domingo, 12 de mayo de 2019

ELIDES J. ROJAS L., EL DÓLAR ES LA BASE DEL SISTEMA CHAVISTA

El líder intergaláctico mantuvo una especie de orden verbal repetido hasta el cansancio en la que delineaba la gran mentira que estaba construyendo con la mafia de mantenidos cubanos y sus colegas militares venezolanos, aliñados con un corte ideológico de izquierda que viene a ser, a fin de cuentas, el disfraz del fraude que es en realidad la llamada revolución chavista. Prometía a gritos el fallecido eterno, en cadenas de medios o en discursos de calle, en entrevistas o en giras internacionales, que estaban construyendo la Venezuela potencia, la patria grande, el renacer de la izquierda latinoamericana, la igualdad de todos los venezolanos, cero hambre, sistema de salud de primer mundo, educación gratuita y de excelencia, trabajo productivo y de calidad para todos, justicia social, oportunidades sin discriminaciones, un sistema judicial verdaderamente justo y rápido. La eliminación de cuajo de la corrupción y los privilegios. Producción agrícola suficiente hasta para exportar. Y, tal vez lo mejor de la suprema lenguarada, el difunto fue constante en eso de alcanzar un alto poder adquisitivo para toda la población. Y el impelable cuento de la soberanía y el nacionalismo por amor a la patria. Eso lleva a la promesa mayor: tenemos patria. Y no tenemos moneda. El bolívar no lo quieren los chamos ni para jugar Ludo. 

La verdad verdadera: un fraude enorme, gigantesco. Eso es el chavismo. Eso es la revolución. ¿La prueba? Está al frente de todos. No es necesario entrar en debates profundos ni en complicados razonamientos ideológicos. Veamos la realidad, la realidad que sufrimos. La vida de cualquier venezolano en el sistema chavista. Veamos. 

Papeleo e identificación. Los pasaportes no existen para los ciudadanos comunes. Solo para militares, altos enchufados o ciertas agrupaciones amigas. De resto bajarse de la mula es la opción. En dólares y bien feo. Lo mismo, pero más barato aplica para otros instrumentos como la cédula, por ejemplo. Obtener copias certificadas de actas de nacimiento o actas de matrimonio en dólares. Antecedentes penales en dólares. Legalizar y apostillar también se cotiza en dólares. Notarías y registros mercantiles o inmobiliarios tienen el siguiente mecanismo de operación. Reciben el documento, pero le dirán que estará asentado dentro de dos meses. No obstante, para esta misma semana, en dólares. ¿Quiénes son los jefes de estas mafias? El régimen seguro lo sabe con toda claridad. 

Entrada y salida del país. El problema no es tanto ingresar o dejar el país. El verdadero rollo está con el chequeo del Seniat. Su equipaje, que seguramente tendrá mayormente medicinas, alimentos, productos de baño y cosméticos es la clave para que aparezca la palabra mágica: dólares. Todo entra con dólares. Un maletero cobra alrededor de 15 dólares por llevar las maletas hasta el estacionamiento en Maiquetía. Mire que son dólares. Un taxi cobra 20 dólares por bajar de Caracas al aeropuerto. Dólares para consumir dentro del aeropuerto. La revolución de los dólares. 

Licores y bebidas. El dólar es la unidad de cambio para bebidas del tipo Whisky. Todo lo importado se paga en dólares. 

Comida. Muchísimos automercados y pequeños abastos trabajan en dólares desde hace rato.

Grandes mafias. Contrabando de gasolina, extracción de oro, explotación de minerales y metales raros, salida ilegal de comida comprada en el exterior con dólares preferenciales. La mafia que controla las carreteras y autopistas revisando hasta coches de bebés para ver que se les pega o, como es de esperar, cobra en dólares para dejar circular la mercancía. Droga y estimulantes, una de las más poderosas y peligrosas. Secuestro y extorsión manejado desde las propias cárceles. Malandros trabajando con los mismos equipos policiales y militares cuando se trata de reprimir a los ciudadanos que protestan desarmados. 

Solo por mencionar algo. Lo demás lo verá usted en las calles cada día. Desde un atraco delante de todo el mundo hasta un carro a toda velocidad pasando en luz roja sin pena ni miedo a nada. Y ni hablar de la gente comiendo basura en franca competencia con los perros.
Venezuela chavista. Pele el ojo.

Elides Rojas
elidesr@gmail.com
Twitter: @ejrl

No hay comentarios:

Publicar un comentario