miércoles, 26 de abril de 2017

LUIS MANUEL AGUANA, ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE A LOS VENEZOLANOS

LA ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE 
FIJA POSICIÓN ANTE EL LLAMADO DEL GOBIERNO 
A UNA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE

El proceso constituyente convocado y controlado por el régimen, aleja definitivamente la posibilidad constitucional y democrática de que los sectores democráticos del país puedan rescatar la democracia y la institucionalidad del país. El régimen seriamente amenazado de perder el poder, acudirá a esta herramienta, haciendo uso de todos los factores de poder, por él controlados, para montar un nuevo fraude electoral y consolidar su proceso de devastación nacional.

El despropósito planteado  por Maduro no recoge en modo alguno el interés supremo de darnos una  un cambio profundo, con base en un nuevo Proyecto de País, que dé una acertada y democrática solución a la profunda crisis con la que el régimen azota al país, como lo venimos planteando desde la ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE, (ANC). No. Su intención es hacer uso fraudulento de la soberanía popular para consolidar su dictadura, pues teniendo controlado los poderes del estado, en especial el CNE y TSJ dirán lo que el régimen quiera, por ejemplo, desde cómo y cuáles firmas se admitirán para el ejercicio constituyente, cuáles y cuantos constituyentes se eligen y cuales se anulan, hasta declarar que la Asamblea Constituyente que se elija no será Originaria y por tanto, no podrá afectar a los poderes constituidos (Ejecutivo, Judicial, Electoral y Ciudadano), excepto precisamente el Legislativo (la AN),  indicando que como no puede funcionar por el desacato en el cual se encuentra, será definitivamente barrida y sus funciones serán asumidas por la Asamblea Constituyente; logrando con ello de manera fraudulenta y anticonstitucional consolidar su totalitaria y absoluta dictadura, con las nefastas consecuencias Nacionales e Internacionales que sufrimos,  que le permita seguir hipotecando  y entregando el país a oscuros y aberrantes intereses extranjeros.

No entender esta nueva y seria amenaza, es estar de espaldas al supremo interés nacional, para lo cual es necesario deponer todo tipo de aspiraciones, legítimas o no, de grupos o individualidades y disponernos sin reservas de ninguna índole, todos los factores democráticos del país, partidistas o no, para alertar y enfrentar decididamente a esta grave amenaza y convocarlos a hacer causa común para el rescate de la patria mediante la convocatoria de un proceso constituyente autentico, que no pasa por los poderes constituidos TSJ y CNE, sino por los órganos supraconstitucionales escogidos por el pueblo soberano para regir dicho proceso (art. 347 constitucional) y concretar de manera efectiva y necesaria el“Gran Dialogo para el Gran Cambio, Constituyente y honrar a quien lo ha dado todo por la libertad, que no es otro que el soberano pueblo de Venezuela”, que así nos lo exige.

A diferencia del régimen: la convocamos como la herramienta óptima para unir al país, para la reconciliación en justicia, para  hacer el gran cambio necesario, para la reinstitucionalización del Estado y la plena vigencia de la libertad y la justicia, la descentralización efectiva del poder, con autonomía a las regiones y municipios; de allí que ratificamos y alertamos una vez más que SI,  estamos de acuerdo con ir a elecciones, pero elecciones para elegir a una nueva Asamblea Nacional Constituyente Originaria, en los términos antes señalados. NO, a elecciones de gobernadores y alcaldes que solo sean un simple y burdo maquillaje a la grave crisis nacional, de las que pueda hacer uso el régimen para fraudulentamente consolidarse en el poder,  como hasta ahora lo ha hecho.

Invocamos los poderes creadores de nuestro pueblo soberano, absolutamente de todo, para unirnos en torno a esta iniciativa y dar la gran campaña y debate nacional que culmine con la recolección contundente y definitiva, no solo del 15% establecido en el artículo 348 constitucional, sino de lograr más de 10 millones de electores inscritos en el Registro Electoral y Civil, residentes en o fuera del país, que permite activar el proceso constituyente originario y en un plazo de 4 meses,  con la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, trae consigo beneficios inmediatos, como la liberación de los presos políticos y retorno de  exilados, apartar de sus cargos al Presidente y su Gabinete y demás órganos del poder público que sean necesarios, (TSJ, CNE, Poder Moral, etc), nombrar un Gobierno de Transición por el tiempo necesario para disponer de la nueva constitución, implementar disposiciones transitorias que reorienten la gestión pública y generen confianza en la recuperación de la nación y bienestar colectivo; y finalmente convocar a Elecciones Generales acordes con el nuevo texto constitucional y garantizar  la vida pública y poner fin a esta maligna situación.

Esta campaña y debate  debe tener un discurso y expresión inequívoca de UNIDAD VERDADERA. Es decir, evitar absolutismos de liderazgos, que profundo mal han hecho hoy y que amenazan con la liquidación de la República, la población debe percibir que todos igualmente poseedores de la soberanía, empujamos hacia un mismo fin libertario, sin reservas, ni dobleces, despojados de mayorazgos políticos, fatuos o secundarios, para ganar de manera autentica y solidaria su confianza decidida y apoyo militante, una vez más, para el logro de una segunda independencia.

Acudamos igual y sin dilación a las instancias internacionales: Gobiernos del Mundo, el Vaticano, organizaciones como las Naciones Unidas, Unión Europea, OEA y países amigos que la integran y a su Secretario General, insigne demócrata, Luis Almagro, a expresidentes amigos de América Latina, líderes mundiales y demás instituciones amigas por la democracia y libertad , que vienen dando apoyo íntegro y decidido  a Venezuela,  a su pueblo y a esta iniciativa eminentemente popular, constitucional, pluralista, democrática e incluyente, que sin excepción daremos en acatamiento al mandato constitucional establecido en los artículos 2, 3, 5, 7, 19, 23, 25, 52, 62, 70, 132, 328, 333, 347, 348, 349 y 350, que reconocen el poder originario del pueblo, su soberanía popular y potestad de convocar al proceso constituyente originario sin injerencia  de los poderes constituidos, para entorpecer o evitar la iniciativa popular constituyente y  la colaboración y acatamiento a las decisiones y a la nueva constitución que el Poder Constituido debe dar al Poder Originario.

Solicitamos a la Fuerza Armada Institucional, su apego y debido acatamiento al deber consagrado en la constitución vigente establecido en el Art. 328, como garantes del poder soberano del cual emana  su existencia y apoyarle y actuar frente al opresor ante la amenaza de querer impedir la iniciativa constituyente originaria que la soberanía expresada directamente por el pueblo se aboca ejecutar, (Art. 25 constitucional), en suprema y constitucional iniciativa para restablecer la democracia, la libertad y la justicia en nuestra Venezuela.

Venezolanos, fortalezcamos la fe en la libertad de Venezuela, muchas han sido las dificultades y sacrificios, las falsas promesas, egoísmos y traiciones a la  patria, pero invocando la tradición republicana y libertaria de este pueblo grande y generoso, la Alianza Nacional Constituyente convoca  a  que todos juntos seamos los constructores de nuestro propio destino y honremos con nuestra determinación,  la casa grande,  la casa bella donde cabemos todos: Venezuela.

Convoquemos con tu firma y tu defensa  la Constituyente Originaria por iniciativa Popular.

“En una palabra, mi querido general, yo no conozco más partido de salud, que el de devolver al pueblo su soberanía primitiva para que rehaga su pacto social. Vd. dirá que esto no es legítimo: y yo, a la verdad, no entiendo qué delito se comete en ocurrir a la fuente de las leyes para que remedie un mal que es del pueblo y que sólo el pueblo conoce. Digo francamente que si esto no es legítimo, será necesario a lo menos, y, por lo mismo, superior a toda ley: pero más que todo es eminentemente popular, y, por lo mismo, muy propio de una república eminentemente democrática.”
Simón Bolívar
Carta dirigida a Santander,  Octubre de 1826

Alianza Nacional Constituyente
Dirección Nacional
Caracas, 24 de abril de 2017

Enviado a nuestros correos por
Luis Manuel Aguana
luismanuel.aguana@gmail.com
@laguana

Caracas - Venezuela

1 comentario:

  1. Análisis oportuno y claro de los riesgo de una ANC convocada por el Poder Ejecutivo y la importancia del debate nacional sobre el tema de valorar la soberanía popular y la iniciativa popular en esta alternativa

    ResponderEliminar