lunes, 14 de octubre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, LUNES 14/10/2019

THAYS PEÑALVER: VENEZUELA RUMBO AL COLAPSO TOTAL

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 8 minutos
¿Qué tan factible es que el régimen se desplome rápidamente? Tras un mes desde el anuncio de amnistía a los militares, el planeta entero se pregunta, ¿qué tan factible es que el régimen se desplome rápidamente? ¿Qué ocurrirá en Venezuela, el quiebre militar, la negociación política para unas elecciones o Nicolás Maduro se saldrá con la suya? Lo primero que debemos tomar en cuenta es que el régimen está asesorado por quienes han sobrevivido a 10 administraciones estadounidenses, invasiones, bloqueos navales (crisis de los misiles incluida), bloqueos económicos y financieros, planes ... más »

AMÉRICO MARTÍN: DE LA FLEXIBILIDAD POLÍTICA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 minutos
Acometer la infinita tarea de sobrevivir al descomunal fracaso del Socialismo siglo XXI ha resultado, como era de esperarse, muy superior a las fuerzas de la ávida cúpula del poder. La marca del desastre se aprecia en las cicatrices dejadas por el conjunto de su gestión. Si pudiera resumirse en una palabra la poli-tragedia causada por la pomposa revolución, ninguna más expresiva que “Diáspora”. ¿Cómo será el infierno que calcina a Venezuela para que 5 millones de sus habitantes –muy pronto 8- hayan huido desesperadamente al extranjero? Las medidas que de tanto en tanto anuncia Madu... más »

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: EL ANIMAL BLANDO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 30 minutos
La furia autoritaria esclavizó por milenios gente pacífica. Parecía salirse con la suya pero los seres de un día controlaron la hostilidad de la naturaleza, de sus congéneres y la que llevamos en la sangre. El hombre, “el animal blando”, como lo definió el sociólogo Arnold Gehlen, triunfa con la voluntad, la razón y la pasión. Error de las ciencias sociales creer que somos paja en el viento, juguetes de la fatalidad, las circunstancias, la sociedad o la historia. Si fuera así viviríamos aún aterrados en cuevas con herramientas de piedra. Aislados en una habitación un humano desnud... más »

ISABEL PEREIRA PIZANI: LA MANO VISIBLE DEL ESTADO

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 41 minutos
Los latinoamericanos hemos vivido una dispendiosa fantasía, luchando contra la mano invisible de un mercado desconocido, mientras nos debatimos en las garras visibles de Estados opresores, concentradores, centralizadores, corruptos, militarizados que impiden a toda costa que estas hermosas y feraces tierras prosperen y crezcan. Vivir en las entrañas de sociedades donde el Estado es el monstruo capaz de controlarlo todo significa que gran parte de la población sobreviva en la indigencia, en pobreza sin esperanzas. Son los “pueblos tristes” que tanto duelen en la voz de Otilio Galínd... más »

ALFREDO MICHELENA: EL CASTROCHAVISMO CONTRAATACA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 50 minutos
El reconocimiento del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, de que detrás de los problemas de agitación política en su país están Maduro y Rafael Correa, comprueba el plan desestabilizador del castrochavismo en la región. Los cambios Desde finales de 2015, el panorama regional y local reflejaba el inicio de un proceso de cambio al producirse dos triunfos sumamente importantes: el de Mauricio Macri en Argentina y el de la oposición venezolana organizada en la MUD. Al año siguiente, en Brasil, Dilma Rousseff era execrada del poder y en Colombia, Juan Manuel Santos, quién había as... más »

BELTRÁN HADDAD: LAS VENTANAS ROTAS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 1 hora
Con los sucesos trágicos de las torres de Nueva York en el año 2001, se planteó un antes y un después de la geopolítica punitiva en el mundo. Lo primero que se detuvo fue el avance del “garantismo penal” que nació de esas consecuencias favorables del constitucionalismo social surgido al final la II guerra. En el año 2005, Iñaki Rivera Beiras, Director del Observatorio del Sistema Penal y Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona, publicó diez discursos sobre el castigo y los posibles escenarios de la penalidad. Iñaki dijo para ese entonces, tocando la penetración de la Crimin... más »

THAYS PEÑALVER: VENEZUELA RUMBO AL COLAPSO TOTAL

¿Qué tan factible es que el régimen se desplome rápidamente?

Tras un mes desde el anuncio de amnistía a los militares, el planeta entero se pregunta, ¿qué tan factible es que el régimen se desplome rápidamente? ¿Qué ocurrirá en Venezuela, el quiebre militar, la negociación política para unas elecciones o Nicolás Maduro se saldrá con la suya?

Lo primero que debemos tomar en cuenta es que el régimen está asesorado por quienes han sobrevivido a 10 administraciones estadounidenses, invasiones, bloqueos navales (crisis de los misiles incluida), bloqueos económicos y financieros, planes de austeridad durísimos y amenazas durante 60 años. Los mayores especialistas en el mundo en torcer la realidad y ganar tiempo. En fin que más vale el diablo por apellidarse Castro, que por diablo.

Por lo tanto el bluff no funciona, porque el régimen sencillamente sabe, gracias a los cubanos, que los portaaviones no llegan vía Twitter. Los cubanos saben perfectamente que tan solo para someter en Granada a 1,000 hombres descalzos, necesitaron a más soldados que los que había en la famosa libreta amarilla; para sacar a Manuel Noriega, con un ejercito mal armado y destruido, fue un despliegue cercano a los 30,000; por no hablar de los cientos de miles requeridos en Irak. Y Hugo Chávez, quien se preparó para este escenario, se encargó de que sus 5,000 misiles portátiles rusos sean más que suficientes para disuadir una aventura de menor escala.

Por eso, el régimen no ha tomado mayores precauciones, no ha activado la alerta general, ni llamado a la movilización nacional, como lo exige el protocolo de Defensa porque sabe que falta mucho para los preparativos de una invasión y la usa para sus fines nacionales e internacionales. Así que el régimen venezolano, por mas que le recuerden diariamente la opción nuclear, está claro que lo que tiene que enfrentar precisamente son las otras “opciones sobre la mesa”. Entendidas como evitar un golpe de Estado y más aún, lo único que los puede sacar, un pronunciamiento militar masivo.

Para lo primero, basta con controlar tres o cuatro batallones claves de Caracas y cercanías, fortalecer a sus cuadros paramilitares y enviar a la frontera a buena parte de la infantería. Con lo que hace prácticamente imposible un golpe de Estado. Mientras que el peor escenario, es el que estamos viendo, unos pocos oficiales apareciendo en videos, marchándose en supuesto apoyo a la oposición, asunto que es la peor demostración de que si hubiera un levantamiento en puertas, jamás saldrían como lo están haciendo. Por otra parte va a jugar en estos 90 días con Europa y algunos países americanos, para ganar tiempo, a sabiendas que mientras esto ocurra, ninguna otra opción será posible y quizás “gracias al dialogo” permita entrar la ayuda humanitaria.

El problema que quizás enfrenta la comunidad internacional es el mismo que la mayoría opositora. No están conscientes del verdadero tamaño de su adversario y tienden a simplificarlo, a ridiculizarlo y a minimizarlo constantemente. Hablan de que los cubanos controlan todo, pero en el fondo, no lo creen. Y nunca actúan en consecuencia, aunque ese adversario haya superado siempre todas las crisis, e incluso demostrara que está dispuesta a asesinar a cientos para mantenerse.

Pero en especial, creen que el problema radica en un solo hombre y no en un sistema creado durante 20 años, copiado a imagen y semejanza no de la Cuba satélite y revolucionaria, sino de una más peligrosa, la Cuba superviviente post colapso soviético. La revolución no es socialista, es un gigantesco entramado de negocios para decenas de miles en lo que el ex presidente de Venezuela, Rómulo Betancourt, atinadamente definió como: “El Pingüe Negocio del Coronelato”.

¿Es factible el quiebre? Sin duda, pero hay que jugar más y mejores cartas, porque el cortoplacismo es el peor de nuestros aliados.

Lo que percibo es que nadie está preparándose, ni preparando a los venezolanos para el impacto de lo que viene de no darse en la primera apuesta. Ambos bandos han escalado y el efecto de las sanciones así como la reacción económica del régimen —que parece la misma de Saddam Hussein antes de salir de Kuwait— tendrán un efecto gigantesco en la población venezolana y más aún en la oposición, urge contrarrestar sus efectos, porque la parálisis económica me temo que será general y el régimen ha optado por subirle el costo político a Juan Guaidó, cargándole la cuenta a la oposición de todo lo que va a ocurrir.

Lo bueno es que vivimos el final de un periodo histórico. La revolución por una vía u otra llegó a su final, más aún si Venezuela enfrentará en los próximos meses el colapso total, pero es momento de la calma olímpica, de pensar en todos los escenarios y de no perder la iniciativa.

De cómo sortee la oposición este mediano plazo es de lo que dependerá que el cambio sea irreversible.

Thays Peñalver  
@thayspenalver

Tomado de: https://venepress.com/opinion/Venezuela-rumbo-al-colapso-total 

AMÉRICO MARTÍN: DE LA FLEXIBILIDAD POLÍTICA

Acometer la infinita tarea de sobrevivir al descomunal fracaso del Socialismo siglo XXI ha resultado, como era de esperarse, muy superior a las fuerzas de la ávida cúpula del poder. La marca del desastre se aprecia en las cicatrices dejadas por el conjunto de su gestión. Si pudiera resumirse en una palabra la poli-tragedia causada por la pomposa revolución, ninguna más expresiva que “Diáspora”. ¿Cómo será el infierno que calcina a Venezuela para que 5 millones de sus habitantes –muy pronto 8- hayan huido desesperadamente al extranjero?

Las medidas que de tanto en tanto anuncia Maduro han profundizado la crisis en opinión de la clara mayoría de expertos e instituciones financieras del mundo. Son insalvables las contradicciones entre el signo y el sentido, dicho sea con frase del poeta senegalés Leopold Sedar Sengor. “El signo” es lo que promete. “El sentido”, la negación de lo que promete.

La índole del desafortunado proceso revolucionario ha sido desentrañada con argumentos implacables que el régimen ya ni se atreve a rebatir. Escasamente habrá beneficiado a la élite de la Nomenklatura, pero tanto ha costado mantener unido el universo chavista, que remover un solo hilo de la tela revolucionaria amenaza con desmadejar toda la urdimbre.

Por eso ponen buena cara, exhiben sonrisas optimistas, defienden sin convicción lo indefendible y dejan el sueño de la perpetuación a la suerte de los dados.

Sin embargo, mantienen por inercia otro juego: el de envenenar la relación interna de la plural y variada oposición a fin de impedir que reconstituya una muy amplia unidad hacia la que sin duda fluirá la creciente disidencia del chavismo, nacida de la comprensible descomposición cívico-militar-ideológico-moral que aleja a quienes de buena fe creyeron en semejante proyecto.

Pero abordemos el tema de los temas: ¿Cuál es la vía para establecer la democracia venezolana? Lo mejor es dotarse de mucha flexibilidad política. No olvidemos que esa cualidad resulta esencial a la hora de las decisiones. Por ejemplo, en 1952 AD llamó desde la clandestinidad a la abstención. Poco después, asumiendo con inteligencia la iniciativa de Jóvito Villalba, ordenó votar amarillo. Cierto, sobrevino el pronosticado fraude, pero, como también se esperaba, la gran movilización unitaria pavimentó la victoria democrática del 23 de enero 58.

Permítanme ahora comentar el caso del dictador paraguayo Alfredo Stroessner, quien gobernó ininterrumpidamente durante 35 años. En 1954 había expulsado por la fuerza al presidente Federico Chaves Careaga. Mediante sucesivas elecciones mandó sin pausa por más de tres décadas. Su dictadura alcanzó la cima del salvajismo hasta ser echado por otro golpe, esta vez propinado por el general Andrés Rodríguez, quien convocó a elecciones el 1 de mayo de 1989. La democracia paraguaya recomenzó.

Conclusión: en el reino de la inestabilidad paraguaya ocurrió de todo. Un dictador militar se apodera del mando mediante acto de fuerza, pero se perpetúa ¡por vía electoral! hasta ser derrocado mediante otro acto de fuerza por el general Andrés Rodríguez quien paradójicamente restableció el sufragio libre ¡transitando sobre el seguro cauce constitucional!

La lección para Venezuela es sencilla como el pan: un país, como el nuestro, dotado de sólidas instituciones que perdió; y se enorgullecía de su alternabilidad electoral, también perdida, no debe tomar sus retos a la ligera.

Mientras no rescate su extraviada estabilidad debe proceder ante cada uno de ellos conforme a su singularidad. Con flexibilidad y sin dogmas.

En cambio, cada vez que la oposición unió sus banderas con espíritu de fraternidad y colaboración fue muy pero muy difícil que no alcanzara victorias verdaderamente históricas.

Américo Martín
@AmericoMartin

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ: EL ANIMAL BLANDO

La furia autoritaria esclavizó por milenios gente pacífica. Parecía salirse con la suya pero los seres de un día controlaron la hostilidad de la naturaleza, de sus congéneres y la que llevamos en la sangre. El hombre, “el animal blando”, como lo definió el sociólogo Arnold Gehlen, triunfa con la voluntad, la razón y la pasión. Error de las ciencias sociales creer que somos paja en el viento, juguetes de la fatalidad, las circunstancias, la sociedad o la historia. 

Si fuera así viviríamos aún aterrados en cuevas con herramientas de piedra. Aislados en una habitación un humano desnudo y una rata rabiosa, la pelea es pareja. Pero la criatura de físico vulnerable y espíritu poderoso, el homo sapiens desarrolló la inteligencia y mecanismos, tecnologías e instituciones para defenderse de fieras, de otras catervas y de sí mismo. El hombre es la voluntad, “la fuerza para sobreponerse… a toda costa”, dice otro pensador.

Para convivir instauraron tótem y tabú: esto se puede hacer, esto no. ¿Cómo vencieron “históricamente” a los vigorosos neandertales, animales duros, acorpados, hirsutos, agresivos, salvajes, con nariz chata de largo alcance? Pese al absurdo vegano nacido en hilachas de Derrida, las proteínas rojas desenvolvieron cerebro y manos del homo sapiens. Y según la antropología, el perro está entre los factores aleatorios que aceleraron la humanización.

Este animalito eliminaba las víboras que ponían en peligro las crías y sus madres lo amaron. Gracias a sus protectoras se hizo amigo de los machos, cazadores a los que suplió las deficiencias de olfato para atrapar presas, y así aumentaron la ingesta de carne. Pero según Ernst Gombrich, cumbre de la sociología del arte, un acontecimiento determinante y básico por encima de todos los demás, impulsó el salto definitivo del hominoide al hombre.

Gana Shakespeare

Fue el día que descubrió el sexo cara a cara, y de verse a los ojos, nació el sentimiento, que individualizó a la hembra y la liberó de ser el receptáculo que saciaba a cualquiera en la manada: “si la tocas te mato” se pronunció allí. Para ella transformó un acto violento, efímero e impersonal, tributo a los machos que la protegían y no podía evitar, en un momento de intimidad profunda y reparadora. Con ese nuevo vínculo recóndito, él enfrentaba las fieras con más fuerza, porque lo esperaba alguien que sentía parte de sí mismo y cuyo fantasma lo acompañaba. 

Pasa a ser la mujer y deja de ser hembra de la especie. Según Gombrich el milagro del sentimiento estalla en el arte rupestre. Eso se lo perdieron los pobres neandertales en su torpe bestialidad. Y avanza el conocimiento porque hasta entonces el embarazo era un suceso mágico, inexplicable, pero ahora comienza a entenderse el vínculo entre sexo y procreación. Algunos antropólogos heterodoxos piensan que, derrotados por los brillantes homo sapiens, se unieron a ellos, y hoy andan en el metro, los aviones y el poder. 

Sus nietos, lo digo para molestar, se arrebatan contra la sociedad. En vez de rugir insultan, el mismo rugido ahora articulado por el lenguaje. Su genética violenta y miope, desgracia la vida de las naciones. Instalan cárceles, torturas, allanamientos. Las instituciones “ponen bozal a las bestias de rapiña… con eso no mejoran moralmente, pero se hacen inofensivas como los herbívoros… La máquina social doma los egoísmos… en interés de la supervivencia”. Conciliar, discutir, tolerar, son hijos del avance humano. 

Neandertales al poder

Pero si la máquina social cae en manos de fieras match políticas, se voltea contra la gente y la vida cruje a tal el extremo que las sociedades donde ocurre, recuperan la normalidad a un alto costo. Hace unos años una diputada ucraniana, Natalia Korolévskaya presentó un proyecto de ley para prohibir el cara a cara en la cama porque “dificulta la concepción” y en su país “existe un déficit poblacional”. Lo dice basada en un “informe técnico”.

La ley irrumpiría en las habitaciones a exigir el “a tergo” o “pecorina”, como los paramilitares de Mussolini obligaban a los viandantes a tomar aceite de ricino sólo para reírse o un S.A humillaba a una pareja en su cena romántica y arrojaba cerveza en el rostro del galán. Pero el deseo de convivencia, libertad, democracia, pugna de un extremo a otro del planeta, a través de su razón instrumental, la política moderna de partidos. 

La antipolítica, el populismo, las revoluciones, el caudillismo, son regresos en la máquina del tiempo, peligrosos intentos neandertales de retrasar los relojes. La democracia es la única forma de vivir decentemente y de resolver en paz los problemas del poder, usar la voluntad unida a la racionalidad, tomar decisiones para desintegrar la opresión. Decisiones obvias que no lo son para espectadores tontos, antipolíticos o aprendices. 

Schopenhauer a quien venimos citando en hilo dice que… “el mar truena, ilimitado… levanta y hunde rugientes montañas de agua… (entre ellas) va un remero en su bote, tranquilo pese a la debilidad de su embarcación”. Ese bote es la lucha del hombre por la felicidad. El futuro no se deja predecir por obviedades, es el desenlace de las decisiones y la voluntad que disuelve los obstáculos. La libertad se impone. El animal blando se impone.

Carlos Raúl Hernández
@CarlosRaulHer

ISABEL PEREIRA PIZANI: LA MANO VISIBLE DEL ESTADO

Los latinoamericanos hemos vivido una dispendiosa fantasía, luchando contra la mano invisible de un mercado desconocido, mientras nos debatimos en las garras visibles de Estados opresores, concentradores, centralizadores, corruptos, militarizados que impiden a toda costa que estas hermosas y feraces tierras prosperen y crezcan.

Vivir en las entrañas de sociedades donde el Estado es el monstruo capaz de controlarlo todo significa que gran parte de la población sobreviva en la indigencia, en pobreza sin esperanzas. Son los “pueblos tristes” que tanto duelen en la voz de Otilio Galíndez.

El Estado desdoblado en institución extractiva y totalitaria exuda los rasgos de ese ADN particular. Lo primero, revive sin mucha teoría la planificación centralizada, decide la existencia humana en todos sus registros. El trabajo, la producción, el consumo, la cultura, el arte, los deportes, cuál tipo de zapatos usar, qué aprender y, sobre todo, impone fronteras al pensamiento y creencias. El disfraz de esta institución demoledora es una cacareada superioridad moral, la falaz representación de todos, los pobres victimizados en una suerte de práctica religiosa, oferta de trueque de paraísos a cambios de votos, inmovilismo y subordinación ante maniobras destructoras. Cualquier historia o recuento sobre los Estado latinoamericanos, con escasas excepciones, muestra poblaciones seducidas por el fraude socialista, venerando a quienes los maltratan, tiranos y corruptos, en versión del síndrome de Estocolmo, verbigracia Argentina.

Sin rubor alguno, podemos constatar una gran oportunidad para Venezuela: haber abandonado la creencia en la mano visible del Estado. Mes tras mes los sondeos lo repiten, el apoyo al socialismo se reduce a porcentajes ínfimos, alrededor de 10%. La gente experimenta que mientras más se aposenta el Estado en su existencia, más triste, miserable y sin esperanzas es la vida; ha sufrido el aplastamiento de la mano visible del Estado en salario, educación, salud, política, pero no en sus íntimos pensamientos. Aun sabiendo que disentir puede costar hambre, prisión y muerte. Cualquier idea de cambio, reforma, corrección de fracasos es juzgada como traición a la patria. Patria transmutada en un territorio envenenado por los genes de un socialismo fortificado con el espurio uso de las armas de la República. Es traición, denunciar los desafueros, opinar, tratar de corregir. Paradójicamente, no es traición a la patria entregar las Fuerzas Armadas a Cuba, ceder el territorio y riquezas a grupos delincuenciales extranjeros como el ELN, o aliarse con terroristas que explotan al mundo con su violencia, Hezbolá y Corea del Norte. Financiar a Raúl Castro y Díaz Canel, carniceros de su pueblo, chulos a expensas del perfecto idiota latinoamericano que hasta ahora ha abundado en nuestros pueblos.

En este tránsito los venezolanos no estamos aislados, buena parte de la humanidad visualiza el final del nefasto ciclo socio-histórico que ha condenado a esta región del mundo. Eliminar la mano visible del Estado es la gran tarea, abrir las puertas y rescatar el derecho de propiedad de los venezolanos, su posibilidad de decidir y convertirse en actores o sujetos de su propia historia.

Venezuela goza hoy de esta ventaja comparativa incomparable en el mundo, sus intelectuales, estudiantes, profesionales, obreros, amas de casa, vecinos y ciudadanos en cualquier circunstancia de sus vidas saben que el dominio de la mano visible del Estado impide que haya justicia; anula el Estado de Derecho; coarta el desarrollo de capacidades, vocaciones e intereses; oscurece la posibilidad de soñar y crear. Decreta la muerte de la imaginación. Todo lo que existe es proyección del Estado y los grupos que controlan esta gran máquina exterminadora, el verdadero mátrix de esta época histórica.

Nuevas puertas se abren, podemos seguir en le peleíta, amenazar desde el teclado a los que aspiran a ejercer su derecho de votar, tratar de destruir a todo el que asoma y asume compromisos, negar esfuerzos, denunciar nuevos traidores, sin siquiera mover una neurona, ignorando que el universo se puede expandir en esta tierra de gracia, además de salir del dictador y su combo, es posible construir una sociedad de gentes responsables de sus actos, con proyectos de vida y levantar instituciones que incluyan, respalden e inviertan en un mejor venezolano.

Basta de criticar, si el llamado mantra se cumple en determinada secuencia, lo importante es avanzar hacia la luz, estratégica y flexiblemente, sorteando trampas, corrigiendo errores, acertar en rutas que permitan que la luna no amanezca más alumbrando “pueblos tristes”.

Isabel Pereira Pizani  
@isapereirap  

ALFREDO MICHELENA: EL CASTROCHAVISMO CONTRAATACA

El reconocimiento del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, de que detrás de los problemas de agitación política en su país están Maduro y Rafael Correa, comprueba el plan desestabilizador del castrochavismo en la región. 

Los cambios

Desde finales de 2015,  el panorama regional y local reflejaba el inicio de un proceso de cambio al producirse dos triunfos sumamente importantes: el de Mauricio Macri en Argentina y el de la oposición venezolana organizada en la MUD.  Al año siguiente, en Brasil,  Dilma Rousseff era execrada del poder y en Colombia, Juan Manuel Santos,  quién había asumido una línea ambigua frente al régimen venezolano, mostraba una actitud un poco más dura, luego de los acuerdos de paz con la narcoguerrilla de las FARC.  En 2017 salían de la presidencia Rafael Correa en Ecuador  y Barack Obama en EE.UU.

Llegaba Donald Trump a Washington y al año siguiente Sebastián Piñera en Chile e Iván Duque en Colombia.  El panorama regional había cambiado estrepitosamente. Las fuerzas del castrochavismo se habían recogido. La marea rosada había sufrido una fuerte resaca y apenas quedaba en el continente su núcleo duro: Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia. 

La alianza

Estos cambios permitieron la creación de  una alianza a favor del retorno de la democracia en Venezuela.  Ella ha  venido avanzando fuertemente, no sólo dentro de la Organización de los Estados Americanos (OEA), sino en la constitución de Grupos ad hoc, como el Grupo de Lima y más recientemente con el Órgano de Consulta  del TIAR, que estableció mayores sanciones hacia los funcionarios del régimen. 

Pero el otro equipo también juega y ha venido preparando su estrategia para reconquistar el terreno perdido. Solo que en medio del debilitamiento que ha sufrido, es más fácil observar sus acciones y estrategia. A este fin se ha propuesto articular una lucha al nivel continental para reconquistar el poder, como fue postulado en XXV Encuentro del Foro de Sao Paulo, celebrado recientemente en Caracas. Según este plan, hay que pasar a la acción y tomar la iniciativa, declaraba recientemente el excanciller ecuatoriano, ahora asilado en México. 

Populismo

Estamos frente a una izquierda postmarxista (¿o populista?); esa que ya no cree en lo de las contradicciones entre la burguesía y el proletariado, sino que está empeñada en explotar cualquier diferencia interna (“cleavages”) en la sociedad, para exacerbarla y así crear caos, promover el caudillismo y tomar el poder para perpetuarse en él.

La reconstrucción de un país sometido a un gobierno populista ha sido siempre un problema serio. Sus ciudadanos – de todas las clases- acostumbrados al estado benefactor resienten que sus “conquistas sociales o económicas” deban ser recortadas para promover el desarrollo económico.  Resienten pasar de un estado orientado por la política a uno orientado por la economía. Y eso, que ya vivimos en Venezuela, está pasando en Argentina, pareciera comenzar a pasar en Brasil y ha estallado en Ecuador, permitiendo un movimiento hacia la vuelta del populismo de izquierda, que tiño a la región hasta mediados de esta década. 

Migración y agitación

Una de las más descarnadas tácticas de este grupo es aprovechar las masivas migraciones de venezolanos para causar desestabilidad en los países receptores. Lo hacen rebasando la capacidad de la sociedad de acogida de metabolizar este flujo y profundizando el malestar, sobresaturando las redes sociales y noticieros con pequeños y localizados incidentes así como con las “fake news”, que se van sumando para crear una especie de bola de nieve que se retroalimenta hasta que estalla.  A este fin el régimen venezolano ha creado el “Ejército de Trolls de la revolución Bolivariana”.

No es que sólo hayan migrado los venezolanos buenos en esta estampida incontrolada, sin duda los malandros también tomaron “las de Villa Diego”, pero es que también, como en el caso del flujo de los  cubanos que salieron del puerto de Mariel en los años 80 (los marielitos), muchos de ellos fueron plantados allí para crear problemas. A esto hay que agregar que también salieron fichas del castrochavismo y otras organizaciones criminales y terroristas a cumplir su papel de agitadores. 

Desestabilización

Comenzaron explotando la xenofobia en los países de acogida en especial en Ecuador y Perú, donde han tenido una buena caja de resonancia. Pero su papel es ir más allá y desestabilizar a esos gobiernos. Y están listos para exacerbar las contradicciones (“clevages”) internos.

Esto se ha hecho patente en Ecuador. Recientemente fue denunciada por su presidente y vicepresidente, la participación de extranjeros y en especial de venezolanos en los procesos de agitación política que sufre el hermano país.  Incluso miembros de las Fuerzas Armadas venezolanas han sido señaladas en estas tareas.

Sin duda hay un financiamiento por el régimen de Caracas. No sólo se financia a Cuba enviándole petróleo, cuando la crisis humanitaria requiere de esas divisas para palearla, sino que evidentemente se financia a estos cuadros. El caso más patente es el del  expresidente Rafael Correa, quien está detrás de la agitación política ecuatoriana. 

Un enemigo que se crece

Los promotores de esta vuelta del castrochavismo  comienzan a mostrar diferentes caras, unas más radicales que otras. Así a la par del Foro de São Pablo, con toda su connotación comunista, surge el Grupo de Puebla, orientado a cerrarle el paso a la “derecha neoliberal”, pero desde una posición más edulcorada. Allí encontramos personalidades como J. M. Insulsa y Ernesto Samper, pero también a Rodríguez Zapatero,  Rafael Correa, Lula da Silva, Dilma Rousseff así como Alberto Fernández de la Argentina.  Es la reunión de lo que se llama el “progresismo”. A los que conocen a estos personajes, ya les hemos dicho suficiente.

Así pues, nos encontramos frente a un enemigo que se va transmutando y va trascendiendo lo regional, pasando hacia lo global y articulándose con las viejas potencias de la Guerra Fría: Rusia y China. Con eso, actúa coordinadamente para reconquistar la región.

Las políticas de apaciguamiento y contención – sabemos que no los detienen.  Es necesario tomar medidas contundentes para desarticular esta alianza y restaurar la democracia en nuestro continente.  Si la experiencia del castrismo no ha sido suficiente para entender a lo que nos enfrentamos, esperemos que ante su forma potenciada, la del castrochavismo con sus variadas caras, se actúe contundentemente.

Alfredo Michelena
@Amichelena 

BELTRÁN HADDAD: LAS VENTANAS ROTAS

Con los sucesos trágicos de las torres de Nueva York en el año 2001, se planteó un antes y un después de la geopolítica punitiva en el mundo. Lo primero que se detuvo fue el avance del “garantismo penal” que nació de esas consecuencias favorables del constitucionalismo social surgido al final la II guerra.

En el año 2005, Iñaki Rivera Beiras, Director del Observatorio del Sistema Penal y Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona, publicó diez discursos sobre el castigo y los posibles escenarios de la penalidad.

Iñaki dijo para ese entonces, tocando la penetración de la Criminología de la intolerancia y las políticas de “tolerancia cero”, que la confluencia de determinados acontecimientos fue ocasión propicia para el inicio de un tipo de orientación policial que puso en ejecución la tesis de las “Ventanas rotas” que no es otra cosa que la estrategia de perseguir y castigar drásticamente las más mínimas infracciones o incluso meras sospechas.

Hoy desgraciadamente sigue siendo así, siempre apuntando como política criminal contra los marginados, los pobres, hoy también los inmigrantes.

Esta tesis ya venía diseñándose a finales del siglo XX bajo factura norteamericana en aquella política de la “tolerancia cero”, luego tomó su furor castigando la mendicidad, los pequeños hurtos o el grafittis, como ejemplos del ámbito de aplicación de esa política; y así también, por equivalencia, se inició la nueva guerra, no contra la pobreza, sino contra los pobres; no desde un punto de vista asistencial, sino como política criminal muy represiva para proteger a las clases mejor acomodadas y temerosas de la inseguridad, previo, por supuesto, el condicionamiento mediático.

Atrás quedó la Ley del más débil que nos asomó Luigi Ferrajoli como fundamento del modelo garantista que buscaba un cambio estructural en el derecho y en la democracia. Pero ya las cosas no son así, hay gente que cree que la delincuencia disminuye en la medida que aumenta el número de encarcelados, como queriendo sugerir que necesitamos construir más y más cárceles como base institucional de la sociedad para la sobrevivencia en el mundo de la inseguridad.

Más allá de los velos con los que el castigo ha sido cubierto una y otra vez -advertía el libro de pequeño formato que adquirí en una librería de Buenos Aires- sus formas han ido variando y sus contornos han adquirido expresiones cada vez más irracionales.

Beltrán Haddad 
@beltranhaddad 
http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/opinion/las-ventanas-rotas/