domingo, 13 de diciembre de 2015

JOSÉ DE JESÚS GUERRA C., ESTIMADO FLORENTINO PRIMERA

Con mucha atención y detenimiento he leído la misiva que publicaste en fecha 09/12/2015, de la cual extraje algunos datos que llamaron mi atención

Mira muchacho, tu desconocimiento de la realidad venezolana te hace incurrir en un gravísimo error, que te disculpo porque inocentemente te haces eco de la mentira y la manipulación de los comunistas que en realidad son populistas capitalistas disfrazados para apropiarse del poder. Solo les interesa su propio interés personal.

No es verdad que la pobreza era no tener dinero para el privilegio de las colas, estas nunca han sido un privilegio y menos ahora, las colas son en realidad una afrenta a la dignidad de las personas, ni Chávez ni nadie de su familia las hicieron, tú y tu familia no las hacen, nadie del gobierno las hace, mi familia y yo si las hacemos porque no tenemos alternativa, no porque tengamos dinero para comprar, si tuviera dinero para comprar, te juro que no iría a Mercal a calarme una cola de horas, para comprar carne sucia, que luego cuando la limpio en mi casa, solo en pellejo y sebo, le saco el cuarenta por ciento o más del peso;  y no es verdad que las colas sean sabrosas como dice la presuntuosa de Jakelin Farías y mucho menos dignificantes y muchísimo menos un privilegio como las calificas tú, las colas para comprar comida son ofensivas y denigrantes por si no te has enterado, y más denigrante aun, es someter a un pueblo por el estómago, suprimiéndole su libre albedrío y esencialmente su derecho a disentir.

El problema muchacho, es que antes no eran necesarias las colas porque el comercio estaba suficientemente bien abastecido con productos hechos en Venezuela y a la hora que lo necesitases, simplemente  ibas al abasto o a la bodega de la esquina y comprabas lo requerido en las cantidades que te provocaran, los precios eran asequibles, te lo digo yo que siempre he sido pobre y aun lo soy. Te disculpo porque tu juventud te hace fácil víctima de las mentiras de los ñangaras de los cuales te has visto rodeado siempre.

Si tu papá viviera, se habría vuelto a morir decepcionado por el mal trabajo que sus “dizque camaradas” han hecho, por lo mediocres, incompetentes, corruptos y sinvergüenzas que son, que hasta narco-traficantes resultaron.

Tú señalas que la Unidad adversó cada paso que se legisló en favor de los más “jodidos”. Al respecto te aclaro: Primeramente te diré que el progreso y desarrollo de una nación ni se decreta ni se establece por ley, se da en base a la educación, a la capacitación, al talento y la productividad de sus ciudadanos.

En este punto insisto en lo anterior, pero todo ello en base a la formalidad, no como lo han venido haciendo, en base al adoctrinamiento político, engañando a los jóvenes haciéndoles creer que pueden graduarse de médicos en dos años o de abogados en quince meses, lo cual, más falso no puede ser.

En segundo lugar, en la Unidad tenemos claro el panorama con respecto a los más pobres, creemos fielmente en la educación como el único medio posible para propiciarles una mejor calidad de vida. A mi juicio, la revolución debería propender a reducir la brecha entre pobres y ricos por la vía de la educación formal y el entendimiento en lugar de estimular la confrontación entre ambos sectores como lamentablemente se ha estilado durante todos estos casi diecisiete años.

Tenemos la firme convicción de que es mejor enseñar al hombre a pescar, en lugar de darle el pescado todos los días. Los países que progresan, son aquellos que propician el desarrollo intelectual de sus ciudadanos en todas las áreas del quehacer humano, aprovechando al máximo sus talentos y sus capacidades en aras del progreso y desarrollo de una nación en beneficio de sus propios ciudadanos.

Recuerda que lo que aquí se produzca, se revierte en nosotros mismos, si por ejemplo producimos más alimento, podemos consumir parte de lo que produzcamos y exportar los excedentes, lo cual, en ambos casos reporta beneficios para nuestro país y sus ciudadanos.

De manera pues, que está muy lejos de la verdad tu afirmación, la verdad es que como bien dijo Gloria Alvarez en el Parlamento Iberoamericano de la Juventud, “LA REVOLUCION AMA TANTO A LOS POBRES, QUE LOS MULTIPLICA”. En la Unidad, aspiramos a un venezolano intelectualmente desarrollado, altamente capacitado, talentoso y  productivo.

Para concluir, te recomiendo ver los videos en los cuales se aprecia nítida y claramente quienes cometieron los asesinatos durante las protestas populares y abre bien los ojos y la mente para que puedas opinar asertivamente.

José de Jesús Guerra C.
jjguerrac@gmail.com
@httptwjjguerrac

Caracas - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario