miércoles, 22 de marzo de 2017

JESÚS ALBERTO BARRIOS R., VALIDAR A FAVOR DE LA ESPERANZA

ASÍ LO CREO…

Es necesario entender que la situación actual es pasajera a pesar de la catástrofe en todos los órdenes. El modelo político de predominio cubano ha fracasado. Hay que darle un viraje a la conducción política; eso implica hacer bien las cosas. Necesario es validar a favor de la esperanza. Se trata de demostrar que si podemos salir del atolladero en que nos encontramos. El compromiso de los partidos con Venezuela en este momento, consiste justamente en superar las dificultades y que la fuerza de nuestra militancia descansa en la conciencia democrática y en los valores por los cuales luchamos. 

Hoy los venezolanos y particularmente los socialcristianos, tenemos la oportunidad de demostrar, ante el continente y el mundo, la capacidad de ejercer nuestra voluntad política de una manera pacífica y participativa, dentro del marco de los estorbos y los obstáculos que nos han colocado en el camino hacia la validación. Lo importante es que todos participemos de acuerdo a nuestras convicciones, respetando las ideas del otro, así estén equivocados. 

Unamos nuestras voces a favor de la validación de COPEI y de la Unidad. Al utilizar este mecanismo impuesto por el régimen de manera irresponsable, y reconocer la fuerza moral y política de la base socialcristiana, demostraremos madurez política y fuerza de voluntad. 

De lo que se trata es de algo mucho más trascendente: de asimilar la lección del problema interno y no pasar por el dolor de tener que sepultar al partido a la orilla del camino. Se trata de no incurrir en los mismos pecados. 

El reto de COPEI es un desafío a nuestra calidad de partido, a los valores y principios, y no a las circunstancias del momento. 

Vamos todos a validar, no sea que mañana no tengamos partido, mientras todas las organizaciones políticas que integran la Unidad Democrática si logren su objetivo. Vamos todos a firmar para garantizar la paz interna, para recuperar el respeto del país. 

El pensamiento político de inspiración cristiana tiene hoy más vigencia que nunca ante los antivalores que promueve el régimen. La Democracia Cristiana es enteramente contraria al comunismo. Se trata entonces, de validar a favor de la esperanza.

Jesús Alberto Barrios R.,
jesusalbertob@hotmail.com
@jesus_albertob
Instagram/twitter: @jesusalbertob
Carabobo - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario