sábado, 2 de abril de 2016

ANGÉLICA MORA, DESCIFRANDO A FIDEL CASTRO, DESDE NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS,

Todo lo que rodea Punto Cero y especialmente Fidel Castro ha sido, desde el retiro del dictador, objeto de profundo misterio.

La figura y la palabra escrita del otrora Máximo Líder emerge en cada situación en que el gobierno de Cuba necesita hacer una declaración contundente hacia el exterior. Nunca lo ha hecho encabezando el escrito con un “Hermano Cubano”.
Esto se debe a que con la fusta reprime al compatriota que trata de ser un ciudadano pensante, pero todo su objetivo se dirige hacia el Enemigo del Norte, siempre en su pensamiento de batalla.
Por provecho económico el régimen accedió a las sugerencias de personajes como el papa Francisco a aceptar al gobierno de Washington como aliado, pero siempre lo hizo a regañadientes.
Cuando el asunto se le fue de las manos, como lo fue la visita de Obama a Cuba, inmediatamente echó marcha atrás y redobló las ironías e insultos hacia el presidente de los Estados Unidos.
La gran incógnita es si el que escribió el último mensaje es realmente Fidel Castro.
Hay muchos que lo dudan debido al estado de decrepitud en que el ex líder se encuentra. Es imposible que, con el Alzheimer que sufre, haya tenido la agudeza mental para redactar el escrito.
El Alzheimer es una enfermedad cerebral que causa problemas con la memoria, la forma de pensar y el carácter o la manera de comportarse y es una forma de demencia.
Otros síntomas son confusión, desorientación en lugares conocidos, colocación de objetos fuera de lugar y problemas con el habla y/o la escritura.
Hace más de diez años Raúl Castro ordenó el retiro de su hermano de las comparecencias frente a la televisión debido a su extenso deterioro mental. De ese tiempo a esta parte la enfermedad ha seguido su curso y por eso es imposible pensar que Fidel Castro pueda redactar análisis y enviar mensajes coherentes.
Quizás algún día se sepan todas las maquinaciones que se tejieron para mantener el espíritu del Gran Dictador vigente. Por ahora las dudas de lo ocurrido con la muerte de Hugo Chávez se unen frente al ágil y mordaz epistolario del recluso de Punto Cero.
Angelica Mora
angelicamorabeals@yahoo.com
@copihueblanco
Nueva York - Estado Unidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario