miércoles, 18 de septiembre de 2019

GONZALO VILLAMIZAR A. : ACERCÁNDONOS A LA HISTORIA

En el continuo devenir de este H sapiens que aún no finaliza su evolución, es dificultoso seguir de cerca los aconteceres que se han originado en su marcha por todos los senderos de la Tierra, con su carga de milenios que andan por el  millón de años, cifra insignificante en el transcurrir del Universo. 

Los estudiosos  narran  esa evolución con los mecanismos dispuestos por el orden histórico desde los inicios hasta el presente, que nos muestran el proceso  dentro del organismo humano logrando el uso de la palabra con interpretación psicológica dando las ideas que dieron origen  a los idealismos y civilizaciones; pero el mecanismo  de la información solo puede registrar acontecimientos desde hace cinco mil años, cuando nació la Historia. 

El  Eslabón Perdido marca la lucha tenaz por establecer verdades en la evolución del Homo. Allá hacia el Este, región con riqueza alimentaria, fue acogida  una mayoría de migrantes africanos que hoy representa un tercio de los habitantes del planeta, otra legión de marchantes torció hacia el Norte y luego al Oeste para poblar Europa y luego América. 

Lo dilatado del camino a recorrer y los siglos que  se hicieron milenios  convirtieron en asentamientos diversas regiones dando caracteres diferentes que hicieron aparecer  grupos y subgrupos con diversidad cultural, imponiéndose dos grandes conglomerados que edificaron  las Culturas Oriental y  Occidental. 

Ignoramos el tiempo de existencia en el futuro de la Tierra, la ciencia solo sabe que este Planeta, al igual que todo en el Espacio, es una partícula que apareció y habrá de desaparecer, siguiendo las disposiciones del Creador en el Universo, del cual somos una parte considerablemente pequeña,  con un precioso legado que contiene la Vida. 

Atesorados en  siglos por la evolución humana los sentimientos de gratitud, lealtad, respeto y obediencia hacia el Creador, Dios para nosotros los Cristianos, que nos ordena solidaridad humana, pero  somos átomos y moléculas, igual que todos los elementos del Universo y vivimos en constante enfrentamiento apenas moderado por aquellos sentimientos, y éstos son escasos en el Infinito porque una mínima porción de planetas ofrecen la Vida, hermosa posesión del hombre. 

El contenido psicológico que forma la personalidad y su íntima percepción nos concentra en un solo vocablo: el alma, que va y viene en el articulado de las religiones y saboreamos en las expresiones del arte, sea verso, pensamientos, música o pinturas. El alma, mencionada en la Biblia, por los grandes pensadores desde tiempos lejanos como el mundo faraónico, aristotélico, rezo de las religiones, preciosa joya que la humanidad guarda celosamente. Religión y Patria palpitan en el alma.  

La Geopolítica, dispositivo usado por imperios y monarquías para mantener los poderes, poco a poco fue nutriendo pensamientos de oposición a este recurso aparentemente inviolable como sometimiento forzoso de los pueblos, de donde surgió el concepto de Democracia   en el ambiente de la Grecia antigua, en forma débil, apenas visible, que desaparece con la llegada de las Legiones Romanas y  en Roma trata de tomar forma pero es enterrado en los mil años de la Edad Media.  

El rescate en subterráneos de Monasterios de  los haberes de la cultura Grecorromana condujo al Renacimiento, alimentó la Ilustración del Siglo XVIII, llevó a la Revolución Francesa y a la liberación de América, todo un digno aporte de la Civilización Occidental. Con el advenimiento de los idealismos políticos convertidos en Doctrina,  la actual humanidad desde hace poco ha conformado partidismos solidarios o enfrentados violentamente, que han llevado a dos Guerras Mundiales.

Para el momento en que vivimos se encuentran acallados estos grupos, porque la Guerra, el recurso general para resolver querellas, corre peligro de extinción ante la inevitable presencia del arma nuclear, que ha enmudecido, paralizado a los agentes de la guerra, ante la amenaza de la destrucción masiva del planeta si se acude a los disparos y nadie está en capacidad  de evitar la catástrofe final, si no es con el entierro de las guerras. 

La ONU se ha convertido en el portavoz, de la Democracia, de los Derechos Humanos, los cuales enumera cuidadosamente en un articulado de treinta para conocimiento de todos los ciudadanos del mundo. Su contenido es para aplicar debidamente la Democracia que se abre paso cuidadosamente a fin de hacerla vigente en todo el Planeta.    

Hemos llegado a un presente agobiado de incertidumbres, con amenaza permanente de guerra, actualmente disimulada en el conflicto mundial de las economías, momento para que todas las naciones exijan el respeto a los Derechos Humanos, mediante un gobierno auténticamente planetario, con un Presidente del Mundo dirigiendo un Gobierno Democrático.

Oportunidad para el escritor de estos datos de Historia, de denunciar ante el mundo, que en mi país, Venezuela, existe insólita  violación a diario de los Derechos Humanos, por parte de un gobierno antipatriota. 

Mi actitud obedece a que  poseemos una historia especial, de aspectos diversos: de  ser una provincia marginal del Imperio Español, fue la que liberó directa e indirectamente a Latinoamérica merced a nuestro compatriota, el Libertador  Simón Bolívar, el Genio de América; en plena guerra, llegó a costas venezolanas un barco con trescientos judíos que escaparon de Hitler; ningún puerto del Caribe y Suramérica los recibió por temor a los submarinos nazis; el presidente, General López  Contreras, los acogió encarando los peligros. 

Aquí hemos recibido siempre a los exiliados, hoy tenemos un exilio que va por cinco millones de venezolanos huyendo de este gobierno violador de las normas democráticas, en esta cuenta va más de la mitad de los  30 Derechos Humanos establecidos por la ONU. De ser un país de los más ricos de la Tierra, actualmente padecemos la mayor inflación mundial, la banda criminal que nos gobierna se ha apoderado de mil millones de millones de dólares del Tesoro Nacional, llevándonos al hambre generalizada, produciendo  por esta causa a diario de centenares a millares de muertos; si persiste este régimen más de la mitad de la población se habrá escapado huyendo de la muerte; que no es causada solo por hambre sino de bandas asesinas dependientes del gobierno, además de la impunidad de la autoridades armadas que sostienen al régimen. 

Grave daño a la educación y la sanidad, llegamos a extremos de pobreza, violación general de las leyes y de la moralidad. Es la destrucción de un país con muchos merecimientos, como el haber sido ejemplo de Democracia por cuarenta años. Que Dios y la Comunidad Internacional hagan justicia.

Gonzalo Villamizar A 
gonvillan1924@gmail.com
@GonzaloVillami2 
Desde Caracas Asociación de Médicos Escritores FMV

No hay comentarios:

Publicar un comentario