domingo, 13 de diciembre de 2015

LUÍS ALFREDO RAPOZO, ¡AY, AY, AY QUÉ GUAYABO!

Dice la letra de una cumbia colombiana del compositor e interprete colombiano Armando Hernández  “¡Ay, Ay, Ay qué guayabo! Me acordé de ella e inmediatamente le busqué en google para escucharla. Decía que me acordé al ver la conducta que expresan las anclas de VTV, quienes escupen, vomitan agresiones, violencia, drama, molestia, vulgaridades frente a las cámaras;  me acordé de esa canción al escuchar los planteamientos de algunos candidatos rojos que perdieron sus diputaciones y por ver algunos candidatos rojos que cogieron cama en una terrible depresión por no haber alcanzado el curul, que pensaban tener en su posesión y que para su sorpresa no fue así

Los derrotados que asistieron a acompañar a Maduro en sus primeras palabras tenían unos rostros desencajados, tristes, que demostraban el terrible pesar y luto. Es un momento, que requiere tratamiento clínico, sin duda. La cosa no es juego. Tampoco, merece burla, es un hecho humano natural y que ha pasado siempre en muchas partes

Yo pensaba que el Presidente Maduro iba a transmitir un mensaje y una actitud democrática de derrota aceptada plenamente, pero lo cierto es que su agresividad se acrecienta en medio de un terrible guayabo.

-Allí fue cuando me acordé de la canción que les digo:” ¡Ay, Ay, Ay que guayabo!” y viendo a Maduro, me le imaginaba todo borracho y desencajado, dándose “cabezazos” sobre una mesa.

Yo entiendo, que recibieron una verdadera paliza-como dice mi abuelita-, pero un político tiene que tomarse su tiempo para superar las coyunturas desfavorables.

Maduro, tanto en la campaña electoral como en el proceso post electoral se ha tomado demasiado intenso el rol de primer personaje de la obra, cuando son los candidatos quienes compiten y arriesgan su certidumbre y sentimientos.

Yo pienso, que mientras se mantengan en ese duelo, deberían alejarse de la opinión pública y procurar no emitir comentarios, opiniones y mucho menos decisiones de interés público, porque podrían arrepentirse luego, al dejarse llevar por las emociones y no por el frío razocinio. Creo que deben leer bien el cambio que se ha dado.

Entonces, Maduro amenaza nuevamente a la gente, queriendo culparla de la situación difícil que se vivirá, debido al cambio de la Asamblea, cuando ésta se encuentra en proceso de instalación.

Eso por supuesto no es cierto y vuelve a caer en un vulgar chantaje a la gente que recibió sus viviendas, canaimitas, pensiones, etc. Por haber opinado en contra en el proceso de votación. Sinceramente, es una actitud reprochable, antidemocrática y rastrera.

El caso de ANTV es muy interesante, porque es evidente, notorio, público la forma como esa empresa del Estado se ha comportado con la oposición en 10 años, de manera exclusionista, difamatoria, anti ética, etc. Lo lógico y elemental es que la Nueva Asamblea llegue a poner orden y abrir el parlamento a todos los medios.

Como vemos, Maduro toma la confrontación como camino, con el consecuente deterioro político,  mientras tanto, tenemos que calarnos su guayabo ante una crisis que se profundiza.

Luis Alfredo Rapozo
luisalfredorapozo@gmail.com
@luisrapozo

Anzoategui – Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario