jueves, 2 de marzo de 2017

JESÚS ALBERTO BARRIOS R., CLAP: POPULISMO Y CORRUPCIÓN

ASÍ  LO  CREO…

El modelo socialista del siglo XXI es incapaz de producir los bienes que la sociedad venezolana necesita. Esa tarea la cumplen con eficiencia las fuerzas productivas de los ciudadanos en situación de libertad económica, que no existe en el país. La acumulación de años de esa política disparatada nos llevó al desastre económico y social. 

No hay solución posible a los problemas que confrontamos mientras se mantenga ese modelo de dominación y control. La venta de bolsas de alimentos y otros bienes a través de los famosos CLAP, se ha convertido en un mecanismo discriminatorio que divide la población por intereses políticos. Los CLAP constituyen un engranaje para la dominación social. 

No garantizan la seguridad alimentaria porque desdibuja la realidad, estimula la corrupción y la generación de mafias. Se pretende satisfacer el hambre mediante una política de control que empuja a Venezuela hacia la hiperinflación. 

Esa política de mercadear sin producir no da resultados positivos, por el contrario, es una visión devastadora de la economía y atenta contra la dignidad del ser humano. 

Pero el régimen hace mucho más que eso. Intenta moldear la vida privada, la moral y el espíritu de los ciudadanos de acuerdo con una ideología dominante. La ideología comunistoide proclamada oficialmente, trata de penetrar en cada rincón de la sociedad  y establecer un control político, social  y cultural completo. 

No es cosa de tomarla como un cuento, es algo que nos afecta a todos y cada día tratará de afectarnos más. 

El gobierno va en contravía de la realidad económica, imponiendo un modelo achacoso. 

El camino no es destruir a quien sabe producir  es estimularlo para la inversión y la  producción.  

La solución no se consigue mediante un proyecto populista tipo CLAP con políticas incoherentes. 

Esto se corrige desmontando el andamiaje legal y los decretos de expropiación de fincas y empresas, que por cierto, 95% no se han indemnizado. 

Hay que generar confianza y seguridad jurídica y personal que tanto afecta al sector campesino. 

La situación del país es de orden estructural y, ello implica medidas y correctivos frente a un cuadro de extrema gravedad, ante el populismo y la corrupción de los CLAP.

Jesús Alberto Barrios R.,
jesusalbertob@hotmail.com
@jesus_albertob
Instagram/twitter: @jesusalbertob
Carabobo - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario