jueves, 4 de marzo de 2021

ACTUALIZACIÓN DE EL REPUBLICANO LIBERAL DIARIO DE OPINIÓN, http://elrepublicanoliberalii.blogspot.com/ JUEVES 04/03/2021

 


MERCEDES MALAVÉ GONZÁLEZ, SANCIONES CONTRAINDICADAS

Inicio estas líneas con una información que puede ilustrar la reflexión sobre las sanciones económicas como medidas inútiles y contraindicadas para superar crisis políticas.
 
Una de las patologías asociadas al estrés físico y emocional es la rectificación cervical, que consiste en una pérdida de la curvatura fisiológica de las vértebras del cuello, lo que produce intensos dolores de cabeza, adormecimiento y hormigueo en los brazos, mareos, vértigo, alteraciones de sueño, alteraciones oculares y sensación de zumbido en los oídos. Un auténtico infierno. Sometidas a semejante flagelo, las personas suelen recurrir a un placebo contraindicado: el uso del collarín para aliviar el dolor que, al mismo tiempo, va debilitando los músculos del cuello en lugar de ejercitarlos, fortalecerlos, corregir posturas y reeducarlos para que protejan y mantengan la curvatura normal de la cervical.
 
Debilitando los músculos no se endereza nada, mucho menos se protegen las vértebras.
 
Esta patología permite ilustrar realidades más complejas, más difíciles de evidenciar y, sobre todo, cargadas de un lenguaje subjetivo, relativista y caprichoso que impide distinguir entre lo conveniente y lo inconveniente, lo sano y lo contraproducente.
 
Tengo la impresión de que el régimen de sanciones se está convirtiendo en ese collarín debilitador de nuestra musculatura política y social, que genera un placebo, suerte de relajamiento peligroso que acaba por dejarnos más indefensos y desprotegidos frente a los problemas que padecemos y debemos corregir orgánicamente; pues es nuestro cuerpo social el que tiene que curarse y no otro.
 
Llamemos «músculos» a dos fuerzas que debemos rehabilitar en Venezuela: la justicia y la economía.
 
Las sanciones debilitan tanto el sistema de justicia como el sistema económico; no constituyen actos de justicia porque no forman parte de ningún órgano judicial ni están sometidas a las exigencias del debido proceso, mucho menos a una sentencia firme.
 
En Latinoamérica, la lista de sancionados de la Unión Europea es tan tremendamente desproporcionada y arbitraria, tan politizada en los términos más mediocres de la expresión, que no toleraría ni siquiera una revisión periodística.
 
De las más de 127.000 personas sancionadas solo 70 son latinoamericanos. Se trata de 64 venezolanos y seis nicaragüenses. No figuran narcotraficantes, ni esbirros del régimen cubano, ni personas involucradas en escandalosos casos de corrupción como los que figuran en los Panamá Papers, ni responsables de la estafa de Odebrecht o funcionarios corruptos de Petrobras.
 
De esos 70 sancionados latinoamericanos no sabemos ni cuánta fortuna tienen, ni dónde la tienen, ni cómo la invierten ni qué impuesto pagan. Precisamente, porque están en esa lista, cualquier organismo transnacional que pudiera exigir cuenta respecto a esos bienes queda eximido de ello.
 
Ningún venezolano debería estar satisfecho con actos que no son de justicia sino ficción o propaganda de justicia.
 
 
Las sanciones tampoco fortalecen la economía porque, precisamente, al estar sancionados los principales funcionarios de un régimen, todas las finanzas públicas —manejadas por ellos a su antojo— no tienen ningún tipo de rastreo, evidencia, criterio de transparencia ni de información pública segura.
 
El régimen de sanciones económicas va configurando una especie de para-Estado financiero que empuja a los inversionistas a transitar por terrenos que, no solo son riesgosos sino muy probablemente mafiosos, y es lógico que esa condición disminuya la demanda de inversiones serias en el país, producto de un sistema financiero arbitrario, plagado de secretismo, de movimientos oscuros ajenos a toda legislación.
 
La Ley Antibloqueo es un ejemplo nítido de nuestra enclenque musculatura económica y jurídica.
 
Se asemeja, prácticamente, a un real decreto con el que un jerarca busca “auxilio de algún señor poderoso por vía de encomendación”, bajo una supuesta “estructura organizativa de protección”, “optimización de la gestión empresarial” o un supuesto “régimen transitorio sobre reserva, confidencialidad y divulgación limitada de información”. Medidas todas tan alejadas de cualquier legislación integral, equilibrada, moderna y transparente, que no ofrecen garantías de nada, ni al inversionista ni al trabajador: a lo sumo prometen la creación de sistemas compensatorios del salario (¿?) y una supuesta financiación del sistema de protección social vaya usted a saber de dónde.
 
Por todo esto, las sanciones deben ser condenadas por todos los venezolanos. Para ello debemos informar sobre su verdadera naturaleza de manipulación política que solo sirve para distraer a algunos y hacer sufrir a otros.
 
Los más afectados de esas ficciones o placebos contraindicados son los ciudadanos que reciben el trato de sancionados en cualquier país del mundo, cuando van a abrir una cuenta bancaria o cuando quieren realizar alguna operación comercial. Y. sobre todo, afectan porque son la excusa perfecta del régimen para seguir despilfarrando, postergando y jugando con las reformas económicas como un niño que juega con la comida para no comérsela.

Mercedes Malavé
mmmalave@gmail.com
@mercedesmalave
@mercedesmalaveg
Directiva de Unión y Progreso

NÉSTOR SUÁREZ, FEDERALISMO Y CAPITALISMO

En Venezuela , los principales sostenes del régimen vigente están en Caracas , la capital , donde se concentra la mayoría del voto electoral disponible , y las grandes masas de gente empobrecida y dependiente de la distribución popular de dádivas. Mientras tanto , las regiones languidecen. 

En el año 2005 , aún bajo la presidencia de Chávez , lanzamos desde el Zulia el proyecto “Rumbo Propio”, para rescatar a Venezuela del Socialismo , y el gastado discurso tercermundista que predominaba en el país. Nos copiamos de los tigres asiáticos , que en los años 70 habían despegado en la senda del desarrollo Capitalista de libre mercado , reclamando para Venezuela la “salida China" dé las zonas económicas especiales con estatutos autonómicos que permitieran su desarrollo integral. Por qué? Porque sin Capitalismo no hay federalismo. 

Así es : Capitalismo equivale a desarrollo desde abajo , a partir de iniciativas y empresas particulares que proporcionan riqueza , empleo y bienestar a las regiones y a la población local , mediante los mercados libres y el respeto a la propiedad privada. Por el contrario : Socialismo equivale a “planificación central” , con lo que conlleva de atraso y Pobreza. 

Nuestro llamado cayó en el vacío lamentablemente. Pero que hubiera sucedido si nuestro proyecto hubiese logrado el apoyo que en su momento no tuvo ? Que hoy tendríamos en el Zulia y en dos o tres regiones unas Zonas Económicas Especiales como en China. Viviríamos en otra Venezuela ! 

Más tarde , en el año 2013 , apareció el libro “como China se volvió Capitalista” , por Ronald Coase y Ning Wang (How China Became Capitalist , palgrave,2013). Se enfoca principalmente en las dos primeras décadas de Reformas , dividido en dos partes , por el hecho del Movimiento Estudiantil de la Plaza de Tian An Men , 1989. 

Explica que las fuerzas económicas que realmente transformaron la Economia China durante la primera década de reforma ,los años 80 , fueron cuatro “revoluciones marginales”, a saber : la agricultura privada , las empresas municipales y de las aldeas ,los negocios privados en las ciudades , y especialmente las Zonas Económicas Especiales. 

Las Zonas fueron establecidas con la idea era permitirles experimentar con la economía de libre mercado , importando tecnología avanzada y conocimientos administrativos , para luego vender productos a los mercados globales , creando empleos y estimulando el crecimiento económico. Primero los experimentos estuvieron limitados a unas pocas zonas , y más tarde otras fueron establecidas . 

La segunda parte del libro empieza en 1992 , con Deng y su viaje al Sur. La competencia regional ya había existido durante la primera década de la reforma , pero luego se crearon barreras artificiales al comercio en las fronteras de las provincias y se fragmentó la economia. Para remediar el entuerto , hubo la reforma de precios en 1992, la reforma tributaria en 1994 , y se empezó a privatizar las empresas estatales para mediados de los 90. La solución al problema se halló en la competencia Regional : las 32 provincias , 282 municipalidades ,2862 condados ,19522 pueblos , y 14.667 aldeas se lanzaron a una abierta competencia en busca de inversión , tecnología y buenas ideas. El resto es la historia de éxito de China en el Siglo XXI. 

En Venezuela hemos tenido un gran problema , ya desde la época de Chávez : el cortoplacismo o inmediatismo. Nuestro proyecto del año 2005 era crear una poderosa Fuerza Política autonomista y en favor del Capitalismo : pero fue desechada por los factores de poder de la oposición , porque no era un remedio “inmediato”. Querían una solución mágica y milagrosa de corto plazo? Así nos fue. 

Todas las milagrosas “soluciones inmediatas” han fracasado. Recordemos “La Salida”, el 23 de enero de 2014. Recordemos la “Operación Libertad” el 30 de abril de 2019. Solo esas dos , para no irnos muy atrás , hasta el 11 de abril de 2002. 

Ahora Trump ya no es Presidente y no está en el escenario. En EEUU la izquierda ha vuelto a la Casa Blanca con Joe Biden y Kamala Harris. Y lo mismo pasa en en nuestra América : en Argentina con el peronismo y los Kirchner , en Bolivia con Evo Morales y su partido , en Ecuador con Correa y su facción. Y en México la izquierda neta es gobierno con López Obrador , mientras Chile va a caer en cuestión de meses. En Brasil , Bolsonaro no ha podido hacer las Reformas. 

No sé hasta cuándo los venezolanos vamos a seguir confiando en “la comunidad internacional” . No sé cuándo vamos a entender que esa entelequia no existe sino en el papel y los discursos. Ni cuando que las sanciones internacionales no funcionan. Recomendamos leer el artículo de Christopher Sabatini , en el New York Times del 29 de julio de 2019 , titulado “las sanciones no funcionan, cuando lo entenderá EEUU ?” 

Lo que si sabemos es que en Venezuela ya tenemos la dolarización de hecho admitida por el Gobierno Maduro , y las transferencias de ciertas empresas y activos estatales a ciertos sectores Privados, pero bajo el régimen de “consecion temporal” , lo cual muchos observadores miran como una semi-privatizacion disfrazada. Y sabemos también, que considerando esos factores , son tres los escenarios posibles. A saber : 

1.- El escenario Chino , el régimen de Maduro se encamina a una liberalización progresiva , tal vez con Zonas Especiales, y/o con las otras tres “revoluciones marginales” chinas según Ronald Coase y Ning Wang : la agricultura privada, las empresas municipales, y los negocios Privados en las ciudades. 

2.- El escenario Ruso, al estilo Putin : el gobierno apunta a compartir el poder con una “oligarquía”de megamillonarios enriquecidos con los favores oficiales , cada cual a la cabeza de una región , una empresa , o una industria completa , liderando un esquema de tipo clientelar -neofeudal. 

3.- El escenario Checo. La “Revolución Terciopelo” , de 1989, fué el movimiento pacífico por el cual el Partido Comunista perdió el monopolio del poder en Checoslovaquia , que había mantenido por 45 años. Como consecuencia , se desarrolló un régimen Democrático en el contexto de un Estado de Derecho , y un sistema económico que había iniciado ya su transición al Capitalismo. Pero fué preparado por un partido político bien estructurado , y bien conectado con fuerzas democráticas de otros países del Bloque Comunista , desde comienzos de los años 80 . Partido que después se llamó “Civico” , y que trabajó arduamente en pos de un programa de Reformas y cambios estructurales , que se llevó a cabo en la década de los años 90. Personalmente este nos gusta más. 

No estamos solos en este empeño y en esta ardua tarea 

Por eso desde hace mucho tiempo comenzamos a trabajar en la fórmula de las Cinco Reformas , que son los Cinco Remedios para todas las Enfermedades de Venezuela y de nuestros países. Que son las mismas dolencias , porque nuestros males proceden de la misma raíz perversa : las bases Ideológicas primitivas del colectivismo y del anticapitalismo , compartidas en Venezuela por una oposición desgastada y sin credibilidad. La oposición necesita una agenda de transformación fundamentada desde otras bases Ideológicas : el programa de las Cinco Reformas. 

Sin Capitalismo no hay federalismo. Ni hay autonomía ni libertad. La Libertad y la Autonomía son inseparables. El Capitalismo Liberal o de Libre Mercado es la verdadera esperanza de los pobres. 

Hemos llegado a esta destrucción , porque no habíamos tenido un contrapeso ideológico distinto al Socialismo. El único contrapeso o alternativa racionalmente diferente al Socialismo y a la estatizacion de la sociedad , es el Capitalismo de Libre Mercado. Eso hubiera sido lo más sano. Por eso es fundamental tener ese proyecto o plan alternativo de primer mundo , con un líder entrenado en ese relato , y que defienda sin complejos el Capitalismo de Libre Mercado y la construcción de una sociedad Libre.

La historia ha demostrado que los países que caen en la garra del Socialismo entran en condiciones económicas muy malas. Pero para eso hay que tener el Plan alternativo a la Centralización , estatizacion y planificación central de la economía que propone el Socialismo. Por eso promovimos la Autonomía Regional. Como en China , dónde hay ciudades y Regiones capitalistas en medio de un país socialista. Eso podríamos tenerlo en Venezuela La única forma de limitar a un gobierno central es precisamente con las Autonomías regionales. La Autonomía va mucho más allá de la descentralización. Pudiéramos tener constituciones propias en cada región. En España hubo un gran debate cuando el régimen de Franco iniciado por el partido socialista obrero español , en una lucha larga que terminó con la Autonomía de cada región y la posibilidad de constituciones propias. Por eso la oposición debe tener unas bases Ideológicas racionalmente diferentes a las del régimen socialista. sin confusión ni complejos. 

Por eso también nos planteamos la siguiente pregunta : Por qué una región progresista como el Zulia , amante del trabajo , el comercio , el desarrollo y el bienestar, y que lo tiene todo en materia de clima , geografía y población, es decir recursos naturales y humanos , yace aplastada, pobre e inerme , bajo el yugo esclavizante y empobrecedor de un sistema asfixiante como lo es el Socialismo ? Porque la lucha contra la estatizacion y Centralización , estuvo mal encaminada. Se apuntó a la”descentralización” , o sea descentralizar el estatismo sin cambiar el sistema. Imposible. Es utópico un estatismo descentralizado. El estatismo y el Socialismo no puede ser federalista. Sin Capitalismo no hay federalismo. Por eso a lo que debe apuntarse es a la Autonomía. Las experiencias históricas de libre mercado no han sido centralistas ni estatistas . Todas han sido autonomistas. 

Tenemos que insertar a Venezuela en el Primer Mundo. Crear Zonas Económicas Especiales de Libre Mercado en varias regiones , de alto desarrollo tecnológico , esto ofrecerá oportunidades a los Start Up venezolanos , por la unión entre la empresa privada , que saben de las necesidades básicas de la sociedad , las universidades forjadora de recursos , los inversores y los emprendedores. 

El camino a la verdadera liberación , es un Programa de Gobierno que cambie el sistema para mejor. Ese programa tiene que ser Capitalista y de primer mundo . 

Un programa que logre Desestatizar la sociedad venezolana y construya una economia de Libre Mercado 

Nestor Suarez
nsuarez07@hotmail.com
@NestorSuarezRB
Venezuela

VÍCTOR A. BOLÍVAR, ¿QUIÉNES TOMAN EL TESTIGO?

En estas últimas dos décadas muchos son los hijos huérfanos de ese Estado que hoy carece de la sombra que les dio cobijo. Las más de las veces derivaron en víctimas de políticos oficiantes de un populismo redentor. Por sus resultados parece que la idea no era otra que convertirse finalmente en meros repartidores de canonjías y sobrantes migajas, o en traficantes de ilusiones.
 
Cuando esos políticos de distinto pelaje perdieron la bitácora del país lo abandonaron a su suerte en una hecatombe interminable, en un mundo distópico, sin paralelos ni esperanzas de binar. Con el deslizamiento de las capas que ordenaban la estructura de aquella Venezuela fraguada por los demócratas históricos y ciudadanos ejemplares, comenzó a emerger para nuestro infortunio otro país, expuesto e inerme, sin ánimo ni capacidad para resistir los embates.
 
El desmantelamiento ha sido sistémico; además de lo físico, incluye el trastrocamiento de los principios, valores e instituciones que le insuflaron aquellos venezolanos que pensaron e hicieron un mejor país. Es palpable que el país de hoy no cuenta con un liderazgo integral, no existe una nueva generación con características de relevo en todas las facetas del país. En términos de conjunto,
 
nos preguntamos quiénes después de Betancourt, Prieto, Ruiz Pineda, Leoni, Andrés Eloy Blanco, Uslar, Otero Silva, Héctor Mujica, Soto, Cruz Diez, Convit, Tejera, Sucre Figarella, Pérez Alfonso, CAP, Pompeyo Márquez, Aristiguieta, Calvani, Villalba y el Caldera de entonces, entre muchos otros. Cada uno representó a su correspondiente generación con sentido de pertenencia, desprendimiento y una autenticidad que buena falta le hacen a Venezuela en estos difíciles momentos.
 
Por su desempeño, encajábamos en estándares internacionales que reflejaban un avance sostenido en todos los aspectos de la vida nacional; a pesar que no se sembró a plenitud el petróleo, buena parte de sus ingresos se tradujo en logros de significación en todo el territorio nacional, grandes obras de infraestructuras, planteles educativos y universidades, desarrollo científico, cultural e industrial, incremento del comercio y del empleo formal, inclusión y ascenso social que aun con sus imperfecciones en modo alguno guarda parecido con este país que hoy se encuentra devastado hasta sus cimientos. Y no se diga que tal adversidad deviene estructuralmente de males anteriores o de insuficientes recursos cuando nunca antes los hubo tan profusos. La materia prima de la insatisfacción y el deseo de cambio no ha encontrado un liderazgo idóneo -en ningún bando- que la procese debidamente para transformar al país.
 
Qué, entonces, del relevo de aquellas generaciones bizarras que aventaron opresores e invasores, sometieron el poder castrense al poder civil e impulsaron un desarrollo socioeconómico sin precedentes. Hoy cuenta el país con pocos reductos que solo dan fe de un insuficiente liderazgo dado su carácter fragmentario. Los demás sedicentes líderes, con prescindencia de su posición política, carecen de la consistencia, formación, dedicación, honestidad, desprendimiento y visión de futuro que son dones inherentes a los grandes hombres.
 
En definitiva, no tendremos un mejor país si no hay quienes de esa forma tomen el testigo del relevo generacional que hoy requiere nuestra maltrecha Venezuela.

Víctor Antonio Bolívar Castillo
vabolivar@gmail.com
@vabolivar
Venezuela

NOEL ÁLVAREZ, USTED PUEDE SER ERIZO O ZORRO

El Cantar de los cantares describe a los zorros como devastadores para las viñas de Israel, una metáfora clara sobre quienes no respetan la ley divina, pero tampoco la terrenal: “Cacen a los zorros, a esos zorros pequeños que arrasan las viñas, ¡y nuestras viñas están en flor!”. El Antiguo Testamento relata también un curioso episodio en el que el quinto juez de Israel, Sansón, en su lucha contra los filisteos, descendientes de cananeos, que eran hombres malvados, decidió atrapar a 300 zorras y las ató cola con cola, en parejas, y a cada pareja le amarró una antorcha; luego prendió fuego a las antorchas y soltó a las zorras por los sembradíos de los filisteos. Así incendió el trigo que ya estaba en gavillas y el que todavía estaba en pie, junto con los viñedos y olivares.

Los expertos describen al zorro como la bestia más embustera y astuta que existe, por lo que se le asocia con la maldad. Otros dicen que el raposo y muchos políticos se dan la mano y caminan juntos. Sin duda, la alimaña ha llenado la prensa en el mundo entero y el hombre sigue decepcionado por sus mentiras. En un tono más cómico, la imagen del animalito serviría también para parodiar a los lobos, alacranes, perros y todo aquel que actúe en contra de las leyes. En definitiva, la imagen del zorro se reutiliza en numerosas ocasiones a lo largo de los siglos en cuentos o fábulas. Incluso en la actualidad se siguen sufriendo las fechorías de este astuto animal en el campo, en la ciudad y más específicamente en los centros de poder.

El filósofo Isaiah Berlin, conocido fundamentalmente a raíz de su distinción entre la libertad positiva y la negativa, en su ensayo, El erizo y el zorro, dividió el mundo en dos grupos, basándose en un proverbio griego antiguo, que enfrentaba a estos dos grandes, enemigos cara a cara. La fábula cuenta que los zorros siguen muchos objetivos al mismo tiempo, ven el mundo en toda su complejidad, están siempre difusos, moviéndose en diferentes planos, y sin integrar sus ideas en una visión unificada. Los erizos, por el contrario, simplifican la complejidad del mundo en una sola idea que unifica y guía todo lo demás. Reducen los retos y los dilemas en ideas simples, y desechan todo aquello que no tiene que ver con estas ideas.

En la fábula se aprecia que, cuando el zorro intenta hincarle el diente al erizo, este se enrolla en una espiral de espinas puntiagudas que apuntan en todas direcciones. El zorro, que se pincha la primera vez intentando morder al erizo, se repliega al bosque humillado. Pero como se cree muy listo, planea otro ataque contra su enemigo. No se da cuenta que siempre tendrá la batalla perdida. Día tras día se repite esta batalla, y aunque pueda parecer que el zorro es muy superior, el erizo siempre gana porque tiene claro lo que es, cuál es su punto fuerte, y que es lo que sabe hacer bien. Creo que la oposición venezolana tiene mucho que aprender del erizo.

Según Isaiah Berlin, su teoría puede servir para diferenciar a dos clases de pensadores, de artistas, de seres humanos en general: los erizos serían aquellos que poseen una visión central, sistematizada, de la vida, un principio ordenador en

función del cual tienen sentido y se ensamblan los acontecimientos históricos y los menudos sucesos individuales, la persona y la sociedad; los zorros podrían ser los que tienen una visión dispersa y múltiple de la realidad y de los hombres, que no integran lo que existe en una explicación y orden coherente, pues perciben el mundo como una compleja diversidad. Parece que, ni unos ni otros, existen en estado puro, y todos tenemos nuestra parte de zorro y otra de erizo, entonces, se trata de sacarle mejor partido a cada una de ellas.

La superioridad del erizo frente al zorro, que ya estaba en la fábula de Esopo, se ha mantenido vigente hasta la actualidad, especialmente en la cultura estadounidense, donde el zorro tiende a verse como una personalidad dispersa y caótica. El gurú de los negocios James C. Collins, en su libro Good to Great, dice que para triunfar hay que tener mentalidad de erizo, teniendo como único objetivo el éxito. Hoy se sostiene que existen erizos brillantes y zorros que también lo son.

Por su elemento dispersivo, yo me veo reflejado más en el grupo de los zorros ¿En cuál de los dos bandos se ubicaría usted?

Noel Álvarez
Noelalvarez10@gmail.com
@alvareznv
Coordinador Nacional del Movimiento Político GENTE 
Venezuela

OMAR ÁVILA, DOS DÉCADAS PERDIDAS

Recientemente escuchamos al ministro del Poder Popular para el Petróleo Tareck El Aissami decir textualmente que: “Hace un año Presidente (Nicolás Maduro), la comisión Ali Rodríguez Araque, recibió una industria petrolera totalmente devastada en todos los aspectos”. La verdad es que hace más de 20 años, el expresidente Hugo Chávez recibió una industria petrolera de primera calidad, y la revolución se encargó de destruirla.
 
En 1998 Petróleos de Venezuela S.A. era la tercera empresa en el mundo en capacidad de refinación y de procesar 3,3 millones de barriles diarios de petróleo. Administraba 24 refinerías en todo el mundo, 18 de ellas en el exterior y 6 en el país. Hoy, en esta Venezuela “socialista”, importa gasolina.
 
Ahora bien, esto no fue lo que se esperaba de la industria petrolera estatizada; en la que una década después de nacionalizada, se tuvo que devaluar el bolívar, en aquel fatal viernes negro de 1983.
 
Décadas después, debimos tener la economía más sólida de la región, con una moneda fuerte y estable que nos diera ventajas competitivas en el intercambio comercial con los demás países.
 
La clase política del momento impuso el término "nacionalizado" -lo cual es falso- apelando a un sentimiento patriotista, que solo sirvió para que los políticos sustrajeran el doble de lo que ya malversaban antes.
 
Esta situación, le dejó en bandeja de plata a Chávez, una PDVSA, en la que solo tuvo que desplazar a un cuerpo gerencial de su dirección, para financiar su locura socialista del siglo XXI, en la que pasamos -en estas últimas dos décadas- del bolívar, al bolívar fuerte, luego al bolívar soberano, y con el ahora anunciado bolívar virtual, solo confirma que la moneda nacional desde hace rato es invisible.
 
La realidad es que destruyeron a Venezuela, su economía y su petróleo; expropiaron empresas, obligaron a más de 5 millones de venezolanos a abandonar su patria, 6 millones de hectáreas intervenidas, generaron hiperinflación (39 meses) llevaron al país a depresión económica (28 trimestres). Solo en los últimos 8 años, el Producto Interno Bruto (PIB) se redujo 8 veces.
 
En medio de este desastre, hoy vemos que ese mismo chavismo que pasó años asegurando que la economía estaba mal por culpa del dólar criminal, ahora obliga a una cadena de farmacias a dar vuelto en dólares.
 
A nuestro juicio se presenta una gran oportunidad, en la que lo sensato es que desde los sectores que adversamos al gobierno, apoyemos una agenda liberalizadora, donde la recuperación económica -con base a liberalización- implicaría, entre otras cosas, recuperar la autonomía de los individuos con respecto a su dependencia del Estado y sus dádivas, por ende eso significa mayor capacidad, a mediano plazo, de expresión política autónoma y por lo tanto, de un cambio que sea sostenible.
 
Hay que preguntarse si el gobierno, sabiendo que esto puede colaborar para que se produzca un cambio democrático, va a correr el riesgo, o va a prevalecer la ferocidad del Estado-PSUV. Lo que si es cierto, es que los sectores pro-cambio y pro-democráticos nacionales, debemos actuar juntos.
 
Si las industrias venezolanas tienen entre un 70 y 90% de capacidad que no utiliza, sería conveniente que las cámaras sectoriales y Conindustria le presenten una propuesta al gobierno que ofrezca abastecimiento local asegurado, a cambio de facilidades e incentivos de exportación; en ese sentido, desde Unidad Visión Venezuela aplaudimos que ya Fedecámaras y Consecomercio hayan hecho planteamientos concretos a través de la recién instalada Comisión Especial para el Diálogo, la Reconciliación y la Paz, en la que el punto clave es restablecer la inversión privada con seguridad jurídica. Ratificamos que nuestra gente y el país deben de estar por encima de cualquier diferencia y de la estéril diatriba política que ha puesto la soberanía del pueblo por debajo de intereses mezquinos.
 
La ciudadanía clama por una clase política que atienda los problemas de la gente, ¡ya está bueno! no se puede seguir privilegiando a un grupito de enchufados que viajan en helicópteros de última generación a Los Roques, sobre millones de venezolanos que buscan comida entre la basura.
 
Omar A. Ávila H.
www.unidadvisionvenezuela.com.ve
Secretario General de Unidad Visión Venezuela
@OmarAvilaVzla
Venezuela

JOISE MORILLO, ESTADÍSTICA, ALARMANTE O IRÓNICA

En Venezuela, desde que se creó la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) y se impuso la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (RESORTE), los medios de comunicación radiales, televisivos y escritos solo publican lo que les permite y conviene al gobierno. 
 
De este modo los medios de comunicación están limitados a propagar la verdad de los acontecimientos cotidianos, y sus representantes, los periodistas, comunicadores sociales, presentadores y animadores, en muchos casos han sufrido: persecución, acoso mediático, violencia física, secuestro, encarcelación y, hasta muerte por denunciar casos donde el gobierno ha ejercido extrema violencia, contra opositores y contra las manifestaciones pacífica que hace la población para protestar por las situaciones adversas que se les ha presentado en el transcurso de la gestión de gobierno representada por el liderazgo del PSUV. 
 
Por otro lado, los medios de comunicación oficialista, que son miles y de distintos tipos, se dan a la tarea de publicar cuanta información le convenga para dar una buena imagen, no importando cuanta mentira y tergiversación acerca de un tópico a exponer, tengan que divulgar, siempre y cuando fortalezca la idea de liderazgo que el régimen -en nuestro caso de Maduro- necesita aunado al escarnio y el sarcasmo con un lenguaje procaz y violento como lo hacen en Con el Mazo Dando y Zurda Konducta, este último conducido por un mercenario mediático extranjero. Para esto, el comunista Salvador Allende afirmaba: 
 
“El periodismo no debe ser objetivo, sino en función de la revolución” 
 
Actualmente, en el marco de la situación de salud que se ha presentado a nivel mundial con la aparición de una variante del SARS 2, cepa del COVID 19, la cual se especula fue creada en laboratorios chinos, los venezolanos han padecido de una cuarentena que los ha confinado a una casa por cárcel, aunado a una escasez de combustible, ocasionada por la gestión de la regulación de energéticos fósiles que ha emprendido el régimen de Maduro y que solapa con diferentes clases de argumentos, incluyendo, bloqueos de recursos monetarios colocados en Bancos del exterior etc. 
 
En tal sentido se han llevado a cabo un control de la población para mantenerlos inmóvil lo máximo posible con el argumento de que se debe proteger a la ciudadanía del peligro eminente que ocasiona tal (pernicioso) virus el caso es que se le ha dado prioridad a una seguridad sanitaria, pero se ha descuidado 100% los demás asuntos públicos a los que la gestión de gobierno mediante sus diferentes circunscripciones debe cumplir. 
 
En los últimos días Freddy Ñáñez, ministro de Comunicación, reportó que en las últimas 24 horas 444 nuevos contagios del virus SARS-COV-2, que causa la Covid-19, con lo cual los casos de esta enfermedad ascendieron a 138.739 en el país, que también sumó tres muertes más vinculadas a la pandemia que elevaron el número de fallecidos a 1.341, este sábado. Un saldo de 4,78 muertes por cada 100.000 habitantes. 
 
O sea, desde marzo del 2020 hasta el 27-02-2021 ha habido por caso COVID 19, 1.341 muertes. Un porcentaje con respecto a los 28.000.000 de habitantes que quedan en Venezuela de: 0.0049%. Mientras, las muertes por violencias de diferentes índoles fueron, aunque menos del doble que en 2017 y 2018, más altas. En una rueda de prensa con el director del OVV Roberto Briceño-León aseguró que, en 2020, hubo 11.891 personas que fallecieron por causas violentas, lo que implica una tasa de 45,6 por cada cien mil habitantes y un porcentaje estadístico respecto a la población de 0,042%.  
 
El asunto es que esta comparación no la hace el régimen, ni el TSJ, y mucho menos la autoridad del ministerio público. Las autoridades civiles tienen una preocupación muy grande y tienen que responder a las órdenes del gobierno; reprimiendo la actividad cotidiana del ciudadano, pero no al delincuente y la delincuencia que ha disminuido por causa de la diáspora  que ha tenido que afrontar el pueblo incluyéndose a ellos, que al no tener que quitar o arrebatar a la ciudadanía (indefensa y desprotegida) y que el producto de sus fechorías no les está dando para subsistir han tenido que unirse a los migrantes venezolanos, que forzados por la escasez y la represión del régimen han tenido que huir del país. 
 
La estadística real es que: hay más muertes por causa de la violencia que por causa del COVID 19, y no es por la cuarentena establecida y menos por la calidad de asistencia médica que ha desarrollado el régimen, pues los hospitales están totalmente desguarnecidos, la gente que entra en ellos por alguna enfermedad, se muere, no por falta de asistencia, porque nuestros médicos tienen una vocación de servicio inmensurable, sino por falta de recursos y dotación de insumos para poder salvar vidas. Por algo no dejan hacer autopsias a los cadáveres, con esto todo el que se muera en un hospital con cualquier patología pulmonar así no sea las que producen el COVID, le imputan muerte por COVID y punto, a Cremarlo.  
 
En conclusión, cualquier noticia donde se diga la verdad de los sucesos que pongan en tela de juicio la gestión del régimen está vetada de antemano y, quienes logren publicarla, tienen la soga al cuello. La mentira ha mellado la perspicacia de nuestro pueblo, el régimen actual de Venezuela ha adoptado la propaganda enajenante como patrón para ideologizar a su favor al pueblo principalmente a los jóvenes y niños. Ese es el modelo Nazi fascista promovido por J. Goebbels, adlátere de Hitler, ministro de información y propaganda alemán (1944) quien afirmaba: 
 
“Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar (…) Hay que hacer creer al pueblo que el hambre, la sed, la escasez y las enfermedades son culpa de nuestros opositores y hacer que nuestros simpatizantes se lo repitan en todo momento” 
 
La estadística esta malversada, alarmante e irónica a la vez.
 
Joise Morillo
kaojoise@gmail.com
@kao_joi_lin
Venezuela EEUU

miércoles, 3 de marzo de 2021

ACTUALIZACIÓN DE EL REPUBLICANO LIBERAL DIARIO DE OPINIÓN, http://elrepublicanoliberalii.blogspot.com/ MIÉRCOLES 03/03/2021

 



MERCEDES MALAVÉ GONZÁLEZ, REFORMA LÍQUIDA Y TÓXICA

Reseñaba el diario El Tiempo de Bogotá que el Fondo de Inversiones de Venezuela (FIV), a cargo de llevar adelante el proceso de privatizaciones durante el segundo mandato de Rafael Caldera, completó la privatización de la Cantv iniciada en 1991, cuando el 40% de sus acciones pasaron a manos del consorcio internacional VenWorld, quedando los trabajadores con el 11% y el Estado conservó el 49% restantes. 

La compañía telefónica de Venezuela había sido uno de los primeros ensayos de privatizaciones de empresas estatales del segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez; no obstante, tardó cinco años en completarse hasta que las acciones del Estado fueron transferidas al consorcio ganador, conformado por las empresas GTE (51%), Electricidad de Caracas (16%), Telefónica de España (16%), Banco Mercantil (12%) y AT&T (5%), con una oferta de 4.712 millones de dólares por el 40 por ciento de las acciones, “con lo cual Venezuela obtuvo una ganancia del 120 por ciento con respecto al precio base establecido en el momento de la licitación de la empresa, que era de 851 millones de dólares” (El Tiempo, 12.05.1996). 

Aunque no le faltaron denuncias y oposiciones desleales y descabelladas al gobierno de CAP, reclamando incluso la nulidad del proceso, lo cierto es que cumplió con el requisito de licitación ajustado a derecho, en la que participaron dos importantes grupos de empresas. 

Afortunadamente, la oposición mayoritaria encabezada por Eduardo Fernández, líder de la democracia cristiana venezolana, apoyó esta medida como la forma más responsable de hacer frente a la crisis socioeconómica y al colapso financiero que veníamos arrastrando: transferir bienes y servicios a la empresa privada era la única forma de atender más y mejor las demandas de la población. 

En el año 2007, Chávez anunció retomar el control de lo que consideraba sectores “estratégicos para cualquier país”: 

“Todo aquello que fue privatizado nacionalícese. Recuperemos la propiedad social sobre los medios estratégicos de producción”. 

Asfixiado económicamente, el gobierno adelanta una serie de reformas de aparente liberalización y apertura económica, reiniciando un nuevo ciclo de privatizaciones en el país, que incluye los denominados “sectores estratégicos”, lo cual hace pensar que la decisión obedece más a la desesperación financiera del gobierno que al cambio de modelo económico; postura que despierta todas las alarmas y desconfianzas. 

Además, tratándose de sectores estratégicos, el chavismo intenta llevar a cabo estas privatizaciones de manera oscura, arbitraria y bajo cláusulas de confidencialidad para, supuestamente, evitar el bloqueo (situación que preocupa, incluso, a la relatora ONU sobre el impacto de las sanciones), con gobiernos aliados y enemigos de la democracia, poco o nada interesados en la reinstitucionalización del país, como Rusia, China, Bielorrusia, Irán, México, Turquía. 

En lugar de licitaciones abiertas, se abre un proceso de privatizaciones cerrado: un capitalismo clientelar o capitalismo de amigos. 

Por eso nos oponemos a la forma de llevar a cabo estas privatizaciones: al margen de la justicia y de la eficiencia; con socios, testaferros y benefactores particulares provenientes de grupos afectos a intereses de poder; con funcionarios del gobierno, componentes militares y policiales, responsables de la represión, de la persecución y de todo el aparato de dominación del estado, muy al estilo ruso. 

Paradójicamente, se trata de una apertura censurada, sectaria, de intereses parciales, donde ni siquiera organismos gremiales como Fedecámaras tienen participación protagónica; basada en principios clientelares y mafiosos cuyo único fin es crear un músculo económico afín a la hegemonía en el poder, en lugar de impulsar un sector privado fuerte y autónomo, lo que fortalecería a la sociedad en su conjunto, situación absolutamente contraria a sus propósitos de dominación y sometimiento de la población. 

Todo ello explica cómo, al tiempo que buscan cerrar sus negocios de privatización, incrementa el sistema de dominación y abolición del régimen democrático y constitucional con propuestas como las del parlamento comunal. 

Los ciudadanos debemos exigir que las reformas económicas se hagan ajustadas a derecho, en el marco de la Constitución, y que sean conocidas por la población. Que se lleven adelante con seriedad, criterios de transparencia y garantías de respeto a la iniciativa privada. 

La Ley Antibloqueo es inconstitucional desde su mismo origen, se desconocen los mecanismos de implementación y nada garantiza que, una vez levantadas las sanciones económicas, perduren sus efectos. 

Todo parece indicar que el gobierno actúa desesperadamente en contra de su misma naturaleza:

 

Acabaron con el aparato productivo

Destruyeron la industria petrolera y las empresas básicas

Detuvieron y revirtieron el proceso de privatizaciones; expropiaron y estatizaron la mayoría de las empresas e industrias del país

Fomentan el proceso de aislamiento de Venezuela de los principales aliados económicos de América Latina, como son los países europeos y de América del Norte, simplemente porque son las naciones que más han presionado por garantías democráticas e institucionales que el gobierno no está dispuesto a conceder.

Permanecen negados al financiamiento de organismos multilaterales como el FMI, el BID y la CAF pues rechazan reformas democratizadoras que permitirían a esos organismos evaluar el uso y la administración de esos recursos.

Solo un plan de reformas económicas ajustadas a la Constitución nacional e implementada en un clima de cooperación y equilibrio institucional, mediante un proceso de reinstitucionalización democrática, puede llevarse a cabo con éxito y sostenibilidad un plan de reformas socioeconómicas del Estado venezolano. De lo contrario, esas inversiones, además de ser tímidas y escasas debido al clima de desconfianza, solo servirán para incrementar el escandaloso abismo que, en pleno socialismo obrero, media entre las grandes mayorías depauperadas —sin comida ni salario, sin servicios básicos ni educación— y una minoría sumamente opulenta.


Mercedes Malavé
mmmalave@gmail.com
@mercedesmalave
@mercedesmalaveg
Directiva de Unión y Progreso
Venezuela

CARLOS RAÚL HERNÁNDEZ, REGRESO DEL FUTURO

Marx, Engels et. al inventaron una secuencia en el desarrollo humano, el llamado materialismo histórico. Según eso, la humanidad arranca con la comunidad primitiva, siguen la esclavitud, el feudalismo, el capitalismo, y terminará con el socialismo y el comunismo. Pero resulta que Asia, África y América nunca pasaron por ese chorizo, que por lo tanto no da la talla para teoría de la historia. Marx y los marxistas trataron de ponerle parches. 

Hagiógrafos y enmendadores de plana marxistas argumentan que esa sucesión –chorizo es porque así lo llamaba cuando estudié sociología- es solo para Europa occidental, un cuadrito en el inmenso mapamundi. Pero eso tampoco es cierto, porque hubo feudalismo apenas en pocas partes de Europa y por lo tanto el materialismo histórico enturbia la secuencia clásica y mucho más útil, de antigüedad, medievo, modernidad y contemporaneidad, que no pretende profetizar sobre el futuro. 

Todavía no terminan de contar la cantidad de muertos y desgracias en el intento de realizar el destino natural, el fin de la historia, el socialismo y el comunismo. Los autores no lograron librarse de la metafísica hegeliana y tratan de “¡ponerla sobre los pies!”. Lejos de representar progreso, donde hubo servilismo y feudalismo, fue un enorme retruécano con respecto a la esclavitud. 

Esclavo y “sin derecho”

Mientras en Grecia y Roma antiguas, los amos proveían las necesidades de los esclavos y los fámulos de la casa tenían vidas privilegiadas, los siervos de la gleba en el medievo eran esclavos, pero “sin derecho”. Se compraban y vendían con la tierra, como ganado, trabajaban hasta la muerte para mantener al señor y medio sobrevivir. Estaban obligados a entregarle su mujer la primera noche, para que él se encargara de despejar la vía. 

Tenían que morir cuando el señor desataba una guerra. Pero los marxistas y demás radicales rechazaron el lucro, la sociedad abierta y crearon la malévola superstición de que “hay pobres porque los ricos les roban su trabajo” y la llamaron capitalismo o sociedad capitalista, la que se dispara en la revolución industrial y produjo uno de los saltos civilizacionales. más grandes de la historia, la belle epoque. 

Pese a la lucha de clases que propone, el Manifiesto Comunista es una oda modernizadora al industrialismo. El autor se burlaba de que la mentalidad romántica sublimaba el amor a la naturaleza de los poetas del sturm und drang, la supuesta pureza de la vida natural, de los labriegos, de los ludistas que rompían las máquinas porque temían la modernidad productiva y la corrupción de la ciudad y el conocimiento (“Dios es un poeta, no un matemático”, dice William Blake). 

Un siglo después el novelista polaco Jerzy Kosinsky, describió en El pájaro pintado como la cultura campesina del centro de Europa practicaba la simpática tradición de vaciar las cuencas con una cuchara a los niños que los tenían negros, porque eran los ojos del diablo (la cultura popular tiene amigos a montón) Marx los detestaba y hacía fiesta cada vez que colonizaban algún pueblo “bárbaro”, como cuando Inglaterra tomó India y EEUU destazó a México como un pollo frito. 

Marx escribió que la sociedad capitalista había sacado a los labriegos de “la vida reptante del campo”) pero acariciaba una terrible utopía: la dictadura del proletariado en la que “los medios de producción” pasaran al control colectivo. El realizador práctico del sueño revolucionario, Vladimir Ilich, como después Mao, Fidel Castro y el poeta campesino Ho Chi Min, demostraron que no existen dictaduras amorosas, populares, consideradas, educadas, salvo por momentos 

Veo el futuro

Nociones, falsas, dañinas, retorcidas, simplistas, abortos intelectuales del marxismo, destrozaron los países que siguieron la idea de una dictadura del pueblo, una democracia verdadera y tuvieron un destino terrible. Su fuerza estuvo en que la prédica es música agradable a los oídos. Una ideología que sabe a dónde va el mundo, cuál es la avenida que conduce al futuro, y está dispuesta llevarnos colectivamente. Una ideología que odia a quienes producen, se destacan, que glorifica la envidia. 

“Que está del lado de los pobres, los débiles, contra clases de parásitos explotadores y políticos ladrones”, representa el bien y gana adeptos incluso hoy después de muerta. Como buena ideología dura, tiene respuestas para todo, es una visión holística del mundo, una religión laica, la nueva moral. Con la ceguera del determinismo, todo ocurre por la indetenible “rueda de la historia”, y es reflejo, superestructura, de las condiciones objetivas “las relaciones de producción”. 

Toda libertad humana es aparente y actuamos según un libreto pre escrito: la depauperación capitalista, su desastre económico producirá la revolución, aunque la realidad aplasta a diario esa idea. Hace poco un visigodo magazolano declaraba como marxista, que las sanciones destruirían la economía y derrocarían al gobierno. Pero el gobierno se impuso, lo que revela cuál es la incidencia de la economía en la política. El marxismo es banal.

Carlos Raul Hernandez
carlosraulhernandez@gmail.com
@CarlosRaulHer
@ElUniversal
Venezuela