martes, 29 de marzo de 2016

ALBERTO MANSUETI, INSEGURIDAD EN OCCIDENTE

El Jihadismo, que la prensa llama “Islam radical”, le hace la guerra a Occidente. Todos los días. Está muy lejos de ser una guerra “convencional”, por eso no ha sido declarada formalmente, y por eso se ataca a las poblaciones civiles. Pero es una guerra; y el terrorismo es su arma principal. Muy cruel y devastadora.

Y no es una guerra de religión. No es “el Islam”. Por siglos los musulmanes han convivido con los judíos y los cristianos en diversos países, como p. ej. España en la baja Edad Media, y en Medio Oriente hasta la II Guerra Mundial, sin degüellos ni bombazos.
El jihadismo no es islamismo; es otro socialismo violento y terrorista, que embiste contra Occidente porque le culpa de la miseria y otras calamidades en los países árabes y musulmanes, consecuencia de la falta de capitalismo liberal y no de “la explotación” occidental. Y los terroristas manipulan y se sirven de la religión allí mayoritaria, como pretexto para sus sanguinarias agresiones.
¿Hay pasajes en el Corán que pueden ser interpretados como en pro de la violencia? Sí los hay, como también en la Biblia hebrea, que forma parte de la Biblia cristiana (el Antiguo Testamento); y en todo libro, sea religioso o no religioso. En todo el mundo, 1.500 millones de personas profesan la religión de Mahoma. ¿Todos son jihadistas? No; las organizaciones terroristas suman unos pocos miles: una minoría numérica. ¿Y por qué no hablan los musulmanes no violentos, la mayoría, que la prensa llama “islámicos moderados”? Porque están asustados, angustiados, “aterrorizados”: amenazados por los terroristas. Estadísticamente, la mayor parte de las víctimas del terrorismo han sido y son musulmanes.
Los musulmanes no terroristas son potenciales aliados naturales de Occidente. Pero se le dice a la gente que la guerra es religiosa y del Islam. Muy craso y gravísimo error, pues así de entrada se da la razón a la venenosa prédica de los terroristas ante el público musulmán.
No es un problema de religión. Es un ataque militar, un peligro actual para la seguridad de Occidente. El terrorismo es un problema de seguridad y defensa, y así debe tratarse. Pero no lo hacen los gobernantes occidentales. ¿Por qué? Porque casi todos son socialistas, y resulta que:
(1) El socialismo ha sido y es enemigo declarado de los valores, la cultura y la civilización occidental, basada en los principios liberales clásicos de Gobierno imitado, mercados libres y propiedad privada. Y los jihadistas también son socialistas y enemigos de Occidente, al que responsabilizan por todos los males en todo el mundo… como hacen todas las izquierdas, en todas sus variantes y ramificaciones.
(2) Los políticos occidentales siguen una Agenda de “política correcta” marxista, que también culpabiliza al Occidente, y por eso tienden a justificar la embestida terrorista. Agenda que es asimismo contraria al cristianismo, y a todas las religiones; y por eso se aprovechan de los ataques jihadistas para esparcir su propaganda antireligiosa, contra el Islam y las religiones, pretendiendo que el problema es la religión, el fanatismo religioso y los libros religiosos; y no el terrorismo.
(3) En esa Agenda, seguridad y defensa no son prioridad, como lo son el “cambio climático”, la “educación pública” o sea adoctrinamiento “progresista”, y los “progresos” en el Programa económico del Manifiesto Comunista de 1848 contra las empresas privadas, el capitalismo y los mercados. Y los temas del marxismo cultural como la “violencia doméstica”, el aborto y el matrimonio homosexual, el “multiculturalismo”, etc. El terrorismo más bien les ayuda para asustar a la gente y hacerles clamar por un Gobierno Mundial con una religión mundial única sincretista, alta prioridad en su Agenda “globalista”.
Por todos esos factores, Occidente está indefenso. Atentados suicidas sacuden a Europa y al mundo, ¿y qué hace el socialista Obama? Mira un juego de beisbol en La Habana, y baila tango en Buenos Aires. ¿Es que faltan planes de defensa? ¿No tienen estrategias los Gobiernos? ¿No tienen doctrina militar? Pues los Gobiernos socialistas no tienen, porque no les interesa.
Pero en la prensa mundial hay al menos tres “Planes de 10 puntos” publicados, por analistas expertos en guerra y temas militares. Muy buenos todos, y muy coincidentes en sus recomendaciones básicas, tanto estratégicas como tácticas, de inteligencia y de propaganda. Y la principal es: no confundir jihadismo con islamismo, son muy distintos; no todo musulmán es terrorista, como mucha opinión pública desinformada quiere creer. No le contaré de todas las doctrinas y medidas de defensa militar que se proponen; puede Ud. leer aquí:
(1) En The New Middle East: 10 pasos para combatir el terrorismo de ISIS en Irak y Siria (10 Steps for Combating ISIS Terrorism in Iraq and Syria), 28 de Julio de 2014. (2) Y en Fox News: Plan de 10 Puntos para derrotar a ISIS (10 point plan to defeat ISIS), por Kathleen Troia McFarland, 17 de Noviembre de 2015. (3) Y por último en The Star de Toronto, Canadá: 10 medidas para derrotar a ISIS, cómo resistir y finalmente ganar la larga y difícil guerra que tenemos delante (10 moves to defeat ISIS. How to endure and ultimately win the long, difficult war ahead), firmado por Irvin Studin, 20 de Noviembre de 2015.
¡Buen provecho intelectual!
Alberto Mansueti
alberman02@hotmail.com
@alberman02
Bolivia

No hay comentarios:

Publicar un comentario