lunes, 1 de mayo de 2017

LUIS GRANADOS, EL 19 DE ABRIL Y LAS ELECCIONES.

POR LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE ORIGINARIA

Se calcula que en todo el país se movilizaron más de siete millones de venezolanos, en manifestación contundente de rechazo al régimen comunista de Chávez y Maduro, expresión viva y activa del poder originario y de la soberanía nacional, es el pueblo soberano, el que por derecho y mandato constitucional, le corresponde como última instancia libre y democrática dar la solución que el país  exige. Marcharon por calles avenidas y autopistas,  amparados por nuestro glorioso tricolor y en la constitución nacional y gritaron al régimen tiránico de Maduro, que estaban dispuestos a enfrentarlo definitivamente, para rescatar la república de su oprobio y destrucción y refundarla para que reine la libertad, la justicia y la democracia.

La sangre del bravo pueblo soberano volvió a teñir las calles de Venezuela a manos de las bandas impunes del régimen que cobardemente esgrime día a día contra él. Es la sangre inocente de este indómito pueblo que lucha por el Gran Cambio. Sangre que es aliento y estimulo, de todos, con todos y para todos, para lograr la Venezuela posible, mediante la convocatoria a un proceso Constituyente Originario por iniciativa de este heroico pueblo para extirpar de raíz el cáncer que carcome la república, transformar o refundar  la república, darnos un nuevo ordenamiento legal y redactar una nueva constitución… Es la solución!.

Este Gran Cambio por el que por décadas se ha venido luchando, solo es posible cuando asumamos la condición de “lideres”, como lo establece el art. 5 de la constitución,  cuando ejerzamos como ciudadanos  nuestra cuota parte de soberanía que no es propia y dejemos de esperar por un “líder mesiánico” que cual mago resuelva la crisis que nos agobia… Pero NO habrá tal líder!. El “líder” somos todos nosotros dispuestos a darnos una solución efectivay esa solución no es otra que una Nueva Constitución donde “traigamos al presente el futuro que aspiramos para Venezuela”, nos sintamos  interpretados y  dispuestos a respetarla, hacerla respetar y defenderla siempre.

De manera que viviendo y padeciendo la profunda crisis a que nos viene condenando el régimen, debemos entender que pedir y convocar a elecciones, herramienta básica de la democracia, manifestación de la voluntad del pueblo,  no representa una solución en si mismas, sino son una salida o expresión que debe estar acompañada hoy por un nuevo Proyecto de País, que contemple ese cambio radical y profundo que Venezuela requiere, para superar las iniquidades del actual modelo que durante 207 años ha estado vigente y ha concentrado en manos de muy pocos el poder político y económico del país, trayendo atraso, desolación y castración a la iniciativa individual y de los pueblos que  buscan  su propio desarrollo; acompañamiento fundamental,  que no existe, pues la “oposición oficial” solo propone lideres mesiánicos para “cambiar a uno por otros”, sin garantía alguna de solución a nuestros graves e ingentes problemas. Entonces para qué  elecciones “libres y democráticas” en un país sumido en dictadura con violación permanente de derechos políticos y humanos consagrados en el texto constitucional?. Elecciones que solo serán convocadas cuando al régimen le convenga para fraudulentamente eternizarse en el poder?. De qué elecciones estamos hablando, o es que acaso hay garantías de imparcialidad para confiar y  depositar en ellas el destino del país?, o acaso no es suficiente los fraudes y atracos electorales como al revocatorio, cometidos por el CNE y TSJ?  Hay que ser supremamente ilusos o ingenuos para hacerlo. O acaso se trata de una nueva trampa “casa bobos” o “paquete chileno” que nos quieren vender?

Debemos NO pedir.., al régimen elecciones para gobernadores,  alcaldes o presidente…. SINO IR A  ELECCIONES, convocadas por el soberano en atención a los artículos 5, 70, 347 y 348 de la constitución para elegir a los miembros de una Asamble Nacional Constituyente, representativa proporcionalmente de la soberanía nacional, con bases constituyentes y comiciales definidas y organizadas por  instancias supraconstitucionales establecidas por el pueblo soberano, que dejen de lado a los órganos fraudulentos e inconstitucionales del CNE y TSJ. Elecciones que en el marco de un nuevo Proyecto de Pais,   nos convoque a todos para  debatir y acordar unas nuevas reglas entre gobernantes y gobernados para darnos un nuevo texto constitucional, para pasar a un modelo constitucionalmente descentralizado que dé autonomía a las regiones y permita más municipios fuertes que planifiquen su desarrollo y dispongan de un situado e ingresos provenientes de los impuesto a las ventas, operaciones mercantiles, portuarios, registros etc. con una inversión del situado constitucional  donde el 80% del mismo quede en las regiones y municipios y el 20% restante al poder central. Debate que reduzca el poder del presidente y de su mandato, garantice la doble vuelta y elección del vicepresidente, descentralice la educación, la justicia, la salud, la vivienda, reingeniería militar  y vaya a la provincia todas las competencias que le son propias, hoy secuestradas por el poder central.


Estas son las elecciones a las que la ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE promueve IR organizar y hacer entre todos los venezolanos, como únicos depositarios de la soberanía nacional, para superar  y darnos la solución que la profunda crisis nacional exige, para el bienestar, progreso, paz, justicia y libertad de todos los venezolanos. Con la Constituyente cambiamos todo. Tu firma es nuestra fuerza. Triunfaremos.

Luis Granados
luisfgranados@gmail.com
@luisfgranados
Tachira-Venezuela


No hay comentarios:

Publicar un comentario