viernes, 3 de mayo de 2019

ACTUALIZACIÓN, "EL REPUBLICANO LIBERAL II”, VIERNES 03-05-2019,

TRINO MÁRQUEZ, EL ALTO MANDO DE LA FAN COMPAÑÍA ANÓNIMA

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 4 minutos
Aunque los hechos del lunes 30 de abril revelaron que existen fisuras en la FAN -de otra manera no se explica la participación del exdirector del Sebin, general Cristopher Figuera, en la fuga de Leopoldo López- la respuesta del Alto Mando en contra del movimiento rebelde fue categórica. En su alocución al país, Vladimir Padrino López estuvo acompañado de sus generales. Su intervención no tuvo matices: apoyó a Nicolás Maduro sin atenuantes. ¿Qué hace falta para que el Alto Mando, único sostén realmente importante sobre el que se apoya Maduro, se coloque del lado de los venezolanos?... más »

FERNANDO MIRES, EL DESCUBRIMIENTO SIMBÓLICO DE JUAN GUAIDÓ

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 14 minutos
Comienzo este texto con tres postulados: 1) La política es, en parte, simbólica: contiene un registro del deseo y el deseo se expresa siempre simbólicamente 2) El símbolo se realiza en la medida en que se materializa y así deja de ser símbolo 3) El poder no es simbólico *Acerca de 1)* Decir que la política es, en parte, simbólica, deriva del hecho de que la política, por lo menos en muchos de sus segmentos, habita en el espacio del deseo. El deseo, a su vez, es siempre representación del deseo. Y toda representación es imaginaria. Y porque es imaginaria busca un objeto de rep... más »

JORGE V. ORDENES-LAVADENZ, AHORA ESCOCIA QUIERE INDEPENDIZARSE

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 23 minutos
El “Reino Unido” (RU) propende a desunirse en función a su hoy controversial voto de salida de la Unión Europea (UE), o Brexit, que no cuaja entre mucha gente por el desbarajuste de votaciones en el Parlamento inglés, los conatos de violencia en Úlster, o Irlanda del Norte (una de las regiones históricas de la isla de Irlanda), la confusión en los puertos ingleses que colindan con los franceses en el Estrecho de la Mancha, y ante las crecientes dudas de muchos ingleses en cuanto al mérito del Brexit. Y no cuaja en Escocia (5.170.000 habitantes) porque ahora sus líderes anuncian un ... más »

ALBERTO D. PRIETO, TRUMP, PUTIN Y GUAIDÓ LO TENÍAN TODO ACORDADO CON MADURO PARA SU EXILIO, PERO CABELLO SE NEGÓ A CAER,

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 35 minutos
El aún presidente de la Asamblea Constituyente es buscado por narcotráfico en EEUU, y Rusia ya ha dado su 'ok' a que sea uno de los sacrificados. Cuando en la tarde de este martes, hora estadounidense, John Bolton se plantó en la escalinata de la Casa Blanca delante de los micrófonos no sólo sorprendió que lo hiciera -es extremadamente inhabitual una comparecencia improvisada del asesor de Donald Trump- sino lo que dijo. "Figuras clave como el ministro de Defensa, el presidente del Tribunal Supremo y el jefe de la Guardia Presidencial han sido identificados como quienes estaban neg... más »

ALFREDO M. CEPERO, TODOS SOMOS CULPABLES (CASO CUBA)

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 43 minutos
De ser posible resumir en una sola oración nuestra desgracia nacional, tendríamos que decir que perdimos a Cuba por la desidia de Prío, la avaricia de Batista y la maldad de Castro. Durante muchos años me ha molestado la recriminación de unos cubanos contra otros por la horripilante pesadilla que ha sufrido nuestra patria bajo la tiranía castrista. Muchos de los que han nacido y son producto del sistema de adoctrinamiento del régimen nos culpan a los más viejos de haber facilitado la instauración de la tiranía. La frase favorita es: "Ustedes lo pusieron y ustedes son los que tienen... más »

ENRIQUE CONTRERAS RAMÍREZ, GUAIDÓ CONTRA MADURO, MADURO CONTRA GUAIDÓ

EL REPUBLICANO LIBERAL en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 50 minutos
Para salir de toda esta situación, es necesaria la transición, transición que no puede disfrazarse y para evitarlo se nos plantea la necesidad de una constituyente originaria, que presente un proyecto de país, libre de cualquier influencia foránea y que responda a nuestras realidades en el marco de una propuesta propia. Continúa el espectáculo, la obra de teatro, el cuento y la novela, militares que conspiran y militares que apoyan. La gente sale a la calle, unos a favor y otros en contra. Políticos que agitan y políticos que llaman a la paz. Es un escenario muy bien montado, bien ... más »

TRINO MÁRQUEZ, EL ALTO MANDO DE LA FAN COMPAÑÍA ANÓNIMA

Aunque los hechos del lunes 30 de abril revelaron que existen fisuras en la FAN -de otra manera no se explica la participación del exdirector del Sebin, general Cristopher Figuera, en la fuga de Leopoldo López- la respuesta del Alto Mando en contra del movimiento rebelde fue categórica.  En su alocución al país, Vladimir Padrino López estuvo acompañado de sus generales. Su intervención no tuvo matices: apoyó a Nicolás Maduro sin atenuantes.

¿Qué hace falta para que el Alto Mando, único sostén realmente importante sobre el que se apoya Maduro, se coloque del lado de los venezolanos? Los ciudadanos se han extenuado en su lucha por recuperar la libertad y el bienestar. La gente ha marchado, ha participado en miles de protestas exigiendo mejoras en los servicios públicos, ha intentado salir de Maduro por las vías  previstas en la Constitución (referendo revocatorio), le concedió a la oposición la mayoría parlamentaria en 2015 para que balancease el gigantesco poder del Ejecutivo y del Estado construido por el chavismo-madurismo. Nada ha servido. El régimen ha bloqueado todas las salidas legales y democráticas. Maduro se atornilló a Miraflores. Ignora la Constitución y reprime tanto a la oposición como a quienes protestan. Carece de legitimidad de origen porque las elecciones del 20 de mayo fueron cuestionadas hasta por Henri Falcón. Tampoco posee legitimidad de desempeño porque su gestión al frente del Gobierno ha sido desastrosa. El país se ha hundido en la miseria y la catástrofe. Los militares saben que la solución de la crisis pasa por remover a Maduro, el obstáculo más pesado que impide realizar elecciones libres y normalizar la nación. En vez de pedirle que se mantenga apegado a la legalidad, avala sus desafueros.

La rebelión del 30 de junio trató de modificar el cuadro congelado que fue formándose en las recientes semanas, luego del meteórico ascenso Juan Guaidó a partir del 5 de enero, cuando fue elegido Presidente de la Asamblea Nacional. El movimiento fue improvisado. No contaron con diez años para preparar la revuelta, como tuvieron Hugo Chávez y los conjurados del 4-F. El movimiento, aunque logró la liberación de Leopoldo López, el preso político más emblemático de la nación, careció de las repercusiones que sus organizadores esperaban. Al comienzo la dirigencia opositora no se vio unida. Ningún cuartel de Caracas ni del interior se sublevó. Ningún avión sobrevoló 
Miraflores, ni Fuerte Tiuna. No fue tomada ninguna repetidora, ni emisora de radio o televisión. El régimen pudo mantener el control informativo casi total a lo largo de la jornada. Conatel afiló el alicate. Provocó un bloqueo informativo casi completo. Sacó del aire a CNN Internacional, a la BBC de Londres y cerró Radio Caracas Radio. Los circuitos radiales más importantes no pudieron difundir las informaciones veraces. Venevisión, Televen y la mayoría de las emisoras de radio, se colocaron en modo ausente. Durante todo el día estuvieron en Babia. Solo las redes, con muchas limitaciones, se mantuvieron activas informando lo que ocurría. 

A pesar de los errores y deficiencias inocultables, el episodio del 30 de junio no fue evaluado negativamente por la gente. Ese mismo día, muchas personas atendieron el llamado de Guaidó a retornar a las calles en la noche. El 1 de mayo la gente volvió a desbordar las vías de Caracas e importantes ciudades de la provincia. El deseo salir de Maduro no decae, aunque algunas veces las esperanzas parpadeen. Esto ocurre con el ánimo de la gente. 

Con el Alto Mando sucede algo totalmente distinto. Habla de apego a la Constitución y lealtad a Nicolás Maduro. ¿A cuál Constitución?  Será a una distinta a la de 1999, que se refiere a elecciones libres y justas, a Poderes Públicos autónomos y equilibrados, a gobiernos alternativos, a una Fuerza Armada profesional al servicio de la Nación y de ninguna parcialidad política. A esa Carta Magna el Alto Mando no le es leal. Al contrario, permite que el régimen la viole de forma continua. ¿Por qué esa complicidad? Porque el Alto Mando ha desvirtuado el objetivo de la institución armada. La FAN ya no está para servirle al país, sino para beneficiarse del país. Para aprovecharse de la administración de Pdvsa, de la CVG, del Arco Minero, de la distribución de la gasolina y los alimentos, de los varios centenares de empresas que fueron estatizadas y que hoy son dirigidas por militares activos o retirados, de bancos, estaciones de televisión y otros activos públicos que han sido colocados en sus manos. Los militares se convirtieron en capitanes de empresas, muchas de ellas quebradas.

La institución se transformó en una gran corporación, en una inmensa compañía anónima. Por eso al Alto Mando no le interesa defender la Constitución  ni el bienestar de la gente, cada día más empobrecida y menos empoderada. El argumento de la lealtad a la Carta del 99, esgrimido por Padrino López para defender este régimen decadente, en realidad constituye una excusa que le permite proteger los enormes beneficios que obtiene la compañía anónima que dirige. El pueblo que siga padeciendo y la democracia que continúe extinguiéndose. 

Trino Márquez C.
@trinomarquez

FERNANDO MIRES, EL DESCUBRIMIENTO SIMBÓLICO DE JUAN GUAIDÓ


Comienzo este texto con tres postulados:


1) La política es, en parte, simbólica: contiene un registro del deseo y el deseo se expresa siempre simbólicamente

2) El símbolo se realiza en la medida en que se materializa y así deja de ser símbolo

3) El poder no es simbólico

Acerca de 1)

Decir que la política es, en parte, simbólica, deriva del hecho de que la política, por lo menos en muchos de sus segmentos, habita en el espacio del deseo.

El deseo, a su vez, es siempre representación del deseo. Y toda representación es imaginaria. Y porque es imaginaria busca un objeto de representación simbólica. Algo así como el amor que busca su símbolo antes de su consumación pues si no lo encuentra se empoza en el alma convertido en mal narcisista. El amor -hablemos simplemente del deseo de amor- para serlo, necesita de un objeto de representación que lo acerque a la realidad del deseo de amor. El deseo de poder, que es el de la política, también.

La realidad del deseo no se agota en la realidad inmediata, habiendo siempre un exceso de deseo inmaterializado que en el fondo es el deseo de alcanzar a otra realidad mucho más metafísica que la de nuestra pobre inmediatez, tan física que es. De esa sub-realidad -para diferenciarla de la supra-realidad lacaniana- no hablaremos en esta ocasión. Habría que hablar de poesía, música, religión. Y yo solo quiero hablar esta vez de política. Debo decir: de deseos colectivos, plurales, heterogéneos y contradictorios entre sí. “Demandas”, los llamaba Ernesto Laclau. Deseos acumulados que para ser representados requieren de síntesis formativas muy difusas.

En política a esas síntesis la denominamos liderazgo: puede ser el de una idea-fuerza (comunismo, fascismo, liberalismo), puede ser la de un grupo y casi siempre la de un líder quien se convierte en un también difuso depositario singular del deseo-amor colectivo. Ahora, la tarea acordada a ese líder es la de materializar el deseo no realizado, frase que nos catapulta hacia una paradoja, pues en la medida en que el líder nos acerca al cumplimiento del deseo colectivo, va perdiendo su calidad simbólica toda vez que el imaginario, sustento de cada símbolo, deja de ser re-presentación y emerge como simple pre-sentación material (institucional) la que para ser enterrada en tierra firme debe ser desterrada de su hábitat simbólico. Podemos así decir, rozando a Lacan, que con la materialización del imaginario se acaba el goce simbólico. Nuestro líder será ministro, presidente, dictador, o qué se yo. El símbolo será relegado al lugar del pasado, al del inconsciente convertido en material magmático para la reproducción de otros deseos, políticos o no.

Acerca de 2)

Debo decir entonces que el líder, al acercarnos a la tierra prometida, la tierra deja de ser prometida (imaginaria) perdiendo su calidad de símbolo y, en consecuencia, de liderazgo. Si el líder, en cambio, nos aleja de la tierra prometida, también deja de ser líder (conductor) En cualquiera de los dos casos, el líder, yéndose o llegando, está condenado a su des-lideración (a veces hay que inventar palabras) La honestidad del líder se mide entonces por la distancia que lo separa de su tierra prometida. No voy a hablar de Moisés. Para ejemplificar recordaré a otra tierra prometida: las Indias de Cristóbal Colón.

Cuando el judío Rodrigo de Triana gritó “Tierra”, las cartografías colombinas dejaron de ser símbolo de una posible materialidad pasando a convertirse en re-presentacion no simbólica de la pre-sentación de las Indias. ¿Se entiende? El símbolo existe (se extiende) solo hasta donde encuentra su lugar deseado. Ahí se convierte en un “tener” y, por deducción, ingresa al registro del poder. El símbolo, como el deseo del amor, existe solo cuando su objeto no se tiene. En el caso de ser mantenido debe ser remitido al pasado, ritualizado como una bandera o como un escudo patrio. Estatuizado, momificado, congelado. El poder en cambio es ejercicio de poder. El poder...

Acerca de 3)

El poder no es simbólico. El poder, a diferencia del símbolo, existe solo cuando se tiene o se padece. El poder para que exista debe ser ejercitado. El símbolo, en cambio, no. Pero hay un detalle. El campo de poder suele no corresponder exactamente con el símbolo surgido previamente desde nuestra imaginación simbólica. En el caso de Colón, las que descubrió no fueron “sus” Indias sino la América de Vespucio. Ese espacio de no equivalencia -seguimos recordando a Laclau- es a su vez la razón que permite no solo el ejercicio del poder, sino la persistencia de un resto simbólico, vale decir, la posibilidad de embarcarnos en otras gestas vinculando nuevos deseos (demandas) gracias a la pervivencia de fragmentos de significantes no equivalentes entre el signo pre-dibujado (la cartografía puede ser geográfica o política) y su realidad terrena. Dichas inequivalencias son las condiciones que nos permiten seguir creando símbolos o, lo que es parecido: seguir deseando. O seguir soñando.

Todo descubrimiento es portador de una desilusión. Puedo imaginar entonces el “goce de Colón” al escuchar el grito ¡Tierra! Por una parte, el anuncio de la materia de su símbolo. Por otra, el miedo de que su símbolo no correspondiera con la materia pre- simbolizada. El deseo orgásmico de pisar tierra y el miedo a descender a un espacio desconocido: al lugar de la muerte del símbolo.

Background: Guaidó y los dos 23

23 de enero

El 23 de enero el diputado Juan Guaidó juró como presidente encargado de Venezuela ante una masa emocionada que aceptó su juramento como una declaración de amor. Más que un juramento fue la consagración de una relación libidinosa entre un líder ungido y una población padeciendo el estado de anomia política en que la había dejado la abstención del 20-M. Fue esa, sin duda, una creación de la, por Laclau llamada, “razón populista”.

Ese día tuvo efectivamente lugar una relación directa, pura, sin mediaciones, casi al gusto de un Carl Schmitt, entre el pueblo y su líder. Guaidó juró políticamente como líder de su pueblo y, simbólicamente, como presidente de Venezuela. Un juramento que traería consigo la posibilidad de des-simbolizar el símbolo. De acuerdo a ese objetivo, Juan Guaidó trazó una tríada: fin de la usurpación- gobierno de transición- elecciones libres. Si se quiere, las tres carabelas de Cristobal Guaidó.

Que el fin del gobierno de Maduro (fin de la usurpación) era el objetivo más importante, se deduce de por sí. Que ese debía ser el primer objetivo, no estaba dibujado en ninguna cartografía del mismo modo como no estaba dibujado desde cual carabela, si desde la Niña, La Pinta o la Santa María, iba a ser divisada por primera vez “la tierra prometida”. La política también navega sobre un mar de contingencias.

23 de febrero

El que iba a ser el día de la realización de las imágenes simbólicas, precedido por el imponente concierto en “Tienditas”, cerca de la frontera que separa a las bolivarianas Colombia y Venezuela, el día de encuentro entre el pueblo con el mundo que lo acogía a través de una gran ayuda humanitaria, fue el día de la gran desilusión. Fue también el día de la impotencia, la demostración de que no bastaba ser mayoría imaginaria para divisar el poder. Fue, no por último, el día de la encrucijada. Había comenzado el momento de elegir si el pueblo dirigido por Guaidó se mantendría en estado simbólico o asumiría el enfrentamiento imponiendo sus armas, las políticas, en contra de las armas de la dictadura, las militares. En otras palabras, ese día fue evidente que si la oposición no asumía con sus propias fuerzas, y apoyada desde todo el mundo democrático, una lucha para hacer valer su mayoría en el único lugar y forma donde puede hacerlo, en una intensa contienda por elecciones medianamente libres, iba a ser nuevamente aplastada. Y otra vez por medios no políticos. Como en el 2017.

Al escribir estas líneas esa oposición no atina todavía a dar ningún paso para elegir en la encrucijada la vía que corresponde a lo que ella es: la de lograr el fin del gobierno de Maduro con medios pacíficos y electorales y con el apoyo de todo el orbe democrático en lugar de continuar petrificada en una estructura de reconocimientos simbólicos, de embajadas simbólicas, de órdenes simbólicas, de gestos simbólicos, de poderes simbólicos. Para atravesar esa vía la oposición lo tiene todo en sus manos. Para recorrer otra vía no tiene nada. ¿Qué es lo que impide a la oposición avanzar hacia la tierra prometida? ¿El abandono del goce simbólico en el que se encuentra atascada? Pareciera ser así. Las reacciones histéricas de la parte más extremista de la oposición al solo oír el nombre elecciones, más que expresión de una política son un síntoma del dolor padecido cuando abandonamos la casa de los símbolos. O la de la infancia, según Freud. Síntoma muy bien expresado en un tuit de la talentosa dibujante Rayma. Cito: Escuchar hablar de elecciones y no del cese de la usurpacion ... me produce un corto circuito, por no decir un electrocutamiento general de neuronas”. Mas claro, imposible.

Freud nos habló del miedo a tener éxito. Lacan del miedo a interrumpir el goce simbólico. Ojalá no se trate de ninguna de las dos cosas.

Colón también tuvo probablemente ese miedo. Antes de su viaje había empeñado hasta el alma, mendigado en conventos y en viciosas cortes, dialogado con potentados detestables, contrayendo toda suerte de compromisos indeseables. Quizás Colón, al fin y al cabo un viajero político, el más político de todos los viajeros de ultramar, ya pensaba en que la tierra que descubrió no iba a ser la imaginada. Y no lo fue. Pero era tierra.

¡Hay que poner, de una vez por todas, los dos pies sobre la tierra!
.......
Referencias:
Freud, Sigmund: Varios tipos de carácter descubiertos en la labor analitica. Cap. II: “Los que fracasan al triunfar”, en sus Obras Completas (O.C.), Ed. Biblioteca Nueva, 4a Edición(1981)
Lacan, Jaques "Le symbolique, l’imaginaire et le réel. Conferencia pronunciada en el Anfiteatro del Hospital Psiquiátrico de Sainte-Anne, París, el 8 de Julio de 1953, en ocasión de la primera reunión científica de la recientemente fundada Société Française de Psychanalyse
Laclau, Ernesto; Mouffe, Chantal “Hegemonía y estrategia socialista”, Siglo XXl, Madrid 1987
Laclau, Enesto,“La Razón Populista” F.C.E, Madrid 2016
Schmitt, Carl “El concepto de lo político”, Alianza, Madrid 1999

Fernando Mires
@FernandoMiresOl ‏

JORGE V. ORDENES-LAVADENZ, AHORA ESCOCIA QUIERE INDEPENDIZARSE

El “Reino Unido” (RU) propende a desunirse en función a su hoy controversial voto de salida de la Unión Europea (UE), o Brexit, que no cuaja entre mucha gente por el desbarajuste de votaciones en el Parlamento inglés, los conatos de violencia en Úlster, o Irlanda del Norte (una de las regiones históricas de la isla de Irlanda), la confusión en los puertos ingleses que colindan con los franceses en el Estrecho de la Mancha, y ante las crecientes dudas de muchos ingleses en cuanto al mérito del Brexit. Y no cuaja en Escocia (5.170.000 habitantes) porque ahora sus líderes anuncian un referéndum de independencia del RU a llevarse a cabo en 2021. Según Bloomberg News: “los escoceses quieren protegerse de las consecuencias negativas del Brexit”, y no es para menos.

El reciente referéndum de independencia fue el 18, septiembre, 2014. El 55,3% del voto la rechazó, y los tres partidos del Parlamento inglés acordaron ampliar los poderes del Parlamento escocés. El 23, junio, 2016 se celebró el referéndum de permanencia del RU en la UE y el resultado favoreció la salida con la excepción del voto escocés que optó por permanecer. Inmediatamente la Primer Ministro (PM) de la semiautónoma administración escocesa de Edimburgo, Nicola Sturgeon, líder del Partido Nacional Escocés, que asumió el cargo el 20, noviembre, 2014, enunció que el sistema político de Londres había desestimado el voto escocés que favoreció permanencia en la UE, y que había socavado el renovado poder otorgado al Parlamento escocés. La PM Sturgeon espera realizar la votación de permanencia de Escocia en el RU durante la vigencia del actual Parlamento, o hasta 2021, e hizo un llamado a la legislatura a permanecer unida por el interés nacional y en resguardo de la democracia. En su discurso del 24 de abril en torno al Brexit destacó que el sistema de gobierno de Westminster simplemente no servía los intereses de Escocia. “La causa a favor del la independencia de Escocia está más fortalecida que nunca,” destacó. Hasta hace poco la PM escocesa favorecía una salida negociada entre el RU y la UE sobre todo si se acordaba un arreglo aduanero que el electorado de Escocia prefiere, pero ante dilaciones y vacilaciones del Parlamento Inglés, ahora sus partidarios la instan a la salida de Escocia del RU.

La primer ministro Teresa May por su lado desestima la posibilidad de un nuevo referéndum escocés ya que el de 2014 se rechazó esa salida. De cualquier modo, una nueva votación requeriría la aprobación estatutaria del RU que entre otras cosas opina que tal plebiscito debería ser generacional. La popularidad de un nuevo referéndum escocés se debilitaría si T. May aceptase un Brexit menos exigente… lo que está por verse. Hoy Escocia ejerce control de sus asuntos internos: salud, educación, transporte y un porcentaje del impuesto a la renta, pero no sobre el ingreso de inmigrantes que esta vez quiere independizarlo de la política del RU porque considera que la fuerza laboral inmigrante es vital para la economía de Escocia. En abril la PM Sturgeon introdujo reglamentación de apoyo a los ciudadanos de la UE que vayan a ser afectados por el Brexit. “Escocia sería emprendedora y pujante en Europa,” dijo Sturgeon el 24 de abril. “En tanto que ahora estamos obligados a actuar desde los márgenes, desplazados dentro del RU que a su vez se ve cada vez más marginado internacionalmente. La  independencia, por el contrario, nos permitiría proteger nuestro sitial en Europa.”

Jorge V. Ordenes-Lavadenz
@JvordenesV 

ALBERTO D. PRIETO, TRUMP, PUTIN Y GUAIDÓ LO TENÍAN TODO ACORDADO CON MADURO PARA SU EXILIO, PERO CABELLO SE NEGÓ A CAER,

El aún presidente de la Asamblea Constituyente es buscado por narcotráfico en EEUU, y Rusia ya ha dado su 'ok' a que sea uno de los sacrificados.

Cuando en la tarde de este martes, hora estadounidense, John Bolton se plantó en la escalinata de la Casa Blanca delante de los micrófonos no sólo sorprendió que lo hiciera -es extremadamente inhabitual una comparecencia improvisada del asesor de Donald Trump- sino lo que dijo.

"Figuras clave como el ministro de Defensa, el presidente del Tribunal Supremo y el jefe de la Guardia Presidencial han sido identificados como quienes estaban negociando con la oposición", reveló Bolton. "Así, que si eres Nicolás Maduro, ¿podrías seguir mirando a la cara a tu ministro de Defensa y confiar en él? No lo creo. Pienso que Maduro está ahora dentro de una botella llena de escorpiones y ya es todo cuestión de tiempo".

El consejero de Seguridad Nacional de Trump se refería a Mikael Moreno, Vladimir Padrino López y Rafael Hernández Dala, quienes quedaban señalados ante el mundo como los caballos de Troya de la "operación Libertad" en Venezuela.

La jugada parecía estancada porque habían pasado ya ocho horas de que Juan Guaidó y Leopoldo López aparecieran rodeados de militares armados en la Base La Carlota de Caracas anunciando el inicio del "fin de la usurpación" del poder por parte de Nicolás Maduro. Y Bolton echaba un órdago dejando al descubierto una gran parte de sus cartas clave en Venezuela. 

El preso político, liberado esa madrugada con la colaboración del Sebin, se había retirado de la circulación por su seguridad y para evitar servir como excusa de enfrentamientos civiles. La represión había comenzado y las fuerzas chavistas lanzaban gases lacrimógenos a los manifestantes. Una tanqueta llegó a atropellar a varios de ellos en el centro de Caracas. López, "comprometido con la salida pacífica", según Sergio Contreras -coordinador de Voluntad Popular en España-, buscó alojamiento en la Embajada de Chile, y lo halló en la de España.

La iniciativa, audaz y arriesgada, no se había lanzado de manera improvisada, pero sí se adelantó una jornada respecto a lo previsto, según las fuentes consultadas. Esto obligó a reaccionar con rapidez a las cancillerías de los países implicados en apoyo de Guaidó y López: Colombia, Brasil y, por supuesto y sobre todo, Estados Unidos.

Y es que por detrás, la maniobra contaba con todo el apoyo necesario a nivel nacional e internacional. Según fuentes conocedoras de la negociación contactadas por EL ESPAÑOL, y a la espera de tener que hacerlo públicamente, Vladimir Putin, había aceptado la salida democrática. Tras negarse durante meses a la caída de su puntal en Latinoamérica, el presidente ruso dio su brazo a torcer cuando obtuvo garantías del presidente encargado, Juan Guaidó, de que Moscú cobrará la deuda que Caracas ha contraído con su mayor apoyo internacional.

Putin era la pieza que faltaba hasta ese momento. Porque desde enero -si no antes, claro- la oposición democrática venezolana ya iba de la mano de la Administración estadounidense. Y, de hecho, por mucho que sus declaraciones sean incendiarias calificando de "golpe de Estado" la maniobra de Guaidó este 30 de abril, el propio dictador Nicolás Maduro había aceptado finalmente el plan.

"Lo que dijo Bolton era cierto", explican las citadas fuentes. Maduro había acordado con Trump, Putin y Guaidó la salida a Cuba -ya tenía un avión preparado, según fuentes militares venezolanas-, pero como puente hacia otro exilio más "agradable", previo paso por Moscú. "Quizás República Dominicana", explica esta fuente.

Cabello se negó a caer

El caso es que la carta que quedaba sola en este castillo de naipes era Diosdado Cabello, actual presidente de la llamada Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Este artefacto convocado por Maduro para sustituir los poderes del Parlamento, cuya mayoría cualificada es de la oposición desde las elecciones del 6 de diciembre de 2015, es el órgano de fuerza de Cabello.

El número dos de facto del régimen tiene una orden de busca y captura internacional librada por la DEA, la agencia antidroga de EEUU. Y es ya "una cuestión de honor" para Washington tener ese "trofeo", explica Sergio Contreras. El coordinador en España del partido político de López y Guaidó es un periodista represaliado, torturado y ex preso político de Maduro. "Si cae Cabello, está hecho, todo se acaba", concluye el periodista Francisco Poleo desde Miami.

El director ejecutivo de El Nuevo País, uno de los pocos medios libres que quedan en el país caribeño, explica que Diosdado Cabello se sabe la cabeza de turco de toda esta operación. Y él aún controla a parte del Ejército, como representante de los jefes militares en los círculos de poder del régimen, en realidad, más que como su líder. Y negándose a caer, se evitó que los demócratas lograran el control de todos los mandos del Ejército, y se detuvo -quizás sólo temporalmente- la "operación Libertad".

Acusado de operar como el líder del llamado "cártel de los Soles" -la organización narcotraficante organizada alrededor del régimen chavista en alianza con los reductos de las FARC y el ELN colombianos-, Washington lo quiere preso. Y para él no se había diseñado una salida en la maniobra impulsada este 30 de abril.

Donald Trump lo quiere preso, a Vladimir Putin no le va nada en su destino y Juan Guaidó sí necesita un líder caído para que su liderazgo efectivo no se inicie deslegitimado. Es preciso darle al pueblo alguien que pague su desesperación por la hiperinflación, la falta de alimentos y medicinas y la parálisis total del país. "Hoy Venezuela es más que un Estado fallido, es un Estado calamidad", explica Contreras a este periódico. "Tras los colapsos eléctricos del mes pasado, no se ha vuelto a reanudar la producción... no hay de nada".

Los papeles asignados

Otro de los líderes que tampoco tienen asidero es Tareck El Aissami, hasta hace tres meses vicepresidente y ahora ministro del Poder Popular. De origen libanés, se le considera el enlace del régimen chavista con Irán y el grupo terrorista chií Hizbulah, que utiliza Venezuela como base de operaciones en el cono sur americano. "A éste lo reclama Israel, es otra de las fichas que deben caer y que se resiste a hacerlo", explica Poleo a EL ESPAÑOL.

La tarde de este miércoles puede ser clave. Las tres bazas ganadoras de Bolton tienen un rol que jugar este 1 de mayo: Mikael Moreno, presidente del Tribunal Supremo, ha convocado en día festivo una sesión extraordinaria del pleno. ¿Para qué? El papel que le ha asignado Washington es el de facilitar la caída de Cabello, declarando ilegítima la ANC. En ese momento Vladimir Padrino, general de mayor rango del Ejército y ministro de Defensa, "se vería empoderado legalmente" para ordenar la detención de Cabello.

Entretando, Hernández Dala debe facilitar desde el Sebin "la coordinación de los mandos de la Fuerza Armada" para organizar la transición pacífica. "El problema es que los sublevados están armados... tanto como los fieles a Cabello", explica Contreras. "Y ningún venezolano con dos dedos de frente quiere arriesgar un enfrentamiento entre militares o, peor, con civiles implicados". Contreras no lo pronuncia en sus términos concretos, pero sí lo hace Poleo: "La guerra civil es una posibilidad, es un peligro, porque los militares son sólo fieles a sí mismos".

Es decir, a salvar su posición y su sueldo. "De la ley a la ley", pregonan los líderes democráticos venezolanos como empeño de llevar la transición de modo pacífico. Pero ese compromiso de Guaidó que, de un lado, está haciendo que se desarrolle muy lentamente la "operación Libertad" tiene, de otro lado también, un reverso tenebroso. Porque es precisamente esa divisa la que están exigiendo los mandos militares para verse limpios cuando cambie el régimen.. o por si no termina de cambiar. 

Alberto D. Prieto 
@ADPrietoPYC

Tomado de: https://www.elespanol.com/mundo/20190501/trump-putin-guaido-acordado-maduro-exilio-cabello/395211059_0.html

ALFREDO M. CEPERO, TODOS SOMOS CULPABLES (CASO CUBA)

De ser posible resumir en una sola oración nuestra desgracia nacional, tendríamos que decir que perdimos a Cuba por la desidia de Prío, la avaricia de Batista y la maldad de Castro.

Durante muchos años me ha molestado la recriminación de unos cubanos contra otros por la horripilante pesadilla que ha sufrido nuestra patria bajo la tiranía castrista. Muchos de los que han nacido y son producto del sistema de adoctrinamiento del régimen nos culpan a los más viejos de haber facilitado la instauración de la tiranía. La frase favorita es: "Ustedes lo pusieron y ustedes son los que tienen que quitarlo".  

Por su parte, muchos de mi generación acusan a los más jóvenes de indiferencia y hasta de cobardía por no enfrentarse a la tiranía. Y los peores, aquellos que, habiendo logrado escapar de la pesadilla, olvidan a la patria que los vio nacer. Más de una vez he escuchado:"No me hables de Cuba porque aquello no hay quién lo arregle y yo no tengo intención de regresar jamás".

Este es el tipo de pensamiento y de conducta de una 'quinta columna' que ha hecho posible la prolongación de aquella barbarie por  más de 60 años. Para esta gente, según el vernáculo cubano, "la culpa de todo la tiene el totí". Ellos no aceptan culpa ni responsabilidad alguna. La realidad es que, en mayor o menor grado, todos somos culpables y todos tenemos la obligación de contribuir a la libertad de Cuba.

Pero, pongo el parche antes de que salga el grano y alguien me acuse de ignorar a los millares de patriotas que han ofrendado vida, libertad y dinero en el empeño de ver a Cuba libre. Exonero de toda culpa y admiro intensamente a los centenares de fusilados, millares de combatientes y centenares de miles de presos que han sido testimonio elocuente de nuestro amor por Cuba. Su vida fructífera y su inmolación heroica tienen que ser materia obligada en nuestras escuelas futuras y la base de la República Constitucional y Democrática por la que ofrendaron sus vidas.

Por otra parte, para entender mejor nuestra deplorable situación actual considero de suma importancia pasar revista a nuestra historia reciente. No estamos aquí por pura  casualidad sino como resultado de nuestra falta de formación ciudadana. En mi opinión, nunca entendimos que el pueblo era el soberano y los gobernantes nuestros empleados. Ellos estaban para servirnos y nosotros para quitarlos y ponerlos.

Vergonzosa conducta la nuestra cuando calificábamos de tonto al gobernante honrado, admirábamos al gobernante ladrón y rendíamos pleitesía femenina al dictador de quien decíamos :"Este es el hombre". En nuestra breve vida republicana tuvimos 12 años de verdadera democracia bajo los gobiernos primero de Batista (1940-1944) y después los  auténticos entre 1944 y 1952. Pero, tanto Grau como Prío, dieron protección y abrigo a delincuentes que asaltaron y derrocharon los fondos públicos. Los amigos del presidente disfrutaban de impunidad para violar la ley. El pueblo aplaudía como focas amaestradas.

Esa indiferencia ante el escándalo fue utilizada por una mafia agazapada que resentía haber sido confinada a los cuarteles. Como los delincuentes, entraron amparados por las sombras de la  noche y le dieron el tiro de gracia a nuestra democracia. El presidente olvidó que, en una república constitucional, las leyes tienen que ser más poderosas que las balas y que su obligación era hacerlas respetar.

Ante el vacío de poder, el 10 de marzo se convirtió en fecha histórica cuando un grupúsculo de militares se hizo con el poder absoluto sin disparar una bala. ¿Y del pueblo qué? Del pueblo nada. Enfermo de asco el pueblo aceptó el asesinato de nuestras instituciones republicanas como si no hubiera pasado nada. Por mi parte, no puedo evitar pensar que si Prio se hubiera quedado en palacio no habría habido 10 de marzo. ¡Qué distinto hubiera sido con un Tony Varona de presidente!

De ser posible resumir en una sola oración nuestra desgracia  nacional, tendríamos que decir que perdimos a Cuba por la desidia de Prío, la avaricia de Batista y la maldad de Castro. Ellos fueron los verdaderos y únicos culpables. Ahí está la enseñanza que debe ilustrar nuestros esfuerzos por recuperar la libertad perdida. Trabajemos para que en nuestro futuro no haya lugar para gobernantes ladrones, cobardes o tiranos.

Pero tenemos que empezar por dejar de darle oxígeno a la tiranía acusándonos los unos a los otros. 

Nada que haya hecho otro opositor es tan dañino a nuestra libertad como la opresión y la miseria desatada sobre nuestro pueblo por la tiranía castrista. Es hora de hacer patria con nuestro perdón, nuestra compasión y nuestra tolerancia hacia quienes luchan por nuestra misma causa.

Quienes insistan en dividir dejen el camino libre a quienes quieren unir. Quienes se empeñen en destruir no estorben a quienes se proponen construir. Los ajustes de cuenta, si fuera necesario alguno, se han de hacer en nuestros procesos democráticos, donde el pueblo es el soberano y los gobernantes sus servidores asalariados.

Alfredo M. Cepero
@AlfredoCepero

ENRIQUE CONTRERAS RAMÍREZ, GUAIDÓ CONTRA MADURO, MADURO CONTRA GUAIDÓ

Para salir de toda esta situación, es necesaria la transición, transición que no puede disfrazarse y para evitarlo se nos plantea la necesidad de una constituyente originaria, que presente un proyecto de país, libre de cualquier influencia foránea y que responda a nuestras realidades en el marco de una propuesta propia.

Continúa el espectáculo, la obra de teatro, el cuento y la novela, militares que conspiran y militares que apoyan. La gente sale a la calle, unos a favor y otros en contra. Políticos que agitan y políticos que llaman a la paz. Es un escenario muy bien montado, bien articulado que moviliza las pasiones inocentes de todo un pueblo, de toda una nación y que a nombre de la libertad y la democracia se pisotea a los sectores populares de ambos bandos y los mismos cuando regresan a sus casas se encuentran con la triste realidad de sus neveras –si es que la tienen y los apagones no se las daño- vacías.

Triste realidad, creo que en América Latina, no se había visto históricamente un pueblo tan manipulado, tan burlado como el de Venezuela y mientras nuestra gente con cara de hambre vive de la esperanza unos a favor y otros en contra de la llamada revolución bolivariana, los grupos políticos, militares y económicos que están detrás de Guaidó y Maduro, siguen disfrutando de las mieles que da el poder.

Dentro de éste espectáculo tan perverso, por colocarle un nombre que quizás no muestra en su más amplio sentido, lo que nos está pasando, los gringos, rusos, chinos,

ingleses, iraníes por nombrar algunos, siguen saqueando nuestros recursos que pertenecen por igual a todos los venezolanos, pero para los que están arriba como buenos judas y buenos celestinos, no les importa mientras estén disfrutando de las cuotas y de las monedas que les dan por entregar, vender y saquear las riquezas nuestras.

Que vengan los rusos a defendernos gritan unos, que vengan los norteamericanos gritan los otros, como si el país fuera una piñata, donde el más fuerte se lleva lo que más se pueda. Pero la película debe continuar, para seguir dividiendo a los de abajo, a los descamisados y a una clase media ya inexistente, cuyos hijos migran a otros lugares a buscar lo que no se les ha perdido.

De todas maneras que viva la esperanza –eso sí- de los más conscientes, de los que creemos que todo éste desastre es producto de la lucha por el poder y solamente el poder de esos grupos políticos, de esa vaina que llaman derecha y de esa otra vaina que llaman izquierda, cuando el país está reclamando un gobierno que ame y ayude a reponer la patria, un gobierno que sea profundamente nacionalista, democrático, con camino propio como lo deseaba nuestro Simón Rodríguez, fuera de la influencia rusa y norteamericana causantes en el mundo de tanta desgracia producto de sus vocaciones imperiales y donde nuestra gente sea realmente sujetos históricos capaces de dirigir sus propios destinos.

El país no puede continuar en medio de esta diatriba, porque ello significa desestabilización a todos los niveles, donde los efectos lo sufren los pobres del campo y la ciudad. Particularmente creo como muchos venezolanos, que toda esta situación a la que hemos llegado es producto de ambiciones bastardas, de los partidos políticos, de los grupos económicos, de militares apátridas que siguen arrastrando sus ambiciones de poder por el poder, que los coloca en la cumbre del placer y el bienestar, mientras hay un pueblo que sigue creyendo en la democracia, pero que las clases políticas niegan permanentemente distorsionándola y colocándola al servicio de sus intereses.

Para salir de toda esta situación, es necesaria la transición, transición que no puede disfrazarse y para evitarlo se nos plantea la necesidad de una constituyente originaria, que presente un proyecto de país, libre de cualquier influencia foránea y que responda a nuestras realidades en el marco de una propuesta oriunda, un camino propio libre de ese colonialismo que arrastramos y seguimos arrastrando desde la colonia.

Se trata de la búsqueda en colectivo de un Tercer Camino.

Enrique Contreras Ramírez
@enriqcontrerasr