miércoles, 30 de marzo de 2016

ERNESTO GARCÍA MAC GREGOR, VOCACIÓN DE BESTIA

La semana pasada, alguien escribió en “Aporrea”, el órgano de difusión del chavismo, sobre la urgencia que existía por terminar de expropiar las fábricas privadas que aún quedaban en manos de los ricos, para quitárselas a esos explotadores y entregárselas al pueblo. Hay que ser bien bruto para no saber que todas las empresas que han sido robadas al sector privado han fracasado, que todas las compañías socialistas dan pérdida y que las industrias básicas oficiales están quebradas.

         Se necesita tener vocación de bestia para ignorar que hay inflación galopante, desabastecimiento, aumento de la pobreza. Que la nueva Ley del Trabajo lo que ha acarreado es desempleo. Que no hay agua, gasolina ni electricidad, que la producción nacional ha sido sustituida por las importaciones, que a más de dos meses del Decreto de Emergencia contra la “Guerra Económica” provocada por la derecha, el 92% de la población piensa que la situación ha empeorado. Y ni hablar de los 15 motores fundidos que jamás empezarán a funcionar.

         Y uno se pregunta ¿cómo puede haber gente tan bestia ante la evidencia de lo contrario? La DRAE nos brinda una luz con la palabra oscurantismo en una de sus acepciones: “Defensa de ideas o actitudes irracionales o retrógradas". Por su parte, Moisés Naím llama necrofilia ideológica, a los enamorados de ideas que ya han sido probadas y han fracasado o a los que defienden creencias cuya falsedad ha quedado demostrada con evidencias incontrovertibles.

Todo el mundo sabe (menos los chavistas) que el comunismo fracasó en todas partes del mundo y que Cuba es el símbolo viviente y patético de este fiasco mundial. Y sin embargo, el ideólogo desfasado y hoy arrepentido Jorge Giordani, a quien la revista chilena América Economía ubicó como el peor de los ministros de Economía en Latinoamérica, expresaba que “no debemos eliminar la pobreza, porque ese es nuestro capital” y  que “aún existe la propiedad privada y demasiadas libertades civiles”.

Las reglas fundamentales de la Economía triunfadora son muy simples y claras. El sector privado, es el principal generador de riquezas, empleo e ingresos al gobierno, vía impuestos. Pensar en lo contrario es tener vocación de bestia. Que oiga quien tiene oídos…

Ernesto Garcia Macgregor
garciamacgregor@gmail.com
@garciamacgregor
Zulia - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario