificada, y a él agotado y sudando, se iba a su casa donde siempre se rodeaba de invitados distinguidos para almuerzos opíparos y largos, de los cuales tuvo la fortuna Twain de ser, en varias ocasiones, un comensal, incluso Ward lo convenció de que hicieran un viaje juntos que su iglesia estaba preparando para visitar las Tierras Santas, sería un crucero de lujo con lo más granado de sus seguidores, gente de mucho dinero.
Twain se trazó un plan para su presentación inaugural en New York, logró colocar sus artículos sobre las islas Sandwich en el New York Weekly con una circulación de 100.000 ejemplares, sus editores publicaron su intención de hacer unas apariciones públicas lo que le resultó, en publicidad gratuita.
Igualmente aprovechó la salida de su nuevo libro, El celebrado sapo saltarín del Condado de Calaveras y otras historias, que estaba seguro sería un éxito en las librerías para promocionar paralelamente su aparición como humorista en las tablas.
Su amigo Frank Fuller fue su productor para la ocasión y logró el patrocinio de 200 californianos que vivían en New York, con lo que decidió utilizar el teatro para oradores más grande la ciudad, el Great Hall, donde políticos como Lincoln habían dado sendos discursos, Fuller puso 500 dólares de su propio bolsillo para asegurarlo para la noche del 6 de Mayo, en la que el gobernador de Nevada personalmente iba a introducir a Mark Twain al público.
Todo iba de maravilla hasta que empezaron a surgir presentaciones que competían esa noche con la aparición del stand up comic, en la sala Irving se presentaba el senador Schuyler Colfax, speaker of the house en el Senado en Washington, uno de los candidatos en las elecciones presidenciales.
El cantante italiano Adelaide Ristori, interpretaría su concierto de despedida, que aunque su repertorio era todo en italiano, era muy popular en la ciudad. Y en la Academia de la Música presentaban un troupe de acróbatas, magos y contorsionistas japoneses.
Las hojas promocionales del espectáculo yacían casi completas en los omnibuses, las invitaciones especiales, la mayoría regresaron con excusas de no poder asistir, el gobernador de Nevada se excusó por fuerza mayor, los tickets de 50 centavos cada uno, se conservaban íntegros en los hoteles y tiendas donde los vendían… el desastre era inminente, pero no había vuelta atrás, la suerte estaba echada.
Fuller tuvo que recurrir a una estratagema, tomó los tickets que no se habían vendido y los repartió gratuitamente entre los profesores de las escuelas en New York, pensaba Fuller, que sería un público a la altura de Twain, inteligente, instruido, una audiencia de clase como pocas en New York, si tenía éxito con ellos, lo demás vendría solo.
Esa noche tuvo un lleno total en el teatro aunque solo recogieron 35 dólares en taquilla, hizo su propia introducción y por hora y cuarto que duró el espectáculo, Twain se metió la audiencia en un bolsillo, las carcajadas del público se encadenaban unas tras otras probando el nuevo dominio que tenía de la escena y del manejo de la psicología de su público, los críticos de los principales periódicos invitados, solo tuvieron elogios para el nuevo humorista, que de seguro, desbancaría al mismísimo Artemus Ward, una nueva estrella había nacido.  Así fue el inicio de una larga y exitosa carrera como stand up comic de uno de los más grandes escritores norteamericanos.  
Saul Godoy Gomez
saulgodoy@gmail.com
@godoy_saul
Miranda - Venezuela


MERCEDES PULIDO, ASPIRACIONES Y ESPÍRITU DE CAMBIO

Sorprenden los resultados de estudios y seguimiento de la realidad. Para muchos la evidencia del aumento de la pobreza que pudiera alcanzar tres de cada cuatro venezolanos según estimaciones de las condiciones de vida y, en especial, de la medición de los ingresos de nuestros hogares, produce una profunda necesidad de reconocer  nuestro presente. En primera instancia tendemos a rechazarlo, pues estamos convencidos que con la renta petrolera y la distribución de la misma a manos llenas esa sería una historia superada. A pesar de la inexistencia de datos oficiales la realidad se impone. La inseguridad de la vida con la violencia manifiesta el desabastecimiento que implica hambre, desnutrición y muerte; la inflación traducida en la supervivencia diaria con la incógnita del mañana hace imposible negar el caos, la incertidumbre y el desconcierto de la cotidianidad. Es en este entorno que llegamos al camino iniciado de búsqueda de cambio.

Estamos a las puertas de tomar decisiones para ese cambio. A la desconfianza en los caminos para lograrlo se unen la persistencia y  la fuerza de la acción humana para construirlo. Imposible negar que no estemos en un sistema de votación “amigable” como dicen ahora, entre el ventajismo de las fuerzas del régimen, el “legulellismo” del lavado cerebral del miedo, la regaladera y, con ella, las redes establecidas de lealtades y sumisión mediante la humillación de infinitas discriminaciones de colas, cédulas para limitar cualquier servicio, sectarismo a ultranza y confrontación constante por parte de los supuestos árbitros de la legalidad, pareciera que el monstruo se impone por         doquier.

Y sin embargo, estamos llegando al paso inicial para la aspiración de cambio manifiesta y concreta pues no hay rendición. ¿Cuáles son los logros? Contra viento y marea la búsqueda democrática se ha consolidado en una visión unitaria con sus propias diversidades. A los limitados recursos y la violencia se han movilizado sin descanso comunidades, familias, y, especialmente, los jóvenes, que significa algo muy valioso; han conocido y hablado con la gente, con la vida diaria, lo que se traduce en aprendizaje de las vías de encuentro y alianzas y obligado a organizarse para actuar. Ante la represión y arbitrariedad de los presos políticos se ha sembrado conciencia nacional e internacionalmente, lo cual hace cada día más difícil desconocer el déficit democrático y la destrucción institucional del país y con ello, los intentos por desconocer o manipular los resultados electorales tendrán consecuencias y necesidad de acordar propuestas.

Estamos a medio camino. Las mesas electorales tienen que instalarse y los testigos actuar. Hay que votar y defender las decisiones. En un ambiente de turbulencia y conflictividad. El régimen ha dicho que sale a la calle y tiene el recurso de la fuerza. El árbitro electoral pone cortapisas por doquier, no solo en la observación internacional, sino en los corresponsales y medios comunicacionales además del desbalance de los circuitos electorales. El país ha hecho un llamado a nuestras fuerzas armadas para la defensa constitucional, porque no cabe duda de su rol como defensa institucional en este proceso. La Conferencia Episcopal y las iglesias reiteradamente alertan sobre el ventajismo, pero también sobre su apoyo incondicional a la construcción democrática. La “autoritas” moral y los jóvenes son los grandes árbitros ante la impunidad.

Afrontar conflictos es la vida, y si buscamos cambio, está en nuestras manos.
        
Mercedes Pulido
mercedes.pulido@gmail.com
@mercedespulidob

Miranda - Venezuela

ADOLFO TAYLHARDAT, LA TRAMPA, CASO VENEZUELA,


Montaron la trampa, pero se revirtió contra ellos. Ocho ataques contra la oposición de los cuales 6 con armas de fuego han ocurrido estos últimos días. El asesinato de Luis Manuel Díaz, los ataques con disparos contra una concentración de seguidores de Henrique Capriles con el resultado de varios heridos, las agresiones contra María Corina Machado, la persecución y el hostigamiento a Lilian Tintori, el sabotaje e  incendio del avión en que ella se desplazaba, el ataque a balazos contra Miguel Pizarro en Petare, la embestida de los colectivos contra Richard Blanco, el ataque con bombas molotov a una sede de Primero Justicia,  y otras acciones violentas en distintas ciudades del país contra candidatos de la oposición no son hechos aislados. Son parte de una estrategia concebida y en ejecución por parte del gobierno. Digo gobierno porque los autores son elementos pagados por el régimen. No actúan por su cuenta.

Luis Manuel Díaz era un modesto dirigente político en una localidad del interior. Pero su muerte ha provocado una reacción internacional generalizada y unánime, no solo de parte de altos funcionarios internacionales y de figuras y dirigentes destacados del continente. También de algunos gobernantes que mantenían una actitud ambigua  y más bien benévola hacia el chavismo.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein emitió un severo comunicado en el cual insta al gobierno a garantizar una adecuada protección a los opositores político, “La investigación del asesinato de Díaz debe ser independiente e imparcial. Que lleve ante la justicia no solo a quienes lo perpetraron, sino también a los autores intelectuales de este asesinato”. El Secretario General de la OEA advirtió que “el asesinato de un dirigente político “es una herida de muerte a la democracia” y agregó: “Lo sucedido no es un hecho aislado. Se da conjuntamente con otros ataques en una estrategia que busca amedrentar”. El Departamento de Estado manifestó que las campañas de violencia, miedo, intimidación no tienen cabida en democracia y exigió al ilegítimo proteger a todos los candidatos en las elecciones parlamentarias. El presidente Juan Manuel Santo ha dicho que “lo que sucedió en Venezuela merece la condena del mundo entero”, el gobierno de Brasil emitió un comunicado en el cual rechaza categóricamente la violencia, , Uruguay y Perú se solidarizaron con lo dicho por el Secretario General de la OEA denunciando la violencia en Venezuela, Chile ha hecho lo propio, el presidente del Gobierno español,  el Ministro de Relaciones Exteriores de ese país y  el candidato a la presidencia del Gobierno español, Albert Rivera, han sido igualmente categóricos en sus condenas, varias ONG, entre las cuales figura Human Rights Watch han sido firmes y categóricas en sus denuncias por el asesinado de Díaz.

Mientras tanto, como siempre, el régimen recurre a la única arma de defensa que tiene, la descalificación. El gobierno pretende invertir los términos diciendo que se trata de un intento de la oposición para sabotear el proceso electoral, que el asesinato de Díaz está siendo usado para “enlodar “la campaña electoral, que es un “ajuste de cuentas entre bandas rivales”, que es una trama internacional que busca repetir el “golpe de Estado” del 2002, que en “la derecha no hay partidos sino mafias y que la muerte de Díaz se origina en pugnas entre la mafias. El ilegitimo ha llegado al extremo de afirmar que la oposición le pagó 50.000 dólares a quienes dispararon contra Díaz. Esa afirmación tan precisa acerca del monto pagado debe ser porque esa es la suma que pagó el régimen a los asesinos. El ilegítimo dice que el Secretario General de la OEA es “basura”. La canciller dice que las declaraciones del Departamento de Estado son injerencistas, insolentes y falsas y agrega que “es deplorable el apoyo que presta a las bandas criminales conectadas con la oposición.

Empleando la consabida táctica del espejo, que pretende convertir a la víctima en victimario, al fin  de semana pasado el vicepresidente Arreaza afirmó ante el cuerpo diplomático acreditado en Venezuela que la “ultraderecha” ejecuta un plan para hacer aparecer al ilegítimo como el culpable de los hechos de violencia y aseguró que la oposición ha desarrollado una “terrible arremetida mediática internacional”. También aseveró que el acoso a Lilian Tintori es obra de “mercenarios financiados por la ultraderecha” y que el gobierno tiene información de que a esos mercenarios les pagan 50.000 dólares por “ir y hacer crímenes políticos. Aquí cabe preguntar: ¿con que se sienta la cucaracha? ¿Tiene la oposición venezolana capacidad para movilizar a gobernantes, personalidades internacionales, medios de comunicación, ONGs? ¿No son acaso manifestaciones naturales y espontáneas de rechazo a los atropellos, abusos y crímenes del régimen?  ¿Dispone la oposición de dinero para contratar sicarios y para auto-agredirse o son los “colectivos” los autores de los atentados?

Está claro que el gobierno, exasperado porque sabe que será derrotado el 6 de diciembre, recurre a métodos desesperados para tratar de salvar su pellejo. Esa escalada de violencia contra la disidencia, además de amedrentar, persigue  provocar una reacción irascible,  impulsiva y agresiva de la oposición  y de esa manera proporcionar al régimen  una excusa para suspender las elecciones. Con toda probabilidad en los pocos días que faltan para el 6 se intensificarán las agresiones y no se puede excluir que ocurran otros homicidios.

Sabiamente  la MUD ha reaccionado serenamente. No ha caído en la trampa.  Ha denunciado severamente las agresiones y en el caso de Díaz ha exigido la captura y el castigo del autor. Pero al mismo tiempo  continúa enérgicamente la campaña para apuntalar la victoria ya segura.

Quienes han caído en la trampa son sus propios autores. El asesinato de Díaz ha producido una honda conmoción, no solo en Venezuela sino internacionalmente. Gobiernos que hasta ahora se habían mantenido indiferentes a lo que ocurre en Venezuela, ahora se dan cuenta de que el ilegítimo y sus huestes son capaces de cometer cualquier exceso, incluso recurrir al crimen político, para mantenerse en el poder.

Los ojos del mundo observan con preocupación los excesos del régimen y su empeño en imponerse en las elecciones “sea como sea” “cueste lo que cueste” según  ha dicho el propio ilegítimo.

¡Venezolanos, todos a votar el domingo sea como sea y cueste lo cueste y … a votar bien para recuperar la Venezuela que todos queremos y veneramos!
Adolfo Taylhardat
adolfotaylhardat@gmail.com
@taylhardat

Caracas - Venezuela

ECOTICIAS.COM, CANAL DE NICARAGUA, EL DESASTRE QUE SE AVECINA

La batalla por el control geoestratégico de regiones claves del planeta entre las dos grandes superpotencias, está dando un paso más con la posible construcción del Canal de Nicaragua por parte de empresas chinas, que busca absorber parte del flujo económico de vecino canal de Panamá de influencia estadounidense. 

Hoy se ha hecho entrega de más de 120.000 firmas contra el Canal de Nicaragua en la embajada de dicho país en Madrid. En el acto participó Mónica López, una destacada activista nicaragüense contra el Canal. La batalla por el control geoestratégico de regiones claves del planeta entre las dos grandes superpotencias, está dando un paso más con la posible construcción del Canal de Nicaragua por parte de empresas chinas, que busca absorber parte del flujo económico de vecino canal de Panamá de influencia estadounidense. En las últimas fechas se ha dado un paso adelante en la construcción del canal nicaragüense. La empresa china Hong Kong Nicaragua Canal Development (HKND) ha logrado el permiso ambiental y afirma que empezará en 2016 la construcción del Canal de Nicaragua, pese a las muchas protestas. Esta será una de las mayores infraestructuras creadas en la historia, siendo su coste económico de 50.000 millones de dólares. 

El Canal tendrá una longitud de 278 km de largo (de los cuales 105 kilómetros atravesarán el lago Nicaragua), un máximo de 500 metros de ancho y una profundidad de 30 metros. Pero el canal no solo será lugar de tráfico de mercancías: alrededor de él están proyectadas otras infraestructuras como un aeropuerto internacional, dos puertos, instalaciones turísticas y plantas eléctricas, entre otras. El permiso ambiental concedido por el Gobierno dirigido por Daniel Ortega obvia el impacto ambiental que se producirá en el país centroamericano, especialmente en una de sus mayores reservas naturales, el lago Nicaragua. Este, con más de 8.000 kilómetros cuadrados, es el segundo más grande de América Latina y la reserva más importante de agua de todo Centroamérica. Desde el punto de vista geológico y geográfico es un enclave de enorme importancia, ya que forma parte del arco volcánico centroamericano, y entre sus más de 400 islas, en la de Ometepe está todavía activo el volcán Concepción. Además posee una gran importancia ecológica al albergar especies como el tiburón toro y el pez sierra. Recogiendo el informe del Centro Humnoldt, el impacto ambiental del Canal sería devastador al dividir en dos el Corredor Bilógico Mesoamericano, afectando a unos 4.000 km2 de bosques, costas y humedales en las que habitan 22 especies vulnerables y en peligro de extinción, como tapires, jaguares, tortugas marinas y colares, y gran variedad de ecosistemas cada vez más escasos en Centroamérica. 

Desde el punto de vista hídrico, el canal causaría impactos en la calidad del agua y la distribución de esta, tanto en el país como en la región. Esto se deberá tanto por la construcción, como por a los vertidos producidos por el tráfico de los buques transoceánicos. 

Todo ello perjudicaría el uso del agua del lago para el consumo humano, la pesca, el riego y la seguridad alimentaria. En lo social, el Canal supondrá la ruptura del territorio y por lo tanto de las relaciones y comunicaciones entre las comunidades vecinas, para las que no hay de momento alternativas, así como la expropiación de terrenos y viviendas de muchas familias y comunidades. Además acabaría con muchas comunidades indígenas por las que el Canal atraviesa. 

Lejos de los argumentos que propugnan un beneficio económico para el país, este no es tal, ya que según la Ley 840 Nicaragua solo recibirá anualmente un 1% de las acciones por parte de las empresas adjudicatarias. La concesión del Canal será de 100 años. La empresa podrá expropiar los terrenos que considere necesarios. 

No habrá posibles acciones para el incumpliendo de las obligaciones y no establece la necesidad de un Estudio de Impacto Social y Ambiental. De este modo, el tan manido mantra del beneficio económico queda diluido en la realidad del reparto de beneficios, que irán hacia las grandes corporaciones como HKMD en detrimento de la población local, que verá gravemente afectados sus modos de vida, cambiándolos por una forma de vida dependiente y precaria. 

La movilización social en contra del Canal ha venido de la comunidad científica, poblaciones y comunidades afectadas y organizaciones sociales, especialmente ecologistas, agrupadas en el Grupo de Cocibolca. Estas movilizaciones han sido duramente reprimidas por el Gobierno nicaragüense. Entre estas movilizaciones en las que ha participado Ecologistas en Acción se han entregado más de 120.000 firmas contra el Canal de Nicaragua recogidas a nivel europeo por Salva la Selva en la embajada del país en Madrid.

Fuente original: http://www.ecologistasenaccion.org/


Enviado anuestros correos por
Rosa M. Estaba
rosaestaba@gmail.com
@RosaMEstaba

Caracas - Venezuela

JEFE DE DIPUTADOS DETERMINA APERTURA DE PROCESO DE IMPEACHMENT DE LA PRESIDENTA DILMA ROUSSEFF


JEFE DE DIPUTADOS DETERMINA APERTURA DE PROCESO DE IMPEACHMENT DE LA PRESIDENTA DILMA ROUSSEFF

Bajo peligro de ser destituido por tener cuentas secretas en Suiza y también por tráfico de influencias, el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, decidió aceptar este miércoles el pedido de impeachment de la presidenta Dilma Rousseff introducido por los juristas Hélio Bicudo y Miguel Reale Júnior, y abrazado por la oposición. Según Cunha la aceptación del pedido es de naturaleza técnica y el proceso seguirá su rito "normal con amplio derecho a lo contradictorio". La decisión fue posterior a la decisión del oficialista Partido de los Trabajadores decidió apoyar la destitución de Cunha en el Consejo de Ética de la Cámara. "Nunca en la historia de un mandato hubo tantos pedidos de impeachment como en este mandato", resaltó Cunha ante periodistas. Leer más >>

EN PRONUNCIAMIENTO A LA NACIÓN, 
DILMA SE DECLARA 
"INDIGNADA"


La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo el miércoles que recibió con indignación la decisión del jefe de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, de presentar al Congreso un pedido de destitución a la mandataria. "Hoy yo recibí con indignación la decisión del señor presidente de la Cámara de Diputados de procesar un pedido de impeachment contra un mandato democráticamente otorgado por el pueblo brasileño", dijo Dilma en un pronunciamiento en el Palacio del Planalto. La mandataria criticó duramente a Cunha, incluso sin citarlo directamente. "No tengo cuenta en el exterior, nunca coaccioné instituciones o personas, nunca escondí dinero. Mi pasado y presente certifican mi respeto a la ley y a la cosa pública", dijo Dilma. Vea el pronunciamiento completo. Leer más >>

AÉCIO DEFIENDE A CUNHA Y APOYA PROCESO 
CONTRA LA MANDATARIA

El presidente del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña, senador Aécio Neves, elogió este miércoles (2) la decisión del presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, de acatar un pedido de apertura del proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff. "El presidente de la Cámara de Diputados tomó una decisión que le correspondía; una decisión apoyada en lo que prevé la Constitución. La petición introducida por los juristas Miguel Reale y Hélio Bicudo es una pieza extremadamente consistente", dijo. Según Aécio, "cualquier salida para este impasse en el cual la irresponsabilidad del gobierno del PT metió al país, se dará dentro de lo que la Constitución determina". Y concluyó: "lo que puedo decir es que hay un sentimiento en la sociedad para comenzar un nuevo tiempo en Brasil". Leer más >>

PT RECURRIRÁ A MÁXIMO TRIBUNAL CONTRA 
INTENTO DE DESTITUCIÓN

Diputados de los oficialistas Partido de los Trabajadores (PT) y Partido Comunista do Brasil (PCdB) dijeron que apelarán al Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima corte de justicia del país, para tratar de impedir el avance del proceso de destitución contra la presidenta Dilma Rousseff puesto a consideración del Congreso por el jefe de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha. El diputado Rubens Pereira Junior (PCdoB) dijo que el STF ya decidió que no hay un rito establecido para el impeachment por lo que Cunha no podría decidir sobre el tema. En tanto, el diputado Paulo Pimenta (PT) dijo que el acto revanchista de Cunha será cuestionado en el STF y en las calles. "Brasil no puede ser blanco del chantaje", expresó. Leer más >>

DILMA LOGRA APROBACIÓN DE NUEVA META FISCAL

El Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff logró el miércoles la aprobación del Congreso para cambiar su meta de ahorro fiscal y tener un fuerte déficit este año, un voto crucial que le permitiría pagar sus cuentas en diciembre. Una severa recesión ha reducido los ingresos públicos y hundió a Brasil en una crisis fiscal, y también disputas políticas sobre medidas para ajustarse el cinturón. La aprobación del Congreso para cambiar la meta, desde un superávit primario de un 1,1 por ciento originalmente planeado a un déficit de hasta un 2 por ciento del Producto Interno Bruto, le permitirá a Dilma Rousseff evitar un cierre de las operaciones del Gobierno al descongelar miles de millones de reales en gastos.

Enviado a nuestros correos por
Alfredo Coronil Hartmann
acoronil2@gmail.com
@Alfredo43

Miranda - Venezuela

DARÍO ACEVEDO CARMONA, RAZONES PARA EL ESCEPTICISMO CON UNA PAZ IMPUNE, CASO COLOMBIA,

Acepté escribir estas notas para la revista FORO dedicada al tema de la paz, no para defender un punto de vista contra el ideal más estimado y deseado por la inmensa mayoría de los colombianos, la paz. Intentaré explicar, sin rebusques teórico-filosóficos, las razones de mi escepticismo con los términos que han dado fundamento al nuevo experimento de conversaciones con las FARC.
1. El error más grave cometido por el presidente Santos y su grupo de asesores en la materia, su hermano Enrique, Sergio Jaramillo y Frank Pearl, es haberle dado a la guerrilla la calidad de contraparte sin que ella lo mereciera desde el punto de vista de su poderío militar ni de su fuerza o respaldo político entre la población. En efecto, después de su gran ofensiva de fines del siglo pasado y comienzos del presente y de su opción por la guerra total con el saboteo a los diálogos del Caguán, las Farc han sufrido pérdidas fatales en todos los sentidos. Su núcleo histórico reducido a la mínima expresión, numerosos frentes desarticulados o fuera de combate, pérdida de dominio militar en regiones y zonas que antes controlaban ampliamente, deterioro de la confianza interna a raíz de delaciones por recompensas, una comunidad internacional francamente adversa que las condena y califica de terroristas, animadversión creciente de la población, incluida la más cercana a sus áreas de influencia y desmoralización y corrupción crecientes por su involucramiento con el narcotráfico, la recurrencia a acciones tenidas por delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra.
La única razón para que el Estado colombiano y el gobierno elegido con la bandera de la Seguridad Democrática cambiara su estrategia tenía que provenir de un gesto de las Farc con el claro sentido e intención de su voluntad de cesar unilateralmente sus acciones violentas y ataques a la Fuerza Pública y por ende su disposición a dejar y entregar las armas para reincorporarse a la vida civil. Buena parte de la opinión ilustrada de izquierda y liberal progresista aducen que tal condicionamiento representa una humillación a las guerrillas que ellas jamás aceptarán. Reitera el planteamiento de que existe un empate militar y que esa sola circunstancia obliga a que las partes se sienten en la mesa en términos de igualdad. Dejan de lado la alusión a experiencias positivas de negociación con guerrillas que si bien estaban en ciernes de su derrota definitiva, hubiesen podido mantener su actividad indefinida y crónicamente sin perspectivas de triunfo. No hubo humillación para el M-19 ni para la disidencia del ELN ni otras fuerzas que se desmovilizaron. Han hecho y hacen presencia en la política nacional y en los medios masivos, por lo que es desafortunada la opinión del Alto Comisionado para quien en Colombia “no ha habido un proceso de paz territorial”.
La idea de que existe un empate militar parte de considerar que en tanto el Estado colombiano no ha sido capaz de derrotar a las guerrillas, e inversamente estas no ha podido tomarse el poder, ha dado lugar a pensar que están en pie de igualdad. A un lado se deja la experiencia tangible de un Estado que ha demostrado capacidad de rehacerse y reformarse en sentido democrático, Constitución del 91, elección popular de alcaldes y gobernadores, acción de tutela, abolición del estado de sitio, eliminación del paramilitarismo, recuperación del monopolio de la fuerza y de las armas, etc. En cambio, las guerrillas actuales han derivado en acciones crecientes de vandalismo, en actividades de narcotráfico y en numerosos crímenes y terrorismo que desvirtuaron el carácter altruista con el que justificaban su alzamiento militar. En cincuenta años de lucha han fracasado estruendosamente en ganar el apoyo, el favor y la simpatía de los colombianos, por el contrario, sobre ellos recaen altísimos índices de desconfianza, miedo, crítica, rechazo y repudio.
De manera que el Estado colombiano, que es legítimo no obstante sus yerros, problemas y vacíos, no se puede igualar con una fuerza armada que perdió todo tipo de legitimidad y que además, hoy en día, no representa a ningún sector clave, importante o numeroso del pueblo que dice representar.
De la igualación indebida e injustificada, la guerrilla fariana asume posiciones que en vez de conducir a un desenlace honroso dilatan cualquier intento de salida negociada. Como en El Caguán, Caracas y Tlaxcala y como en Casaverde, exigen que la Agenda Nacional se discuta con ellos, que se debe cambiar el  modelo económico, refundar el estado, que ellos no son los únicos culpables del horror, que se debe desmilitarizar la sociedad y reducir el tamaño de la Fuerza Pública, que se debe conformar una Comisión de la Verdad a su medida.
La igualación deriva en que es improcedente la exigencia de dejación y entrega de armas, la petición de perdón, la imposición de penas de cárcel. Según su discurso y su actitud en la mesa de La Habana, deben ser reconocidos como un poder dual en condiciones de dialogar de tú a tú con el gobierno legítimo. Por eso es que no se observa cambio alguno en su retórica revolucionaria. Esto es algo que los negociadores y el presidente Santos olvidan o minimizan de modo irresponsable puesto que el discurso, querámoslo o no, revela intenciones y directrices para los seguidores y la opinión pública. Las Farc hacen parte  del Movimiento Continental Bolivariano que pretende acceder al poder en los países americanos por la vía electoral o la armada o a través de la combinación de ambas, como está consignado en declaraciones de sus eventos (Quito, febrero de 2008). Hacen parte, además, de la tendencia castro-comunista y piensan que el modelo de economía estatalizada implantado por Chávez, Evo, Ortega y Correa, es deseable para Colombia.
La igualación, por tanto, conduciría inexorablemente a una partición del poder, a la entrega de instituciones a la co-gestión, al replanteamiento de la Justicia y del ordenamiento jurídico interno, a compromisos de reformas que las Farc consideran imprescindibles sin tener que someterse a incertidumbres electorales. En suma, a lo que han llamado “la refundación del Estado”.
2. Por otra parte, encontramos serios problemas de concepción en el diseño de las bases políticas que sustentan la política negociadora del gobierno Santos. En efecto, si tenemos en cuenta el contenido de una conferencia pronunciada por el Alto Comisionado de Paz, el filósofo Sergio Jaramillo, en la Universidad Externado en mayo de 2013 en Bogotá, tenemos que el punto de partida es que el país está cansado de esta guerra, reconocimiento que al salir de una alta autoridad del estado demuestra debilidad ante un enemigo que nunca ha expresado agotamiento del camino de la lucha armada.
El Alto Comisionado para la Paz no hace referencias históricas, no entra en consideraciones críticas con la masa bibliográfica producida, no tiene en cuenta la correlación de fuerzas, por ejemplo, entre las razones que aduce para defender su propuesta negociadora ninguna se refiere al retroceso militar estratégico de las Farc en razón de la aplicación de la política de Seguridad Democrática.  Tampoco hace un diagnóstico sobre la descomposición moral de las guerrillas, ni alude a la situación de la región ni a la geopolítica castrochavista que considera a Colombia la joya de la corona en su proyecto de extender el socialismo del siglo veintiuno. Desconoce el papel de la Guerra Fría en el desatamiento de este conflicto y por tanto  de las consecuencias de que haya llegado a su fin.
En cambio, hace concesiones al discurso de la guerrilla sobre la deuda social histórica como razón de su levantamiento armado, al aceptar que para llegar a la “verdadera” paz es preciso realizar cambios sociales estructurales que pueden tardar unos diez años, que él denomina “período de transición”. De acuerdo con el contenido de su conferencia, en La Habana no se firmará la paz sino su comienzo: “Con la firma del Acuerdo Final –como acordamos en el Acuerdo General- comienza un proceso integral y simultáneo  de dejación de armas y reincorporación a la vida civil de las Farc…”(negrillas y subrayas mías). Es decir, no se debe esperar la dejación de armas en un acto sino en un proceso de diez años. Como quien dice, haciendo política, creando espacios para la fatal combinación de todas las formas de lucha. El propósito de estas conversaciones según Jaramillo, es iniciar una transformación de las regiones ya que se debe evitar el error histórico de “pensar que un proceso de paz se trata simplemente de la desmovilización de unos grupos, sin pensar en transformar los territorios, sin pensar en cambiar radicalmente las condiciones del territorio”. En medio de ese galimatías de “acordar” la firma de “acuerdos” para iniciar una transición hacia un “acuerdo” final, quedamos a merced de la incertidumbre. Es el precio de reconocer que las guerrillas representan las aspiraciones de transformación de la población y que con ellas se deben pactar transformaciones sociales profundas. Si eso no es reconocerles representación, ¿entonces qué es?
El problema más grave al que nos expone la idea de una transición es lo que expresa Jaramillo sin ningún pudor y con total ligereza: “Los efectos de 50 años de conflicto no se pueden reversar funcionando en la normalidad. Tenemos que redoblar esfuerzos y echar mano de todo tipo de medidas y mecanismos de excepción: medidas jurídicas, recursos extraordinarios, instituciones nuevas en el terreno…para lograr las metas de la transición.” Aquí se abre una puerta no ya a la incertidumbre sino al vacío. Pues, ¿Qué puede significar mecanismos de excepción? ¿Convocar una asamblea constituyente o un congresito? ¿Otorgar a las guerrillas la mitad o una altísima porción de cargos de elección popular en concejos, asambleas y congreso? ¿Nombrar guerrilleros como alcaldes, gobernadores y ministros? ¿Qué significa “medidas jurídicas” extraordinarias? ¿Saltarse las normas del derecho internacional humanitario en nombre de la paz? ¿Cero penas de prisión, amnistía general? ¿Qué quiere decir “instituciones nuevas”? ¿Acaso no tiene todo esto un olor a la idea de “refundar el estado” expresada por Iván Márquez en Oslo?
Las tesis del filósofo Jaramillo expresan una claudicación del Estado colombiano puesto que entrega elementos claves sin exigir lo mínimo que podía y debe exigir cualquier gobierno legítimo, a saber, cese de acciones bélicas y disposición a dejar y entregar las armas. Es inaudito que un alto funcionario gubernamental confiese que “es inaceptable” mantener este conflicto como si esa fuese una decisión del estado y no una imposición de las guerrillas, sin matizar, sin especificar a quién le ha ido peor y a quien mejor, y sin pensar que esa declaración, en cualquier mesa, supone una posición de inferioridad y le entrega a la contraparte razones para exhibirse indemne luego de la ofensiva estatal de la última década.
Tampoco se refiere al problema jurídico que debía ser tenido en cuenta en razón del respeto al orden interno y a las normas internacionales a las que nuestro país ha adherido y que obligatoriamente hacen parte de nuestra constitución.
La posición oficial inspirada en los planteamientos del filósofo causa confusión y desconfianza. Nos dice que en La Habana no se firmará la paz, porque la paz no es la simple firma de una declaración o el silenciamiento de las armas, ni, agrega con ironía, “entregar un taxi o una panadería” a los desmovilizados. Lo que allá se busca es firmar unas tareas y compromisos a realizar en un periodo llamado de TRANSICIÓN que durará unos diez años, durante el cual se acometerán esos compromisos trascendentales para alcanzar ahí sí la “verdadera paz”. No hay empacho ni pudor en usar el lenguaje de las guerrillas que han pretendido colocarle apellidos a la paz de tal forma que esta se alcanzaría al cabo de siglos y no de un decenio. La paz se alcanzaría solo cuando estén resueltos los grandes problemas sociales, económicos y políticos del país, entonces ahí “sobraran las armas” como dicen en sus comunicados. Una concesión gratuita y peligrosa no porque aluda a la justicia social por la que hay que luchar desde la civilidad y en paz, sino porque terminamos dándole la razón al levantamiento armado contra una democracia, a un proyecto que hunde sus raíces políticas en la teoría comunista y como si ese proyecto hubiese sido acogido por las amplias masas populares. Sería reconocer que no fracasaron, que tenían la razón, que no cometieron crímenes inenarrables.
Cuando el presidente de la república va a la ONU a pedir comprensión con el fuero interno del país, para que se nos deje hacer la paz a nuestra manera y se entrevista con la Fiscal de la CPI para pedir tolerancia con unas propuestas de impunidad judicial, uno se ve obligado a pensar que desde ya se le están haciendo mandados a las Farc y al ELN, para que puedan avenirse a la paz con impunidad. Y cuando el presidente pretende, violando preceptos constitucionales, impulsar un referendo en fecha similar a los de elección de cuerpos colegiados, para favorecer de paso sus aspiraciones reeleccionistas y las de su alianza, y el Fiscal Montealegre relativiza las normas internacionales y que es viable la excarcelación y elegibilidad política de comandantes guerrilleros incursos en delitos de lesa humanidad, entonces, cae uno en la cuenta de que las palabras de Jaramillo están siendo seguidas desde ya y con mucha firmeza por parte del Ejecutivo, es decir, ya estamos en presencia de las “medidas extraordinarias”, o sea, inconstitucionales, para legitimar lo ilegitimable.
Hay muchas más razones de orden casuístico, del día a día, que alimentan el escepticismo de la población con un proceso en el que se aprecia la repetición de una película ya vista y revista. Una historia de enredos, de dislates, de dilación, de engaños, de aprovechamientos, de exigencias imposibles o improcedentes, con las que la opinión pública entiende, quiéralo o no el gobierno, que el estado se humilló, esta vez sin necesidad, y que la guerrilla aprovecha para rehacer sus fuerzas, restablecer redes, contactos, hacer la conferencia nacional más prolongada de los últimos diez años, lavar su imagen ante el mundo y volver, tozudamente, a las andanzas de siempre en nombre de un proyecto anacrónico.
A quienes vemos con escepticismo esta obra de teatro del absurdo se nos tilda, burda y maliciosamente de guerreristas. El buen lector, el fino observador de la vida nacional sabe que no estamos llamando a la guerra ni al exterminio de los guerrilleros ni a su humillación. La experiencia de fuertes guerrillas de El Salvador y Guatemala, que negociaron reconociendo la supremacía de sus estados es posible replicarla en Colombia. Pienso que los colombianos estamos maduros para una paz sensata, sin impunidad, dispuesta a aceptar los términos generosos de la Justicia Transicional. Una paz en la que el Estado y el gobierno de turno, legitimados en las urnas emerjan victoriosos en tanto se mantenga incólume la constitución de 1991 y, las reformas sociales que se requieren para alcanzar mayores niveles de equidad y justicia se tramiten por vías institucionales como procede en cualquier democracia.
Pienso que la intelectualidad ilustrada y las distintas fuerzas de izquierda deben cesar en ese ejercicio inocuo de brindar explicaciones sociológicas a un proyecto que no se las merece y que es lógico y razonable que les retiren todo apoyo y simpatía a quienes, en el fondo, son los responsables del fracaso de la izquierda decente, democrática y moderada.

Ruben Dario Acevedo Carmona
rdaceved@unal.edu.co
@darioacevedoc

Colombia