sábado, 28 de septiembre de 2019

ACTUALIZACIÓN, EL REPUBLICANO LIBERAL II, SÁBADO 28/09/2019

MIBELIS ACEVEDO DONÍS; ¿SIN SENTIDO?

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 7 minutos
“Revisemos los resultados de la antipolítica, que fue la que nos trajo esta desgracia… no podemos castigar las iniciativas”. La excarcelación del diputado Edgar Zambrano, fruto del acuerdo entre los llamados partidos minoritarios de la oposición y el gobierno de Maduro, ha servido para contrastar algunas opiniones basadas en el socorrido credo “con secuestradores no se negocia”. También para examinar aquello de que lo digno es que las arbitrariedades del opresor sean refutadas no con movidas políticas, y sí exigiendo rotundos desagravios, pues “no somos suizos”, tampoco sudafricano... más »

TRINO MÁRQUEZ: LAS MAROMAS DEL PSUV

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 15 minutos
Para darle algún atractivo a la desangelada Mesa de Diálogo Nacional creada entre el régimen y algunos partidos minoritarios, el Psuv decidió reincorporarse a la Asamblea Nacional. Pero esa reinserción ha estado rodeada de tantas ambivalencias, que en realidad no se sabe para qué los parlamentarios del oficialismo fueron a calentar sus curules. En una rocambolesca conversación con el periodista Román Lozinski en su escuchado programa matutino en Unión Radio el martes 24 de septiembre, el diputado Saúl Ortega fijó la posición del partido de gobierno: sí, pero no. Ortega s... más »

JESÚS GONZÁLEZ BRICEÑO: INFANTILADAS , LAS DOS CHINAS, LA DEL BOSQUE Y LA OTRA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 21 minutos
Hay más de dos chinas, una con la población más numerosa del mundo, 1 millón, 350.000 aproximadamente, multiétnica y pluricultural, en un vasto territorio, sin contar con otros miles de cientos desperdigados por nuestro planeta por causas de una violenta guerra civil desencadenada en 1927 y la consecuente imposición de un modelo político, social , económico hegemónico, marcado con el hito histórico de la creación de la República Popular China en 1959, originando la diáspora más conspicua de la historia de la humanidad, con una avalancha poblacional de más de 60 mil... más »

ROMÁN IBARRA: RESISTIR Y VENCER

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 30 minutos
En la historia de los gobiernos del comunismo en el mundo, los rasgos más resaltantes en sus gestiones son precisamente los peores de la humanidad: Intento de perpetuarse en el poder por la fuerza; el secuestro institucional; sometimiento de la población por hambre y necesidad; persecución a la disidencia; destrucción de la propiedad privada, y la anulación hasta la destrucción del ser humano, si no está a su servicio incondicional. Así ocurrió en la Unión Soviética, y en los países bajo su control e influencia; China; Vietnam; Corea del Norte; y Cuba, entre los más resaltantes po... más »

OVIDIO PÉREZ MORALES: NO ESTAMOS EN DICTADURA

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 36 minutos
“Venezuela no es una dictadura”. Lo ha declarado quien ejerce la presidencia de facto del país. Y es verdad. Desgraciadamente. Porque lo que tenemos es algo peor: un totalitarismo en progresiva ejecución. Al tocar este tema es indispensable definir bien los términos que entran en cuestión. Y ayuda ilustrándolos con algunos modelos concretos. En una sociedad se pueden distinguir tres ámbitos de vida o praxis ciudadana: el económico, referente al tener; el político, al poder; el cultural (o, mejor, ético-cultural) al ser, en su más hondo sentido (educación, comunicación, arte, moral,... más »

JULIO ESCALONA: BUSH-OBAMA-TRUMP, GOLPISTAS

Unknown en EL REPUBLICANO LIBERAL II - Hace 46 minutos
El terror nazi-fascista durante la II Guerra Mundial generó crímenes contra la humanidad a un nivel tan absolutamente desconocido que estimuló la convocatoria para la formación de la ONU y la redacción de la Carta de las Naciones Unidas, firmada en junio 26 de 1945, en San Francisco, EEUU, centrada en la preservación de la paz. Se propició también que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobara la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que ocurrió en diciembre 10 de 1948. Desde la postguerra, EEUU tiene serios conflictos. Agudizándose el déficit comercial y público... más »

MIBELIS ACEVEDO DONÍS; ¿SIN SENTIDO?

“Revisemos los resultados de la antipolítica, que fue la que nos trajo esta desgracia… no podemos castigar las iniciativas”. La excarcelación del diputado Edgar Zambrano, fruto del acuerdo entre los llamados partidos minoritarios de la oposición y el gobierno de Maduro, ha servido para contrastar algunas opiniones basadas en el socorrido credo “con secuestradores no se negocia”. También para examinar aquello de que lo digno es que las arbitrariedades del opresor sean refutadas no con movidas políticas, y sí exigiendo rotundos desagravios, pues “no somos suizos”, tampoco sudafricanos, polacos, chilenos o tunecinos, “el caso de Venezuela es único” y “no estamos para romanticismos”.

Pero miremos más allá del puntual tsunami que el llamado a apelar a “la fuerza de la palabra” produjo entre espíritus agarrotadas por el prejuicio y los radicalismos 2.0 (y que llevó a los tunantes de siempre a urdir fake-news tan contrarias a la impronta de la declaración original, que extraña que algunos avispados observadores no captasen la chambonada en su momento). Las reacciones de sorpresa ante la mesura de quien, tras ser víctima del aciago cautiverio, sigue abogando por la negociación para detener el naufragio en curso, confirman cuán extraño a nuestra cotidianidad -y a la política- se volvió el sentido común.

De allí la fantasía de que el nudo pueda deshacerse en instancias del todo ajenas a nuestro concurso, a nuestra genuina potencia. De que invocar las huestes y cañones que no tenemos y otros sí, conjurará la carencia palpable. De que la visión no sólo piadosa, sino pragmática de hombres como Mandela o De Klerk (quien aconseja a los venezolanos enfocarse en “soluciones significativas, tratar las causas (de la crisis) de raíz… sentarse en una mesa sin demasiadas precondiciones y decirse: “tenemos que salvar a nuestra población”) no vale para un trastorno “excepcional” como el nuestro. O de que, por obra del voluntarismo y a espaldas de toda esa evidencia histórica que invalida a los flatus vocis, apuestas como la abstención, las sanciones, la machtpolitik, el puñetazo y no la deliberación; la jugada en tableros donde la vía política alterna de forma promiscua con la de una inexistente fuerza, la soflama sin eco en la acción o las gestiones de repúblicas aéreas, tendrán éxito esta vez, sí-o-sí.

Advertir la dejadez en términos de observación de la realidad monda y lironda, el esguince de la auto-percepción, hace pensar que la escasez de soluciones y el superávit de expectativas responden no sólo al yerro de los diagnósticos de base, sino a la resistencia a abandonar la butaca del wishful thinking. Penosamente, el sentido común acaba así destripado por el deseo de ver lo que queremos ver, no lo que es, no lo que los sentidos y la razón acreditan. Y al despachar esa capacidad natural de juzgar la coyuntura de forma lógica a partir del básico sondeo del entorno; ese elemento organizador de la multiplicidad, esa facultad del “buen sentido” que según Descartes permite al ser humano discernir dónde comienza y termina la verdad, dónde el error, la política no puede producir concreciones.

Cabe preguntarse si el afán de preferir trochas en lugar de autopistas, si abrazar el procedimiento culebrero y efectista cuando todo invita a valorar lo que fue útil para mitigar costos y aumentar el capital político (hablamos de la lucha democrática, pacífica, constitucional, electoral) tendrá que ver también con la subestimación inconsciente que se hace de ese sensus communis. Voltaire lo explica mejor: el buen sentido podría confundirse con “razón tosca, sin pulir, primera noción de las cosas ordinarias, estado intermedio entre la estupidez y el ingenio”; no importa que, como al niño del cuento, sirva para detectar la desnudez evidente, la que otros deciden no ver. Por eso “el árabe, que es un buen calculista, un químico sabio o un astrónomo exacto cree, sin embargo, que Mahoma puso la mitad de la luna en su manga”. En el primer caso “ve con sus propios ojos y perfecciona su inteligencia, en el último caso ve por los ojos de los demás, cierra los suyos y pervierte el sentido común que posee”.

No en balde la idea del “common man” da piso a la democracia anglosajona. Sin sentido común -y razón práctica, prudencia, sensibilidad para resonar con un otro sufriente, astucia para leer el mudable presente y operar sobre él, entre otros aliños del juicio político- la tarea de hablar-actuar en el espacio público pierde sustancia. Defenderse del sabotaje de la ceguera autoimpuesta es esencial cuando el plan se engatilla y la realidad anuncia: el país sigue muriendo de mengua, señores, y paradójicamente, el inextricable “cese de la usurpación” no luce más nítido que en enero.

“Revisemos los resultados…”; aun sin demasiadas esperanzas puestas en los alcances de un nuevo diálogo nacional, conviene oír la campanada. Examinar hechos con ojos abiertos quizás lleve a entender que sin resultados no hay fe, no hay mantra, no hay mangas prodigiosas que valgan.

Mibelis Acevedo Donís
@Mibelis

TRINO MÁRQUEZ: LAS MAROMAS DEL PSUV

       Para darle algún atractivo a la desangelada Mesa de Diálogo Nacional creada entre el régimen y algunos partidos minoritarios, el Psuv decidió reincorporarse a la Asamblea Nacional. Pero esa reinserción  ha estado rodeada de tantas ambivalencias, que en realidad no se sabe para qué los parlamentarios del oficialismo fueron a calentar sus curules. 

En una rocambolesca conversación con el periodista Román Lozinski en su escuchado programa matutino en Unión Radio el martes 24 de septiembre, el diputado Saúl Ortega fijó la posición del partido de gobierno: sí, pero no.   Ortega señaló que a pesar de la presencia de la fracción del Psuv, la Asamblea continuará en ‘desacato’. Es decir, en rebeldía frente al TSJ, con lo cual las decisiones que adopte el cuerpo serán írritas. El señor Ortega, entonces, considera que los cincuenta y tantos diputados del Psuv son unos desocupados, que no tienen nada mejor que hacer que ir a perder el tiempo en un organismo carente de competencias legales y cuyas resoluciones son intrascendentes. ¡Qué manera tan extravagante de asumir la representación popular que los votantes les entregaron a esos parlamentarios en las elecciones del 6 de diciembre de 2015! Se burlan de la soberanía popular, delegada en unos mentecatos decididos a rendirse ante los abusos de los miembros TSJ, quienes usurpan las funciones del Parlamento. 

Con su reincorporación al Parlamento, el Psuv no intenta resolver las tensiones entre la AN y la Sala Constitucional del TSJ. Esta Sala, concebida originalmente para que actúe como cancerbera de la Carta Magna, se convirtió en su verdugo. Es la instancia legal que acomoda de forma caprichosa el espíritu y la letra de la Carta Fundamental a los designios del régimen. En esta tarea le amputó todas las competencias importantes al Parlamento. Saúl Ortega, en la entrevista mencionada, decía que a lo mejor los diputados del oficialismo se opondrían incluso a que algún ministro o alto funcionario del gobierno fuese interpelado en el Hemiciclo para que respondiese por su desempeño al frente del organismo que estaba dirigiendo. ¿Y entonces?

El Psuv también resolvió mantener la asamblea constituyente. Operaría simultáneamente con la AN. Esta coexistencia podría comprenderse y aceptarse si la asamblea constituyente tuviese alguna legitimidad. Si hubiese sido convocada de acuerdo con las pautas señaladas en la Constitución de 1999. Si estuviese abocada a redactar una nueva Constitución. Nada de eso ocurre. La constituyente es un adefesio, cuya única función consiste en construirle un coto a Diosdado Cabello, ahora de visita en Corea del Norte, para que no luzca como un mandadero de Nicolás Maduro y Vladimir Padrino López. Sin ese burladero, Cabello habría quedado desamparado luego de haber perdido de forma ominosa en las elecciones parlamentarias de 2015, cuando se postuló como diputado por el estado Monagas. En la lucha dentro del Estado madurista, el eje de poder se desplazó hacia la dupla Maduro-Padrino. Maduro, quien en 2017 aún no había terminado de consolidarse como el jefe indiscutido del oficialismo, le concedió esa cuota de poder a su eterno competidor. Ahora el hombre se aferró a esa tabla salvadora, intentando surfear la ola que casi lo deja convertido en náufrago solitario. Sabe que en política no hay derrotas definitivas, ni triunfos irreversibles.  La constituyente y su programa en Venezolana de Televisión pueden servirle de estribo para convertirse de nuevo en opción frente a Maduro cuando este se descuide.

La constituyente es un incordio. Resulta incompatible con la AN. La normalización del Parlamento será imposible mientras ese órgano opere. El Psuv lo sabe. La normalización de la vida parlamentaria requiere una atmósfera transparente. La constituyente supraconstitucional opaca todo.  Los diputados oficialistas realizan piruetas para justificar lo injustificable. Le tienen más temor a Cabello que a hacer el ridículo.

La normalización de la Asamblea Nacional, foro fundamental para el funcionamiento  de la democracia, exige que el Psuv deponga la actitud obstruccionista que ha mantenido desde enero de 2016, cuando la nueva mayoría asumió la conducción de la AN. El partido de gobierno debe demostrar voluntad de rectificación.  Me imagino que  los firmantes del pacto entre el gobierno y la representación de los partidos minoritarios creen que el giro es posible. Hasta ahora no hay ninguna señal que permita pensar en la  factibilidad del cambio. Las cabriolas del Psuv para eludir los retos fundamentales han sido al estilo de las ferias de pueblo. 

        La Mesa de Diálogo Nacional, para legitimarse, necesita algo más que documentos firmados. Hasta ahora ha sido flor de un día. No enganchó con la opinión nacional, ni con la internacional. Tampoco el Psuv ayuda. Lo digo con pesar porque Venezuela necesita  diálogo  en todos los foros posibles.

Trino Márquez 
@trinomarquezc

JESÚS GONZÁLEZ BRICEÑO: INFANTILADAS , LAS DOS CHINAS, LA DEL BOSQUE Y LA OTRA

Hay  más de dos chinas, una con la población más numerosa del mundo, 1 millón, 350.000 aproximadamente,  multiétnica y pluricultural,  en un vasto territorio, sin contar con  otros  miles de cientos  desperdigados  por nuestro planeta  por causas   de una violenta guerra civil desencadenada en 1927  y la consecuente imposición de un modelo político, social , económico hegemónico,  marcado con el  hito histórico de la creación de la República Popular China en 1959, originando  la diáspora  más conspicua de la  historia de la humanidad, con una  avalancha poblacional de más de 60 millones de personas diseminada por el sudeste asiático, Europa, Rusia, África, Oceanía y, por supuesto, en América, cuyos iconos son los Barrios Chinos foráneos  de Los Ángeles, y Manhattan,  en Lima, Ciudad de México, Buenos Aires, y  otros países latinoamericanos, y  también  en Venezuela, en los  años  tempranos del  siglo XX, mucho más significativos de las migraciones anteriores y posteriores. 

Se corresponde con  la canción tradicional, ejecutada y cantada por conocidos  grupos  musicales y cantantes, como Thalía, Enrique y Ana, Topo Gigio. entre otros, la conocida melodía en El Bosque de la China Y la  China a la que me quiero referir en esta aventura seudoliteraria, humorística, musical, cultural y  étnica, En  Bosque de la Cina, una China   se Perdió, sobre la que pretendo hacer una exégesis de  algunos interrogantes que  alborotan  mi mente, respecto  al por qué la chinita se perdió, triste y temerosa toda vez que había   muchos  de ellos  acosados  por la turbulencia y persecución. Y  el por qué querría estar solita al rechazar  repetidamente   el   perdido que finalmente  la convenció y logró juntar sus opiniones 

Y   de la otra China posterior, convertida en una nación `poderosa y soberana que igualmente se ha venido expandiendo sigilosa  pero con seguridad como una hiedra por el resto del mundo,  lo que me  genera la interrogante si ha logrado insertarse a   sus nuevos hogares, posiblemente no, formando enclaves  herméticos, e involucrándose en   actividades varías  y `prominentes en nuestro nación, con la anuencia de la gobernanza y  la exclusión  de sus propios habitantes, a sabiendas, con certeza,  lo que hacen, cómo viven,  y disfrutan de nuestras riquezas, toda vez que criticaron    los campos americanos en la explotación petrolera que  por décadas nos permitió soñar con  un país mejor,  desarrollado  y de   bonanza 

Estas son las conclusiones   contradictorias  de  este examen que me permito presentarles en  esta nueva INFANTILADA LITERARIA con el permiso de Cervantes y  Andrés Eloy  Blanco y sobre todo de  Aquiles Nazoa que barajó la erudición con humor y picardía: 
     
´´En un bosque de la China, la  chinita se perdió,   como yo  andaba perdido, nos encontramos los dos. Era de noche y la chinita tenía miedo, miedo tenía de andar solita. Anduvo un rato  y se sentó, junto a la china, junto a la china me senté yo. Y  yo que sí y ella que no, y yo que sí y ella que no,   al cabo fuimos, y  al cabo fuimos de una opinión¨    

A pesar del  enclaustramiento y conservadorismo de una nación desvalijada que vagaba por  todas partes, huyendo de un destino que otros determinaron,   la colonia china se asimiló a la  idiosincrasia venezolana, después de largos  años,   dedicándose  al comercio, a la gastronomía, al lavado y planchado de ropa,   la venta de golosinas, tortas y gelatinas, por muchas ciudades de  nuestro país, se regó; sus penas, alegrías y familias con nuestra gente compartieron   dejándonos su patrimonio en el imaginario popular,  aforismo  tan recordado  como este, más   caliente que una plancha china,  el juego del chinchón, sus apellidos Chang, y Chong..., sus hijos, familiares y   nietos,  como ciudadanos de a pie, asimilados después de su trauma migratorio   que sus ojos sesgados compartidos con la mescolanza del gentilicio  criollo,   ¡muy difícil será que  dejen esta tierra que los recibió para emprender otra desesperada diáspora!   

Y la Otra China, oleada del siglo presente   mucho menos numerosa pero radical  del  motín  cultural, con otra misión entre cejas, que  ella  tenía,   producto de una  inclemente penetración comercial, financiera ´y estratégica   en la explotación del oro negro, para pintarse la cara en tiempos de carnaval;   la fabricación de harapos para vestir  los desnudos;   la  confección de la pepa  de zamuro para  evitar el mal de ojo;  pócimas  de medicinas para curar las enfermedades en las montañas de María Lionza;   bosta de vaca para espantar los mosquitos y evitar la malaria;    colonia de   Pachulí, perfume para  elegantes damas y de barriadas,    y tirabeques con   gas del bueno para dispersar  fútiles protestas   que se dan  todos los días en nuestros  ciudades y calles   conducido   por el liderazgo, a pesar de tener casi sus  ojos cerrados,   ha logrado penetrar el mercado nacional, no obstante, de las   sanciones,    que ha logrado superar    Incapaces de   asimilarse  con usos y costumbres de nuestra idiosincrasia,    seguro no están perdidos como la chinita de la picaresca infantil que dio la vuelta  al  mundo, echando sus propias raíces,  conservando  su idioma y  milenaria cultura,  forjando los Barrios Chinos tradicionales de antaño  compartiendo con propios  y extraños con lavado   y planchado,   si no hay leal, no hay lopa, desperdiciando la R de la lengua mandarina, vendiendo  bagatelas en  abastos y bodegas, y  arroz chino en  restaurantes,  paseándose  por las calles con   su furtiva mirada  y andar pausado sin que   con nadie  compartiera, ni siquiera un vaso de agua;   pero se les  ve  con  charreteras  sin mezclarse  con la gente, en un fuerte militar,   por  millonarias  deudas contraídas, saldremos, en  consecuencia,    Dios mediante, con un enorme CHICHÓN EN LA CABEZA que nos  puede dejar locos y sin plata en  los bolsillos para  honrar  la cuestión, si es el caso. 

Jesús González Briceño
@jesusgonzalezbr  
jesusrafael768@gmail.com

ROMÁN IBARRA: RESISTIR Y VENCER

En la historia de los gobiernos del comunismo en el mundo, los rasgos más resaltantes en sus gestiones son precisamente los peores de la humanidad: Intento de perpetuarse en el poder por la fuerza; el secuestro institucional; sometimiento de la población por hambre y necesidad; persecución a la disidencia; destrucción de la propiedad privada, y la anulación hasta la destrucción del ser humano, si no está a su servicio incondicional.

Así ocurrió en la Unión Soviética, y en los países bajo su control e influencia; China; Vietnam; Corea del Norte; y Cuba, entre los más resaltantes por el grado de destrucción y control absoluto de la sociedad.

Venezuela no es una excepción, esta vez por la decisión y complicidad criminal de Chávez como enamorado de Fidel, y luego Maduro en su condición de segundón y mandadero de quienes dirigen, diseñan y controlan por encima de él.

Solo que el venezolano es probablemente el caso más doloroso, pues se trata de la destrucción y sometimiento total de un país con inmensas potencialidades, que venía de conocer y disfrutar de las bondades de gobiernos civiles a lo largo de 40 años, que llevaron a hacer creer que podría tratarse de una democracia sólida; de un sistema de libertades democráticas incluyentes dispuestas para el progreso y desarrollo.

Pero no, además de sus propios errores y vicios, siempre hubo detractores y desleales quienes se aprovecharon de sus instituciones y su gente para acecharla hasta acceder al poder, de manera inescrupulosa aunque electoral, toda vez que les fue ¨servida la mesa¨ por la ambición desmedida de un caudillo civil, prepotente e inútil para la democracia en las postrimerías de su vida.

Todos esos vicios de la democracia civil pudieron ser corregidos en el marco de la perfectibilidad constitucional y democrática de entonces, pero no fue así y buena parte de su liderazgo, en complicidad con sectores empresariales y sindicales dieron al traste con las posibilidades del sistema y la ciudadanía.

Eso, en resumen apretado, puede ser considerado el caldo de cultivo apropiado para el desempeño destructor y arrogante de los detractores de la democracia que hoy lamentablemente llevan más de 20 años ininterrumpidos acabando por la vía de la destrucción y el secuestro institucional con Venezuela.

El comunismo venezolano en el poder es más cruel e inescrupuloso; capaz de aliarse con lo peor de la criminalidad universal, si ello les permite perpetuarse en el gobierno. Es harto conocido que hoy forman parte no solo del Foro de Sao Paulo (Holding comunista dirigido por los Castro en Cuba), sino también del negocio del narcotráfico en alianza también con Cuba, y ejecutado por la FARC, y ELN, y los cárteles de Colombia; Bolivia; México, y Centroamérica.

Del mismo modo, han hecho alianza con el terrorismo internacional con los jerarcas de las tiranías de Irán, y Siria, así como con sus protectores dictatoriales de China y Rusia. En fin, se trata de una corporación internacional del crimen para controlar el mundo y la destrucción de occidente.

A pesar de que ello es una verruga protuberante, de este lado del mundo no queremos darnos cuenta, y no actuamos en consecuencia. Vivimos distraídos en otros asuntos lamentablemente.

Para Venezuela es de vida o muerte derrotar al comunismo y toda su estructura criminal. No obstante ello será imposible si no logramos construir una unidad de propósitos sincera; sin mezquindades ni megalomanías. Sin trampas y divisiones.

Es hora de pensar en los intereses del país, y no en grupos o personalidades; sin exclusiones odiosas, ni oportunismos indecentes.

Esto es un ruego a toda la oposición, y a todos los venezolanos de bien. Hagámoslo! 

Román Ibarra
@romanibarra

OVIDIO PÉREZ MORALES: NO ESTAMOS EN DICTADURA

“Venezuela no es una dictadura”. Lo ha declarado quien ejerce la presidencia de facto del país. Y es verdad. Desgraciadamente. Porque lo que tenemos es algo peor: un totalitarismo en progresiva ejecución.

Al tocar este tema es indispensable definir bien los términos que entran en cuestión. Y ayuda ilustrándolos con algunos modelos concretos.

En una sociedad se pueden distinguir tres ámbitos de vida o praxis ciudadana: el económico, referente al tener; el político, al poder; el cultural (o, mejor, ético-cultural) al ser, en su más hondo sentido (educación, comunicación, arte, moral, religión…). Economía, política y cultura son términos que identifican respectiva y sintéticamente dichos campos. Es obvio que la vida social constituye un tejido en que esa trilogía se entremezcla, por la unidad misma de la persona humana y de la convivencia que esta integra; no se da, así, una actividad económica en estado puro, pues la economía no se hace a sí misma, sino que es el ser humano (completo) el que organiza su tener en la polis ineludiblemente desde su condición ética. Santo Tomás de Aquino decía algo parecido al respecto: no es el intelecto el que entiende, la voluntad la que quiere y el sentido el que siente, sino el hombre, que por el entendimiento entiende, por la voluntad quiere y por el sentido siente. De allí la complejidad de la actividad humana.

La dictadura es un régimen que busca básicamente el control político de una nación, aunque, según lo dicho, en alguna forma interviene también en cuestiones económicas y culturales. Modelos tenemos en Pinochet y Pérez Jiménez. Me gusta mostrar esto con el ejemplo siguiente. En tiempos de dictadura el señor X tiene una finca en el interior del país; está descontento con el gobierno y entonces dice: “Yo no me voy a meter para nada en política, sino que me voy para mi finca y punto”. En principio no será molestado, a menos que a un personero del régimen le guste precisamente esa finca y lo fuerce a dejarla; o algo por el estilo.

El totalitarismo es algo mucho peor. Entraña una voluntad de control total del ser humano: no solo de lo político, sino también de lo económico y, lo que es más profundo y grave, de lo ético-cultural. Ejemplos patentes los ofrecen el nazismo y el comunismo. El Estado se convierte en un ídolo al cual se le ha de sacrificar todo y rendir reverencia (estatolatría). De allí el connatural culto a la personalidad (big brother, padre), característico de esos sistemas: Hitler, Stalin (podemos agregar otros difuntos como Fidel y Hugo). A la cúpula totalitaria, más allá de bienes materiales y poder político, le interesan las mentes de los súbditos (pensamiento, conciencia, valoración ética). De allí que buscan construir un correspondiente hombre nuevo. El totalitarismo es como una religión al revés, con su doctrina y dogmas, culto, paraíso, ser supremo… Hannah Arendt dejó abundante material sobre el tema.

Lo anterior explica el firme rechazo del Episcopado venezolano a la propuesta de reforma constitucional en 2007, tendiente a la instauración en nuestro país de un Estado socialista; aquella fue negada, pero introducida luego por los caminos verdes del socialismo del siglo XXI y un Plan de la Patria, que ahora ha sido renovado) En esa ocasión el Episcopado fue tajante: “Un modelo de Estado socialista, marxista-leninista, estatista, es contrario al pensamiento del Libertador Simón Bolívar (…), y también contrario a la naturaleza personal del ser humano y de la visión cristiana del hombre, porque establece el dominio absoluto del Estado sobre la persona (…) La proposición de un Estado socialista es contraria a principios fundamentales de la actual Constitución, y a una recta concepción de la persona y del Estado”.

Identificar al que se tiene en frente es fundamental para una adecuada respuesta y una certera estrategia. En la oposición interna y el apoyo externo no es lo que precisamente ha abundado, y de allí tantos errores y fracasos.

El régimen del socialismo del siglo XXI actual es mucho peor que una dictadura. Los creyentes y demócratas debemos estar claros en esta materia. Se juega la suerte del país.

Ovidio Pérez Morales
@OvidioPerezM

JULIO ESCALONA: BUSH-OBAMA-TRUMP, GOLPISTAS

El terror nazi-fascista durante la II Guerra Mundial generó crímenes contra la humanidad a un nivel tan absolutamente desconocido que estimuló la convocatoria para la formación de la ONU y la redacción de la Carta de las Naciones Unidas, firmada en junio 26 de 1945, en San Francisco, EEUU, centrada en la preservación de la paz.

Se propició también que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobara la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que ocurrió en diciembre 10 de 1948.

Desde la postguerra, EEUU tiene serios conflictos. Agudizándose el déficit comercial y público, el incremento de la pobreza, que empeoran la debilidad de su economía y la caída del valor del dólar. Es un gobierno dependiente del gasto militar y la guerra determinando que su política sea incompatible con los derechos humanos, la democracia y la paz. La cúpula financiera-militar-narcotraficante, que gobierna el mundo decidió un golpe de Estado contra los derechos humanos, la democracia y la paz, que legitimó la tortura, los “desaparecidos”, las detenciones arbitrarias, las cárceles clandestinas… Bush lo ejecutó, Obama lo continuó y Trump lo profundiza.

El 11 de septiembre de 2001, bajo la presidencia de Bush, se produce el golpe de Estado con el derrumbamiento de las torres gemelas de Nueva York, lo que condiciona la geopolítica.

La mediática internacional le puso dramatismo, creando un nuevo enemigo, el terrorismo. Tan cruento y asesino que la privacidad y todos los derechos individuales y colectivos quedan subordinados al poder mundial, pues en la medida en que los destruye, se apropia de la “defensa” de la “paz”, los “derechos humanos” y la “democracia”. La soberanía y la libre determinación de los pueblos se convierten en el enemigo principal, pues están vinculados a la Declaración de los Derechos Humanos y a la Carta de Naciones Unidas. La destrucción del Estado libio y la caotización de esa sociedad es el modelo que amenaza a Venezuela y a todos los estados soberanos.

La creación de un “nuevo” multilateralismo a través de la Otan y de pactos militares intenta sustituir a la ONU, es el modelo de Colombia. En Venezuela, si EEUU radicaliza la agresión habrá una cruenta lucha que probablemente se generalice en la región. No triunfarán. Eso marcará el retroceso de las fuerzas imperiales.

Julio Escalona
@julioescalona58