sábado, 2 de abril de 2016

EDUARDO LÓPEZ SANDOVAL, MADURO TE ESPERO A LA SALIDA

Sobre el final del primer trimestre del año, que es como decir cerrando el quinto inning de este juego de pelota callejera, con el reloj de los seis meses que hace tic tac: La salida del Apártida o no, determina quién gana el juego. Ojo, Apártida es por no tener, o por lo menos no mostrar la Partida de Nacimiento. Si hay salida gana la democracia, si no, gana la Monarquía Comunista.

(Vale esta taima antes de la Salida. Conjeturemos. Si hay Salida al cierre del juego, en el out 27, podemos imaginar que cualquier cosa pasa en este país llamado Venezuela dentro de 40 años. Decimos 40 años, no tanto porque cuarenta es un número repleto de simbolismos contiguos, como la cuarentena de las enfermedades, los 40 ladrones de Alí, -no quiero recordar el apellido del Funcionario Público-, o la cuaresma de los días previos a la Semana Santa, es porque cuarenta años es lo que le falta a Venezuela para asimilarse con los casi 60 años de Monarquía Comunista de Cuba. De no ocurrir la Salida es más fácil: imagínate a un sobrino, después de cumplir cuarenta años de cárcel en el Imperio “mesmo”, que viene a tomar posesión luego de la reciente muerte del tío Nicolás Primero, quien recientemente revienta como Pilatos, -de gordo y con sus manos bien lavadas).
TE ESPERO A LA SALIDA es el nombre de una filmación que veo en https://www.youtube.com/watch?v=uHmeiJfXcg8, donde aparecen unos chamos con modernos teléfonos, que no habían nacido cuando se editó una película venezolana con el mismo título, que lo decíamos nosotros en tiempos escolares para anunciar la riña estelar. Cuando las motivaciones para la pelea eran graves, el reto podía ser, te espero en el recreo. Reto que creaba las más espectaculares expectativas porque el enfrentamiento se realizaría en la escuela misma, -un round corto-, con la segura retención de los peleones por parte de las autoridades escolares en la Dirección, con las consabidas medidas disciplinarias.
En mi escuela, en el Grupo Feo, que así se llama, sin alusiones personales a la fealdad de quienes allí estudiamos, tal la Venezuela de hoy, todos tomábamos partido, e gual no todos lo manifestábamos por temor al gordo peleón. Que hizo correr la noticia que cargaba una navaja bien afilada, que por tres años permanecía en sexto grado, que era el más alto del Grupo Feo. Bullying  es la palabra que sustituye al padroteo que se usaba en siglo pasado.
El padrote reta con voz de grito:
-¡Nos vemos en la salida!
El Chamo Venezuela responde con voz apenas audible, pero firme:
-¡En la salida te espero!
El cuarto grado del Chamo Venezuela sale antes.
El 6 de diciembre fue como una discusión en la cola de la cantina que ganó el Chamo Venezuela. Se eligió una Asamblea Nacional que parece no acertar un argumento democrático para ganar el juego de la Salida. El Gordo ha dicho que su navaja pico e´ loro se llama TSJ. Desde esta orillita del río Guárico aupamos para escapar a la sombra demagógica de las propuestas de la Salida. La norma que rige la solución debe estar en Artículo 233 de la Constitución Nacional, que te invitamos a leer en tu Constitución:
¿Ya? ¿Leíste el 233? Ok. Enumeremos las soluciones con las que puede operar el pueblo que votó el 6D, la Muerte y la Renuncia las desechamos de plano:  1.- Destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia. 2.-  Incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional. 3.- El abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional. 4.- La revocación popular de su mandato.
Estas soluciones todas tienen su trajinar, no es soplar y hacer Republica. La Uno y  la Dos pasan por el Poder Judicial, y la Cuatro por el Poder Electoral, que ya sabemos son intransitables, sólo sirven para hacer demagogia mientras exista secuestro de poderes. La  Tres es la solución.
¡¡¡El abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional!!!
Pero.
Parece no cumplir con el requisito de ser demagógica. Es realizable, posible.
La AUSENCIA ABSOLUTA, sin más requisitos que no sea el NO ostentar la mayoría simple, es suficiente razón para que el Apártida deje tan anchas responsabilidades...
Esta solución la apoyamos, LA SALIDA ES YA escribió Alfredo Coronil Hartmann hace muy enorme mucho bastante suficiente tiempo, el 15 febrero de 2016. Razona así la propuesta: ”…una fórmula decisiva, clara, que ni siquiera necesita una mayoría calificada, me refiero a la “Declaratoria de Abandono del Cargo” (Atículo 233 de la Constitución Nacional) pronunciada por la Asamblea Nacional, que constituiría de pleno derecho, una “ausencia absoluta”. Figura emparentada con el “impeachment ” del derecho anglosajón y con figuras concordantes en Colombia y Chile.
La Enmienda Constitucional para acortar “este” periodo presidencial, no la consideramos solución porque el ilegal. Además, no pasará por la escabrosa trocha del Poder Judicial.
Maduro, desde la orilla izquierda del río Guárico, te decimos, nos vemos en el recreo.
LA SALIDA ES YA.
Eduardo López Sandoval
llanerodigitalcalabozo@gmail.com
@eduardocalabozo
Guarico - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario