miércoles, 30 de marzo de 2016

JESÚS BOLÍVAR, NEOLIBERALISMO ROJO

Venezuela, duele ver como te entregan tus hijos, como te reparten al mejor postor, sin importar el futuro. Y tortura aún más maginar qué será de la patria en unos años. Quienes hoy te desnudan al exterior te traicionan dos veces. Primero  traicionan el mañana del país y luego engañan los ideales del amor y la defensa de la nación, única vez que un gobierno de izquierda rompe y viola la soberanía de forma tan descarada y ambigua a la vez.

Los jerarcas critican el entreguismo al imperialismo norteamericano, como buenos socialistas que son en el discurso. Pero al mismo tiempo le clavan una puñalada por la espalda a Venezuela al aplicar medidas para raspar la olla, como de forma criolla decimos los venezolanos. Y raspar la olla ahora en Venezuela significa entregar lo poco que nos queda, que son fundamentalmente nuestros minerales o recursos naturales principales: petróleo, gas, diamantes, etc. Eso es un vulgar robo, esto no tiene otra palabra.

El brazo principal para finiquitar la entrega de la patria ha sido PDVSA. La estatal petrolera venezolana y la empresa rusa Rosneft firmaron un acuerdo de participación conjunta con 50% de participación accionaria para cada una de las empresas, cuya misión será la ejecución del proyecto a gran escala para la producción, tratamiento y venta de gas natural en los campos Costa Afuera: Patao, Mejillones y Río Caribe en Venezuela. Lo interesante es que este ambicioso proyecto tendrá como operador a Rosneft y Venezuela hará el papel solo de acompañante o títere útil para el negocio.

Otra medida para entregarnos al capital foráneo ha sido el acuerdo con la misma Rosneft, para elevar la participación accionaria de la estatal rusa de 16% a 40% en la empresa mixta PETROMONAGAS. Para esta negociación Rosneft paga quinientos millones de dólares a Venezuela, que seguramente los incompetentes usaran para colocar curitas a los problemas de nuestra fracturada Venezuela.

Pero no solo gas y petróleo han sido los recursos para entregar, también hemos pactado con el oro de por medio. Ya que PDVSA negoció con la empresa transnacional canadiense Gold Reserve, para constituir una empresa de capital mixto, con 45% de participación accionaria para la empresa de Canadá y 55% para Venezuela, la misión de la empresa será explotar las minas del área minera del Orinoco. Para ello firmaron un acuerdo de inversión por 5 mil millones de dólares, 3 mil millones de dólares destinados para constituir la empresa de capital mixto y 2 mil millones de dólares como un préstamo a Venezuela. Otra vez más plata para tratar de remendar el entuerto que han originado, y para endeudarnos aún más, y consolidar el déficit histórico que hasta nuestros hijos y nietos tendrán que pagar. Cabe destacar que el Gobierno venezolano y Gold Reserve anteriormente estaban enfrentados en un duelo, que requirió la intervención del CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones). Para ser francos el hambre por el dinero los llevo a dejar atrás esos conflictos, y aliarse con sus adversarios por la soberanía.

Lo último que han hecho es reunirse con empresarios de Dubái integrantes del proceso Kimberley, para planificar un acuerdo de entrega de concesiones de explotación de las minas de diamantes en el estado Bolívar.

Es de resaltar que todos estos actos han estado antecedidos por la venta de nuestro oro. Ese mismo que trajimos a Venezuela hace algunos años ahora lo llevan a Suiza, para venderlo bajo operaciones Swap y argumentando que los lingotes no poseen la calidad total lo entregan, como si se tratara de unos caramelos.  Esta artimaña busca apresurar la venta y obtener el dinero, aún sin importar que por la negociación se perciba menos ingresos de los que justamente deberían otorgarse por el preciado mineral.

En pocas palabras se esta buscando dinero como sea y sin importar nada. La olla está a punto de echar sangre y la camarilla apuñala la soberanía, la independencia, la dignidad y los principios sagrados de defender a la patria.

Los traidores han optado por ser unos arrastrados compulsivos practicantes del Neoliberalismo Rojo. 

Jesus Eduardo Bolivar Bello
jesuseduardobolivar@live.com
@jesuseduardobo1
Anzoategui - Venezuela 

No hay comentarios:

Publicar un comentario