martes, 29 de marzo de 2016

ALBERTO JIMÉNEZ URE, ¿QUÉ ES UN «GOLPE DE ESTADO EJECUTIVO, JUDICIAL Y MILITAR»?

«El control totalitario de una nación es una bien conocida atrocidad de antípodas del Juicio, un anhelo de sus también desquiciados adeptos y la tragedia de una nación devaluada que tiene su bienestar y libertad naturales temporalmente en situación de secuestro»

Todos los «Golpes de Estado» tienen características en extremo repugnantes. Empero, el que experimentamos en Venezuela luce más «repulsivo» porque se ha urdido para (ad infinitum) mantenerse «en proceso»: lo cual le añade inquina, devastación y peligrosidad en perjuicio de ciudadanos desesperados por hallar salidas distintas a la «confrontación armada» de unos contra otros para no convertir la república en una gigantesca «fosa común» llena de cadáveres (obviamente de civiles sin preparación militar)  Los fanáticos de las guerras destacan por sus «ademanes» de superioridad e infalibilidad entre perversos ciudadanos «adeptos de dictaduras», y opositores que buscan la restauración del «Estado de Justicia y Derecho». Sin embargo, al mando de repúblicas fustigadas esos sujetos son incapaces de enfrentarse y se limitan a dar órdenes. Gustan activar el «Plan Masacres a la Perrería» oprimida. Aun cuando los más fachudos jerarcas declaren que «dan sus vidas» por mantener tales regímenes, nadie los verá en combate jamás. En la «Era de las Redes de Disociados», los sediciosos mirarán desde bunkers (y hasta fuera de sus países) cómo los vecinos y quienes fueron amigos se desuellan: para expulsarlos del poder o mantenerlos, según proclives sean a las atrocidades de un sistema de gobierno o su legítima liberación de un oprobioso sistema.
A partir de 1999, en Venezuela comenzó a gestarse la Primera Fase de un «Golpe de Estado» que los «hegemónicos» enmascaraban virtud a un enrarecido (dudoso, interesado, cuestionable) «apoyo popular» y la repartición «timadora» de miles de millones de próceres impresos imperiales norteamericanos al populacho parasitario: ello conforme a estrategias propias del «Comunismo/Socialismo Clásico». Gradualmente, la casta totalitaria fue apropiándose de los «poderes públicos» mientras exterminaba los medios de comunicación independientes e imparciales. En su Segunda Fase, arremetió contra la «Empresa Privada Nacional» para controlar el hambre de las personas.
Pero, sintiéndose estafado, vejado y picado como bestia de lidia en ceremonial dantesco de plaza de toros, el pueblo les retiró el apoyo electoral. Ante lo cual, el enquistado e ilegitimado gobierno optó por quitarle el antifaz a su estilo dictatorial de gobierno y desestimó las atribuciones constitucionales de una Asamblea Nacional electa a favor de libertarios (mujeres y hombres representantes que buscan restituir el «Estado de Justicia y Derecho»)
En su Tercera Fase (y sin ambages) la que fue una maquillada dictadura declara su «Golpe de Estado Ejecutivo, Judicial y Militar». El régimen pretende proseguir, tozudo y sin el consentimiento de la mayoría de los ciudadanos, mediante decisiones manipuladas e írritas de un Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) prostituido, su brazo mercenario armado integrado por generales corrompidos de la Fuerza Armada (FA, re-nombro, porque no es bolivariana) y el fraudulento Presidente de la República. Pero, los venezolanos lograremos enjuiciarlos y confinarlos en penitenciarías, porque es ahí donde merecen pasar el resto de sus días. No está en los venezolanos concederles «medidas sustitutivas de impunidad».
Alberto Jimenez Ure
jimenezure@hotmail.com
@jurescritor
Merida - Venezuela     

No hay comentarios:

Publicar un comentario