martes, 21 de marzo de 2017

DOMINGO ALBERTO RANGEL: LA GUERRA DEL PAN, ENTRE MAFIOSOS Y VAMPIROS

DRAGONEANDO


Mientras los partidos pugnan por ser incluidos en el tarjetón y ven hacia otro lado… desde la sala situacional especialistas mercenarios dirigen la última escaramuza que algunos equivocadamente han bautizado como “La Guerra del Pan”. A mí no me parece que sea buena idea denominar con ese nombre lo que solo visto por encima podría decirse que es una acción guerrera contra la harina de trigo, los cachitos o los dueños de panaderías.
El tira encoge entre los panaderos y la SUNDDE más que una guerra parece otra trifulca de las muchas organizadas por un gobierno que busca ganar tiempo, controlar la empobrecida sociedad, desmoralizar a la gente y mentir. 
Me explico.
Como todo lo que sucede en un país empobrecido hasta límites que hace poco solo se veían en los reportajes de las guerras civiles africanas… un país al que sin embargo tanto los gobernantes como los que aspiran a serlo siguen catalogando como “país rico, que todo lo tiene”… no era de extrañar que el gobierno evada debatir las raíces del mal… y que para ello con todo el poder mediático de Miraflores señalen la especulación como gran responsable del drama panadero, sin dar más explicaciones… que las hay.
También era de esperar que la oposición… incapaz de hacer dos cosas a la vez… dedique todos sus esfuerzos a revalidar las franquicias del tarjetón… mientras pierden otra oportunidad para darle al país una señal de esperanza.
El diputado Julio Borges evidentemente sin haber analizado el problema porque es de suponer que su ya abundante familia no pasa dificultades para conseguir el pan… poco le faltó para exigir la canonización de los panaderos… con lo cual se puso a la par… desde el otro lado de la ventana… con el gobierno de Maduro que también ha estado a punto de pedir por adelantado la inclusión al Panteón Nacional del ciudadano William Contreras y por supuesto del comandante de la GNB para equilibrar nombramientos en un gobierno que dragonea ser militar-civil.
¿Sabe acaso el alto gobierno o el general Padrino, es lo mismo, que según rumores serios uno de los grandes consorcios molineros, ubicado en el estado Sucre, le pasa 1. 5 millones de dólares mensuales a los jefes militares que deciden cuando y en qué cuantía salen las remesas de harina para ser molida? ¡Después, ignorando lo anterior, en su programa La Hojilla de VTV, el comunicador Mario Silva, mondo, lirondo y sonriente señala ese consorcio como “oligopolio” responsable de los precios altos y la escasez!
¿Han calculado los expertos saca cuentas de Primero Justicia que los panaderos logran en promedio hasta 1100 % de ganancia cuando venden las canillas reguladas como se calculó en una investigación que dirigí en agosto del año pasado , cálculos que incluyen coimas y comisiones? ¿O que esos mismos angelitos reciben un kilogramo de jamón de espalda –para salirme del tema panadero- a Bs. 6. 000 y enseguida lo ponen en venta al público a 14. 000 Bs. y que cuando de jamón de pierna se trata lo pagan a 10.000 Bs el kilo para ser vendido a 24. 000 Bs.?
¡Si se ha de hablar claro, a los funcionarios civiles y militares, incluyendo boliburgueses, Bolichicos asociados, encargados de importar y comercializar la harina panadera etc. cabe llamarlos “ladrones”… pero a los panaderos en justicia les corresponde el mote de “vampiros del pueblo”! No a todos, gente buena la hay hasta en los burdeles, evidentemente.
Si se quiere salir del inmenso atolladero al que nos han llevado políticos con ideas absurdas es indispensable señalar los verdaderos culpables, no los actores de reparto: Comenzando por Nicolás Maduro que recibió como legado una herencia emponzoñada pero en estos años que lleva gobernando en vez de retroceder más bien sigue avanzando hacia un futuro que solo avizora mayor miseria, humana y física.
Continuando por la oposición parlamentaria –la MUD- que aún señalada como “en desacato” por el inefable Poder Judicial que tenemos los venezolanos… pierde la oportunidad de prohibir por ley o negociar o exigir por acuerdo de paz con el gobierno el cese del control de cambios. El desmonte de todas las inútiles alcabalas desde las cuales autoridades civiles y militares le roban a los productores en efectivo o en especies.
De la oposición organizada cabe esperar, salvo porque les conocemos sus ideas y ambiciones, un programa de gobierno que lleve a Venezuela a una situación sana que no es lo que tenemos.
Que enfrentaran al estatismo, socialista, centralista y militarista… que nos ha empobrecido al punto actual.
Para ser distintos y lograr metas distintas a las del chavismo-madurismo tienen que cesar las intervenciones de la economía. Promover la competencia como para que los panaderos ganen dinero pero sin extorsionar a los clientes como ahora sucede. Si el estado se concentra en sus funciones propias será posible minimizar la corrupción y las grandes empresas molineras no tendrán que pagar inmensas coimas a funcionarios militares para que les entreguen la materia prima que les permita trabajar.
Entiendo las razones de la MUD para seguir con el jueguito polarizado. Entiendo aunque me parece estúpido ponerse del lado de los panaderos que en general ganan porcentajes solo acostumbrados en operaciones de mafiosos. Entiendo muchas cosas.
Pero no me hagan creer que en manos de políticos que solo piensan en ordeñar groseramente un sistema como el que nos ha empobrecido a los venezolanos … las consecuencias de esta “Guerra del Pan” se van a superar… no, en pocos días habrá menos pan… y menos panaderías.
Domingo Alberto Rangel, doalra@yahoo.com, @DomingoAlbertoR, Resistencia Civil, Miranda - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario