sábado, 30 de enero de 2016

JESUS ALFONSO OSUNA CEBALLOS, DE HEROES Y DE HAZAÑAS,

De héroes y de hazañas, de escaramuzas, tal vez, más no guerras, los venezolanos estamos ahítos, y la indigestión es tal, que la sola exaltación de ciertas palabras, peor aún, de frases que como saludo glorioso algunos pronuncian, causan sensación nauseosa que se confunde con el ardor que precede a lo indeseado. 

Creyendo que a salvo estábamos de las bravatas del “supremo” y sus acólitos, celebrábamos en silencio respetuoso el primer triunfo de estos últimos años; pero tal vez, queriendo disipar la alegría por el advenimiento de la paz, el final del desasosiego y la incertidumbre, súbitamente de aquellos brota el mensaje que perturba:….”deben prepararse para una guerra no convencional”…entre otras frases sonoramente pronunciadas en salutación del Presidente, en el patio de un cuartel (12/12/15). Casi al unísono un alto dirigente del partido del gobierno, espetó otra no menos alentadora:…”la guerra será larga”….

Con estas tristes clarinadas ¿qué nos espera a los venezolanos? Cuando la guerra se busca, fácil es encontrar causas para enfrentar supuestos enemigos; y más fácil aun es inventarlos, olvidando tal vez que no son estos tiempos, aquellos, de los molinos de viento. Tal parece que engreídos con sus “nuevos juguetes de guerra”, falsos “caballeros” han enloquecido a causa de la lectura de los nuevos “libros de caballerías”; persistiendo en alejarnos de una paz duradera, la que el país necesita para el trabajo, para el estudio, para los actos creativos; la paz que nos ayude a encontrarnos a todos los pueblos del mundo; para que nunca seamos parte del macabro festín de las guerras. Por eso en vela estamos de la respuesta inteligente; no la esperada tal vez por el desafiante, sino la de quienes sin cavar trincheras, quiebren lanzas, fortaleciendo la paz, menguada por quienes no creen en el valor ni en la bondad de la palabra.

Hay voces que se confunden con nuestra realidad, la de la calle poblada por seres que buscan y esperan, no una falsa redención, sino el reconocimiento y respeto a su dignidad, tantas veces objeto de engañosas ofertas. No es otra cosa que honrar la deuda de quienes la espera de muchos años se ha alargado; sin desestimar las amenazas presentes: las de siempre. Cautelosos debemos estar, para que nuestra vigilia, no se pierda en la palabra vacía. Sin olvidar que quienes alimentan ideologías o credos extremos, confunden la victoria con la revancha. Sin embargo, somos muchos más los que queremos el reencuentro, que aquellos que apuestan a la venganza.

Tomo la palabra de Manuel Caballero: “Salir de la pesadilla no es cambiar de monstruo en medio del sueño, sino despertar…”.

Paz, amor y bienestar en el nuevo año 2016.

Jesús Alfonso Osuna Ceballos
jesusosuna.oc@gmail.com
@oc_osuna
Merida - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario