miércoles, 18 de enero de 2017

GUSTAVO PARDO, PIES SECOS, PIES MOJADOS; ¿ORIGINARA CAMBIOS EN CUBA?

VUELVEN A VIVIR EN UNA DICTADURA

Creo de interés dedicar el presente escrito al análisis de las posibles consecuencias que la implementación de la Orden Ejecutiva “Pies Secos, Pies Mojados”, puede originar en una población que resultará evidentemente afectada ante la ausencia del recurso habitual del escape no comprometido; en otras palabras, salir de la miseria y el agobio que el castrismo les impone, sin romper los lazos de la debida sumisión al sistema.

Efectivamente, esta Ordenanza ha cambiado las reglas del juego para los cubanos que lograban reunir los fondos económicos suficientes con el objetivo de cruzar el Estrecho de la Florida en balsas o de atravesar selvas, pantanos y otros obstáculos en su larga ruta hacia la frontera de los Estados Unidos de América; una vez en la cual, podrían acogerse a los beneficios de la Ley de Ajuste Cubano.

Como sabemos, dicha Orden Ejecutiva contempla dos elementos o conceptos claves:

Derogar la política de “Pies Secos, Pies Mojados” para migrantes cubanos en general, y Dar fin a la admisión de profesionales cubanos de la salud[i].

Antes de continuar, debo señalar que, salvo muy escasas excepciones, en ambos grupos existe un propósito común: dejar atrás la miseria, pero no la sumisión. En esto estamos claros, no obstante resulta necesario establecer ciertas diferencias conceptuales al respecto.

Los inmigrantes cubanos incluidos en el primer caso, no tiene la menor posibilidad de pasar la entrevista requerida antes de resultar aprobado bajo el status de “refugiados”; por la sencilla razón de que no cuentan con el aval requerido para ello. Ello implica que este grupo caerá dentro de los parámetros establecidos para la deportación a Cuba.

Pero, ¿Qué implica para estas personas ser retornados a Cuba? Mucho más de lo que enfrentan el resto de los deportables latinoamericanos. ¿Por qué? Simplemente, aunque la izquierda socialista norteamericana e internacional no lo quiera ver; Cuba es un país esclavo.

Estas personas se verán sometidas a:

Carencia de de propiedades[ii]
Falta de trabajo[iii]
Serán considerados “desafectos”, por ende, estarán sometidos a una mayor vigilancia que el resto de las personas.
Para sobrevivir, tendrán que cometer cuantas ilegalidades económicas están a su alcance[iv]

Ellos serán el primer objetivo de cualquier investigación policial que se efectúa en su centro de trabajo o lugar de residencia.

Lo antes descrito es apenas una somera porción de lo que estas personas habrán de padecer una vez retornados a la Isla.

Un caso aun más dramático será el que sufran sus hijos menores; quienes, a causa de su edad, no comprenderán la razón por la cual no viven en sus casas, no tienen sus juguetes y por qué son discriminados y acosados en la escuela y otros sitios a los cuales acudan.

Obviamente, la familia radicada en el exterior, se verá ante la carga de ayudar a sostener a estas personas, hasta que puedan tramitar su salida del país por las vías convencionales.

En un artículo recientemente publicado por el opositor Pedro Campos en el diario digital Havana Times[v], pude leer apreciaciones muy pragmáticas expuestas por su autor al respecto.

Campos afirma “La derogación de la Ley de Pies Secos, Pies Mojados disminuirá el éxodo de cubanos, pero no lo eliminará, porque la causa principal que lo provoca continúa vigente“. Exactamente, el régimen continúa su tradición represiva, sin cambiar un ápice su política de control social, económico y política sobre la población.

Una vez suprimida la “válvula de escape“, cabe preguntarse:

¿Se puede esperar que los deportados se sumen a la oposición?
¿Esta situación puede conllevar a que se produzca un estallido social en la Isla?
No lo creo. En este sentido vuelvo a coincidir con Campos en que los sistemas de índole “estatal-socialistas, se caen desde arriba”; pudiéndose citar lo ocurrido en la URSS y en el resto de los países ubicados detrás la Cortina de Hierro Roja. La valiente lucha que efectúa desde hace años el hermano pueblo venezolano, es otro ejemplo ilustrativo del asunto.

Si realmente se desea ayudar a que produzcan cambios en Cuba, la presión debe dirigirse el sector que tiene el poder de hacer dichos cambios, es decir, “hacia arriba”. ¿Cómo? Tocando fuertemente sus intereses políticos y económicos.

El caso de los profesionales de la salud, lo veremos en el próximo escrito.

[i] Cuban Medical Professional Parole

[ii] Venden sus propiedades para adquirir los recursos económicos necesarios durante la travesía.

[iii] Independientemente de su oficio o profesión, ellos serán ubicados en las peores condiciones de trabajo y las menos remuneradas.

[iv] Asumiendo un riesgo mucho mayor que el resto de sus compatriotas.


[v] Cuban Medical Professional Parole

Gustavo Pardo
masonhabana78@yahoo.es
@GustavoPardo18
Estados Unidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario