sábado, 30 de enero de 2016

CESAR GUILLEN CITTERIO, DAR EL PASO NECESARIO, AUNQUE SALTEMOS AL ABISMO.

Agotado el argumento de ser los representantes del pueblo como herederos de Bolívar y aturdidos por la derrota, el régimen y su banda insisten con el pánico ahora como discurso en huir hacia adelante no percatándose por la ceguera que produce la desesperación que el venezolano venció el miedo. Siguen todavía bajo la instrucción castro-comunista para seguir entregándoles nuestras riquezas.

Sembraron el odio de clases y armaron a los delincuentes para usarlos como escudo, se les revertió esa perversa estrategia. El presenciar no con asombro, más bien con lastima a estos generales arengando a sus tropas (alaridos incluidos) aparentemente humillados por haberse profanado el retrato deformado del Libertador y del comandante eterno, no indica otra cosa sino que el final de esta cerca.
El primer paso se ha dado, el país habló democráticamente, somos la mayoría nacional. El segundo, es el apego a la constitución y el llamado obligatorio a un “Gran Acuerdo Nacional”. Nuestros diputados,  son valientes pero no suficientes para la reconstrucción nacional. El  tercer paso, el Económico, debe asumirse con valor, sin prejuicios y con el concurso inequívoco de la inversión privada responsable.
Preparar la investigación y posterior juicio de los casi 11 mil funcionarios del chavismo, entre militares, empresarios y familiares, plenamente identificados y que están viviendo en lujosas propiedades en Europa, USA, Brasil, Argentina y el Caribe. El desfalco alcanza los 340 mil millones de dólares. Desmontar el aparato mediático del régimen, que través de emisoras y medios de comunicación en manos de ignorantes llenos de odio, actúan bajo la dirección del ministerio de propaganda Cubano.
Una medida de emergencia en lo atinente a la seguridad y el orden será necesaria para reconstruir el país con base a una férrea disciplina en todos los aspectos de la vida nacional. Desde la firme supresión del delincuente hasta la sanción del ciudadano irresponsable. ¡Tolerancia cero!
Es el momento de que el régimen aun en funciones entienda que tiene que dimitir en pleno, todo su tren ministerial y todo el alto mando militar antes de que los eventos que están por acontecer produzcan resultados impredecibles y lamentables para todos, ellos y sus familiares incluidos.
Una fuerza armada institucional debe emerger con sentido republicano para rescatar la dignidad y el decoro como nación, para proteger al venezolano honrado y de trabajo, a su cultura y a nuestros verdaderos  valores, no los postizos que quisieron imponernos con milicianos y comuneros. Debemos apartarnos del castro-comunismo y del bodrio ideológico corruptor que fue la revolución del siglo 21.

Cesar Guillen Citterio
cesarguillencittrerio@gmail.com
"Adhuc Stantes"
“Todavía en Pie”

Caracas- Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario