viernes, 13 de enero de 2017

G/D (Ej) OSWALDO SUJU RAFFO, LA REIVINDICACIÓN DE NUESTRO TERRITORIO ESEQUIBO.

        PARTE I- El alucinante presidente de Guyana, B/G (Ej) David Granger.


Inicio este primer artículo del año 2017 haciendo referencias del efecto alucinante, eufórico y engañoso, del G/B. David Granger, actual presidente de la República Cooperativa de Guyana. Es difícil aceptar que un ciudadano que llegó a los más altos grados militares y cargos castrenses ó civiles de su país, ignore las realidades históricas pasadas, las presentes y las futuras en el proceso de las acciones reivindicadores del Territorio Esequibo, por parte de una Venezuela esquilmada y ofendida en su buena fe y amistad regional.

Desconocer, como política de Estado, el compromiso firmado con Venezuela, por la Gran Bretaña y su colonia la Guayana Inglesa el 17 de Febrero de 1966 en Ginebra, donde aceptaron la contención venezolana de lo írrito e ilegal del Laudo de París del 3 de Octubre del 1899, hecho histórico sin precedente que abatió lo impoluto de “Cosa Juzgada” de lo sucedido en Paris, como secuela del inmoral y antijurídico Tratado de Washington del año 1897; una vil componenda entre las potencias mundiales Inglaterra, Rusia y la  emergente, los EE.UU de Norte América, quien representó a Venezuela por exigencia y presión de Inglaterra (la 1º Potencia militar y económica de los Siglos XVIII y XIX), circunstancia antijurídica que anula dicho Tratado Arbitral, así como otras ilicitudes encontradas, documentadas y  a buen resguardo por Venezuela.

Doy  por descontado que el presidente de Guyana, B/G Granger conoce muchos antecedentes históricos y jurídicos que impulsaron, mantienen y obligan a Venezuela a la reivindicación de toda su Guayana Esequiba o Territorio Esequibo, en virtud de la histórica posesión territorial de más de cuatro siglos, desde los albores del Descubrimiento de América por España en 1498, Imperio que tomó posesión de estos vastos territorios sin objeción alguna y la aquiescencia de la comunidad internacional, requisitos de un Título Jurídico. La Provincia de Guayana de 1595, según Real Cédula, incluía al sur-este límite con el río Amazonas y el Océano Atlántico y nunca modificó sus límites en su parte oriental, presidente B/G. Granger, por lo tanto cuando en 1777 se integró por Real Cédula la Capitanía General de Venezuela, en virtud de esos títulos reales, le corresponde a nuestro país TODA la Guayana Esequiba, hasta la margen este del río Esequibo y a partir de este límite fluvial es donde comienza su verdadero territorio nacional y no otro, como recientemente  manifestó en público. Por esta razón incuestionable, desde la fundación de la Provincia de Guayana en 1595 hasta la fecha del írrito Laudo de París de 1899, existe un lapso de 304 años de posesión territorial, insuperable para Gran Bretaña y más para Guyana, de menor edad que el Acuerdo de Ginebra de 1966.

En virtud del espacio estimo, presidente B/G. Granger, hacer un breve resumen de actos y fechas importantes que ayudan a comprender nuestro afán de justicia: El Tratado de Munster (1648) entre España y Holanda; el Tratado de Utrecht (1713) entre España e Inglaterra; el Tratado de Londres (1814) entre Inglaterra y Holanda; el Tratado de Reconocimiento (1845) entre España y Colombia; mapas y edificaciones de las Misiones Capuchinas Catalanas del Siglo XVII y XVIII; mapas franceses, holandeses y en particular el mapa del mejor cartógrafo español de la época, Cruz de Cano y Olmedilla, editado en Londres en 1803 por el Gobierno Británico a solicitud del Generalísimo Don Francisco de Miranda, Precursor de la Independencia de la América Hispana, así como cientos de mapas y croquis de esos siglos que señalan los límites, entre los territorios españoles y los de Holanda a lo largo del Río Esequibo, desde su nacimiento hasta el Océano Atlántico.

Presidente B/G Granger, de la breve reseña anterior me permito recordar algo fundamental; el año 1814 fué terrible para Venezuela, se perdió la  2da. República en la guerra contra España y coincide este hecho, con la compra que hizo Gran Bretaña a una famélica Holanda, en el Tratado de Londres de ese mismo año, de los establecimientos de Esequibo, Demerara y Berbice, ubicados al este del Río Esequibo y señalados en el cuadro de Estadísticas de las  Colonias del Imperio Británico, elaborado en Londres en el año 1839; el Book II señala que las posesiones en Sur América son: Demerara, Esequibo, Berbice, Honduras y las islas Falkland; asimismo en el mapa esquemático de Venezuela, elaborado por el Survey Office y publicado en un Blue Book del Gobierno Británico en 1906, la Guayana Inglesa aparece ubicada al este del Río Esequibo, desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Atlántico. Los hechos y acciones del ejercicio de la autoridad de Venezuela sobre el Territorio Esequibo son numerosas, cabe destacar cuando en pleno Siglo XIX, Gran Bretaña sin permiso instaló un faro en Punta Barima, el cual tuvo que retirarlo ante las protestas del gobierno nacional. Este incidente demostró que Gran Bretaña estaba convencida de la firme posesión de Venezuela de la Guayana Esequiba, hecho ya reconocido ante el gobierno del Libertador Simón Bolívar, en 1822, cuando aceptó el reclamo de la ilegal presencia de “agricultores” británicos al oeste del delta del Esequibo y hasta el Moroco.

Presidente B/G Granger este breve resumen de una parte de la Historia de mi país, cuyos ejércitos cruzaron fronteras para dar libertad y nunca para subyugar pueblos, contrasta con las actitudes asumidas por todos los presidentes de Guyana de no aceptar estas realidades. Desde Forbes Burnham hasta usted; a pesar de los compromisos contraídos en el “Acuerdo para Acuerdos” firmado en Ginebra en 1966, cuyas exigencias nunca cumplieron y peor aún violaron y siguen haciéndolo, denota una absurda intransigencia, mala fé y una peligrosa alucinación colectiva de su pueblo. Manifestar y sostener que: “Venezuela debe demostrar lo írrito del Laudo de París, para avanzar en la controversia de límites” raya en la burla, en lo ridículo y en peligrosa provocación a futuro cercano… Cabe la pregunta: ¿ Si eso pensaba el Premier Burnham, por que firmó el Acuerdo? Y esta otra : La solicitud del líder guyanés Cheddy Jagan de anexarse a Venezuela, ante la represión política impuesta desde Londres ?

Presidente B/G Granger, los venezolanos conocemos y sentimos la ingratitud de los gobiernos de Guyana, para quien les tendió la mano solidaria y generosa a un nuevo país independiente, de esto es harto conocido y no  quiero ser peyorativo, pero “los ingratos que muerden la mano de quien les dio de comer, deben esperar la secuela de su vileza..” Ustedes ignoran el principio universal del “Utti Possidetis Juris,  de nuestra posesión jurídica del territorio heredado de España, se comportan como un eslabón de la antigua Gran Bretaña, desconociendo Leyes y Acuerdos Internacionales, invadiendo y explotando recursos naturales y minerales en aguas y territorios en litigios; contaminando y destruyendo el ambiente, con el desalojo y muerte de faunas y etnias ancestrales. Si en otrora, la pérfida Albión (Gran Bretaña) invadía y esclavizaba buscando oro y diamantes, hoy Guyana la imita, pero ahora con la complicidad de grandes consorcios y empresas internacionales  buscan, además de oro y diamantes, el petróleo y gas, coltán, uranio, bauxita, cobre, arrasan inmensos bosque de fina madera y cada día continúan sumando socios en este “Festín de Baltazar”, en un territorio venezolano que hoy ilegalmente ocupan y que nunca fué ni será de ustedes.

Recientemente, este 02 de Enero, se cumplieron 48 años del movimiento pro independencia de la región de Rupununi, por nuestros hermanos amerindios granjeros y agricultores, en valiente acto de moral y sacrificios ante la cruel discriminación racial, política y económica de la mayoría asiática-africana que todavía gobierna y persiste. Esta justa rebelión fue brutalmente dominada por la soldadesca de Guyana, con muchas víctimas fatales y todo tipo de agresiones contra hombres, mujeres y niños. Los amerindios torturados, fusilados y desaparecidos pasaron de 200 víctimas, delito de Lesa Humanidad sin investigación imparcial, ni sanciones a los responsables directos e indirectos de ese genocidio que avergüenza la humanidad.

Presidente B/G. Granger con el respeto que usted se merece, como primer magistrado, le recuerdo que los derechos de su país comienzan donde terminan los derechos nuestros ó viceversa, verdad?; así como el dicho popular: “el mejor pleito… es el que se evita”. Somos países vecinos, debemos ayudarnos y evitar aprovecharse de los momentos de infortunios del otro; como colofón permítame repetir una frase muy suya, que se hizo viral en los medios, para preguntarle de verdad ¿ Quién tiene un mono en la espalda, que le impide progresar? Reciba un cordial saludo, a su pueblo guyanés y en especial a todos los venezolanos que han nacido bajo el sublime tricolor de las siete estrellas de la Libertad en nuestra Guayana Esequiba.    
                                                               
¡ La Patria es primero !                           

Oswaldo Sujú Raffo.
idefvsoberania@gmail.com
idefvsoberania@gmail.com
@idefvsoberania
@RaffoSuju
Caracas Venezuela 

No hay comentarios:

Publicar un comentario