lunes, 1 de mayo de 2017

LUIS FUENMAYOR TORO, EN APOYO A JOSÉ GUERRA

Dirigentes políticos opositores distintos de la MUD defienden a José Guerra de las acusaciones falsas del Gobierno.

La situación de conflictividad que vivimos los venezolanos, producto del deterioro de las instituciones del país y de la crisis social existencial, no solo nos han dividido como ciudadanos, sino que ha desatado por parte de los cuerpos de seguridad del Estado la más terrible y repudiable represión y persecución contra los dirigentes políticos, sindicales, campesinos, gremiales, indígenas y sociales, por estas razones quienes suscribimos este documento, hacemos un llamado al Presidente Nicolás Maduro y al ministro de la defensa G/j Vladimir Padrino a que tomen las medidas necesarias para detener la ola de violencia que ha ensangrentado a la familia Venezolana.

Presidente Maduro, la represión es una expresión de los gobiernos fascistas y militaristas no de los gobiernos revolucionarios y socialistas; plan, palo y plomo fueron las consignas de Pérez Jiménez, Joao Baptista Figueiredo, Jorge Videla, Augusto Pinochet, Alfredo Stroessner y muchos otros con pelaje de demócratas, pero que fueron tan represores que se cuentan por centenares de miles los crímenes y las desapariciones en nuestros pueblos de  Latinoamérica.
Los dirigentes revolucionarios hemos pagado una muy alta cuota de sangre en esta lucha, que aún continúa por la libertad, la soberanía, la justicia y sobre todo por los más necesitados y por aquellos que sobreviven hurgando en los basureros de las grandes ciudades, empañando sus ojos con el olor descompuesto de la indolencia, del olvido y de la incapacidad gubernamental, tal como diría el poeta “como aquellos granujillas otoñales que empañan su renuncia soplando en los cristales de las confiterías.

No podemos aceptar que los métodos policiales de gobiernos anteriores se hagan práctica en tiempos del siglo XXI, vemos con muchísima preocupación cómo se levantan falsos positivos a quienes, asumiendo el deber de acompañar a su pueblo en la lucha justa por sus derechos fundamentales, son acusados de terroristas, fascistas, delincuentes, etc., con el objeto de detenerlos utilizando la complicidad del poder Judicial, cuyos magistrados obedecen ciegamente las instrucciones de la canalla represiva, tal es el caso del camarada José Guerra, militante de las luchas estudiantiles y sociales, académico de solvencia moral y ética, cuyo delito es poseer el conocimiento necesario para indicarle al gobierno con valentía, que el rumbo económico de la nación está equivocado, que es necesario rectificar para resolver las grandes urgencias existenciales que padecemos los venezolanos, haciendo dolorosas y humillantes peripecias para adquirir los insumos básicos.

También nos llama la atención de manera especial que sean los herederos de los dirigentes que fueron reprimidos y asesinados durante los gobiernos puntofijistas, quienes hagan el papel de “Sapos” acusadores, sin prueba alguna. Con mucha pena vemos como Jorgito Rodríguez, cuyo padre fue vilmente asesinado a patadas en los calabozos de la antigua DIDIP y a cuyo entierro asistimos protegiéndonos de los disparos de los cuerpos de seguridad, ahora se convierte en acusador de oficio o agente de pruebas falsas, para incriminar al camarada José Guerra, ese papel se lo dejamos a la sargentada que llegó al gobierno con Hugo Chávez para saquear al país, llevándose la renta petrolera para  las grandes ciudades del mundo, convirtiéndola en lujosas mansiones, en yates, vehículos de lujo y otros juguetes de la burguesía, a costa del hambre, la miseria y la desesperación que vivimos los venezolanos.

Presidente Nicolás Maduro, los analistas políticos, desde los osados hasta los más conservadores, indican en sus estudios que mucho más del 90% de la población exige abastecimiento de medicamentos, alimentos e insumos básicos, de allí que la búsqueda de ellos se convierte en saqueo, desórdenes y otras formas no tradicionales, cuyas consecuencias las hemos visto con dolor. No somos promotores ni auspiciadores de estos métodos de lucha, al contrario creemos que la única manera de salir de esta situación de crisis es la organización social, con criterios de participación de todos los sectores, sin exclusión ni discriminación.

Por los antes expuesto nos hacemos solidarios con el camarada José Guerra y con todos aquellos que sufren la represión; responsabilizamos a los organismos públicos por cualquier atropello que se pueda cometer en su contra, en el compromiso de hacernos críticos irrenunciables a cualquier violación de los derechos humanos.

Por una Venezuela de Justicia
Douglas Bravo, Orlando Ochoa, Luis Díaz, Tito Núñez, Víctor Poleo, Luis Fuenmayor Toro, Camilo Arcaya, Federico Villanueva, Josefina Baldó.

Enviado a nuestros correos por
Luis Fuenmayor Toro
lft3003@gmail.com
@LFuenmayorToro
Caracas-Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario