domingo, 2 de abril de 2017

MILOS ALCALAY, EL MADURAZO: UN AUTO GOLPE

BRÚJULA DIPLOMÁTICA

El auto golpe promovido por Maduro y sus aliados del PSUV con el apoyo del TSJ, es una clara demostración de la tentación totalitaria del régimen, que al asumir una medida inconstitucional pretende eliminar definitivamente las ya debilitadas funciones de la Asamblea Nacional. Con esta acción, el Gobierno se quitó la máscara de la falsa “democracia” generado reacciones de rechazo en el orden nacional internacional.

A nivel nacional, el Presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges fijó la posición firme y categórica de los legisladores de oposición que ostentan una mayoría de 2/3 partes al denunciar las sentencias usurpadoras a las funciones legislativas, como un Golpe de Estado ya  que de manera inconstitucional se elimina la potestad del Parlamento fijada por la Constitución, asumiendo los jueces del máximo Tribunal las facultades legislativas y de control que no le corresponden al Poder Judicial y abrogándose la facultad de delegarle al Presidente un poder totalitario que no procede en un Estado de Derecho.

El rechazo al auto-Golpe fue manifestado  no solo por las más destacadas personalidades de oposición: Gobernadores, Alcaldes, Académicos, movimientos juveniles, empresariales y sindicales, sino sorpresivamente por la Fiscal General de la Republica Luisa Ortega Díaz, mientras que la indignación popular no se dejó esperar al lanzarse a las calles para protestar contra esta medida siendo duramente reprimidos por las Fuerzas Militares y policiales.

A nivel internacional el auto-golpe produjo una verdadera catarata de protestas: Perú retiró definitivamente a su Embajador; Costa Rica y Chile llamaron a consulta a sus Plenipotenciarios; varios Gobiernos del Hemisferio solicitaron una reunión urgente de la OEA; los Cancilleres de MERCOSUR convocaron una reunión extraordinaria para analizar las violaciones a la Democracia; mientras que diversas Cancillerías y Parlamentos del Hemisferio y de Europa como Alemania, Francia e Italia, se han pronunciado para condenar el Golpe de Maduro. La prensa hemisférica destacó en Primera Pagina la ruptura del mandato Constitucional resaltando el aislamiento del país por tratarse de una dictadura que fracasó en su intento  de “maquillarse” como una pseudo-democracia, ya que demostró su disposición de aferrase al poder a toda costa, sin importarle los procedimientos.


La época del “silencio cómplice” que muchos Gobiernos aliados al “socialismo del siglo XXI” ejercieron  durante  algunos años, se ha transformado en una preocupación creciente desde el año pasado por la radicalización del régimen  como se desprende del Informe del SG de la OEA Luis Almagro, que ha logrado retratar la realidad de Venezuela, lo que ha producido pronunciamientos muy claros en el hemisferio y en organismos fuera de la región como la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeo; y muchos órganos de la ONU. Pero ningún organismo internacional puede “sacarnos las castañas del fuego”. Esa es una labor que tendrá que asumir valientemente la dirigencia opositora UNIDA apoyada por los ciudadanos. Ese es el reto que tienen en sus manos los dirigentes de la democracia que están obligados a rechazar el auto-golpe y conducir la angustia de millones de venezolanos  que exigen una mejor condición de vida en libertad y con el respeto a la dignidad humana.

Milos Alcalay
milosalcalay@yahoo.com
@MilosAlcalaym
Internacionalista
Miranda - Venezuela 

No hay comentarios:

Publicar un comentario