miércoles, 17 de julio de 2019

CARLOS PADILLA: ECLIPSAR LIDERES, UN TRABAJO DEL MADURISMO NACIONAL E INTERNACIONAL Y DE LA ANTIPOLÍTICA

El ultimo intento de debilitar a quienes discrepan de la oligarquía madurista es hablar de "las oposiciones" para presentar a sus disidentes como divididos en sectores irreconciliables. Es cierto que entre los demócratas opositores al régimen existen diferencias tácticas mas no estratégicas pues todos aspiran a la recuperación de la república y al restablecimiento de la democracia. La oposición partidista que se concentra en la Asamblea Nacional legitima y actúa toda al unisonó en cuanto a cuestiones fundamentales tales como el reconocimiento a su presidente como Presidente Interino de la República y la calificación de Nicolás Maduro como Usurpador por haber utilizado un hecho electoral fraudulento para asumir el cargo que no le corresponde. Las decisiones de la AN son tomadas tal y como lo establecen los reglamentos correspondientes, con respeto a las minorías y observancia de los procedimientos democráticos que juraron cumplir.   

El desprestigio propiciado de los líderes de los partidos mayoritarios inhabilitados del país ha sido practica continúa impulsada por los asesores extranjeros, fundamentalmente cubanos. Así se encuentran eclipsados y perseguidos lideres tales como Ramos Allup, Leopoldo López y Julio Borges así como los lideres intermedios de sus respectivos partidos políticos perseguidos, presos o exiliados. Han tratado por todos los medios de opacar a Juan Guaidó pero sus predicas han sido poco efectivas y este recibe mayoritario apoyo nacional e internacional. 

Otro factor que ha contribuido con ese perverso objetivo ha sido la denominada antipolítica , el eterno adversario político de la política, afirmando  que no se viene de la política ni se quiere hacer política; que solo se pretende hacer cumplir la ley, poner orden, acabar con delitos y desaguisados ante un pueblo generalmente insatisfecho apropiándose de esa insatisfacción y, presentarse como alternativa a un sistema que no funciona. Con ello va contra los que hacen de la política un camino vital hacia la reivindicaciones necesarias y que mediante las organizaciones partidistas han fraguado un liderazgo para la  búsqueda y la consecución de una vida con bienestar y libertad para sus conciudadanos.   

Hay otros que escogen el camino de la crítica constante a los que ejecutan acciones en pro de la consecución de objetivos políticos con el único fin de proyectarse como líderes alternativos sin medir la profundidad destructiva de algunas de sus maledicencias que lejos de impulsarlos le procuran enemigos innecesariamente que por instituto de conservación impedirán sus avances.   

Lo que construye un liderazgo son las cualidades individuales que se potencian a partir de planteamientos de transformación y diferenciación ideológica, busca de equipos humanos y aliados, sin tener que recurrir a los vicios de la antipolitica destructiva. 

Por estas y otras razones, que intentaremos analizar en otra oportunidad, no se vislumbran lideres a quienes convocar para que dirijan los procesos de recuperación nacional pues eclipsar lideres ha sido un trabajo constante del régimen asesorado por experimentados asesores foráneos y de la antipolítica.

Como país debemos superar inteligentemente esos escollos que impiden nuestra recuperación como país exitoso entre el concierto de las naciones del mundo que hoy nos apoyan en nuestra lucha contra la tiranía. 

Carlos Padilla
@carpa1301

1 comentario:

  1. Muy buen análisis, Carlos, breve, oportuno, preciso y objetivo. Gracias!

    ResponderEliminar