sábado, 22 de abril de 2017

PANCHO AGUILARTE, ELECCIONES CON CONDICIONES

EN CONCRETO

Existen mil y una razón para querer que este infierno termine. Nada haría más feliz a mi patria que concluir este experimento diabólico que tiene 18 años destruyendo al país y haciendo cada vez menos soportable la vida. Que ha hecho de Venezuela una nación de miseria, de hambre y de maldad. 

Pero hay que tener cuidado con perder las causas y explicaciones que se han venido dando ante nosotros y el mundo de la manera que este régimen concluya. 

Toda la dirigencia ha recalcado que "la salida debe y tiene que ser pacífica y electoral" y así le ha sido corroborada por la comunidad internacional. Venir ahora, porque la rabia ha desbordado y con justificación las calles de Caracas, Valencia, Maracaibo, Barquisimeto, Mérida, San Cristóbal y Ciudad Bolívar entre otras, con una formula suicida. 

La violencia no puede sustituir la manera como debemos echar la ignorancia y la maldad del poder. Por supuesto que esas elecciones deben estar precedidas de algunas condiciones fundamentales que garantice la transparencia y respeto a los resultados y sobre todo la participación de todos:

1) Deben ser realizadas con la vigilancia de organismos internacionales como la ONU y la OEA 

2) Anterior a su realización debe declararse sin efecto las inhabilitaciones políticas 

3) Deben el régimen comprometerse por escrito a respetar las facultades de la Asamblea Nacional 

4) Deben ser elecciones generales, visto que desconocieron la legalidad y constitucionalidad del Referéndum Revocatorio y tienen un año de demora injustificada de la convocatoria a las elecciones regionales de gobernadores y alcaldes 

5) La proclamación y juramentación debe ser de forma inmediata. Nada hacemos por más "arrechera" que tengamos, desconocer la vía electoral porqué las circunstancias favorecen una insurrección popular que por muy bien que resulte será a un costo elevadísimo de víctimas, y que solo podrá tener éxito si las fuerzas armadas se incorporan a la lucha ciudadana. 

Debemos recordar como en Chile en unas condiciones económicas y de seguridad muchísimo mejores que las que vive hoy Venezuela se acordaron unas elecciones para superar la crisis, igualmente en Nicaragua, El Salvador, Suráfrica y tantos ejemplos. 

Es decir, las elecciones son la manera civilizada de poner fin a la tiranía y si en Venezuela aún podemos evitar un baño de sangre y conseguir los mismos resultados pues no vengan ahora a "satanizar" la vía electoral con condiciones que se presenta a todas luces como una manera de aligerar la expulsión del régimen y la reconstrucción del país. Estas reflexiones las hago porque muchos por las redes sociales están condenando la posibilidad de unas elecciones convencidos que las protestas pudieran asumirse como que tenemos ya los recursos para derrotarlos cuando sabemos que un enfrentamiento (una guerra) supone hombres capacitados para el combate, armas, recursos para una batalla prolongada y eso ni se tiene no nadie sensato podría quererlo. Lo conveniente, pacifico, y políticamente correcto son unas "Elecciones con condiciones" y por eso hemos estado y estamos luchando. 

Y que me perdonen los radicales, pero no puedo compartir un enfrentamiento armado que nos conduzca a miles y miles de jóvenes asesinados, miles de familias destruidas, y un país que jamás olvidaría este capítulo sangriento que no queremos de nuevo en nuestra historia

Juan R. Aguilarte T.
panchoaguilarte@hotmail.com
@P_aguilarte
Anzoategui - Venezuela


No hay comentarios:

Publicar un comentario