lunes, 27 de marzo de 2017

AMÉRICO GOLLO CHÁVEZ - CHAVEZ SE SUICIDÓ

HUGO CHÁVEZ PROFETIZA EL FIN DE SU MANDATO
PARA ENERO DE 2013 
                    
  No se alarme de este título, si  bien es cierto que, con rigor semántico, y, bajo la diversidad y complejidad de diversos  estudios y disciplinas, la psicología, el psicoanálisis, la filosofía, hay un consenso en la definición de   suicidio como acto deliberado, consciente, premeditado de darse la muerte o quitarse  la vida, distinción aparentemente  sutil, pero que se aproxima a la sustentación misma de la decisión del suicida. 

Así, Sócrates, toma su decisión inexorable, irreversible, atrapado en las leyes de su propia lógica, mientras Mayakovski toma su decisión ajustando  a motivaciones de ética. 

En efecto, Sócrates no tiene otra opción, pues, las propuestas de  sus discípulos  son contrarias a su dialéctica, a la justicia institucional y mucho más, de asumir cualquiera   de ellas, habría sido la negación de su propia obra, que alcanza en el suicidio su más cuidadosa decisión de Maestro, tal es la identidad de palabra y obra. Mutatis mutandi la crucifixión  de Jesucristo,  un verdadero y consciente suicidio, pues, él siempre supo a qué se  atenía y por qué lo hizo, lo cual  tiene una dimensión análoga a la de Sócrates.  Mayakovski, en cambio, con “su” suicidio dejó una lección ética. Poeta inmenso,  defensor y luchador a todo riesgo por la libertad que reclama el poeta para su existencia y  la consciencia abierta para contribuir a librar a la  humanidad  de sus cadenas, optó por el apostolado en defensa de la revolución bolchevique que, a poco tiempo de su asalto al poder, puso en evidencia  sus límites, su ser terrorista. “Su” suicidio fue, pues, una reconciliación con la ética y consigo mimo, con la verdad, que más allá del tiempo y el espacio concretos tiene en la libertad su meta.

Chávez está muy lejos de eso, como está lejos del perro callejero  iconoclasta de Nazoa para quien la vida es un ejercicio de placer con lo que halla y con las conquistas que sus habilidades alcanzan en el sexo de la perrita que lo incluye en su universo. La muerte es un toparse con ella, en eróticas apuestas, o hallase muerto  en cualquier circunstancia, da lo mismo, la vida no es problema.  Tampoco está Chávez  en suicidios modelos como  Hitler, quien decidió suicidarse   menos por el pánico  al ejército rojo sino,  por reconocimiento  de su inmenso fracaso  y que por sus crímenes  sería  sometido a juicio público.  Tampoco Chávez está en el mundo del suicidio por amor, como Rafucho, Rafael Sánchez  López, que ofrendó su vida por amor  a la mujer insensible a sus valses, sus poemas, canciones y ajena a la belleza se negó a bañare en los crepúsculos en armonías de besos, en coro, allá en Falcón. A  años luz “su” suicidio de los que han tomado sus armas, su espada,  para pagar con su muerte haber incurrido en corrupción bien por  acción propia bien por  omisión o complicidad.   Y, tampoco está Chávez en la lista de quienes se suicidan por placer, por miedos o despechos.  No, nada de eso, Chávez se suicida por su ignorancia y ser un sabio en eso.  Por soberbia, un avaro  de eso.  Por mitómano  donde se esconde a la verdad y por ególatra, un tanto narciso y un tanto asumirse como dios.

Tampoco está Chávez en los suicidas como Napoleón, cuya entrega a los ingleses partía del supuesto de que se le reconocerían sus victorias militares, políticas, cimas de su grandeza que estimaba PROEZAS.  Ese supuesto es hijo de la soberbia pero  la soberbia inglesa no reconoce otra superior. Aquí a escala, nuestro Leopoldo se asumió héroe y por  su peso heroico e inocencia probada, las masas, el pueblo, obligarían al régimen a doblegarse ante la  justa  ira. La justicia  del pueblo. Napoleón olvidó a los ingleses y Leopoldo, iluso, supuso  gallardía en Diosdado. Maduro, en una palabra, del régimen.

No me anima ni motiva otra intención que buscar la verdad y con ella  poner al descubierto los efectos que ha generado su idolatría en sectores populares y  la catástrofe  en que hoy vive el país en su totalidad. He aquí algunos testimonios. Luis Fuenmayor Toro en un artículo denso y verdadero editado en La Razón, demolió el mito de que Chávez hubiese tenido alguna responsabilidad en los triunfos de Lula, los  Kirchner,  de Evo, Ortega, cuya historia diversa tiene fuertes raíces en sus países, y sobre los cuales ningún peso tiene Chávez, por razones de edad,  de tiempo, de poder.  Las uniones regionales y subregionales ya existían, demuestra Luis, en fin,   lea usted, el excelente análisis  “La Animadversión estadounidense”.  LFT. La Razón  pp A- 5,  5-3-2017  Caracas. Fue tonto útil Chávez de estos “bichos”. 

Por qué tonto útil? Porque todos ellos descubrieron la más grave de las debilidades de Chávez: su egolatría. Esos “bichos” lodos lo llenaron  de alabanzas  y reconocimientos   tal como bien  hizo desde sus comienzos Ceresole, como queda demostrado en “Del Despelote  al logos”. (El Republicano Liberal) Y todos cobraron sus “reconocimientos”. Pero, el mayor de todos los manipuladores fue, sin duda, Fidel.  Lo  colmó de elogios. Al principio  guiado de su mano, luego compartirían el liderazgo y, finalmente,   sería el líder  del mundo, de lo que el propio Fidel no pudo ni podría cumplir.  Vaya este dato histórico. “Fidel descubrió en Chávez a un diamante que alcanzaría las cotas más altas en el discurso político, revolucionario e internacionalista” (Eusebio Leal, historiador y amigo de ambos).  “Fidel es para mí un padre, un compañero, un maestro de estrategia perfecta”. Afirmaría siempre Chávez.

Mas hay un dato histórico poco difundido y que es capital para ver la psicopatía de Chávez. De visita en el pueblito de Chávez, en su casa,  Fidel puso su mano en la cabeza de Hugo Rafael y lo ungió.  Hugo en los próximos 400 años las multitudes  vendrán a este lugar a reconocer tu obra y le aconsejó cómo actuar, la primera decisión que habrá  de tomar, salir de todo quien le hiciese sombra, y por ello pidió que echara  a Miquilena, en quien veía un personaje de imposible control.  La sumisión de Chávez a Fidel carece de parangón en la historia mundial. Tal vez un parecido pueda haber en la subordinación  de Nerón a Séneca. Séneca domina  a  Nerón, empero le dejó la ventana de escaparse a Grecia, tocar la lira, escribir  pseudo poemas y las demás hazañas propias del homosexual en ejercicio de su libertad. 

Esa egolatría comparable a Kim Il sum, si no el más ególatra de todos los dictadores de todos los tiempos, independientemente de faraones  que se creían dioses,  le llevó a la total irracionalidad en su famoso por estúpido discurso en la ONU, donde vociferó contra Estados Unidos en pose de orate  “aquí huele a azufre… y   descalificó  a su presidente   ”a quien yo llamo el diablo” y se pavoneó. Como siempre el Chávez ególatra quiso demostrar su poder tal como  lo hizo  Kruschev  en rechazo a acusaciones formuladas por el delego de Filipinas contra  la URSS.   Esta verborrea se mantuvo siempre, porque tales estupideces impedían pronunciamientos de igual calaña, pero, como todo ególatra y más si es dictador,  padece de miedo cerval,  cerró sus fauces  cuando el Rey de España, en tono imperial,  le increpó, “y por qué no te callas”.  Un almacén de estas estupideces, colmado de injurias, calumnias, pudieron servirle  como un gran espejismo de poder y, a la par, dar pruebas de ese poder a sus seguidores, convertidos  en rebaño. 

La egolatría será intensamente cultivada mediante un proceso de deificación  que garantizaba el culto a su personalidad, a su invencibilidad, a su superioridad que reafirmaba su narcisismo paranoico  y, simultáneamente,  buscaba generar confianza, fidelidad  en sus seguidores, convertidos en cruzados idólatras.  Comandante Supremo, comandante eterno. El plan de La Patria, su texto sagrado.  El vacío ideológico, teórico del chavismo, se cubre con el culto fanático al Ídolo, y se da al fanatismo como vector de unión el odio al otro y mediante ese mecanismo se alimentaba la esperanza en la justicia como venganza  contra quien habría sido responsable de su miseria, los ricos y las dádivas que el régimen podía dispensar, como su maná para el camino.  Se intentaba llenar la panza pero se mantenía el hambre vigente para poder mantener la esperanza en la redención que llegaría mañana. Ese mañana que nunca se hace hoy.

Chávez optó por ese camino, porque no podía tener otro. Ni una idea propia. En manos de sus manipuladores, Fidel a la cabeza, de manera abierta y padecida por Chávez como placer, pero con no menos eficacia los taimados, calculadores,  Lula, Evo,  Ortega, Kirchner, Correa, los líderes del Caribe, incluido de manera muy especial por su capacidad de elevar el valor libertador del Comandante contra el imperialismo  inglés, Chávez entrega  a La Republica  Cooperativa de Guyana   El Esequibo, la Zona en Reclamación, esos “tíos”, esos hermanos aliados  le engañaron sistemáticamente, calculadamente. Chávez nunca supo que él rencílleme era el muñeco de esos ventrílocuos y sabios en esa pantomima lo explotaban al extremo.   De ese modo iba ingiriendo su propio veneno, abonando con placer su suicidio.

Para poder existir de ese modo, Chávez necesitaba ser mitómano.  Contaba sus hazañas, alguna de ellas de una ficción  digna de novelar. Con soltura se subía a los naranjos, lo cual nunca pudo hacer Bolívar ni el Negro Felipe ni Guaicaipuro. Atravesó el Arauca a nado, totalmente desnudo, en una mano en alto como un periscopio llevaba sus botas, sus ropas, sus zapatos, sus medias, camisa, interiores,  su fusil su bayoneta, su pistola. Las cacerinas. Eso no lo pudo hacer Bolívar. Y al llegar a la otra orilla, en Colombia, quien lo hace preso es un oficial colombiano, que resultó ser bolivariano  y juntos se fueron a un bar de prostitutas a trazar la estrategias de la revolución.   Por si fuese esto de record único, las prostitutas lejos de ejercer su clásico oficio, se dedicaron con ellos  a vislumbrar el futuro con  la revolución…La mentira es el mejor tobogán para entrar al infierno. Comisionó a Maduro, discípulo y émulo para concluir “su” suicidio!.

Americo Dario Gollo Chávez
americod@gmail.com
@americogollo
Zulia - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario