miércoles, 30 de noviembre de 2016

CESAR GUILLEN CITTERIO, RUSIA, EXPANSION EN CIERNES AL ESTILO SOVIETICO

ADHUC STANTES

La programación de la televisora Rusa TR, donde se descubren antiguas estrategias disfrazadas de cooperación a la vieja usanza de la extinta Unión Soviética, ha establecido un patrón que está orientado a retomar su política de penetración en el tercer mundo, ya no ideológica sino económica. Siendo el más reciente el acercamiento a Latinoamérica, aprovechándose de la patética Telesur, y apoyándose en los restos de grupos ideológicos radicales y reaccionarios anti-occidente.

La irrupción rusa en la escena latinoamericana, tiene varias premisas: La necesidad económica Rusa, los deseos de expansión y el vacío regional dejados por EE.UU. La injerencia de China en América Latina, fue un factor para acelerar su presencia en la región, y lo único claro es que la extrema izquierda ideológica y el pasado comunista, no aparecen en esta ecuación. Sus estrategias han sido la de establecer acuerdos para sus exportaciones, por lo que han suscrito 150 documentos conjuntos.

Desde la óptica de sus elites políticas, Rusia es la heredera legítima de la grandeza de la URSS. A pesar de su actual crisis económica y su relación con el conflicto en Siria, esta estrategia no se ha detenido. Rusia Tv (TR) Utiliza toda la vieja artillería demagógica de la propaganda comunista que se reafirma cada vez más, tanto más se profundiza su crisis económica y su política internacional. La Rusia del siglo XXI pretende recuperar su influencia no solo en su “Entorno cercano” sino más allá del Atlántico.

En toda su geografía, se organizan redes para-estatales, a la que se suman ciudadanos desesperados por la carestía y cuyo objetivo es retornar al “Espacio vital de la era Soviética” cenizas de un pasado de gloria superficial y una política que encierra un peligro para los países liberados de sus garras. El recuerdo de la poderosa Unión Soviética por una población muy religiosa, pero de escasa formación democrática, es reforzado por una red de televisoras que en un 95% están controladas por el Estado.

La idolatría a un hombre fuerte que se funde con los grandes ideales de la  nación, es una tradición centenaria del legado Zarista, pero también es una característica no superada del modelo comunista soviético, de allí que Putin tenga un 85% de aprobación a pesar de la corrupción y de la severa crisis económica, en un país represivo y donde la concentración del dinero está en manos de una pequeña oligarquía, todas provenientes del antiguo partido comunista.

La experiencia venezolana en el Comercio bilateral, es que le exportamos un 6% y los rusos nos venden  un 94%. Venezuela intentó aparecer como aliado en la lucha contra el imperialismo, una ilusión producto del resentimiento ideológico, porque Rusia, no necesita en lo más mínimo de Venezuela. Somos su mayor cliente en armamento, esto reportó solo beneficios comerciales para Rusia. En vez de tecnología, nos llegó chatarra militar a montones.

En la actualidad, Moscú atraviesa una crisis y como todo país que experimenta el largo camino de vuelta a la democracia capitalista, es más radical y perverso en el mundo comercial. Se lo facilita la proverbial conducta cínica de sus líderes ex-comunistas. En Latinoamérica, ensaya una nueva forma de injerencia económica, ante la debacle Venezolana, lanzan de nuevo mendrugos a los Castro y apoyan por razones geoestratégicas a algunos líderes latinos a cambio de inversiones en energía y minerales.

Aprovechándose de la debilidad de los líderes actuales de la democracia occidental, avanzan y firman acuerdos con países parias o antidemocráticos solo para mantener su influencia política. Venden armas y lavan dinero, lo demás no les interesa, ni humanismo ni solidaridad, jamás lo han hecho, su historia está llena de asesinatos y traiciones por el poder. Trataran de conciliar con Donald Trump, negociaran con el mejor postor si cambiaren las condiciones, no hay escrúpulos, ni siquiera con los que intentan cobijárseles. El que albergue dudas, que les pregunte a los países de la Europa del Este.

Cesar Guillen Citterio
protagoras97@gmail.com 
cesarguillencittrerio@gmail.com
Adhuc Stantes
Caracas-Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario