jueves, 23 de marzo de 2017

ALEXANDER GUERRERO - EL PROBLEMA VENEZOLANO ES ESENCIALMENTE POLÍTICO

EN RESPUESTA AL ARTICULO DE ORLANDO VIERA-BLANCO, 

NO MAS PROFECIAS AUTOCUMPLIDAS


El problema venezolano es esencialmente político ………..en un Estado patrimonialista y unas elites políticas que suponen que ellos reparten mejor de lo que el mercado distribuye, y una agenda política donde el gobierno y la oposición coinciden en que su poder político, compartan o no, es más cómodo y seguro con ciudadanos suscritos a programas de servilismo al Estado, en cualquiera de sus versiones socialistas, la carnívora del gobierno y la vegetariana de la oposición. 

Nuestro problema es esencialmente político, pero es acá donde se ha trancado el juego sin solución de continuidad por casi dos décadas, quedara poco para "recuperar" la palabrita mágica que la política no comprende, porque recuperar -un verbo totalmente asexuado’ no categoriza si recupera hasta como éramos en el 1999, o hasta 2009, o hasta 1982, la cliometria nos muestra varias etapas, habrá que desalambrar quieren decir, los recuperadores, y estos los hay en el mercado político y en el de bienes y servicios. Cuál será el límite en el pasado, para el más inmediato, corremos con el agravante que volver, es decir, alcanzar lo que dejamos en 1999, las matemáticas contando el tiempo nos reacomoda todo a la relatividad del tiempo pasado frente al tiempo venir, por la sencilla razón que no podemos estar en el pasado y en futuro al menos que corramos como la luz.

Así, el número de años transcurridos nos dejara en ese horizonte trasero unos 35-40 años rezagados, mientras los que van delante, ya arribaron a 2025 y nosotros habremos llegado de nuevo al 1999, pero esta vez en un viaje del futuro al pasado -si no comprendemos la relatividad cuántica de Einstein, su relatividad- nosotros estaremos de nuevo en 1999, con varias décadas de recuperación. Y si lo llevamos a la dimensión económica, además del tiempo tendremos que contabilizar el costo del tiempo hacia el futuro, perdido, a una tasa de descuento Libor, más 3.5 una tasa de descuento del 8.5%. es casi como doblar lo que podamos hacer recuperándonos del 2020 al 1999, a una tasa de crecimiento quizás de 5.5% interanual, lo que en los estándares de un país pequeño y pobre serian tasas de crecimiento descomunales, sabido que las carencias de capital para invertir y capital humanos empobrecido, las restricciones al crecimiento no la será el tiempo como hemos querido demostrarlo, sino la dimensión  económica que quizás nos ponga a crecer al ritmo de las propios recursos que seamos capaces de acumular. NO será sencillo, pero sigamos nuestro viaje al futuro pasando por el pasado.

En la dimensión del acuerdo ex ante al dialogo

Es probable que Zapatero haya sido un intérprete ideal y que se haya esforzado para trazar un camino a como diera lugar, como español y europeo y militante de la izquierda entre veggie y cárnica,  quizás sintió que cualquier solución era mejor que ninguna; lo cual lo lleva a uno a  justificar el errático camino de unos dentro de la MUD pero con un impacto marginal fuerte -hizo pensar al resto que era toda la MUD- que han tenido la dicha de llevarlos a todos por allí, incluyendo a quienes no quieren ir. 

El – Zapatero- interpreta lealmente la transición, es entonces la salida y el cubre eficientemente la agenda de Obama, el Papa y Castro y habiendo recibido el mandato de la Union Europea, Zapatero es el componedor, y lo hará de manera tal para que la ultra derecha fantasmagórica invento del socialismo en todos sus tipos, construir la transición con la bandera del PSUV adelante y el resto al lado y atrás. Lo contrario es una Guerra, creada por la izquierda cárnica en el poder, para dar a entender que sus intereses están por encima no los de la MUD sino los del resto del país que es convocado a votar y listo, más nada. Zapatero, español y de la izquierda conoce muy bien que las guerras no juegan carritos, y por ello su eficiencia de montar un diálogo para bautizar un acuerdo con mano previa.

Bajo este preludio me gustaría totumear las reacciones de Viera para verlas a través de un fenómeno al concepto -en los mercados políticos y económicos anglosajones, pero no tropicales- ajeno para nuestra bibliografía de lo político, y que no es utilizada como sabiduría para comprender, me refiero a la acción colectiva, a la misma que adoleció aquel movimiento popular que se fue al paro sin estimar los costos de no haber construido una acción colectiva, un juego ganador con bajo costo de oportunidad. 

Esa no-acción colectiva, la cual tampoco la MUD ha podido, o no ha querido construir, pese a que llevan 17 años en el poder político en  enfrentamiento con el comunismo, hoy nos es difícil si esa acción colectiva, no ha venido por ineficiencia, o complacencia, o por temor que una Guerra no conduzca a sino a otra tragedia; muestra ultima Guerra, la Guerra Larga, que mal llamaron Federal nos dejó un país que al cerrar el siglo XIX era el más empobrecido del Continente, el mismo camino que hoy llevamos, cien años después. 

Esa acción colectiva ha sido,  por el contrario,  sustituida por una manía nacional de dos siglos de experiencia, la costumbre de colectivizar el mandato político, para evitar toparse con una acción colectiva, algo que es ajeno a la dirigencia político ortodoxa de la oposición, y de la políticos en los últimos doscientos años, porque el surten por el mango de esa clase política les permitiría permite decidir y pasar por encima de su propio mercado e imponer sus intereses corporativos a todo costo, y que ya vamos con casi dos décadas de ensayo y error.

De una acción colectiva a una colectivización del interés político

Al traer a la discusión el concepto de (la lógica) la acción colectiva (ver Olson) muy utilizada por los economistas y otros profesionales en ciencias del comportamiento humano para discutir entre derechos y garantías y la reacción frente a su ruina y la probabilidad de resuelve un sencillo problema de costo- beneficio sabiendo que su no solución nos proyecta a una dimensión de costo demasiado elevado, donde ya nos encontramos, y en sus efectos, circulando viciosamente. Así enfrentamos entonces la colectivización (la propuesta critica de Viera en esta nota) con el de la acción colectiva, a los que se niegan los operadores políticos, porque la acción colectiva, el poder de reacción se horizontalita y del resulta un cuadro competitivo por la voluntad y apoyo popular del hombre que compiten en un mercado competitivo pero no el acostumbrado por las corporaciones políticas venezolanas, que prefieren el  “cogollo” y que lo volvemos a ver en esta época, cuando la sociedad civil no puede entender que ocurre tras bambalinas entre acuerdo y dialogo o viceversa.

Las reacciones a la crítica en el comportamiento político de la oposición política se hace porque el  ensayo y el error es lo que mejor describe la ruta de ineficiencia que caracteriza el comportamiento político de unas franquicias venidas a menos  o un mercado político fragmentado entre otras cosas por el camino errático transcurrido bajo el comando de una oposición política que a juzgar por los resultados, se nota la carencia de lo fundamental;  la comprensión del fenómeno político y económico y político a juzgar por los hechos y resultados y el curso político, institucional y económico de un país que hoy es un Estado Fallido.

Lo curioso es que ello viene ocurriendo después de 18 años de una práctica política del socialismo -carnívoro- por delante, a la cual se le ha querido anteponer otra visión del socialismo, como contrapropuesta, lo cual ha causado gran confusión en los sectores más inteligentes de la sociedad civil, las razones por las cuales el público o el país quiera un socialismo a lo ‘veggie’ y con lo cual se ha querido competir en el mercado político con muchas consecuencias negativas. Sobre todo, en una fase del fenómeno político que nos gobierna donde el Estado Fallido ya creado por agenda, porque es un mejor escondite de los trúhanes que controla el poder, además el escondite de todas las perversiones causadas en esos dos mercados, el político y el económico y donde la lucha política enfrentara una Guerra por la sobrevivencia; una Guerra como la de MadMax o la guerra de las cebollas.

Toda una historia de ineficiencia en el enfrentamiento con el gobierno

Uno tiene que referirse al déficit de eficiencia el cual llegó a su fase orgásmica después de la derrota del gobierno en las elecciones para elegir a la AN, evento que la corporación política en la oposición gano con mayoría calificada, pero que sin embargo no cobro, sino que resulto maniatada sorpresivamente para ellos que se enredaron en su propio discurso conciliador frente a un gobierno que solo conciliara cuanto estén totalmente seguros que en cualquier circunstancia los alcanzara una amplia amnistía política, otra amnistía relacionada con la  violación de derecho humanos y una tercera amnistía que los limpiara de los masivos pecados administrativos, es decir, tres decretos leyes que como tres lavadoras lavaran lo que hoy es objeto de un dialogo, una transición, una especie de autobús con dos pisos, donde viajaran todos, tirios y troyanos, con la esperanza de reconstruir un país, o como dicen algunos recuperar lo perdido. 

Al paso de casi dos décadas, los líderes de la oposición se las han arreglado para sobrevivir como líderes de un universo político que no votaría por el gobierno, y que podríamos imaginarnos como la parodia del vaso medio lleno, o medio vacía, y en términos económicos y subjetivistas más preciso en la vieja parábola del agua y el diamante…y la preferencia y valor que los individuos le dan a una situación donde tienen a juro que decidir. 

Durante esas dos décadas, los hombres de los errores de ayer, tienen una gran posibilidad probabilística de cometer el mismo error mañana, y así lo siente el país, o lo que queda del país que piensa. Finalmente, el grado de destrucción y descapitalización del venezolano, desempoderado y descapitalizado, devuelto a al primitivismo mercantil pre capitalista, donde las relaciones de salario y capital dejan de existir para dar curso a la sociedad servil de un régimen económico sentado sobre la propiedad de bienes, activos, además de los privilegios que llevara prendido sobre su hombro, como los individuos convocados para el reparto de las limosnas.

¡Mientras tanto a la economía ha sido destruida, no es recesión no tiene ciclo!

El grado de destrucción de la economía nacional quizás sea mayor del que otros han dicho, mis números andan en la calle desde hace 8 años, pero en esta nota los reduciré a unos más comprensibles por todo el público. El per cápita del venezolano hoy es similar al per cápita del 1967, unos 3500 dólares (a valores actuales), el retroceso es de consideración, más de 40 años. Pero no habría que irnos tan lejos, sino al 1999; así, nos vamos hasta el 1999, requeriremos -linealmente- 20 años de recuperación a una tasa promedio de crecimiento del 5% anual, compuestos en 20 años multiplicaríamos por 2.57 veces el ingreso per cápita de 3000 dólares de hoy. Los vecinos y otros que están hoy con 8- 16 mil dólares per capitas a una tasa del 4.5% tendrían en 2040 cerca de 30 mil dólares per cápita y nosotros unos 10.000 dólares per capitas, al ritmo de avance de nuestros vecinos que sería el mismo nuestro, no nos disminuyen el diferencial, los 20 años del gap serian en 2040 el mismo, pero habríamos avanzado algo solo que el gap tiende a no cerrarse y en el 2040, estaríamos viviendo como nuestros vecinos en el 2020…que coas han pasado.

Este juego de números no es muy comprensible sino dominamos un poco el preconcepto económico de crecimiento y desarrollo, nos llevara tiempo explicarlo, lo dejamos para otro momento. Es un viejo conundrum de la economía que ha comido cientos de libros y millares de papers de investigación que permitan divisar como es que no podemos viajar al futuro sin haber regresado al pasado que fue algo mejor que esté presente. Pero alcanzar ese optimo, tendríamos que haber desmontado todos las restricciones que el discurso político - económico de la oposición, que ahora estaría en transición en compañía del PSUV le sería complicado desmontara los incentivos que se impusieron en 1999 y que nos ha traído hasta acá,  por lo que dudamos que en transición política  que es lo mejor que nos pueda pasar, según Zapatero y en alianza con el PSUV, para alcanzar un 5% interanual nos quedaría muy lejos, y en mi visión particular, seriamos expuestos por un crecimiento apenas al nivel del crecimiento vegetativo, quizás el doble del 1.2 % vegetativo en un 2.4%  con lo cual no estaríamos en 1999, sino en 1983 cuando el viernes negro, el viaje al pasado puede ser más largo, el reloj del tiempo nos puede jugar la mismas tretas que los dos protagonistas del viaje al futuro.

¿Cómo es el curso de la una recuperación, será ciento que hay que recuperar algo?

A este nivel tendríamos que apoyarnos en la matemática kondratoviana de las famosas curvas y ciclo de Kondratiev. El paper que circulo Vera, no aplica a los que ocurre en Venezuela, recordemos una ley de la física en la materia que requiere de una colosal velocidad para transformarse en energía. Pero volver a su estado natural la velocidad es menor creciendo las dudas que pudiera volver a su estado natural, si es que realmente lo puede. Venezuela no pasa por ningún ciclo recesivo, es decir, entre la euforia y la depresión en un ciclo económico se requieren que otras cosas constantes, un ceteris paribus que aplique, y ese no es el caso de Venezuela, porque el ceteris paribus es el que ha sido perturbado hasta la destrucción, desde luego que se puede mejorar, pero requiere de recursos y esfuerzo, esos dos inputs hoy nos son disfuncionales.  

En Venezuela no hay recesión sino destrucción y descapitalización, y eso no conoce el retorno por un determinado ciclo de negocios, como lo proponen los autores del viejo paper mencionado, para levantar la esperanza que recuperarnos es facilito, zoilo devolvernos por el tobogán del ciclo, devolvernos subiendo, lo cual hacíamos cuando éramos niños. Venezuela ha perdió dos terceras partes de su economía en ocho años, los ciclos, pierden en el ciclo depresivo, quizás entre un 5 a 10 puntos porcentuales, nosotros hemos perdido dos terceras parte de país, y quizás mucho más, solo que no conocemos los costos escondidos del siniestro político.

Por ejemplo, para “recuperar” a PDVSA o a la industria petrolera venezolana a los niveles de 1999, es decir, recuperar un millón de barriles de petroleo que se han perdido por caída de producción se requieren 75 mil millones de dólares en un proceso continuo de inversión, ese dinero no lo poseemos y posibilidad de tenerlos imposible, los riesgos venezolanos se han exacerbado, a niveles que cualquier proyecto de industrialización que requiera capital extranjero tecnología y negocios, adecuados, no sería viable porque la tasa descuento  no la alcanzamos, si no desmontamos el Estado Fallido. 

Pero además hay una colosal deuda que es 1.5 veces el tamaño de la economía actual, no hay nada de exagerado que en adelante los costos dl combustible a ser utilizado por los venezolanos para comer, rodar, caminar, se lleve dos salarios mínimos per cápita. En otras palabras, para pagar esa enorme deuda nos harán falta más de dos veces la producción de petróleo, pero tenemos la restricción que subir 100 mil barriles o 150 mil barriles más de producción requerimos más de un ano…y 15 mil millones de dólares que no sabemos dónde están.

Los “recuperadores” tiene que redimensionar el país y dejar de mentir, el país no será igual al que tuvimos,  nunca más, con la salvedad que la relatividad del tiempo nos alcance, pero podemos ser una sociedad pobre, con honor  vivir como un pueblo más tranquilo si fuese posible, darnos un espacio en paz, con una visión de crecimiento moderada donde los venezolanos no tengamos que esperar que en unos pocos años las cosas sean como fueron cuando éramos muchachos……..la regresión a la ruralidad se está produciendo y no por mandato, la gente busca más tranquilidad y por lo menos en pobreza vivir humildemente y con vergüenza y en paz de ser posible

Esas estampas de hoy de empobrecimiento en todas partes, infraestructuras, servicios públicos, (por ejemplo unas casas de estudio profesionalizados cuyos graduandos mañana no devengaran mayor ingreso que sus coterráneos que no tengan el grado…una sociedad pagada por epidemias, y con malaria y Chagas ya en función endémica, donde habrá que gastar muchos recursos para dominarla y así evitar que gastar lo que no habrá para dar sanación a los que cultiven esas plagas….se podrán hacer cosas para vivir en paz….aquella Venezuela ya es otro y no esta acá de paso, el país es el que tenemos, en emergencia humanitaria estará por unos lustros…hay que trabajar, sangre sodio, esfuerzo y lágrimas…

La economía académica es principalmente útil, tanto al estudiante como al líder político, como un profiláctico contra errores populares. - H. Simons (1983)

No hay ninguna tal dicotomía entre los derechos humanos contra derechos de propiedad. Ningunos derechos humanos pueden existir sin derechos de propiedad  – Ayn Rand

Alexander Gurrero
alexguerreroe@hotmail.com
@AlexGuerreroE
Caracas - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario