miércoles, 30 de noviembre de 2016

RUBEN G. CONTRERAS G., LOS CLAP, OTRA FORMA DE ROBAR AL PUEBLO

IDEAS PARA EL DEBATE

Desde que asumió el poder este gobierno despótico y totalitario en 1999, con el felón golpista de Sabaneta, hemos visto y apreciado los ensayos y errores a traves de 17 años, que han conllevado  a la destrucción del país en casi todos sus órdenes.

Uno de los errores más grandes de esta peste militar que ha pretendido entronizarse en el poder ha estado en el manejo de la economía, tal como lo acaban de señalar los economistas en su documento al país, porque ningún ser humano con sentido de responsabilidad y de pertenencia hacia su patria, va acabar con los Medios y Modos de producción por un resentimiento social y de envidia hacia quienes dedican su esfuerzo por construir ciudadanía, progreso y riqueza, que le permita a sus ciudadanos el acceso hacia bienes y servicios, así como  tener mejor nivel y calidad de vida.

Ese ensayo y error lo hemos vistos en todas las propuestas de estos comunistas, ni hablar del problema de la inseguridad, salud, educación, caída de la producción petrolera, entre otros, pero la gota que ha rebozado el vaso se plantea con la producción agrícola, manufacturera y de medicinas, que tiene a los ciudadanos de todos los niveles y estamentos sociales, como pordioseros trashumantes o nómadas, dando vueltas en locales comerciales, bodegas, abastos, farmacias, hospitales y otros, buscando alimentos y medicinas para procurarse su alimentación y preservación de la vida.

La guinda de la torta pudiéramos decir que son la despampanante invención de LOS CLAP, como instrumento para distribuir la escasez, robar, apabullar y someter al pueblo a los dictámenes de estos comunistas.

Cualquiera que revise y se pasee por la historia contemporánea, especialmente la del siglo XX, cuando el socialismo real irrumpió a la fuerza en Rusia, China, Polonia,  Rumania, Corea del Norte, Cuba y otros países comunistas,  lo primero que hicieron esos gobiernos fue ponerle mano a los modos y medios de producción para que fuese el gobierno quien ordenaba que, como, cuando, con quien, hora, fecha, la distribución de los alimentos, porque si de algo han estado claro los déspotas y totalitarios es que como no pueden subyugar al pueblo a traves del pensamiento único, entonces lo tratan de doblegar imponiendo la escasez y el hambre. Es decir el gobierno se convierte en el ductor y repartidor de alimentos.

Para tal fin ahora en otro ensayo y error, este gobierno del cleptocrata y ágrafo del Inmaduro creo los Clap, con un nombre rimbombante, Comité de Abastecimiento Alimentario  del Pueblo, el cual en una de sus últimas ideas totalitarias, decidieron que debe estar integrado únicamente por seguidores de esa causa perdida del psuv, decisión tomada después de revisar la pérdida de confianza y simpatía  hacia esa entelequia de partido, por tantos errores cometidos  asi como por la penetración de los consejos comunales por parte del ciudadano común, que busca desesperadamente un cambio en la conducción del país.

El caso es que dichos CLAP,  violando toda la normativa legal  impuesta por el felon de Sabaneta  son el brazo ejecutor de las políticas del psuv,  no figuran dentro de ninguna ley y subordinan a los consejos comunales que fueron creado por dicho  felón como la máxima representación del soberano mismo para que se convirtiesen en los ejecutores de las propuestas del socialismo del siglo XXI, son dirigidos por un ciudadano de baja ralea, quien inició la destrucción de la Ciudad Capital de Venezuela en 1999 y en cada información que da, amenaza y ofende a los venezolanos al poner límites en cuanto a las funciones de distribución de alimentos por parte de dichos comités,  despotricando de los sectores de clase media de este país, como si ellos no fuesen venezolanos que han contribuido a formar este país y que pagan impuestos para que esa burocracia parasitaria haga programas de televisión escatológicos como el del mazo.

Algo que hemos apreciado en esos comités, es que son otra forma de robar y apabullar al ciudadano, ya que ellos dirigidos por y que funcionarios del estado en sus tres niveles, estado nacional, regional y municipal,  o miembros del partido, se presentan en las comunidades de una manera coercitiva y despótica imponiendo decisiones acerca de a quien se le debe entregar las referidas bolsas de alimentos, discriminando en muchos casos a quienes no son afectos al totalitarismo, cuestión que hemos apreciado en Santa Isabel de Rio de Caribe, en Fuentidueño en Margarita, en  la Fundación en Barcelona,  en la Sabanita y Vista Hermosa en Ciudad Bolivar, y aquí en Vargas en La sabana, en Las Tucacas y Blanquita de Pérez en Caraballeda, el Barrio San Antonio  y Care en Naiguata, Barrio Aeropuerto y Santa Eduviges en Urimare,  Los Olivos y Mirabal en Catia La Mar,  así como en La Alegría y Cataure en Carayaca, por mencionar solo algunos de los sectores en que sus ciudadanos han sido maginados por dichos comités.

El caso es que estos comités no  cumplen la tarea de alimentación sino de apabullamiento y robo hacia el ciudadano, aparte de marginar a muchos ciudadanos, para entregar dichas bolsas  de alimentos recogen primero el dinero de las mismas, impuestos por ellos con sobreprecio de su valor original, robando sin ningún tipo de pudor a ese ciudadano que lucha diariamente contra la inflación desorbitante creada por este gobierno comunista al robar y expropiar la industria y manufactura creada en otros tiempos.

A quien va ese dinero obtenido por el sobreprecio de las bolsas, que organismo del estado se hace responsable de ese robo, porque lo lógico es que esos alimentos estén en los anaqueles de los diversos comercios encargados de su distribución y el ciudadano común en su visita a los mismos compre la sala de tomate de su preferencia y la sardina que le guste y no la que le vende dicho comité con un precio inconmesurable por encima del valor señalado en la etiqueta, sin que el ciudadano que recibe dicha bolsa pueda apelar por dicho cobro, porque aquí no vale ningún tipo de reclamo y no hay defensor del pueblo que actué contra este tipo de robo y tropelía.

Ahora entre otra de las medidas desesperadas porque el gobierno no ve resultados positivos, el inmaduro acaba de anunciar que los clap, conjuntamente con el sundee, serán los encargados de repartir las bolsas para acabar con el bachaquerismo, término que no entendemos, porque cuando vamos al Makro de La Yaguara  o al de Catia La Mar, siempre observamos grandes cantidades de paletas de alimentos diversos, como harina pan, espagueti, arroz, entre otros, con cintas indicadoras alusivas a la alcaldía de Caracas o a la gobernación de Vargas, los cuales ahora se han convertido en los organismos bachaqueros, ya que esa mercancía no es vendida normalmente al ciudadano, sino que son entregadas a dichos organismos para su distribución a traves de dichos comités.


El caso es que el gobierno está desesperado por el rechazo del pueblo ante su política destructiva y ensaya constantemente con nuevas propuestas sin darse cuenta que estos clap la función que cumplen es la de ser Comités de Apabullamiento Leonino del Pueblo.

Rubén G. Contreras G.
rubencontrerasg@gmail.com
@RubenContreras
Presidente Sociedad Bolivariana
Vargas - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario