lunes, 29 de febrero de 2016

JOSÉ ANGEL BORREGO, UN BUEN SÍMIL

Hace unos cuantos años vimos un filme donde unos ejecutivos de publicidad se ponen de acuerdo para crear a un candidato muy joven para la presidencia de los Estados Unidos. Forman un club con los creativos más audaces y captan al objetivo, un chamo de unos 21 años, estudiante universitario, con excelente carisma y con un gran derroche de simpatía, espontaneidad, ingenuidad y hasta con buen talento. Al menos, más que el promedio de quienes aspiran tal nominación. 

El joven, en principio asombrado, acepta porque sus promotores le aseguran que se trata de una especie de juego y que él no tiene la más mínima probabilidad de ganar. Cumple con las condiciones oficiales de la campaña, realiza giras, diserta en mitines sobre la inconveniencia de los viejos políticos, comparte con gente contemporánea con él en especial y en ese periplo fustigando a “los viejos” recorre el territorio de los Estados Unidos de norte a sur y de este a oeste. Al pre-final de la jornada viene el 4 de noviembre y con los creativos se reúne para conocer el resultado electoral por televisión. 

¡Sorpresaaaa..! El muchacho gana las elecciones. (Decimos pre-final porque el verdadero final es de antología) Pero lo que nos motiva a recordar esta viejísima película es que el ahora electo Presidente, nada menos que de USA, le reclama airado a sus creadores que ellos le habían garantizado que él no ganaría esas elecciones y lanza la pregunta que nos motiva en la actual encrucijada parangonando la cinta con la Venezuela del momento actual. El chamo inquiere: ¿Y ahora qué hacemos? lo que imagina uno que nos preguntaremos todos los venezolanos si Maduro decide tirar la toalla. Porque aunque escuchamos la retórica diaria de la más alta dirigencia de la MUD, Chuo incluido, no hemos descifrado la más remota pista que nos indique que sí hay un Plan para salir del atolladero.

NB: El final-final del filme no guarda relación con el tema. El extremadamente joven Presidente de USA camina sobre un puentecito ornamental y en su justificada angustia tropieza con un niño de unos siete años que lo mira consternado casi y muy enojado le reclama al electo presidente de solo 21 años: “Estos viejos…”.

José Angel Borrego
periodistaborrego@gmail.com
@periodistaborr1
Anzoategui . Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario