martes, 17 de enero de 2017

LEONARDO MORALES P., FICCIONES TÓXICAS

AGORA DE IDEAS
SINDÉRESIS, RESPONSABILIDAD, REALISMO

La vida de los seres humanos se desarrolla en el mundo de lo real y de lo posible, ofreciendo a los mortales alternativas y distintas opciones para desarrollarse de acuerdo a las aspiraciones de cada cual. La vida es una eterna tensión entre aquello que se aspira, que se anhela intensamente y lo que la realidad posibilita.

La racionalidad nos incita a recorrer los caminos que nos conducen al logro de nuestros deseos y de nuestras aspiraciones. No siempre es posible conseguir todo cuanto se quiere, de hecho, siempre será deficitaria o en todo caso nunca estarán plenamente satisfechas. Sin embargo, todo aquel que se platee retos en un plano realista obtendrá logros que valorará como positivos.

La imperfección humana a veces lleva al hombre a vivir en el mundo de la ficción y la fantasía; verán palacios donde no existen, lagos y mares en desiertos. Vivir en un mundo irreal nos proporciona frustración, enajenación, pérdida del sentido de la realidad y de lo posible que puede arrimar a otros a precipicios no buscados.

En la política sucede algo parecido. Hay quienes se empeñan en ver lo inexistente; otros ofrecen verdades empíricamente refutables, pero aspiran que su ficción y su fantasía se apodere del entendimiento de los demás.

La política venezolana está llena de inexactitudes que se ofrecen como verdades universales; se ha pretendido calificar la transición venezolana a la democracia (Pacto de Punto Fijo) como el peor de los males de la república sin valorar los extraordinarios alcances vividos por los venezolanos en esa etapa; se insiste en que dictaduras no salen con votos cuando la historia está repleta de ejemplos contrarios y de acuerdos entre élites que propiciaron democracias relativamente saludables; se ha demonizado el diálogo, los acuerdos y las negociaciones cuando política no puede prescindir de ellos.

Hacer política falseando y ocultado la realidad, pretendiendo que la fantasía y la ficción dirijan la acción humana es un acto que lleva a trágicos desenlaces. Quienes así se conducen, que los hay, adolecen de valores morales para el ejercicio de la política por lo que su conducta solo puede calificarse de innoble.

A la Venezuela de ahora no le ha bastado con un infame gobierno, sino que también buena parte de élite política opositora le dio por buscar en lo irreal, en lo inexistente y en lo ineficaz salidas a la crisis política.

Van para varios años calificando al gobierno de dictadura, de régimen totalitario, de autocracia despiadada, pero de pronto, sin salvar las formas, se percatan que quien ejerce tal forma de gobierno, el tirano, está ausente, abandonó su cargo. Vaya supina estupidez.

Se quiso buscar la salida del gobierno durante todo el 2016. De la enmienda a la renuncia y de allí al revocatorio, este último solo para ese año. El gobierno actuó y rebanó cada una de ellas haciendo un uso obsceno de los poderes plenamente subordinados al ejecutivo. Las expectativas creadas se desvanecieron.

La genialidad del 2017 fue o es el abandono del cargo y, por si fuera poco, en 30 días elecciones presidenciales y nuevo presidente. Bien, ni lo diputados que votaron la moción estaban convencidos de lo apropiado de la decisión, pero la votaron favorablemente, salvo Avanzada Progresista que se atrevió a decir las cosas como son, entre otras cosas porque los partidos de la MUD jamás discutieron la materia.

No habrá frustración porque a la sociedad le pareció un sinsentido, una truculencia irresponsable fundada en una ficción que poco colabora con la reinstitucionalización de los poderes del estado, sino que extiende una crisis de la que todos quieren salir.

Esperemos que la sindéresis, la responsabilidad y el realismo retornen a la política por el bien de la sociedad.


Leonardo Morales
leonardomorale@gmail.com
@leomoralesP
Caracas - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario