jueves, 2 de marzo de 2017

PACIANO PADRÓN, TRES Y DOS: LEOPOLDO Y ANTONIO

INJUSTA PRISIÓN

Esta deplorable y decadente dictadura, en el desespero de su deterioro y próximo fin, aprieta el paso y viola derechos y libertades, de lo que han sido víctimas muchos venezolanos, entre ellos Leopoldo López y Antonio Ledezma, que están cumpliendo tres y dos años, respectivamente, de injusta privación de sus libertades. Si hacemos medianamente bien las cosas, ponemos al régimen en tres y dos, y pronto estará fuera, porque el pueblo ya no soporta más humillaciones y privaciones, hambre, violencia, corrupción y narcotráfico. El camino pasa por la coherencia y la unidad de quienes desde la otra acera apostamos al cambio.

  Hablemos hoy del camino, de la indispensable coherencia y la unidad de los actores opositores para alcanzar el fin de lo que ya terminó pero no acaba de morir. El régimen tiene el tiempo agotado, y todos estamos exhaustos de tanta torpeza, errores y delitos, de tanta hambre y frustración, incluyendo a los propios chavistas, ya que un 95,6 % de la población confiesa no estar de acuerdo con la realidad del país.

  ¿Por qué no pasa nada de lo que debe pasar? ¿Por qué no cae lo que está caído? Estas preguntas nos las hemos hecho varias veces por esta vía. Siempre he respondido -sin necesidad de sabiduría, sino por simple sensatez-  que lo que falta no son las ganas, sino coherencia y unidad en la acción. La falta de coherencia es responsabilidad de los sectores de oposición, pero hay un logro del régimen, un éxito que se anota siempre en su estrategia -para eso sí sirve-  ponernos a pelear, separarnos y hacernos caer en su juego.

  Yo, como muchos otros, tengo reservas o me siento incómodo frente a algunas acciones u omisiones de la MUD, pero me he negado a hacer críticas públicas, porque poco ayudan al propósito. Se me ocurre que es como escupir hacia arriba. Tenemos que arar con los bueyes que tenemos. Lo pertinente es coordinar el movimiento y la fuerza, para que los bueyes no jalen en sentido contrario, sino que se sumen como fuerza indetenible hacia el cambio.

  Leí recientemente que “Lo que haga el régimen no me dolerá tanto como el silencio y pasividad de mis hermanos”. De una u otra manera podemos esperar prácticamente todo de quienes han decidido enterrar la democracia y las libertades, en su empeño por un comunismo absurdo, hambreador  y  opresor. Ciertamente que lo que más duele es el silencio y pasividad de nuestra parte. Debemos entender que nadie puede declararse exonerado de la responsabilidad de hacer por Venezuela, por su democracia y su libertad. Todos podemos hacer algo, y ese algo si es coherente con el propósito general y la unidad de acción, se convierte en fuerza indetenible. Es bueno saber que podemos aportar, hablando o escribiendo, sembrando esperanza, porque con desesperanza nadie camina. También es verdad que podemos sumar de manera desigual, unos más, mucho más que otros, porque están en condiciones, circunstancias o posiciones que le permiten dar más. Es tiempo de que todos hagamos. Tal vez una pregunta buena que deberíamos respondernos cada día, es ¿qué he hecho hoy por la libertad y democracia de Venezuela?

  En estos días asistí en Miami, invitado por Luis Corona y Beatrice Rangel, a una reunión convocada por VENAMERICA y por el Instituto Interamericano para la Democracia, a un encuentro con Werner Corrales, quien a solicitud de la Asamblea Nacional coordina un importante equipo humano que trabaja por la construcción de un proyecto de lo que deberíamos hacer el día después. Es una de las reuniones más útiles a las que he asistido últimamente. 

Qué bueno que haya gente pensando en qué hacer y cómo hacer, y por supuesto cómo lograr un consenso nacional sobre el proyecto de país en el cual nos encontremos todos al salir de este régimen, que es el paso uno, es la prioridad. Pero el paso dos, casi tan inmediato como el anterior, es saber qué hacer entonces. Qué oportuno que haya gente pensando y trabajando en esa área fundamental, por supuesto sin olvidar que primero es lunes que martes, que tenemos que pasar la página de la dictadura y entonces construir la Venezuela que soñamos. 

Paciano José Padrón Valladares
pacianopadron@gmail.com
@padronpaciano
Miranda - Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario