martes, 25 de abril de 2017

ALBERTO LÓPEZ NÚÑEZ, LA ENCRUCIJADA COLOMBIANA

DEMOCRACIA VS TOTALITARISMO

No es en modo alguno una exageración el señalar que Colombia se encuentra en uno de los momentos históricos más cruciales desde su nacimiento como república. La cruzada llevada por San Juan Pablo II, Ronald Reagan y Margaret Tatcher llevaron a la implosión final del comunismo a finales de la década de los 80 del siglo pasado, la caída del Muro de Berlín, fue sin ninguna duda el acontecimiento del siglo XX. Pero en América Latina, dos sabuesos comunistas, Fidel Castro y Lula, lograron reencauchar el viejo comunismo en un slogan de moda, el Socialismo del Siglo XXI,  imponiendo regímenes socialistas en más de una decena de países, la mayoría de ellos claramente dictaduras.

La joya geopolítica de la corona, Colombia, no cayó en esa catástrofe socialista, porque Álvaro Uribe se les convirtió en una molestosísima piedra en el zapato. El principio fundamental de acción del Foro es la toma del poder por la vía democrática, esto se experimentó con Chávez en la Venezuela de los 90 y se exportó con los amoldamientos propios para cada país .La adaptación requerida en este país, era como insertar a las Farc y demás movimientos guerrilleros a la estrategia de toma del poder por parte del Foro. La historia de cómo se logró es muy bien conocida y la he tratado reiteradamente en este medio. Lo importante es indicar que el  heroico pueblo colombiano demostró su brava casta y enardecidamente, incluso para sorpresa de los mismos líderes que encauzaban la negativa a las pretensiones del farcsantismo, rechazó con vehemencia el pasado 2 de octubre, en un referéndum,  la pretensión de implantar un  leonino acuerdo de paz con las Farc.

Esa decisión popular declara nulo todo el pretendido acuerdo. Pero el farcsantismo es alevoso y desconoció la voluntad del pueblo, implantó una socarrona dictadura, pues incorpora el pérfido acuerdo a la Constitución y elimina la separación de poderes.

Estamos pues en una encrucijada histórica: o el liderazgo se amilana y deja que la dictadura farcsantista se consolide, o impulsa un gran movimiento de rechazo a ésta, que la obligue, ya que está incipiente,  a reconocer su derrota y retornar el poder al pueblo, es decir, reinstaurar la democracia. La gran oportunidad para que se dirima esta encrucijada son las próximas elecciones legislativas y presidenciales del 2018.

Estamos pues, repito, ante una encrucijada vital para Colombia, de cómo se resuelva depende la salvación de la república, el próximo año Colombia se definirá entre democracia o totalitarismo. Pero sería ingenuo pensar que con solo realizar elecciones el problema se solucionaría. No, la experiencia venezolana nos deja muchas lecciones, la principal que se debe estar prevenido desde el principio contra las mañas del régimen totalitario.

El farcsantismo está implementando milimétricamente la carta del Foro de Sao Paulo, segimos la ruta venezolana,  la única diferencia es que por razones de idiosincrasia allá se hizo a lo campechano, a gritos y abiertamente, mientras que acá se está efectuando con buenos modales y cortésmente; pero el resultado será el mismo: opresión y miseria.

Por lo tanto es imprescindible que se tomen acciones para impedir que el farcsantismo se establezca indefinidamente, las básicas serían:

1)        No caer en la trampa de lo  políticamente correcto  no diciendo que estamos en una dictadura.

2)        Actuar en consecuencia repitiendo lo que ya se inició de un llamado a la protesta popular, con continuas manifestaciones de calle en contra de la dictadura.

3)        Implementar una estrategia de prevención del fraude electoral, arma básica del Foro de Sao Paulo para acceder al poder ( llevamos desde el 2011 alertando sobre esto, pero no se nos ha oído, la implementación del voto electrónico, en particular, es un harakiri para la democracia).

4)        Ceder a cualquier pretensión de egos individuales, poniendo el interés de la Patria por encima de cualquier interés personal o partidista.

5)        En función de lo anterior, conformación de un FRENTE REPUBLICANO, que desde ya oriente la estrategia a seguir para contener la dictadura farcsantista.

6)        Este frente debe ser lo más amplio posible, dirigido obviamente por los Ex Presidentes Uribe y Pastrana y conformados por los precandidatos del CD, Alejandro Ordoñez, Martha Lucia Ramírez, Fernando Londoño, Alfredo Ramos, los Pastores cristianos, algunas individualidades eclesiásticas y laicas católicas que no se han plegado a la insensata posición de la jerarquía de aliarse con el comunismo, Jaime Castro, las Senadoras Sofía Gaviria y Vivian Morales, los pocos periodistas no enmermelados entre otros Claudia Gurisati, Salud Hernández, Hasan Nassar, Juan Lozano,las organizaciones de víctimas,  la gran cantidad de pequeños y medianos empresarios que no compran la soga para que el comunismo los ahorque, líderes estudiantiles, sindicales, populares, etcétera.

7)        Se debe acometer una organización de ese Ffrente, que trascienda la mera convocatoria a eventos puntuales .

8)        Se debe hacer una campaña permanente de información y motivación de las masas contra la dictadura farcsantista.

9)        Obviamente esto requiere de financiamiento, por lo que se debe organizar desde ya campañas masivas de recolección de fondos.

10)      La guinda de la torta, se debe definir lo más pronto posible un mecanismo de selección del candidato presidencial único para la primera vuelta.

Este decálogo es ambicioso, pero la tarea lo amerita, ya el pueblo actuó gallardamente rechazando en el plebiscito las pretensiones del farcsantismo, corresponde ahora al liderazgo actuar acorde, el destino de la patria está en sus manos.

Alberto López Núñez
alopezn62@hotmail.com
@alopeznunez
Tachira - Venezuela
Colombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario