lunes, 13 de marzo de 2017

RUBEN DARIO BUSTILLOS RAVAGO, CARTA ABIERTA AL MINISTRO DE LA DFENSA DEL FRENTE INSTITUCIONAL MILITAR

FIM: CUESTIONABLE APRESTO OPERACIONAL DE LA FAN.

Señor Gral. en Jefe (Ej.)
Vladimir Padrino López
Ministro de la Defensa y
demás miembros del Alto Mando Militar
Su Despacho:

El Frente Institucional Militar se dirige a ustedes, sorprendidos como nos encontramos ante la reseña publicada por el periodista Hernán Lugo-Galicia en el diario El Nacional, en su edición del 27 de febrero de este año. El mencionado periodista narra con detalle las reuniones realizadas entre el ministro de la Defensa, el Alto Mando Militar y los comandantes de Regiones Estratégicas de Defensa Integral los días 10 y 21de febrero de este año para discutir la guía de planeamiento del general Vladimir Padrino López. Es imposible no aceptar como ciertas las informaciones allí señaladas ante la inexistencia de un comunicado del ministerio de la Defensa desmintiéndolas. En dichas reuniones se trataron aspectos de suma importancia para el destino de Venezuela, en medio de planteamientos inconstitucionales, que de realizarse comprometerían totalmente las libertades ciudadanas y la democracia venezolana. La guía de planeamiento del general Padrino López mantiene, como tesis central, que la Fuerza Armada Nacional debe defender la revolución socialista enfrentando a sus enemigos externos e internos: “los Estados Unidos, sectores de la oposición democrática y la delincuencia organizada”.

Atacar a los Estados Unidos, sólo por el interés político de utilizar la bandera antinorteamericana para obtener beneficios electorales, puede comprometer el destino nacional. Ustedes deben entender que las relaciones económicas entre los dos países son de tanta importancia que, de mantenerse la equivocada y agresiva política exterior del régimen madurista, podría terminar en una grave disminución de la compra de petróleo venezolano. Imagínense, lo que eso significaría para la subsistencia de nuestro pueblo. También es absurdo considerar como enemigo interno a algunos sectores de la oposición democrática. Hacerlo, comprometería la función constitucional de la Fuerza Armada Nacional que establece en el artículo 328: “En el cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna”. Defender la revolución socialista es colocar a nuestra Institución al servicio del PSUV, teniendo que pagar, de una manera absolutamente injusta, los gravísimos errores que han cometido los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro.

Uno de los aspectos más delicados tratado en dichas reuniones fue la posición que mantuvo el general Padrino: “Estamos sometidos a una guerra no convencional cuyo objetivo es la mente del hombre, debilitar su capacidad y voluntad de lucha, debilitar al Estado y sus instituciones, debilitar la FANB”. De aceptarse tan absurda y catastrófica visión estaríamos al borde de una “guerra de cuarta generación”, que conduciría a la Fuerza Armada Nacional a incrementar inconvenientes medidas represivas contra los venezolanos, vulnerando totalmente sus derechos ciudadanos tales como el pluralismo político, el derecho al voto, la libertad de expresión, el funcionamiento de los partidos políticos y pare usted de contar, transformando a nuestra democracia en una neo-dictadura, al violar flagrantemente el artículo 2 constitucional que establece: ”Venezuela se constituye en un estado democrático y social de Derecho y de Justicia”. Esta posición del general Padrino no interpreta a cabalidad la realidad nacional: nuestro pueblo enfrenta diariamente el hambre y la muerte ante la total escasez de productos de primera necesidad y de medicinas.  Coadyuvar en la resolución de esa tragedia debería ser el objetivo fundamental de nuestra Fuerza Armada Nacional.

Las novedades que plantearon los comandantes de las grandes unidades de combate en dichas reuniones vulneran gravemente el profesionalismo militar y la moral de combate de nuestra Fuerza Armada. Dichas novedades fueron las siguientes : “es necesario mantener el 70 % del material de guerra en condiciones de ”conservación”, sólo utilizando el 30 % para desfiles, paradas y entrenamiento; es tal la aguda escasez de alimentos y medicinas en las unidades militares que nos obliga a enviar a sus casas a un creciente número de nuestros soldados; el entrenamiento de nuestros efectivos no puede realizarse como corresponde debido  a la obsolescencia del material de guerra y la escasez de municiones. No tenemos duda que esas novedades comprometen gravemente la operatividad de nuestra Fuerza Armada. Lo inexplicable es que la Fuerza Armada recibió miles de millones de dólares, para la adquisición de material de guerra, en estos dieciocho años de desgobierno chavista. Nuestro pueblo y los miembros de la Fuerza Armada Nacional exigen de ustedes una clara y terminante respuesta.

El Frente Institucional Militar opinó públicamente, en diversas oportunidades, que la nueva política de adquisición de material de guerra, establecida por el teniente coronel Hugo Chávez era equivocada, como también lo era su política exterior y de defensa nacional. Lamentablemente nunca fuimos escuchados. Imaginarse, que el presidente de Venezuela, una potencia media de la América Latina, podía transformarse en un importante líder para influir en las grandes y trascendentes decisiones mundiales era un despropósito producto de un exagerado egocentrismo que condujo a Venezuela a su actual tragedia nacional. Nosotros sostuvimos, con firmes razonamientos técnicos, que transformar nuestro sistema logístico occidental, que nos había permitido adquirir en Inglaterra, Estados Unidos, Italia, Francia, Israel, y Brasil entre otros países, importantes sistemas de armas como fueron los vampiros, los destructores, los mirages, los F-16, los tanques AMX 13 y 30, los batallones y grupos de infantería mecanizada, sistemas de artillería mecanizada, las fragatas, los distintos sistemas de helicópteros y tantos otros medios de defensa, en un nuevo y desconocido sistema logístico con la finalidad de adquirir material de guerra en Rusia y China era un crimen contra Venezuela. Los resultados están a la vista. Sólo con recordar el caso del patrullero guardacostas Warao, de la Armada venezolana, encallado sin justificación alguna en las costas del Brasil en agosto de 2012 y la inexplicable desaparición, en diciembre de 2016, de un helicóptero del Ejército MI17 V5 en el estado Amazonas es muestra de esa desacertada decisión.

Es evidente de que esos errores han lesionado el apresto operacional de nuestra FAN colocando a nuestro país en una dudosa capacidad de defensa ante un hipotético conflicto de guerra. Caracas, 6 de marzo de 2017. 

FRENTE INSTITUCIONAL MILITAR
Asociación civil de militares retirados
Caracas-Venezuela
frentemil2@gmail.com, FB: Frente Institucional Militar,FIM, @frentemil

Rafael Huizi Clavier                                               Rubén Bustillos Rávago
Vicealmirante (ARM)                                             Coronel (EJ)
Presidente                                                             Secretario de Organización.

Por el Frente Institucional Militar, suscriben:

Vicealmirante Rafael Huizi Clavier (Presidente)
General de Brigada (Ej.) Teodoro Díaz Zavala (Vice-presidente)
Coronel (Ej.) Rubén Darío Bustillos Rávago (Secretario de Organización)
Coronel (Ej.) Luis Enrique Sucre (Representante del Ejército)
General de Brigada (GN) Simón Figuera Pérez (Representante GN)
Capitán de Navío Pedro Rafael Betancourt (Representante de la Armada)
Coronel (Av.) Ángel Rodríguez Campos (Representante de la Aviación)
General de División (Av.) Manuel Andara Clavier (Ex Presidente del FIM)
General de Brigada (Ej.) Juan Antonio Herrera Betancourt (Ex Presidente FIM)
General de Brigada (GN) Miguel Aparicio Ramírez (Ex Presidente del FIM)

Otras firmas en depósito

Enviado a nuestros correos por:
Ruben Dario Bustillos Ravago
Frente Institucional Militar,FIM, 
rdbustillos@gmail.com
@rdbustillos
frentemil2@gmail.com,  
@frentemil
Caracas Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario